1 dic. 2009

Desde España.-

La sanción a una integrante del comité de empresa desata otro conflicto en el Hospital

http://www.lne.es/oriente/2009/12/01/oriente-sancion-integrante-comite-empresa-desata-conflicto-hospital/841661.html

La gerencia del centro suspende de empleo y sueldo por 31 días a una sindicalista por un presunto menosprecio a una superior jerárquica

 


No hay tregua en el Hospital del Oriente. La sanción a una integrante del comité de empresa ha desatado una nueva «guerra» en el Grande Covián. La gerencia del centro ha suspendido de empleo y sueldo por 31 días a una representante sindical, Eloína Fernández Vega, como presunta autora de una falta «muy grave»: menosprecio a una superior jerárquica. El comité de empresa ha reaccionado convocando una concentración para la jornada de hoy, martes, en el Hospital, a las 14.30 horas, en la que se exigirá la dimisión de la gerente, María Dolores Menéndez, y del patronato que gestiona el centro.

La sanción, que se hace efectiva hoy, ha provocado la inmediata reacción del comité de empresa, cuya presidenta, Dolores Colunga, aseguró que en el centro existe un «régimen fascista y totalitario», basado en «la presión y el chantaje» a los trabajadores y, especialmente, a los representantes sindicales. Claro que la gerente del Grande Covián asegura que la «presión», el «chantaje» y los «métodos mafiosos» se aplican en sentido contrario: desde el comité de empresa hacia el equipo directivo del centro.

Los hechos que provocaron el expediente disciplinario ocurrieron el pasado 12 de octubre, cuando Eloína Fernández Vega habló por teléfono con la supervisora de enfermería y jefa de guardia, Lucía Vigil Álvarez, para solicitar ayuda por unos problemas técnicos y de personal en una de las plantas del Hospital. La supervisora consideró que no existían tales problemas y se negó a enviar a un celador. Entonces se produjo una discusión.

Existen dos versiones encontradas sobre la conversación. Según figura en el expediente contradictorio y en la propuesta de sanción, Fernández Vega dijo: «nunca soluciones nada cuando te llamo» y «estás cobrando la guardia tocándote los cojones en casa». Según la versión de los dirigentes del centro, la trabajadora ratificó posteriormente estas palabras en presencia de la supervisora.

La empleada y el comité de empresa niegan rotundamente estas acusaciones. Ni hubo insultos, ni falta de respeto, ni vejaciones, destacan los sindicalistas, que aseguran que la sanción busca «o chantajear al comité de empresa o demostrar que el patronato es omnipotente, que puede hacer daño por encima del bien y del mal y la verdad y la mentira, y que tiene en sus manos nuestras carreras, nuestros sueldos y el pan de nuestros hijos», indicó la presidenta del comité de empresa.

La jefa de guardia informó de lo ocurrido al equipo directivo, que intentó un «arreglo amistoso». Hubo varias reuniones para zanjar el asunto, pero, según la gerente, la representante legal de la sancionada rechazó un acuerdo que hubiera dejado el suceso sin sanción. María Dolores Menéndez aseguró que, a partir de ese momento, sólo quedaba el camino de la sanción.

El comité de empresa aseguró que el equipo directivo considera «enemigo» a «cualquier trabajador que denuncie carencias o exprese dificultades para realizar su trabajo con los medios disponibles». Y habló de una «gestión represora» que busca, «sancionando a los sindicalistas, asustar a la plantilla».

El Sindicato de Auxiliares de Enfermería (SAE) exigió ayer la dimisión de todos los integrantes del equipo directivo del Hospital de Arriondas. Fue la reacción del sindicato a la sanción impuesta a su afiliada y delegada Eloina Fernández Vega. SAE defiende que la sanción es «un ejemplo más» del «comportamiento dictatorial y autoritario» de la gerente con los trabajadores del centro, donde «se está imponiendo la ley del miedo y la falta de respeto más absoluto a todos los derechos: sindicales, laborales y hasta de expresión».

Según SAE, la empleada ahora sancionada y la supervisora, pasados unos días, solucionaron verbalmente el problema. El sindicato critica que la gerente del centro, pese a todo, haya continuado con el expediente contradictorio. SAE recuerda que en poco más de un año ha habido un despido a un trabajador y sanciones a dos miembros del comité de empresa a los que hay que añadir una treintena de cuestiones judiciales pendientes por cuestiones laborales de los trabajadores. Entre las sanciones citadas por SAE figura la impuesta a la presidenta del comité de empresa por unas declaraciones a un medio de comunicación, de un mes de suspensión de empleo y sueldo, que posteriormente anuló el juez, dando la razón a Dolores Colunga.

También el despido de un miembro del equipo directivo, por pagar unos atrasos a la plantilla, ha sido revocado por los jueces, aunque en este caso la sentencia aún puede ser recurrida.

«El Hospital no puede convertirse en una selva», señaló la gerente del centro, María Dolores Menéndez, al explicar el porqué de la sanción impuesta a una integrante del comité de empresa. La gerente aclaró que la supervisora de enfermería es jefa de la guardia y, en consecuencia, «la máxima autoridad del centro» y la gerente en funciones. Así que cualquier insulto o menosprecio hacia esa persona y ese cargo lo es hacia una superior jerárquica y acarrea una sanción por falta «muy grave», según la normativa vigente.

No obstante, Menéndez aseguró que el equipo directivo intentó solucionar sin sanciones el conflicto suscitado por las palabras de la sindicalista hacia su superiora, algo a lo que, tras varias reuniones, se negaron la trabajadora y el comité de empresa. La gerente defiende que este conflicto es estrictamente laboral, y no sindical. «No es un conflicto entre el equipo directivo y el comité de empresa», sino un asunto «disciplinario», añadió. Recordó que la jefa de la guardia informó sobre lo ocurrido con Eloína Fernández Vega y reclamó que se adoptaran «las medidas oportunas». Y aseguró que hubiera actuado exactamente igual si la implicada no fuera integrante del comité de empresa.

La gerente reconoció como «absolutamente legítima» la «lucha sindical», pero aseguró que este caso está alejado de cualquier batalla relacionada con el comité de empresa. Lo que ocurre es que «hay gente que sólo quiere que haya lío», añadió.
 

 

Tucumán, Argentina.-

NEONATOLOGIA - CAPACITACION

Las enfermeras son una pieza clave para asistir a prematuros

http://www.lagaceta.com.ar/nota/354036/Informaci%C3%B3n%20General/enfermeras_son_una_pieza_clave_para_asistir_prematuros.html

El personal debe conocer todas las patologías. Las condiciones o patologías que llevan a que un niño se considere de alto riesgo son varias. Las patologías quirúrgicas o las cardiopatías congénitas -especialmente las que requieren cirugías inmediatas- ocupan un lugar importante y generalmente provocan que estos neonatos sean derivados a instituciones de mayor complejidad. Sin dudas, la prematurez ocupa el primer lugar. En el recién nacido prematuro la inmadurez de sus órganos y sistemas lo hace vulnerable, ya que cuanto menores son el peso y la edad gestacional, mayores son los problemas de adecuación a la nueva vida y más alto es el riesgo de mortalidad.
Un paciente prematuro en terapia intensiva requiere una unidad con el equipamiento y los insumos que permitan el monitoreo, los cuidados y los tratamientos en forma adecuada: regulación de la temperatura, administración de oxígeno y infusión de líquidos endovenosos, entre otros. Y, sobre todo, la asignación de enfermeras altamente entrenada para su atención. Por su inmadurez inmunológica y su internación prolongada, tienen mayor riesgo de contraer una infección hospitalaria, lo que agravaría el pronóstico, ya que este tipo de infecciones son la primera causa de muerte.

Alto riesgo
"Para brindar una adecuada calidad de atención a los recién nacidos prematuros o de alto riesgo es necesario contar con conocimientos sólidos, destrezas y gran experiencia en el cuidado neonatal - asegura Nora Erpen, enfermera jefa de Neonatología del Hospital Juan P. Garrahan de Buenos Aires-. La capacitación de enfermería se hace en forma progresiva partiendo desde la baja complejidad con la incorporación simultánea de aspectos teóricos y la adquisición de habilidades. Sólo cuando se han logrado estos objetivos, el personal de enfermería estará en condiciones de atender a recién nacidos críticamente enfermos. A su vez, es fundamental la actualización de los conocimientos y del entrenamiento"
La cuidadora de familias de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal del Garrahan, Clara Gilly, dijo: "para cuidar bebés de alto riesgo las enfermeras tienen que estar capacitadas porque si no conocen las patologías no pueden hacer el seguimiento. Una enfermera que sigue la evolución de estos chicos observa su crecimiento -talla, perímetro encefálico, peso- y su desarrollo, que se refleja en las habilidades, aptitudes, si puede jugar y si puede tolerar consignas".
La teoría de que los bebés eran incapaces de sentir dolor y el desconocimiento sobre las dosis y los efectos de los analgésicos hicieron que por mucho tiempo los neonatos no recibieran tratamiento o fuese inadecuado. La administración del oxígeno era considerada beneficiosa y hasta inocua. La evidencia científica muestra hoy que es potencialmente peligroso, que se debe administrar sólo si es necesario, en forma controlada y monitoreada "Estas condiciones deben cumplirse en la unidad de terapia, en la sala de recepción y durante el traslado. Otro cambio importante es el cuidado para el neurodesarrollo, cuyo objetivo es propiciar condiciones favorables para lograr un crecimiento y desarrollo adecuados. En la atención neonatal, los cambios se siguen produciendo día a día con nuevas terapias respiratorias, medicamentosas y técnicas quirúrgicas", subraya la enfermera.

¡Travel Days especial Brasil! Disfrutá el verano con súper ofertas

Pagalo en cuotas y viajá a donde quieras publicidad 0810-555-7077 VUELOS | HOTELES | PAQUETES ...