23 feb. 2010

Provincia de Buenos Aires.-

Comunicado de Prensa de la Agrupación 21 de Noviembre

Rechazo al proyecto del Senador Provincial Juan Carlos Simón (UCR) de formación de auxiliares de enfermería.


Buenos Aires, 23 de Febrero de 2010.-

El Senador provincial por la UCR y ex intendente de Bolivar, Juan Carlos Simón pretende formar miles de Auxiliares de Enfermería, para que los municipios bonarenses tengan Mano de Obra BARATA.

Dr. Simón: su proyecto es un despropósito.

Las enfermeras, para brindar una aceptable atención (sujeta a derecho, al sentido común, a la ley provincial de ejercicio de la enfermería 12245), deben ser formadas mínimamente en las universidades o en los institutos terciarios, con 3 años de estudio.
El Grado académico de la Enfermería, se obtiene en la Universidad con el Titulo de Licenciado/a en 4 años...

En el Siglo XXI, formación mínima de las enfermeras que el ESTADO debe garantizar es terciaria / universitaria...para garantizar el Derecho a la Salud de los Ciudadanos.

Los auxiliares de enfermería, legalmente tienen incumbencias limitadas. Actualmente son OBLIGADOS en los Hospitales a realizar tareas de enfermeros, a riesgo de ser despedidos o perseguidos.

Formar miles de auxiliares, seria estafar a miles de personas que quieren trabajar dejandolos expuestos al riesgo de juicios, reproduciendo la actual logica de violación de la ley 12245.
Ya tenemos varios auxiliares enjuiciados por mala praxis por hacer tareas de enfermeros.

En los hospitales de la provincia de Buenos Aires, mas del 70% del personal de Enfermería es auxiliar de enfermería.

Si no hay enfermeras en los hospitales de la Provincia de Buenos Aires, (sean de jurisdicción provincial ó municipal), es a causa de los Sueldos Miserables y por las CONDICIONES DE TRABAJO INFRAHUMANAS a la que se somete al personal de enfermería.
Se deben generar vacantes con la oferta de Trabajo Decente.

Las enfermeras migran a trabajos un poco mas atractivos... o se dedican a otra cosa.

Dr. SIMON, su proyecto es una OFENSA a los enfermeros bonaereses, que dia a dia le brindan su vida al Sistema de Salud.

¡Su proyecto es Riesgoso para la Salud Publica y debe ser denunciado!

Desde la Agrupacion de Enfermeria 21 de Noviembre, LO RECHAZAMOS.

En la provincia esta en marcha desde el año pasado el "plan Eva Perón" de formación de enfermeras, llevado adelante por el Ministerio de Salud provincial
Durante 2008 y 2009, estuvimos trabajando en el Congreso Nacional, donde se presentó el proyecto del Ejecutivo de Emergencia en RR.HH en Enfermería y donde apoyamos el proyecto de la Senadora Rosa Diaz de Políticas de Estado para Enfermería.
Este proyecto, esta para ser tratado en Diputados durante el presente período legislativo.
Llamamos a actuar con racionalidad, estableciendo Políticas de Estado en Enfermería.

Agrupación de Enfermería 21 de Noviembre.-

Coordinadores:
Enf. Juan Mijana Cel:155 529 6991
Lic. Lucia Domínguez Cel: 155 976 6156
Enf. Sandro Ortega Cel:155 812 9208

Provincia de Buenos Aires.-

Piden declarar la emergencia de los recursos humanos en enfermería 
El senador radical Juan Carlos Simón presentó un proyecto de Ley mediante el cual establece que se declare la emergencia de los recursos humanos en enfermería, en la Provincia de Buenos Aires.

"La iniciativa tiene por objeto mitigar el déficit del recurso humano de la enfermería, a través de la puesta en marcha, en cada una de las Regiones Sanitarias bonaerense, del Curso de Auxiliar de Enfermería, conjuntamente con un Programa de Becas destinado a los estudiantes", explicó el legislador a lo largo de la iniciativa.

Simón manifestó que "la formación profesional de Auxiliar de Enfermería, en sus aspectos académicos, estará a cargo de la Escuela de Sanidad, dependiente del Ministerio de Salud, y de la Dirección General de Cultura y Educación".

La iniciativa establece además que los Municipios de la Provincia celebrarán convenios con la Autoridad de Aplicación, para establecer las pautas de colaboración recíproca que permitan la formación del recurso humano en enfermería, así como su posterior incorporación como personal de los municipios que hayan celebrado los referidos convenios.

Asimismo, el legislador explicó que los objetivos son: "La formación de auxiliares de enfermería; la implantación de un Programa de Becas para los estudiantes. Este Programa, además, contemplará la cobertura de los gastos para el traslado de los estudiantes, en caso de que la institución formadora no se encuentre en el lugar de residencia habitual de los alumnos; la capacitación continua, una vez finalizado el curso de auxiliar de enfermería y la incorporación de éstos, a las plantas de personal de las Municipalidades, o del Ministerio de Salud".

Por último, el legislador por la UCR manifestó que se busca "garantizar la salida laboral inmediata, con incorporación a la planta de personal de la Provincia de Buenos Aires, o del Municipio".

Provincia de Buenos Aires.-

Piden declarar la emergencia de los recursos humanos en enfermería 
El senador radical Juan Carlos Simón presentó un proyecto de Ley mediante el cual establece que se declare la emergencia de los recursos humanos en enfermería, en la Provincia de Buenos Aires.

“La iniciativa tiene por objeto mitigar el déficit del recurso humano de la enfermería, a través de la puesta en marcha, en cada una de las Regiones Sanitarias bonaerense, del Curso de Auxiliar de Enfermería, conjuntamente con un Programa de Becas destinado a los estudiantes”, explicó el legislador a lo largo de la iniciativa.

Simón manifestó que “la formación profesional de Auxiliar de Enfermería, en sus aspectos académicos, estará a cargo de la Escuela de Sanidad, dependiente del Ministerio de Salud, y de la Dirección General de Cultura y Educación”.

La iniciativa establece además que los Municipios de la Provincia celebrarán convenios con la Autoridad de Aplicación, para establecer las pautas de colaboración recíproca que permitan la formación del recurso humano en enfermería, así como su posterior incorporación como personal de los municipios que hayan celebrado los referidos convenios.

Asimismo, el legislador explicó que los objetivos son: “La formación de auxiliares de enfermería; la implantación de un Programa de Becas para los estudiantes. Este Programa, además, contemplará la cobertura de los gastos para el traslado de los estudiantes, en caso de que la institución formadora no se encuentre en el lugar de residencia habitual de los alumnos; la capacitación continua, una vez finalizado el curso de auxiliar de enfermería y la incorporación de éstos, a las plantas de personal de las Municipalidades, o del Ministerio de Salud”.

Por último, el legislador por la UCR manifestó que se busca “garantizar la salida laboral inmediata, con incorporación a la planta de personal de la Provincia de Buenos Aires, o del Municipio”.

USA.-

When the Nurse Is a Bully
By THERESA BROWN, R.N.
Theresa Brown 
 It was the end of my shift, and I listened as one of my co-workers was being hassled over the phone for the second time that day. The computer wouldn’t release a patient record, and a nurse in another department was blaming her.

“Why are nurses so mean to each other?” I blurted out.

“Well yeah,” my co-worker said, “It’s that whole ‘Nurses eat their young’ thing.”

Nurses eat their young. The expression is standard lore among nurses, and it means bullying, harassment, whatever you want to call it. It’s that harsh, sometimes abusive treatment of new nurses that is entrenched on some hospital floors and schools of nursing. It’s the dirty little secret of nursing, and it needs to be publicly acknowledged, and just as publicly discussed, because it’s keeping us down.

The phrase was on my mind that shift, because earlier in the day, a nursing student on the floor had told me about the time she had to make an emergency room visit because of kidney stones, which made her late with a class assignment. Despite a doctor’s note, her nursing instructor didn’t accept the excuse, telling her, “You need to make better life choices.”

I’ve heard similar stories coast to coast, and I’ve experienced hostile treatment myself. In my first nursing job, some of the more senior nurses on the floor lied about work I had or hadn’t done, refused to help me at times when I really needed it, and corrected my inevitable mistakes loudly and whenever possible, in public. By the time I left, I felt like I had a huge bull’s-eye on my back, and once I became a target, it was difficult to be an effective nurse.

The Seattle nurse and consultant Kathleen Bartholomew explores the back-stabbing, intimidation and sabotage that are all too common on some nursing floors in her book “Ending Nurse-to-Nurse Hostility: Why Nurses Eat Their Young’’ (HCPro, 2006).  Ms. Bartholomew notes that because nursing “has its fundamental roots in caring,” it’s often hard for nurses to admit that they could be hurting one another. But studies show that 60 percent of new nurses [pdf] leave their first position within six months because of some form of verbal abuse or harsh treatment from a colleague.

The nurses in my present job treat one another with respect and compassion, and I couldn’t get through my shifts without their support. But in my hospital and in others where I’ve worked, I have seen a petty meanness in how some nurses interact with one another, and with other hospital staff members.

The technical term for such behavior is “horizontal violence.” We all know that nurse. It’s the one who picks a fight with an I.C.U. nurse in front of a patient who, frightened and suddenly struggling to breathe, is on his way to intensive care. It’s the nurse who insists on calling repeatedly to ask why you haven’t done something — given a drug, started a transfusion — a task that, for a number of valid reasons, you haven’t been able to complete. It’s the nurse who boasts about giving a hard time to the interns — the doctors in training — and makes clear how enjoyable it was to pick on them.

Are most nurses like this? Of course not. But it’s a common enough problem that a search in Google or the medical journal database PubMed will turn up academic studies on the phrases “nurses eat their young,” “bullying in nursing,”  and “nursing and horizontal violence.”

Floor nursing is a hard job, in part because shifts are so unpredictable. Stable patients can become unstable in the blink of an eye. The portable phones we carry ring constantly and insistently. The timing of tests, procedures and scans is rarely coordinated with other aspects of care. And a staff absence requires the nurses on the floor to pick up the slack by taking extra patients.

Doctors, I have to admit, can also be rude. Phrases like, “Why are you calling me?” “We’ll get to it when we get to it,” and “That’s not important” are undermining and disheartening because they shut down doctor-nurse communication. I don’t hear such phrases often at work, but I have heard them, and they make coordinating patient care difficult.

Spending our shifts feeling pulled in an impossible number of directions, day after day after day, can in the end be too much. A lot of nurses find a way to regroup and stay, while some burn out and quit. But a few nurses will, like cornered animals, bare their teeth and fight back.

The problem is that they don’t fight back against the people who put them in the corner. These overwhelmed and angry nurses take their frustration out on the rest of us stuck in the corner with them, or on anyone — like interns — they perceive as being less powerful than they are.

The nurse researchers Cheryl Woelfle and Ruth McCaffrey speculate on why nurses attack their own in their article “Nurse on Nurse.” “Nurses often lack autonomy, accountability and control over their profession,” they write. “This can often result in displaced and self-destructive aggression within the oppressed group.”

A big problem with remedying nurse-on-nurse hostility is that although it happens, nurses don’t like to talk about it openly.

“It is embarrassing and so remotely removed from our idea of the perfect nurse that we shudder to think it may be true,’’ writes Ms. Bartholomew. “There is an unspoken fear, warranted or not, that acknowledging the problem will make it worse.’’

Ms. Bartholomew argues that the best antidote is open discussion, and I agree. A majority of nurses do not bully on the job, and that majority needs to set a new tone. We have to come out of the corner, stop allowing our co-workers to tear at one another’s flesh and instead speak up. We obviously have a lot on our minds.

USA.-

 NOT GUILTY – TEXAS JURY ACQUITS WINKLER COUNTY NURSE
 
February 11, 2010, Andrews, Texas – It took the jury less than an hour to return a not guilty verdict this morning for Anne Mitchell, RN, defendant in the criminal trial that has come to be known as the “Winkler County nurses” trial.  Mitchell faced a third-degree felony charge in Texas of “misuse of official information,” for reporting a physician to the Texas Medical Board for what she believed was unsafe patient care.  Mitchell is a member of the Texas Nurses Association (TNA) and the American Nurses Association (ANA).
 
 “We are very pleased about the not guilty verdict and that justice prevailed for Anne Mitchell,” stated Susy Sportsman, PhD, RN, president of TNA.  “If anything was to be gained from the absurdity of this criminal trial, it is the reaffirmation that a nurse’s duty to advocate for the health and safety of patients supersedes all else.”
 Since news of the criminal indictment – and Mitchell’s being fired from her hospital job – first spread through the nursing community, nurses across the country have followed developments.  Labeling the criminal indictments “outrageous,” an outpouring of support – and financial contributions to the TNA Legal Defense Fund – has continued.
As the nation’s largest nursing association, ANA joined forces with TNA, one of its constituent member associations, in July of 2009 to strongly criticize and raise the alarm about the criminal charges and the fact that the results from this case could have a lasting and negative impact on future nurse whistle blowers.
“ANA is relieved and satisfied that Anne Mitchell (RN) was vindicated and found not guilty on these outrageous criminal charges – today’s verdict is a resounding win on behalf of patient safety in the U.S. Nurses play a critical, duty-bound role in acting as patient safety watch guards in our nation’s health care system. The message the jury sent is clear: the freedom for nurses to report a physician’s unsafe medical practices is non-negotiable,” said ANA President Rebecca M. Patton, RN, MSN, CNOR.  “However, ANA remains shocked and deeply disappointed that this sort of blatant retaliation was allowed to take place and reach the trial stage – a different outcome could have endangered patient safety across the U.S., having a potential ‘chilling effect’ that would make nurses think twice before reporting shoddy medical practice. Nurse whistle blowers should never be fired and criminally charged for reporting questionable medical care.”
 “I was just doing my job,” relayed a jubilant Anne Mitchell, in a phone conversation with TNA immediately following the not guilty verdict, “but no one should have to go through this,” she said.  “I would say to every nurse, if you witness bad care, you have a duty to your patient to report it, no matter the personal ramifications.  This whole ordeal was really about patient care.”
Over $45,000 has been donated so far by individuals and organizations across the country to the TNA Legal Defense Fund as a way to support the defense of Anne Mitchell and former co-defendant Vicki Galle.

“We didn’t have any support – emotional or financial – until TNA and ANA stepped in,” said Vicki Galle, RN, who also attended the trial in Andrews even though the prosecution had dismissed her indictment on February 1 as a co-defendant.  “We could never have gotten through this without nursing’s support.”

________________________________________________________
February 7, 2010
Nurse to Stand Trial for Reporting Doctor
By KEVIN SACK
http://www.nytimes.com/2010/02/07/us/07nurses.html?scp=3&sq=nurse&st=cse

KERMIT, Tex. — It occurred to Anne Mitchell as she was writing the letter that she might lose her job, which is why she chose not to sign it. But it was beyond her conception that she would be indicted and threatened with 10 years in prison for doing what she knew a nurse must: inform state regulators that a doctor at her rural hospital was practicing bad medicine.

When she was fingerprinted and photographed at the jail here last June, it felt as if she had entered a parallel universe, albeit one situated in this barren scrap of West Texas oil patch.

“It was surreal,” said Mrs. Mitchell, 52, the wife of an oil field mechanic and mother of a teenage son. “I said how can this be? You can’t go to prison for doing the right thing.”

But in what may be an unprecedented prosecution, Mrs. Mitchell is scheduled to stand trial in state court on Monday for “misuse of official information,” a third-degree felony in Texas.

The prosecutor said he would show that Mrs. Mitchell had a history of making “inflammatory” statements about Dr. Rolando G. Arafiles Jr. and intended to damage his reputation when she reported him last April to the Texas Medical Board, which licenses and disciplines doctors.

Mrs. Mitchell counters that as an administrative nurse, she had a professional obligation to protect patients from what she saw as a pattern of improper prescribing and surgical procedures — including a failed skin graft that Dr. Arafiles performed in the emergency room, without surgical privileges. He also sutured a rubber tip to a patient’s crushed finger for protection, an unconventional remedy that was later flagged as inappropriate by the Texas Department of State Health Services.

Charges against a second nurse, Vickilyn Galle, who helped Mrs. Mitchell write the letter, were dismissed at the prosecutor’s discretion last week.

The case has been infused with the small-town politics of this wind-whipped city of 5,200 in the heart of the Permian Basin, 10 miles from the New Mexico border. The seeming conflicts of interest are as abundant as the cattle grazing among the pump jacks and mesquite.

When the medical board notified Dr. Arafiles of the anonymous complaint, he protested to his friend, the Winkler County sheriff, that he was being harassed. The sheriff, an admiring patient who credits the doctor with saving him after a heart attack, obtained a search warrant to seize the two nurses’ work computers and found the letter.

Both sides acknowledge that the case has polarized the community, and the judge has moved the trial to a neighboring county.

The state and national nurses associations have called the prosecution an outrage and raised $40,000 for the defense. Legal experts argue that in a civil context, Mrs. Mitchell would seem to be protected by Texas whistle-blower laws.

“To me, this is completely over the top,” said Louis A. Clark, president of the Government Accountability Project, a group that promotes the defense of whistle-blowers. “It seems really, really unique.”

Until they were fired without explanation on June 1, Mrs. Mitchell and Mrs. Galle had worked a combined 47 years at Winkler County Memorial Hospital here, most recently as its compliance and quality improvement officers.

The nurses, who are highly regarded even by the administrator who dismissed them, said the case had stained their reputations and drained their savings. With felony charges pending, neither has been able to find work. They said they could feel heads turn when they walked into local lunch spots like El Joey’s Mexican restaurant.

“It has derailed our careers, and we’re probably not going to be able to get them back on track again,” said Mrs. Galle, 54, a grandmother who is depicted around town as the soft-spoken Thelma to Mrs. Mitchell’s straight-shooting Louise. “We’re just in disbelief that you could be arrested for doing something you had been told your whole career was an obligation.”

It was not long after the public hospital hired Dr. Arafiles in 2008 that the nurses said they began to worry. They sounded internal alarms but felt they were not being heeded by administrators.

Frustrated and fearing for patients, they directed the medical board to six cases “of concern” that were identified by file numbers but not by patient names. The letter also mentioned that Dr. Arafiles was sending e-mail messages to patients about an herbal supplement he sold on the side.

Mrs. Mitchell typed the letter and mailed it with a separate complaint signed by a third nurse, who wrote that she had resigned because of similar concerns about Dr. Arafiles. That nurse was not charged.

To convict Mrs. Mitchell, the prosecution must prove that she used her position to disseminate confidential information for a “nongovernmental purpose” with intent to harm Dr. Arafiles.

Mari E. Robinson, executive director of the Texas Medical Board, has warned in a blistering letter to prosecutors that the case will have “a significant chilling effect” on the reporting of malpractice.

The nurses’ lawyers, John H. Cook IV and Brian Carney, have filed a civil lawsuit in federal court charging the county, hospital, sheriff, doctor and prosecutor with vindictive prosecution and denial of the nurses’ First Amendment rights.

Nonetheless, the sheriff, Robert L. Roberts Jr., and the prosecutor, Scott M. Tidwell, express confidence in their case.

“The only side of the story that the town has heard is that these are sisters of mercy, missionaries of peace,” said Mr. Tidwell, who is trying the case because the district attorney is in poor health. “The town has not heard the whole story.”

Dr. Arafiles, 47, who attended medical school in his native Philippines and trained in Baltimore and Buffalo, said his lawyer had advised him not to talk. “I’ve been brutalized and abused,” he said. “I’m the victim in this case, and that is all I can say.”

Several Texas laws would seem to enshrine a nurse’s right, and perhaps duty, to report a physician when he or she believes that patients are at risk. Lawyers on both sides agree that the case will hinge on whether a jury believes that Mrs. Mitchell reported in good faith. In civil whistle-blower cases, the Supreme Court of Texas has held that good faith requires only a reasonable belief that the conduct being reported is illegal.

The hospital administrator, Stan Wiley, said in an interview that Dr. Arafiles had been reprimanded on several occasions for improprieties in writing prescriptions and performing surgery and had agreed to make changes. Mr. Wiley, who said it was difficult to recruit physicians to remote West Texas, said he knew when he hired Dr. Arafiles that he had a restriction on his license stemming from his supervision of a weight-loss clinic.

In a surprise inspection last September, state investigators found several violations by Dr. Arafiles and concluded that the hospital had discriminated against the nurses by firing them for “reporting in good faith.”

But Sheriff Roberts, who has held the post for 18 years, said the state would show that the complaint had been filed in vengeance. “If it’s made to destroy somebody’s reputation or forcing them to leave town,” he said, “then I don’t believe it is good faith.”

Sheriff Roberts called Dr. Arafiles “the most sincerely caring person I have ever met.”

Mr. Wiley said he believed that the nurses had acted in bad faith because they went to the state despite his internal efforts to discipline Dr. Arafiles. But, he said, “I don’t believe they did it on a personal vendetta.”

Mrs. Mitchell said all she saw at the hospital was delay.

“The medical staff needed to make a decision on him,” she said. “You don’t get a second chance to save somebody’s life.”

This article has been revised to reflect the following correction:
Correction: February 14, 2010

A picture caption last Sunday with an article about the trial of an administrative nurse who was charged with a felony after alerting the Texas Medical Board that a doctor at her hospital was practicing unsafe medicine reversed the identifications of the two women shown. Anne Mitchell, the defendant, is at the left and Vickilyn Galle, arms folded, is at the right. (Ms. Mitchell was acquitted on Thursday.)

España.-

ELCHE
Una auxiliar de enfermería atiende sola por la noche 32 camas de la UCE, según UGT

http://www.laverdad.es/alicante/v/20100223/elche/auxiliar-enfermeria-atiende-sola-20100223.html

El área de Medicina Interna de Urgencias del Hospital sólo cuenta con un auxiliar de enfermería por las noches, los fines de semana y días festivos. A juicio de los delegados de UGT, un solo profesional de esta categoría es insuficiente para atender una zona con tanta actividad, por la que pasan una media de 400 pacientes al día. Buena parte de ellos, los que no son atendidos en Pediatría o Traumatología, se derivan a Medicina Interna.
Consideran que el aumento o descenso de esta presión asistencial no está relacionado con que sean jornadas laborables o no, y en todo caso no hasta el punto de que en los citados turnos dicha plantilla se reduzca a la mitad. Por esta razón, han reclamado a la dirección del centro que sea la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales del departamento la que determine cuáles son las condiciones de trabajo de los auxiliares de enfermería y si éstas son las adecuadas para prestar una asistencia de calidad.
Recuerdan que hace ya un año recogieron 148 firmas de los trabajadores de Urgencias apoyando la reivindicación para que ampliasen personal de esa categoría los fines de semana, festivos y todas las noches. Critican que en doce meses los responsables no han solventado la falta de auxiliares de enfermería.
Asimismo indican que la situación es similar a la de la Unidad de Corta Estancia (UCE), que pese a disponer de 32 camas donde ingresan sobre todo a pacientes pluripatológicos que requieren numerosos cuidados básicos de enfermería, sólo cuenta con una auxiliar en el turno de noche. Esta circunstancia conlleva que las profesionales se encuentren en muchos casos "desbordadas", según los responsables del sindicato, quienes también han solicitado para este caso un informe de la Unidad de Riesgos Laborales.
Por su parte, el sindicato Satse ha denunciado que la conselleria no ha sustituido a un enfermero que lleva una semana de baja laboral en el centro de salud de El Toscar. Afirman que se trata de uno de los ambulatorios con mayor número de usuarios, por detrás de Altabix. Desde el sindicato señalan que el enfermero realizaba sus tareas en la unidad de adultos y que estas bajas suelen cubrirse con dos o tres días de demora como máximo.

República Dominicana.-

HUELGA
Llaman al diálogo a las enfermeras del Cabral y Báez

    http://www.listindiario.com.do/app/article.aspx?id=132544

Santiago.- El director del Hospital Regional José María Cabral y Báez de Santiago, Nelson Báez Noyer, pidió ayer a las enfermeras y enfermeros en huelga desde hace seis días que se aboquen al diálogo con las autoridades con miras a buscar soluciones a los problemas que afectan al centro de salud.

La Regional Norte del Sindicato Nacional de Servicio de Enfermería (Sinatrae) mantiene desde el pasado jueves una huelga en el Cabral y Báez en reclamo de mejora en servicios del área de laboratorios, agua potable, medicamentos y la destitución de las autoridades hospitalarias, principalmente de su director, entre otras demandas.

Silvano Geraldino, secretario general de Sinatrae, consideró como deprimente la situación del hospital más grande del Cibao y lo atribuye a la incapacidad de sus autoridades.

Mientras, Báez Noyer reconoció que ciertamente ese centro de salud tiene sus problemas, pero insiste que el diálogo es la mejor forma de resolverlos y no la confrontación.

El facultativo manifestó que los paramédicos deben ser sensatos y dialogar con las autoridades del Cabral y Báez y el sector salud para poner fin a la huelga que por de seis días mantiene sin servicios de enfermería a ese centro asistencial.

Al reconocer que las demandas de los enfermeros y enfermeras de ese hospital son reales, atribuyó la falta de medicamentos y material gastable a la asistencia ofrecida por el Gobierno dominicano a los haitianos afectados por el terremoto. Los representantes de Sinatrae advirtieron ayer que radicalizarán su lucha a partir del próximo martes, si el ministro de Salud Pública, Bautista Rojas Gömez, no se presenta personalmente a ese centro a negociar con ellos.

Venezuela.-

 http://www.el-carabobeno.com/p_pag_not.aspx?art=a220210b18&id=t220210-b18

Valencia, febrero 21 (REDACTA).- Más de 70 enfermeros que laboran en la Ciudad Hospitalaria “Dr. Enrique Tejera” (CHET) tienen siete meses sin cobrar sueldo. El Colegio de Enfermeros del estado realizó una denuncia ante la Inspectoría del Trabajo y este lunes se realizará una reunión junto a los directivos del hospital central.

Julio García, secretario del gremio de enfermeros, señaló que esperan obtener una respuesta satisfactoria del incumplimiento salarial. De las 70 personas, 35 se han retirado de su puesto laboral porque no podían subsistir sin ninguna ganancia.

La reunión se realizará este lunes, en la sede de la Inspectoría, a las dos de la tarde. La comisión de conflicto, elegida en asamblea extraordinaria por el personal afectado, estará presente junto al Colegio de Enfermeros y al director de la CHET, Jairo Silva.

“Estamos hablando de 1.380 bolívares al mes. Primera vez que se nos presenta una situación tan irregular en este hospital. Esperamos que también sea asegurada la propuesta de la creación de cargos a este grupos de enfermeros”, afirmó García.

Corrientes, Argentina.-

Por amputar el brazo a una joven procesarían a médica y enfermera
http://www.eldiariodecuruzu.com/noticia.php?i=16623
El fiscal de Saladas Osvaldo Ojeda informó que suspendieron a la médica y enfermera que atendieron a María del Carmen Troncoso. La joven ingresó al Hospital de Empedrado por un dolor de estómago y le amputaron el brazo

El 11 de febrero María Antonia Troncoso, madre de María del Carmen realizó la denuncia por mala praxis. La fiscalía de Instrucción, Correccional y de Menores de Saladas, a cargo del doctor Osvaldo Ojeda tomó cartas en el asunto. La joven ingresó al Hospital de Empedrado con un dolor de estómago el pasado sábado 6 de febrero y por complicaciones en la colocación del suero la derivaron a Corrientes Capital donde el jueves siguiente le amputaron el brazo.
El funcionario indicó que la investigación se realiza con la celeridad que el caso amerita. A partir de la próxima semana comenzarán las indagatorias a la médica de guardia Jenny Gómez de Vázquez y la enfermera, Nadia Monzón de Castillo. Para este viernes tiene cita la damnificada de 22 años, así como su madre. También está previsto que expongan los profesionales a cargo de la operación de Troncoso en Capital para despejar dudas técnicas.
En tanto que las profesionales están suspendidas por decisión de la directora del hospital "Jaime Dávila", Carolina Levatti. Además se redactó el sumario correspondiente, de acuerdo con lo señalado por Ojeda.
"Es probable que a fines de marzo se pueda realizar una resolución concreta", expresó Ojeda. El juez a cargo de la causa es el doctor Eduardo Deniri, quien resolvería la situación procesal de las acusadas en dicho período. Según indicó el fiscal la causa está caratulada como lesiones culposas y la hipótesis de mala praxis adquiere sustento. Por el momento se encuentran en etapa de colección de pruebas, por lo que se secuestraron elementos del hospital y se citaron testigos.
El delito está encuadrado en el artículo 94 del Código Penal. Se acusa a los profesionales de impericia. La pena máxima es de 4 años de cárcel e inhabilitaciones para ejercer. Se trata de un delito culposo al ser considerado un hecho de imprudencia e inobservancia que causa un daño en el cuerpo y salud.

México.-

Ciudad Juárez
Gradúan 268 auxiliares de enfermería
Les imponen la cofia.
http://www.oem.com.mx/elmexicano/notas/n1529347.htm
 
Ciudad Juárez, Chihuahua.-En una ceremonia, con la luz de las velas, se impuso la cofia a 268 estudiantes de auxiliar de enfermería, primeros auxilios, de los Centros Comunitarios.

La palabra cofia, significa: dignidad y respeto, el encendido de la luz, es la inteligencia que siempre les ha de guiar, para hacer bien su trabajo.

La ceremonia estuvo presidida por Verónica Lozano, directora de los Centros Comunitarios, efectuada en el auditorio cívico Benito Juárez, de esta ciudad.

Un total de 268 estudiantes que participaron dentro del programa de cursos de auxiliar de enfermería de primeros auxilios que implementa la Dirección de Centros Comunitarios, estuvieron en la ceremonia, el domingo 21, a las 11:30 horas, en su imposición de cofias.

Estuvo en la ceremonia, Martha Ochoa, coordinadora general de Centros Comunitarios Municipales.

Entre los integrantes del presidium el enfermero, Jonathan González, la enfermera Selene Aidé Ibarra.

La maestra enfermera, Aidé González Rodríguez, la enfermera auxiliar, Ana Rosa Sánchez.

Entre otros invitados, el director del Centro Comunitario Tierra Nueva, el coordinador Abdón Loya.

En los programas y talleres que se desarrollan en los centros comunitarios, está el programa de Auxiliar de Enfermería y Primeros Auxilios, en esta ocasión con diez grupos en diferentes horarios.

Son 268 personas las que participaron en el programa en el Centro Comunitario Tierra Nueva y terminaron sus estudios en el mes de octubre pasado, con dos años de estudios que exitosamente emprendieron y terminaron.

En los Centros Comunitarios, personas de escasos recursos pueden acceder a distintos cursos y talleres de oficios con los que pueden mejorar su calidad laboral y de vida.

En el programa hubo bailes y presentaciones de las mismas clases que imparten en otras materias.

La directora de los Centros Comunitarios, Verónica Lozano, dijo a las egresadas y egresados, que además de un oficio, han aprendido que la vida se construye paso a paso.

Los felicitó por su triunfo, pero sobre todo por hacerse merecedores a los abrazos y las felicitaciones.

A las ahora auxiliares de enfermeras, que en su mayoría son mujeres, las felicitó doblemente, porque "la vida a nosotras las mujeres nos da muchas cargas", pero con su fortaleza y esfuerzo han salido adelante.

México.-

RECONOCIMIENTO
Es reconocida María Magdalena por su labor como enfermera
http://www.noroeste.com.mx/publicaciones.php?id=559214
Para reconocer su destacada labor, el Instituto Mexicano del Seguro Social en su Unidad de Medicina Familiar # 45 la homenajeada a nivel nacional
 
María Magdalena Rodríguez Andrade recibió reconocimiento por su desempeño como enfermera.

Amor, dedicación y el deseo de ayudar a sus semejantes es lo que mueve a María Magdalena Rodríguez Andrade en su vocación como enfermera.
Para reconocer su destacada labor, el Instituto Mexicano del Seguro Social en su Unidad de Medicina Familiar # 45 la homenajeada a nivel nacional.
En las instalaciones del hospital tuvo lugar la ceremonia de distinción, donde María Magdalena recibió el diploma en manos de Daniel Karam Toumeh, director general del IMSS, y Santiago Echevarría Zuno, director de prestaciones médicas.
En ese día tan especial, María Magdalena estuvo acompañada por su hija, María Magdalena Rodríguez Andrade; su mamá, Virginia Andrade; su hermana, Martina Rodríguez Andrade, y su tía, Irma Lomelí, quienes una vez culminado el evento se dispusieron a celebrar con un desayuno.

Detalle
María Magdalena labora en el departamento de Enfermería Materna Infantil en el IMSS.

Premio
Una compensación de 5 mil pesos en efectivo le dieron como premio a su labor.

España.-

EMPLEO  | La otra crisis laboral
Euskadi necesita médicos, directivos y vendedores
http://www.elmundo.es/elmundo/2010/02/22/paisvasco/1266840473.html

    * Las causas son la falta de personal cualificado y la 'fuga de cerebros'
    * Entre un 10 y un 15% de los que atienden a los niños no son especialistas
    * En España, más de 6.000 médicos han emigrado a otros países en 5 años

El paro supera ya en Euskadi los 135.000 desempleados. Y la crisis económica aún va a seguir provocando destrucción de empleo. En esta tesitura, lograr un contrato es poco menos que un milagro; en una espiral de momento sin fin, la caída del consumo lleva a las empresas a recortar su producción lo que, indefectiblemente, acaba repercutiendo en los trabajadores, que se ven abocados al despido a regulaciones temporales de empleo.

Pese a este contexto, existen en Euskadi determinados sectores profesionales que demandan personal y tienen grandes dificultades para encontrarlo. La dificultad no radica en que son puestos desagradables, duros o mal pagados. De hecho, algunos, como los de alta gestión, están muy bien remunerados. El origen de esta otra crisis del empleo es diverso y va desde la escasez de titulados en determinadas especialidades, a la fuga de cerebros en busca de mejores condiciones laborales, pasando por el escaso nivel de los vascos en el conocimiento de idiomas.

Uno de los sectores con más problemas para encontrar personal cualificado con el que cubrir determinados puestos es el de la Medicina. «Existe una clamorosa escasez de médicos en la red sanitaria vasca, especialmente en las especialidades de Pediatría y Atención Primaria».

El secretario general del Sindicato Médico en Gipuzkoa, Agustín Gutiérrez, explica que los principales problemas a la hora de encontrar personal médico están en los servicios de urgencias hospitalarias, y dentro de ellos es especialmente sangrante la falta de profesionales para los denominados «servicios de puerta», es decir, atender a los recién llegados, una de las labores más importantes.

Las duras condiciones, el estrés y los malos horarios hacen que muy pocos doctores deseen ocupar un puesto de urgencia. «Actualmente esos no son puestos dotados de prestigio como los cirujanos, por ejemplo. Deberían tener una mayor retribución, mejores horarios y más vacaciones», opina el secretario general.

En el caso de lo pediatras, la falta de especialistas es tan acuciante que entre un 10 y un 15% de los profesionales que atienden a los niños, no son especialistas.

No obstante, en Euskadi, la escasez de médicos es global, lo que hace que incluso haya serios problemas para cubrir bajas o vacaciones. Y es que, como recuerda Gutiérrez, desde que una persona decide ser médico hasta que llega a ejercer pueden transcurrir hasta 11 años.

Esta circunstancia se une a que un médico de familia español gana la mitad que uno francés y una tercera parte que un mismo profesional en el Reino Unido. En España, más de 6.000 médicos han emigrado en el último lustro a países como Reino Unido, Portugal, Francia y, en menor medida, Italia y Alemania.

Ello ha obligado, en el caso de Euskadi, a cubrir esas plazas con profesionales extranjeros, especialmente en la sanidad privada. Polacos, latinoamericanos y magrebíes ocupan los puestos libres que dejan los profesionales vascos, generando así un movimiento migratorio paradójico.

«Es sangrante que de esta manera se está dejando desprovisto a países en vías del desarrollo de médicos autóctonos, que luego son sustituidos por ONG del primer mundo». Sólo en Bizkaia, según el Colegio Médico del territorio, los doctores de procedencia extranjera rondan el 2%.

Si el de los médicos es un sector de profesionales con poco paro y mucho puesto descubierto, el de las enfermeras no lo es menos. Actualmente Osakidetza tiene 6.500 enfermeras (un 91% son mujeres) con contrato fijo, aunque en nómina la cifra se eleva hasta las 9.000, para cubrir otras necesidades.

Estas necesidades tienen que ver con el carácter femenino del colectivo: la conciliación familiar, el cuidado de mayores, el permiso maternal, la lactancia, etc. La secretaria general del Sindicato vasco de Enfermería, Encarna de la Maza, augura un futuro negro para la profesión ya que, con el plan Bolonia, prevé que no habrá promoción de Enfermería en 2013 y el 45% del personal tiene más de 47 años.

También este sector sufre una fuga de cerebros acusada, debido a las mejores condiciones en otros países y al cambio de tendencias entre las recién licenciadas. «Antes, una enfermera salía de la facultad y buscaba un trabajo al momento, pero ahora las jóvenes prefieren seguir la formación con contratos en la Unión Europea que les permiten aprender idiomas».

Cada año hay 400 nuevas enfermeras en Euskadi, de las cuales, cerca de un 10% decide trabajar en el extranjero e incluso en algunas comunidades autónomas colindantes, especialmente Cantabria. La peor parte se la llevan las matronas. La cifra es elocuente: actualmente en el País Vasco sólo hay 290.

España.-

Satse convoca a los trabajadores del Hospital Gómez Ulla a concentrarse el miércoles por sus derechos laborales
http://www.adn.es/lavida/20100222/NWS-1545-Hospital-Satse-Gomez-Ulla-trabajadores.html
El sindicato de enfermería Satse ha convocado a los trabajadores del Hospital Gómez Ulla a concentrarse frente al centro el próximo miércoles para reivindicar los derechos de los enfermeros en cuanto al desarrollo de su carrera profesional.

Se trata de la segunda concentración que convocan los enfermeros para protestar por "los inconvenientes que supone para los enfermeros la eliminación del tiempo de trabajo efectivo de atención al paciente, así como del veto que está llevando a cabo el Ministerio al impedir el acceso a la carrera profesional".

"Ante la falta de atención que se está recibiendo por parte de la Dirección y del Ministerio, así como por la imposición de la eliminación de la atención integral al paciente y por el impedimento a los trabajadores de progresar en sus conocimientos profesionales, estos no van a desistir en su empeño por conseguir los derechos que les pertenecen", señalaron desde el sindicato, que tiene prevista otra concentración para el próximo 3 de marzo.

Madrid.-

Enfermeras del Hospital 12 de Octubre (Madrid) presentan un libro sobre los cuidados de enfermería en pacientes con sida
http://www.adn.es/lavida/20100222/NWS-1673-Enfermeras-Hospital-Octubre-enfermeria-presentan.html
Enfermeras del Hospital 12 de Octubre de Madrid acaban de editar el libro 'Cuidados de enfermería a pacientes con infección VIH/sida', una guía impulsada por Abbott, que tiene como objetivo dar consejos para mejorar los cuidados y la calidad de vida de estos pacientes.


Las autoras de dicha guía son tres enfermeras que han trabajado desde el inicio de la pandemia con pacientes con infección VIH en el Hospital 12 de Octubre. Dos de ellas en Hospitalización y la tercera en la primera unidad de Infección de VIH creada en España, que celebra en 2010 su 20 aniversario.

Según informa la compañía farmacéutica en un comunicado, se trata de la primera guía práctica, "escrita por y para enfermeros y enfermeras, realizada bajo la premisa de la importancia de la enfermería en el manejo global de esta enfermedad".

Este manual, así como los cursos que estas enfermeras imparten desde hace 19 años en el departamento de Formación Continuada del Hospital 12 de Octubre y el Colegio Oficial de Enfermería de Madrid, surgió con el objetivo de formar sobre los cuidados necesarios para los pacientes con infección por sida. La desinformación era, según la opinión de las autoras, el motivo que justificaría que algunos profesionales del personal sanitario mostraran cierto rechazo hacia estos pacientes.

Otro de los motivos por el que se ha escrito este libro es que el VIH es una enfermedad crónica (gracias a los tratamientos actuales) que obliga a la enfermería a preocuparse por la calidad de vida de los pacientes a largo plazo y por la influencia que tienen en esta calidad de vida aspectos como la lipodistrofia y los trastornos neurocognitivos.

La guía, de doce capítulos, aborda sida desde un amplio abanico de ámbitos de actuación por parte de los enfermeros. Algunos de los temas son los tratamientos antirretrovirales más usados en la actualidad, la adherencia de los mismos, aspectos ético/legales del sida, como prevenir la infección, los cuidados óptimos para estos pacientes, un buen soporte nutricional, una correcta comunicación, la terapia del 'counselling' o el impacto socio-cultural del sida.

En esta obra, de sencilla lectura y fácil comprensión, es destacable el abordaje de la comunicación y 'counselling' hacia los pacientes, algo que en muchas ocasiones pasa inadvertido. Este apartado trata muy de cerca la importancia de la relación sanitario-paciente (lenguaje, aptitudes, gestos, etc.) y cómo esta puede mejorar en cierto modo el estado del enfermo: ayudándole, dándole información y ánimos, acompañándole en el proceso. Las autoras han querido transmitir y plasmar en ellos como el trabajo multidisciplinar es fundamental en el tratamiento de estos pacientes".

Publicado en el New York Times el 2009/05/25...

Aumento de pecho y liposucción a cambio de trabajar como enfermera

http://globedia.com/aumento-pecho-liposuccion-cambio-trabajar-enfermera

Según el diario New York Times; en Praga (Republica Checa) se ofrecen aumentos de pechos y liposucciones a enfermeras como incentivos, a cambio de un contrato de tres años.
http://www.nytimes.com/2009/05/25/world/europe/25iht-nurses.html

Petra Kalivodova, una enfermera de 31 años de edad, estaba considerando si renovar su contrato en una clínica de salud privada. Al final decidió renovarlo al tener varias contraprestaciones : clases gratís de alemán, cinco semanas de vacaciones y una gama de opciones de cirugía plástica, incluyendo un aumento de pecho gratuito.

Kalivodova, optó por la cirugía estética de las mamas, una operación que normalmente cuesta 2.600 euros, así como la liposucción en sus muslos y estómago. "Se trataba de mejoras físicas", dijo, que ella no podía permitirse con sus 1.000 euros mensuales de salario.

" Me siento mejor cuando miro en el espejo, ", " siempre nos enseñan que si una enfermera es bonita, inteligente, ama su trabajo y parece atractiva; los pacientes se recuperan más rápido. "

Los críticos lamentan la incitación a la cirugía plástica. La escasez de enfermeras está minando el sistema de salud de la República Checa. Sólo en el pasado año, casi 1.200 enfermeras han migrado a países como Alemania o Gran Bretaña en busca de mejores salarios. Los analistas de la salud estiman que esto ha contribuido a una escasez de 5.000 enfermeras en un sector público ya sobrecargado. La falta de personal de enfermeria también ocurre en otros paises como El Reino Unido o los Estados Unidos

No solo las clínicas privadas ofrecen incentivos a las enfermeras. En un país donde el salario promedio de una enfermera, es de unos 900 euros, ( inferior de un conductor de autobús). Un gran hospital financiado por el estado en Praga, ofrece entre su lista de incentivos: vales de comida, guarderías y " operaciones de cirugía estética a precios reducidos ".

Las instituciones en todo el país están ofreciendo incentivos para atraer a personal de enfermería, pero los esfuerzos más caros y originales, se están realizando en Praga, la capital.

La oferta de Cirugía plastica ha irritado a algunos defensores de los derechos de las mujeres, incluyendo a Jirina Siklova, una experta en sociología y estudios de género que argumentó que motivar a las enfermeras con ofertas de implantes mamarios las convertía en " prostitutas ". " Si cualquier institución ofrece este incentivo, ha perdido toda credibilidad, " dijo. " Espero este comportamiento de un salón erótico, no de una institución dedicada a la salud. "

Jiri Schweitzer, director gerente de Iscare, la clínica de cirugía privada donde Sra. Kalivodova trabaja como una enfermera quirúrgica, dijo que no era nada sexista ayudar a las mujeres a ser hermosas. Tambien contó que después de meses de intentar atraer a enfermeras, la oferta de cirugía plástica había ayudado a aumentar las solicitudes un 10 por ciento en los últimos tres meses.

Bajo el plan incentivo en Iscare, la enfermeras pueden elegir entre una variedad de procedimientos quirúrgicos estéticos, a cambio de firmar un contrato de tres años. Jiri. Schweitzer dijo que el costo de las operaciones quirúrgicas era menor que aumentar los salarios.

De las 50 enfermeras que trabajan en la clínica, 10 habían optado por la cirugía plástica, Un médico masculino también está estudiando la liposucción de obtener. El incentivo, agregó el Sr. Schweitzer, ha demostrado para ser mucho más popular que las clases gratuitas de Aleman. " Ayuda a mejorar la moral de nuestros empleados y nuestros pacientes ", dijo.

La necesidad de contratar personal de enfermería es muy alta en las unidades de cirugía plástica, debido al aumento de solicitudes para realizarse operaciones de cirugía estética, por mujeres que esperan mejorar sus perspectivas de trabajo durante la crisis financiera.

Contrasta con la tendencia descendente en Estados Unidos, donde un reciente informe de la sociedad estadounidense de cirujanos plásticos señaló que la recesión había contribuido a una disminución del nueve por ciento en los procedimientos de cirugía plástica el año pasado, incluyendo el aumento de mamas, la liposucción, cirugía de párpados, y abdominoplastias.

Irena Pejznochova, portavoz de la Asociación de enfermeras Checa, dijo que ve nada malo en que los hospitales ofrezcan operaciones de cirugía plástica. " No hay nada degradantes en este tipo de beneficio, "

Puedes leer la noticia original en The New York Times

Palabras clave: enfermeras, Praga, aumento de pecho, liposuccion, incentivo. 

Feliz dia de la Enfermería

El personal de enfermería jamás abandonado sus tareas sin importar con qué tipo de dificultades se encontrara. Constantemente se ha brindado...