14 nov. 2009

Desde España.-

Gripe A

La petición de los populares en el Senado para paralizar la prescripción enfermera obstaculiza la campaña de vacunación

AGENCIAS. Los enfermeros españoles alertan de que el intento del Partido Popular de paralizar en el Senado el proceso de legalización de la prescripción enfermera podría obstaculizar la campaña de vacunación frente a la gripe A.

En la Asamblea de Presidentes de la Organización Colegial de Enfermería celebrada hoy, los enfermeros han calificado de "indignidad e irresponsabilidad sin precedentes" la actitud del PP cuando, al mismo tiempo, está obligando a los enfermeros a recibir y valorar el estado de los afectados por la gripe A en algunas comunidades autónomas, según un comunicado de la organización.

En caso de gravedad, estos enfermeros derivan a los afectados a los médicos de cabecera o, si no es así, envían a los pacientes a casa con una serie de consejos terapéuticos que incluyen la prescripción de medicamentos.

Para los presidentes de los colegios de enfermería, esta actitud del Partido Popular es "terriblemente irresponsable" en un momento en el que el personal enfermero asume la responsabilidad de la vacunación frente a la gripe y la explicación de las pautas para afrontar los posibles efectos leves, que incluyen en algunos casos la administración de medicamentos.

Estos profesionales han recordado que el personal de enfermería sigue prescribiendo y tomando decisiones sobre los medicamentos a pesar de la prohibición al respecto que aparece en la "Ley del Medicamento" para no perjudicar a los pacientes ni al sistema sanitario.

La Asamblea de presidentes ha quedado constituida de forma permanente para, en caso de que el PP consiga bloquear el proceso de legalización, tomar las medidas necesarias, que podrían incluir una notificación a los 205.000 profesionales que trabajan en España para que cesen de inmediato cualquier asistencia clínica que conlleve prescripción, incluyendo todo tipo de vacunación de gripe estacional o gripe A.

Desde Tucumán.-

Continúan los reclamos de médicos y profesionales de la Salud en Tucumán 

http://www.clarin.com/diario/2009/11/13/um/m-02040440.htm

Cerca de 14 mil trabajadores se manifiestan desde marzo en los 33 hospitales de la provincia. Exigen aumentos salariales, el pase de 5.216 empleados a planta permanente, entre otras mejoras laborales. Denuncian trabajo en negro e indiferencia a sus pedidos.

Los profesionales de la Salud de Tucumán se encuentran, desde hace ya 23 semanas, envueltos en una lucha que parece no encontrar salida. Alrededor de 14 mil trabajadores del área sanitaria de esa provincia reclaman, mediante el Movimiento de los trabajadores autoconvocados de la Salud, una serie de mejoras laborales que, según denunciaron en Clarín.com, "no son escuchadas por el gobierno provincial".

El dermatólogo Hugo Almirón, detalló en comunicación con Clarín.compacíficamente" hasta que logren destrabar el conflicto que los acecha. Entre los principales reclamos figuran "aumentos salariales, mejores condiciones de trabajo, el 82% móvil, que se aplique la ley de insalubridad, el pase permanente de 5.216 trabajadores, mejoras para los precarizados mediante planes sociales y que se regularice al 40% del personal en negro".

Según explicó, una enfermera con 18 años de antigüedad en el Hospital de Niños de Tucumán cobra 1.118 pesos. "Es una situación muy crítica, a la que se le suma la toma de los hospitales por parte de más de 400 efectivos policiales que le exigieron agresivamente al personal médico despejar el lugar", denunció.

Y detalló: "Ni en la época de Buzzi se reprimió tanto y se puso policía dentro de los hospitales. Hubo empujones y algunos arrastraron a las enfermeras. Tratamos de no entrar en ese juego de violencia. Además, dicen que tenían una orden judicial para actuar así, que nunca apareció".

Por su parte, la infectóloga del Hospital Concepción Adriana Bueno, aseguró que si bien continuarán adhiriéndose a los paros nacionales de los médicos y proseguirán con los reclamos pese a no tener respuesta por parte del ministro de Salud provincial, PabloYedlin, "no evalúan realizar paros".

En sintonía con lo anterior, Almirón detalló que junto al Centro de Atención Primaria (CAPS) y personal de sanidad de las municipales, organizarán una nueva marcha el 20 de noviembre, en la que esperan a casi 20 mil personas y que se llevará a cabo bajo la consigna "Por la ciudadanía y la democracia". Pero, al igual que su colega, negó la posibilidad de un paro ya que, según comentó, "nunca se pensó dejar de atender a los pacientes".

A su vez, denunciaron que los gremios hacen "oídos sordos" a sus pedidos, y que si bien le mandaron cartas al gobernador de Tucumán, José Alperovich, no obtuvieron respuesta.

No obstante, el funcionario confirmó que hay una nueva propuesta para los autoconvocados de la salud que mejoraría "un poco" el ofrecimiento salarial realizado semanas atrás y que consistía en un incremento de 20 pesos (un 8 por ciento) en la base de cálculo. "Queremos resolver el conflicto, queremos un Tucumán en paz", enfatizó.

Respecto a esto, Almirón subrayó que, en un principio, los autoconvocados pidieron el 100%, es decir, que la base de cálculo alcance los 500 pesos. Ante la negación del Gobierno, la propuesta fue finalmente un incremento de 100 pesos en la base de cálculo.

"El lunes o martes habrá una asamblea en la que se conocerá la propuesta del gobierno provincial, que será llevada a una asamblea ínterhospitalaria y plenaria. A raíz de eso, se decidirán la medidas a tomar", sostuvo Almirón, quien agregó que están "dispuestos al diálogo" y que buscan una "salida pacífica para destrabar el conflicto".

Este conflicto en Tucumán fue el detonante para que el personal de la salud de otras provincias como Catamarca, Salta, Jujuy, Córdoba, Santiago del Estero, se unan al reclamo.

"Nunca pensamos en medidas extremas como paros, porque no podemos descuidar a nuestros pacientes. Por eso, rogamos que los gobernantes tengan la sensibilidad de escuchar nuestros reclamos", concluyó Almirón.
que continuarán manifestándose "

Desde España.-

Denuncian que el Hospital pone en riesgo a trabajadoras embarazadas

El Sindicato de Enfermería (SATSE) asegura que tratan con pacientes con patologías contagiosas. De continuar así irán a la Inspección de Trabajo

 
El Sindicato de Enfermería (SATSE) de Almería denuncia que la Dirección de la Empresa Pública Hospital de Poniente de El Ejido, mantiene en puestos de riesgo a las trabajadoras embarazadas, quienes aseguran desde el sindicato, ejercen su labor incluso con pacientes aislados por patologías contagiosas.

Una situación que para SATSE muestra la actitud «irresponsable» que está mostrando la directora Gerente del centro hospitalario, María García Cubillo. Además, desde el sindicato advierten a Cubillo, «que será la gerente la única responsable si llegara a producirse algún accidente laboral».
Por esta razón, desde el sindicato realizan «un llamamiento al sentido común de la directora de la Empresa Pública para que active en su centro los mecanismos necesarios de protección para las trabajadoras embarazadas y sus futuros hijos». Del mismo modo, SATSE asegura que de persistir los hechos, interpondrán una denuncia ante la Inspección de Trabajo.
Además de los riesgos que entrañaría el trato directo de las gestantes con personas que padecen enfermedades contagiosas, desde el Sindicato de Enfermería de Almería recuerdan que en el tema de la gripe AH1/N1, las Enfermeras están clasificadas como profesionales de Alto Riesgo, según lo publicado por el Ministerio de Sanidad y el Consejo Interterritorial el pasado mes de Septiembre.
En este sentido, desde SATSE apelan a la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, que articula mecanismos para que una embarazada abandone o cambie de puesto si su actividad diaria perjudica la salud de su futuro hijo o la suya propia, protección que la Ley para la Igualdad amplió también al período de la lactancia, señalan desde el sindicato.
Por tanto, según aclara el Sindicato de Enfermería de Almería, estos mecanismos se especifican en el artículo 30 del actual Convenio Colectivo de la Empresa Pública Hospital de Poniente sobre 'Adaptación de puestos de trabajo durante el periodo de embarazo y lactancia' así como en el artículo 26 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos laborales. De esta forma, desde SATSE argumentan que existe una discriminación en este centro hospitalario respecto al resto de los centros de la provincia, «pues en los centros dependientes del Servicio Andaluz de Salud (SAS) las direcciones de los centros sanitarios en todos los casos están protegiendo a sus trabajadoras embarazadas solicitando los permisos por riesgo durante el embarazo».
Concretamente, el Sindicato de Enfermería de Almería destaca que, «al considerar que no existe ningún puesto sin riesgo para las embarazadas, el SAS está tramitando las peticiones de riesgo por embarazo al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) para que proceda a concederles la suspensión de contrato a las enfermeras afectadas».
Otros puestos
Por el contrario, según critican desde SATSE, la directora Gerente del Hospital de Poniente de El Ejido se está limitando en el caso de las profesionales de enfermería embarazadas a cambiarlas de puesto asignándoles otros en los que, a juicio del Sindicato de Enfermería, se mantiene el riesgo y provoca que estas profesionales trabajen con miedo.
Así las cosas, el Sindicato de Enfermería de Almería pide que se concedan las licencias por riesgo que contempla la Ley, así como reclaman a la dirección del centro hospitalario de El Ejido, medidas especiales de protección a este colectivo frente a la pandemia de la Gripe AH1/N1. De continuar sucediéndose este tipo de circunstancias, desde SATSE subrayan que no dudarán en acudir a la Inspección de Trabajo para evitar que esta situación siga dándose en el Hospital de Poniente de El Ejido.

¡Ya llegó Travel Days! Súper promos para vos

Pagalo en cuotas y viajá a donde quieras publicidad 0810-555-7077 VUELOS | HOTELES | PAQUETES ...