25 jul. 2010

Buenos Aires.-

Investigación histórica con documentos y fotografías inéditas

La milicia sanitaria de Eva Perón, una historia silenciada por la intolerancia
http://tiempo.elargentino.com/notas/milicia-sanitaria-de-eva-peron-una-historia-silenciada-intolerancia
Publicado el 25 de Julio de 2010
Por Cynthia Ottaviano
Hace 62 años nacía la Escuela de Enfermeras. Tuvo 858 egresadas y 430 especialistas. Estudiaban manejo, Anatomía y Doctrina Peronista. Su competencia contra la Cruz Roja y el intento del golpe del ’55 por borrarlo todo.
Tenían el día organizado “para cultivar el espíritu, la mente y las condiciones físicas”. Se despertaban al alba, hacían gimnasia, se duchaban y tomaban clases teóricas. Incluían Anatomía, Fisiología y también Doctrina Peronista. Almorzaban “respondiendo a un régimen alimentario científico”. Volvían a hacer deporte y se retiraban a limpiar su cuarto, “bajo el más estricto aseo”, sus tres uniformes reglamentarios, y su alma: “antes del sueño reparador” debían realizar “un examen de conciencia, preguntándose qué han hecho para la felicidad de la comunidad y de la patria”. No podían mentir. Estas eran algunas de las normas que cumplieron las mujeres, de entre 16 y 21 años, que se sumaron a la Escuela de Enfermeras de la Fundación Eva Perón. Esta verdadera milicia sanitaria fue creada a principios de 1948 y llegó a formar 858 enfermeras y 430 especialistas, cifra récord para la época. Pero el sueño dorado duró poco: con el golpe del ’55, las persiguieron, les allanaron las casas y les quemaron hasta los uniformes. Su historia fue silenciada hasta hoy.
En su mayoría eran chicas humildes, a las que no les importaba nada más que “servir a su pueblo”. Todo lo que pudieran hacer, para ellas, era poco, porque la escuela significaba “la dignidad, la vida”. El rigor era lo de menos. Así lo recuerda María Luisa Fernández, en diálogo con Tiempo Argentino: “Abnegación, desinterés y amor, esa era la frase de Evita. Y nosotras lo vivíamos así, no se nos ocurría cuestionarlo” (ver recuadro).
Lo mismo cree Nilda Cabrera, egresada de la escuela en 1951: “En nuestras vidas no habíamos ido ni a La Salada –relató a este diario–. Era un sueño para nosotras. La primera vez que me subí a un avión fue para ir a Ecuador. Después a Perú. Y nos recibía el presidente del país” (ver recuadro).
Por eso se sentían elegidas, por conocer países latinoamericanos y europeos, príncipes y presidentes. Sentían que las habían transformado y, en definitiva, ese era el objetivo de la Escuela: formar “misioneras de paz”, siempre “dentro de la norma disciplinaria”. Así lo explicó Adelina Fiora, la primera regenta: “muchas venían de hogares muy humildes y desconocían por completo el sentido de la disciplina, indispensable para el estudio que emprendían. Se me ocurrió que una manera de enseñarles a organizarse era izar y arriar la bandera en el patio. Tal como hacen en la escuela primaria y secundaria.” Y funcionó.
La idea tenía dos fuentes de inspiración muy concretas: el justicialismo, de raíz socialdristiana, y el proyecto del médico Ramón Carrillo para cambiar el mapa sanitario argentino. En 1945, por ejemplo, en la provincia de Jujuy, se morían 300 bebés de cada mil que nacían. Carrillo sostenía que debía formar a 20 mil enfermeras profesionales, para el cuidado de la población civil, pero también para la defensa nacional en casos extremos, como guerras y catástrofes. En su “Plan Analítico de Salud Pública” (1947) sostuvo que por medio de la medicina asistencial, la sanitaria y la social podía cambiarse la realidad.
Y el plan se puso en práctica. Hasta ese momento, la escuela de enfermería más conocida, tal vez, era la de la Cruz Roja Argentina. Para el peronismo, ninguna de las dos servía: eran del sistema capitalista. Bajo los parámetros de Eva y Carrillo, las alumnas debían tener otros principios: “No creen ofrecer limosnas, no entienden que van a regalar ayuda a los pobres: están regidas por el concepto justicialista, que constituye la base de la entidad central a la que pertenece. No esperan el llamado de los necesitados, se dedican organizadamente a buscar a quienes necesitan auxilio”, detalla una publicación de 1949, de la propia escuela. Para las alumnas era sencillo: la Cruz Roja era para la aristocracia. “Era gente de dinero, de doble y de triple apellido. Se anotaban para casarse con un médico. Nosotras éramos el Pueblo, las grasitas”, explica María Luisa. Grasitas o no, tenían que pasar exámenes, bolillero de por medio “Llegábamos re nerviosas”, agrega.
El programa se considera de los más completos del momento: en primer año tenían Anatomía y Fisiología, Semiología (Médica), Higiene y Epidemiología General, Defensa Nacional, Historia de la Enfermería y Moral y Doctrina Peronista. En segundo: Enfermería Quirúrgica, Enfermería Clínica, Primeros Auxilios, Medicina Social y Doctrina Peronista. Y en tercero: Obstetricia y Ginecología, Infecciosas, Puericultura y Pediatría, Dietética y Arte Culinario, Neuropsiquiatría y Doctrina Peronista. Además, podían optar por estudiar un año más y recibirse como especialistas en Anestesia, Hemoterapia, Laboratorio y Asistencia Dental, entre otras. Resulta evidente que la única materia que se repetía año tras año era Doctrina Peronista. El objetivo era muy concreto, formar enfermeras, pero justicialistas: “la alumna es preparada para el civismo –remarcaban los escritos–, pues con la conquista de los derechos políticos de la mujer, adquiere gran importancia la capacitación de la juventud femenina en ese campo”. Se buscaba revolucionar la enfermería y el país. Como consideraban que no había material de formación suficiente, la escuela contaba con un equipo auxiliar de taquígrafas. De esa manera, se tomaba nota de las clases, para preparar los apuntes que después repartían en forma gratuita. Igual que los uniformes (reglamentario interno, de labor y de gala) y que las habitaciones individuales para las que venían del interior y la comida.
“Todo era revolucionario –sostiene Nilda–. Nos enseñaban a manejar, motos, jeeps y ambulancias.” Es que a su cargo tenían 200 motos, los jeeps blancos, equipados con carpas, camillas y botiquines y las varias “ambulancia-hospital”, una suerte de motor-home, con diez camas en su interior y una cabina de operaciones. Contaban también con equipo para realizar transfusión y oxigenoterapia. Tenían, además, hasta perros amaestrados, que transportaban botiquines de aluminio.
 “La disciplina era una cosa que se nos inculcaba mucho –detalló Delia Maldonado–. La primera lección que se nos dio fue la de saludar siempre al paciente. Y preguntarle cómo se sentía. Jamás se prendían las luces de la sala ni se despertaba a los pacientes batiendo las manos o gritando.”
Así se los había pedido la propia Evita, el 14 de septiembre de 1950, cuando la Escuela se incorporó a la Fundación Eva Perón. “En este acto le prometo al Presidente –sostuvo– que vamos a formar muchas enfermeras para ofrecerles a la patria, mujeres sacrificadas, capaces y dignas del pueblo argentino. Ustedes nunca podrán saber lo mucho que las quiero, nunca podrán comprender el profundo cariño que siente su presidenta hacia todas sus colaboradoras, nunca podrán comprender el amor entrañable y la satisfacción enorme que siento cuando veo una enfermera de la Fundación. Este afecto nace porque ustedes son artífices de esta gran obra, porque ponen no sólo el trabajo incansable sino el espíritu, porque colaboran conmigo para demostrar a nuestro presidente y al Pueblo  de lo que somos capaces las mujeres argentinas, cuando  amamos y trabajamos.”
Los deseos de Evita se apagaron con su muerte. No pudo, como hubiera querido, verlas egresar, ni darles sus diplomas, aunque algunos llegó a firmarlos. “Ella nos creó, pero como enfermeras, no pudimos hacer nada –dice Nilda, quien todavía conserva el título con la rúbrica de Evita (ver foto)–. Tuvimos mucho dolor, lloramos mucho.” Ese, tal vez, fue el prólogo de la tragedia: con el golpe del ’55, las enfermeras fueron perseguidas, allanaron sus casas, quemaron sus uniformes, sus apuntes y hasta los legajos de los hospitales. “Se vivió todo el odio”, resume María Luisa (ver recuadro). “Ese día –agrega Nilda– empezamos a ver los aviones, los médicos corrían como locos. Yo trabajaba en el Policlínico San Martín, al rato empezaron a abrir puertas y se robaron todo: vajilla, nebulizadores, aparatos de presión. Todo. Fueron a mi casa, y mi mamá les tuvo que dar hasta las fotos. Pobrecita, estaba muy asustada.”
Con la dedicación y el esmero que sólo el odio rumiado durante años puede dar, los militares llegaron, incluso, a quitar una placa de un monumento que homenajeaba a dos enfermeras. Todavía hoy se lo puede ver en la avenida Costanera. Al fijar la vista se ve a dos mujeres, como recortadas por las llamas, sobre las alas de un avión. Son Amanda Allen y Luisa Komel.
El 27 de septiembre de 1949, las enfermeras volvían en avión de Ecuador, adonde habían viajado para socorrer a las víctimas de un terremoto. Cuando estaban por llegar a la base de Morón, la máquina empezó a incendiarse. Dicen que, para ahogar el pánico,  cantaron “Los muchachos peronistas”. Evita había querido recibirlos. Así lo recordó su hermana Erminda Duarte: “Querías ser la primera en darles la bienvenida. En abrazar a las abnegadas muchachas. Y de pronto la noticia: el avión había caído. El pueblo que te acompañaba permaneció en un silencio consternado. Y de pronto te sacudió un llanto sin consuelo.”
La angustia por las cuatro muertes y los heridos fue tanta que decidieron homenajear a las enfermeras con el monumento que, incluso hoy, algunos creen que es por el accidente de LAPA. Pero no. Así como los golpistas prohibieron hasta la mención de Perón y el peronismo, sacaron la placa que recordaba a las “misioneras de la paz”, al “cuerpo de samaritanas”, a las mismas que con su relato empiezan a reconstruir esta historia. Silenciada, hasta hoy, por la intolerancia. <

“Había mucha disciplina”
Siempre tiene a mano una frase que produce alivio. “Ya va a pasar”, “es difícil, pero cambiará”, desliza con tono dulce y firme a la vez. Se ve que nunca se deja de ser enfermera. De la salud. O de la palabra. Con 77 años, Nilda Cabrera recuerda con nitidez cómo fue su incorporación a la Escuela de Enfermas: “Vi un aviso en el diario. Le comenté a mi papá y me dijo: ‘vos estás loca’, porque las enfermeras eran… mal nombradas. Pero decidí ir igual, como tenía 15 años no me querían dejar entrar. Como yo era atrevida, les dejaba cartas y cartas, con mi firma, pidiéndoles entrar. Un día llega a mi casa un sobre de la Fundación con mi nombre, para que mi padre me acompañara a hablar con Evita, todo protocolar. Casi me come mi viejo. Me dijo: ‘¿qué hiciste?’ Pero con tal de ver a Evita me llevó. Me tomaron como oyente, y al año siguiente, por mi entusiasmo, entré con 16 años.”

–¿En qué notaban la disciplina?
–Tenías que estar de blanco inmaculado. Eso significada, bañada, bien vestida, sin pelos en las piernas. Y a horario. A veces teníamos que estar en Constitución a las seis de la mañana donde los micros nos esperaban. Había diez minutos de tolerancia. Y si no estabas ahí, se iban. El doctor Ricardo Finocchietto era bravo con la disciplina. Porque Evita le decía ‘la responsabilidad es suya, Doctor. Si a mis chicas les pasa algo, usted tiene la culpa’.
–¿Tuvieron entrenamiento militar?
–Sí, nos enseñaban los primeros auxilios y a desfilar. ¿Vos sabés lo que tuvimos que ensayar para el Día del Reservista ? Ella venía a vernos, nos decía: ustedes tienen que ser las mejores, porque era la primera vez que desfilaban mujeres en un desfile militar a nivel popular. Nos marcaban todo, el paso, las manos, no amontonarse frente al palco, mirar todas a la vez.
–¿Qué significó la Escuela de Enfermeras en su vida?
–Todo. Eramos una familia pobre, de siete hermanos, yo era la más chica. Gracias a esa profesión, trabajé y viví dignamente.
–En ese momento, no era para gente humilde…
–No. Eran todas de la Cruz Roja y ellas no te iban a limpiar una cola. Ellas eran todas docentes, supervisoras y las que eran enfermeras eran las llamadas “artículo 30”, que eran las mucamas.
–Y estudiaban en plena Avenida Callao. ¿Cómo lo tomaban?
–Ah… no sabés. Por ahí andaban las oligarcas. Nos tiraban agua de los balcones. Viste como cuando un perro ladra ¿y le tiran agua? Bueno, ellas, las oligarcas, nos tiraban agua. Nosotras le gritábamos de abajo, ‘ya te vamos a atender a vos, para eso somos enfermeras’.

Ciudad de Buenos Aires.


Aparente despido del Jefe de Departamento de la Fundación Favaloro.

Según las propias declaraciones del Mg. José Jerez  el día 20 de Julio habría sido desvinculado de la Fundación Favaloro de Buenos Aires.

El Mg. Jerez cumplía los cargos de Jefe de Departamento y Codirector de la Carrera de Enfermería de la Universidad Favaloro. Asimismo es Presidente de la Asociación de Enfermería de la Capital Federal (AECAF)

Tanto el Mg. Jerez como la institución no han declarado cuales fueron las razones de este hecho.

A través del portal Enfermeros TV, Jerez ha manifestado "que ha sido objeto de un despido arbitrario e injustificado" mientras que en su perfil de Facebook, comunica situaciones contradictorias, diciendo el Jueves 22 a las 23 hs.: “…Gracias a la solidaridad de UDS, Enfermeros, Alumnos de FF, cartas de Organizaciones de Enfermería, fue posible mi reincorporación. La unidad suficiente para lograrlo. No fue necesario enojarse ni romper nada, fue necesario creer que se puede y se logro, debemos aprender a confiar en nosotros. Pagare esta deuda trabajando más por el desarrollo y unidad de nuestra profesión. Un gran abrazo para todos…”
Mientras que el Viernes 23 a la noche manifiesta: “…Nuevamente les agradezco a todos sus aliento, pero parece ser que debemos esperar, hoy la situación cambio, se volvió incierta….”
El perfil de Facebook de Jerez se ha convertido en el único medio donde aparece algún tipo de información ante la irregular situación planteada.
En las webs y perfiles de Facebook de AECAF y de la Federación Argentina de Enfermería no hay mención a los acontecimientos denunciados.
Ningún abogado a comunicado la situación laboral de José Jerez. No se ha mostrado telegrama laboral o carta documento alguna, como suele hacerse en situaciones similares.

Desde la Agencia de Noticias Enfermeras, a 5 dias de la denuncia publica del Mg. Jerez,  realizamos la presente nota, ya que este supuesto hecho es motivo de conversación y acciones de diferente naturaleza entre  enfermeros de la ciudad de Buenos Aires y del resto del país.

Sería importante, en honor a la información fidedigna, mostrar elementos probatorios de las declaraciones efectuadas. Hasta que eso no suceda, en alguno de los sentidos posibles, la información que corre entra en el rubro de rumor.

España.-

El crimen del talio
Un enfermero, en prisión acusado de asesinar a su esposa y colega con una sustancia prohibida como matarratas

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/crimen/talio/elpepisoc/20100723elpepisoc_8/Tes
JUAN MANUEL PARDELLAS - Santa Cruz de Tenerife - 23/07/2010

Laura González Aróstegui había ingresado en el hospital en varias ocasiones con muy poca diferencia de tiempo en los últimos meses. Cada vez se encontraba peor. Su familia no descartaba viajar a Barcelona para buscar un segundo diagnóstico. A partir de esa decisión, su estado empeoró. Su marido, Iván Ramírez, era enfermero en la Unidad Médica Intensiva del Hospital Insular de Gran Canaria. Ahora permanece en el centro penitenciario de Salto del Negro (en la isla de Gran Canaria), acusado de la muerte Laura González, enfermera de 32 años, fallecida el pasado domingo 11 de julio.

Los forenses estudian varios botes que portaba el sospechoso

"No entiende nada de lo que está pasando", dice su abogado

Así lo ha decidido la titular del juzgado de Primera Instancia número 7 y de Violencia contra la Mujer de Telde, ratificando la decisión de un juzgado de Las Palmas. El hombre es el principal sospechoso del extraño caso de la muerte de la enfermera gaditana, por intoxicación. Entre las sustancias que los forenses hallaron en el cuerpo de la fallecida había talio, sustancia conocida por su uso por servicios secretos y a la que se atribuyó la muerte del espía ruso Alexander Litvinenko, envenenado en Londres en noviembre de 2006, aunque lo que los exámenes hallaron fue polonio.

El talio encontrado en el cuerpo de la víctima no es radiactivo, según han confirmado a este periódico expertos comunitarios, que descartaron iniciar una investigación sobre el uso y vigilancia de productos radiactivos en las islas. En compuestos cuya venta está ya prohibida (del tipo de los matarratas), el talio actúa como citotóxico directo y consigue entrar en la célula al confundirse con potasio, según explican cardiólogos de varios hospitales españoles.

Durante la última semana antes de fallecer, los médicos que atendían a Laura González en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Insular reclamaron ayuda de otros centros de élite. "Se trabajó en varias líneas, incluido el factor tóxico". Por ejemplo, enviaron de forma urgente muestras a la delegación en Canarias del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, uno de los cuatro laboratorios de referencia de todo el país, los CSI españoles. Los forenses estudian el contenido de varios envases que portaba el acusado y que fueron retenidos por una compañera.

El secreto de sumario impuesto sobre el caso (ni la defensa tiene acceso a la instrucción) impide conocer qué otras sustancias había en su organismo, pero fuentes de la investigación aseguraron a este periódico que "muchas más", aparte del talio. "Se pusieron todos los medios disponibles en la medicina moderna", aunque no se evitó la muerte. Bastan mínimas cantidades de este metal para provocar un efecto letal y su aparición en un organismo siempre es "sorprendente".

La pareja, ambos naturales de Ubrique (Cádiz), se conoció al terminar los estudios, aunque no se casaron hasta el 24 de julio de hace dos años, la edad exacta del hijo de ambos.

"No tenemos acceso ni a la investigación", lamentaba el abogado del presunto homicida, Pedro Quintana. "Nada está claro", insistió el abogado. Según su relato, Iván Ramírez "no entiende nada de lo que ha pasado". "Él la quería mucho y nadie la ha cuidado tanto; está destrozado", asegura. La defensa ya ha recurrido el auto de internamiento, que achacan a la alarma social, porque esa misma semana hubo tres muertes por violencia machista en Canarias. "Solo en ese caso es entendible la medida del juez", aseguró Quintana.

El talio aparece en algunos productos, tipo matarratas (aunque ya está prohibida su venta) y, como isótopo talio-201, entre las sustancias que ingieren los enfermos cardíacos en las pruebas de esfuerzo a que se someten para valorar la perfusión miocárdica.

Varios cardiólogos consultados sobre este caso en distintos hospitales aseguran que se utilizan 0,6 microgramos de talio por dosis, que se administra vía intravenosa. Su efecto está activo en el cuerpo humano solo 24 horas. Los proveedores autorizados por el Ministerio de Sanidad venden estos productos únicamente a hospitales. Su precio oscila entre 107 y 337 euros.

USA, Opinión desde el Nuevo Herald.

La lucha contra el fraude
http://www.elnuevoherald.com/2010/07/21/769222/la-lucha-contra-el-fraude.html
Tarde pero oportuno, el Medicare y los organismos competentes están asestando fuertes golpes al fraude y merecen una felicitación, ¡ya era hora!

Sin embargo, la lucha contra el fraude al Medicare tiene consecuencias que están siendo ignoradas. Los centros de trabajo de la salud, hospitales, clínicas, agencias, etc., a consecuencia de la crisis económica y la lucha contra el fraude, están despidiendo a un gran número de empleados entre los que se encuentran médicos, enfermeras y especialistas de todo tipo, que han ido a engrosar la larga lista de los que no tienen trabajo.

Los hospitales, que hasta hace muy poco tiempo ofrecían hasta $5,000 a quien les recomendara una enfermera, hoy están despidiendo a cientos de ellas para ajustar sus plantillas, les aumentan el trabajo a las que quedan y les recortan salarios y beneficios.

En las agencias que atienden enfermos en su casa, que empleaban a miles de profesionales de la salud y enfermeras, la cosa es peor. Muchas de estas agencias han cerrado y han despedido a sus trabajadores, las que permanecen funcionando tienen pocos pacientes, y les pagan a las enfermeras el 50 por ciento del salario porque dicen que el Medicare no les paga a ellos, y como si todo esto fuera poco, los trabajadores de estas agencias no tienen derecho a beneficios de compensación por desempleo.

La lucha contra el fraude es correcta y demoró mucho, permitieron que hiciera mucho daño, todavía tiene que ser más profunda. Pero tiene que haber una forma de proteger a los trabajadores de este sector contra abusos e injusticias. Por miles se están quedando sin trabajo. Ellos no son culpables de los fraudes y los efectos de la crisis, son trabajadores que buscan la mantención de sus familias y los están obligando a aceptar salarios de miseria en condiciones abusivas.

José M. Izquierdo

Ciudad de Buenos Aires, ATSA

Intentan que las enfermeras ganen $ 3000
Conflictiva negociación salarial en sanidad
El sindicato pide un aumento de alrededor del 30%; las clínicas argumentan no tener los recursos
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1287663
Las enfermeras, con sueldos bajos
El sindicato de la sanidad evaluará la semana próxima la posibilidad de tomar medidas, en medio de una negociación salarial con las clínicas y sanatorios del sector privado que califican como "conflictiva". Según dijo a LA NACION el secretario adjunto de la federación de sindicatos de la actividad, Héctor Daer, el reclamo implica lograr que "el salario de una enfermera llegue a los 3000 pesos".

Lograr esa meta requeriría un incremento de los ingresos cercano al 30 por ciento. En rigor, lo que se busca es replicar con las clínicas el acuerdo alcanzado con los hospitales de colectividad. Con esas entidades se pactó una suba del 20% a partir de los salarios de este mes, y otra del 10% desde diciembre.

Del lado del sector empleador, el presidente de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados (Adecra), Jorge Cherro, dijo que la situación en la que se encuentran muchas entidades, sobre todo del interior del país, les hace imposible acceder al requerimiento del sindicato.

"En las últimas reuniones surgieron divergencias profundas con el sector empresarial; nosotros creemos que no hay voluntad y eso lleva a un conflicto", dijo Daer.

El sindicalista agregó que el miércoles próximo habrá una reunión de secretarios generales en la federación gremial y luego se realizará un congreso de delegados.

Mientras tanto, las empresas de medicina prepaga ya anunciaron a sus afiliados los aumentos de precios de sus planes de salud, que, en muchos casos, aplicarán a partir de las cuotas que vencen en agosto.

En entidades como OSDE, Swiss Medical y otras compañías líderes, las alzas anunciadas son del 15 por ciento. Según las compañías, los recursos serán destinados a hacer frente al incremento de costos de la prestación médica, entre los que se incluyen las actualizaciones de salarios del personal del sector.

Las clínicas privadas vienen reclamando desde hace años medidas oficiales para paliar una crisis de recursos económicos, que dicen ver en aumento a la par de la inflación inevitable de la prestación de los servicios médicos.

Entre 2009 y lo que va de este año, el Ministerio de Trabajo destinó $ 63 millones al pago de una parte de los salarios de empleados de empresas del sector, para evitar despidos.

Gran Bretaña.-

Asesina a su mujer porque no quería tener sexo
http://momento24.com/2010/07/22/gran-bretana-asesina-a-su-mujer-porque-no-queria-tener-sexo/

Un enfermero británico asesinó a su esposa y fingió un accidente de autos para encubrirlo, porque se negaba a relaciones sexuales con él.

Brent Mott, de 32 años, alegó ser además un “maniático sexual”, y según le contó a la policía local, su mujer Kate, de 35, se había negado por dos años a tener sexo y había “hecho de su vida una miseria”.

Mott está acusado de estrangular a la madre de sus dos hijos pequeños con su pijama durante una disputa en su casa, y luego, ponerla en el coche, llevarla fuera de la ciudad y simular un accidente.

El montaje del enfermero fue completo, ya que llamó a su madre, a la policía, e incluso mandó dos mensajes de texto al celular de Kate, preguntando donde estaba.

El tribunal que en estos momentos se encuentra enjuiciando Mott, escuchó a colegas del enfermero, quienes contaron que siempre se quejaba de la falta de sexo con su mujer, también enfermera.

De hecho, el hombre no paraba de comprarle libros de sexo a su mujer, los cuáles incluían nombres como “Más de 1000 increíbles consejos sexuales”, “Los mejores juegos sexuales y perversiones”, “Las 200 ‘chanchadas’ que aconseja el doctor del sexo”.

Ahora, en pleno juicio, Mott admite haber matado a su esposa Kate, pero niega el asesinato. Según él, fue en defensa propia.

República Dominicana.-

El dengue causa pánico en el Cibao, médicos y enfermeras no suficientes
http://www.primicias.com.do/index.php?option=com_content&view=article&id=2443:el-dengue-causa-panico-en-el-cibao-medicos-y-enfermeras-no-suficientes&catid=100:provincias&Itemid=468
El Cibao Central llora sus muertos. El dengue siembra el pánico en las familias de esta zona del país. Los hospitales y centros privados de salud están desbordados de niños y personas adultas afectados por la mortal enfermedad.

Los fallecimientos de menores de edad por Dengue Hemorrágico avanzan en las últimas semanas. Santiago, Tamboril, Moca y otras poblaciones han sido afectadas por muertes de menores  y personas adultas. Los Médicos y enfermeras son insuficientes.

El ministerio de Salud Pública en los Pueblos del Cibao Central, con el apoyo del Ejército Nacional, La Policía, Ayuntamientos, Iglesias, clubes y Colegio Médico han tomado los barrios y comunidades rurales para realizar operativos de orientación y para destruir focos productores de mosquitos en patios y residencias. Algunos funcionarios del Ministerio de Salud Pública en la Zona, Informaron a periodistas de Primicias, que el panorama con el Dengue en el Cibao es ¨ preocupante y alarmante ¨.

Se cuentan en decenas las muertes por la enfermedad y varios cientos de casos de personas internas.

Mérida, Venezuela.-

Denuncian a enfermeras por intercambio de bebés
http://diariodelosandes.com/content/view/125146/105852/
escrito por John Bahoque/DLA Mérida  
Nelida Lobo, madre de la niña de Gabriela Varela Lobo, de dos meses de nacida, denuncia a dos enfermeras del centro asistencial de El Vigía, que la llamaron "loca" por decir que le habían entregado una bebé que no era la suya, también un médico se encuentra en "el ojo del huracán"

El drama de dos madres que sufrieron el dolor de que les entregaran en el Hospital de El Vigía unos bebés que no eran los de ellas, finalizó ayer en esa ciudad, cuyos habitantes estaban aterrados de ver que algo así hubiese ocurrido en el principal centro asistencial del municipio Alberto Adriani.

Ayer, a las 11:00 de la mañana, la Fiscalía 11 de Menores del Ministerio Público, citó a los padres biológicos de las dos niñas intercambiadas y se las entregó, para así acabar con la angustia que sufrían desde hace dos meses, cuando en el referido hospital ocurrió el injustificable "error". Fue exactamente el 19 de mayo cuando Nelida Lobo, madre de Gabriela Valentina, acudió al Hospital de El Vigía porque la bebé tenía fiebre y quedó hospitalizada. Pero días después, mientras la amamantaba, se percató que no era Gabriela y de eso había evidencias como el precinto que le colocan a los infantes y también el cordón umbilical.

Después de recibir a su supuesta hija, Nelida Lobo y su esposo, con pruebas científicas básicas en mano, regresaron al Hospital de El Vigía a reclamar que les buscaran a su hija Gabriela, pero la respuesta fue negativa y el personal de ese centro asistencial catalogaron de "loca" a la infortunada mujer, quien no se quedó de brazos cruzados y luchó hasta demostrar que decía la verdad.

Fue así como la Fiscalía General de la República, por medio de pruebas de ADN, certificó que lo que decía Neleida Lobo era cierto.

La joven madre Neleida y su esposo acusan por los hechos ocurridos a las enfermeras Militza Valbuena y Neira Bustos, así como a un médico de nombre Alfredo, como responsables de lo ocurrido. Advierten que este caso lo llevarán hasta sus últimas consecuencias, para que los acusados paguen por el daño psicológico que les causaron.

Eulices Varela, padre de la pequeña Gabriela, expresó a los periodistas "alegría y tristeza, eso es lo que sentimos", pues aunque su lucha era por su bebé, también estaba encariñado por la que le habían entregado en el hospital, que no era su hija.

Más investigaciones

De igual manera, ayer la Fiscal 18 de Menores, Teresa Rodríguez, citó a declarar a otras diez madres que dieron a luz durante el tiempo que la niña Gabriela Valentina permaneció en el retén neonatal. Esta funcionaria se encarga del escandaloso caso en lo que se refiere a la parte penal, que es el paso siguiente y donde los acusados tendrán que rendir cuentas ante la justicia.

La Lopna

El Consejero de Protección al Niño, Niña y Adolescente en El Vigía, Rafael Vargas, informó que dictarán una medida de protección a las madres que padecieron este problema del intercambio de bebés, para que reciban un tratamiento psicológico.

"El Error"

Gabriela Valentina estaba con la pareja Silvia Fonseca Blanco, de 18 años, y su esposo Franklin Dávila. Ellos habitan en un municipio vecino a El Vigía y son los padres de Milena Estefanía, nacida el 22 de mayo en el Hospital de El Vigía y entregada, por "error", a los esposos Varela Lobo.

Tucumán, Argentina.-

RECLAMO SALARIAL | CRISIS EN LOS HOSPITALES
Denuncian que en los hospitales falta personal

http://www.lagaceta.com.ar/nota/390373/Pol%C3%ADtica/Denuncian_hospitales_falta_personal.html
"Nos quieren presionar y patotear, cuando el sistema de salud se mantuvo a flote gracias a los trabajadores", remarcó ayer Francisca Cruz, referente de los trabajadores autoconvocados del Centro de Salud.

La enfermera fue la principal oradora en representación de ese sector en la plaza Independencia, acto durante el que sostuvo que desde el Gobierno se intenta minimizar la protesta al asegurar que en los hospitales la atención es normal. "Saben que faltan recursos humanos y materiales", disparó. Recordó que el eje de los reclamos de los trabajadores es por un salario digno y en blanco, ya que actualmente perciben el 50% de la boleta en items no remunerativos. "El Gobierno no puede erradicar los flagelos de la droga, de la pobreza ni de la inseguridad. Vamos a defender nuestra dignidad hasta la muerte", advirtió.

El perfil opositor de la marcha quedó evidenciado con la presencia de dirigentes políticos que concurrieron a la plaza: el diputado del Acuerdo Cívico y Social, Juan Casañas; el dirigente de ese sector, Héctor Monayer; y los peronistas disidentes, Enrique Romero y Oscar López, entre otros.

Tucumán, Argentina.-

RECLAMO SALARIAL | CRISIS EN LOS HOSPITALES
Una caravana de protestas de la salud pública rodeó la plaza

http://www.lagaceta.com.ar/nota/390368/Politica/Una_caravana_protestas_salud_publica_rodeo_plaza.html
Los trabajadores evocaron a dos enfermeras que fallecieron en 2009 a causa de Gripe A. Referentes del movimiento autoconvocado criticaron al gobernador Alperovich por rechazar la mediación de la Iglesia en el conflicto.
FIRMES. Médicos y empleados del Siprosa autoconvocados exigen desde hace 15 meses al Poder Ejecutivo reivindicaciones laborales y salariales. LA GACETA / JUAN PABLO SANCHEZ NOLI

"Murieron sin nada, porque en esta provincia todo se maneja así. Todavía hoy muchos siguen en su situación y facturan como monotributistas cuando deberían ser empleados en planta permanente. No mejoró nada".

A Cristina Gramajo la dominó la emoción y no pudo terminar el recuerdo de sus colegas de Enfermería del Hospital de Niños, en el acto de homenaje que los autoconvocados efectuaron ayer, a un año del fallecimiento de Déborah Molina y de Norma Aquino,a causa de la epidemia de Gripe A. En la conmemoración se evocaron también a Jorge María, a Carlos Montenegro y a Adolfo Maturana, profesionales del movimiento que fallecieron desde 2009. Gramajo remarcó que tanto Molina como Aquino eran trabajadoras precarizadas de la salud. "Estaban haciendo reemplazos y trabajaban 12 horas por día. Se pedía constantemente por ellas, pero nada pasó hasta que ya fue demasiado tarde", cuestionó.

Las enfermeras fueron recordadas con una misa en el Hospital de Niños, y luego se realizó una caravana de casi 30 vehículos hasta la plaza Independencia. Allí se sumaron manifestantes a pie de distintos hospitales y un nutrido grupo de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), que acompañó la manifestación. Luego de los discursos, recorrieron las calles del microcentro, lo que generó una gran congestión de tránsito cerca de las 13.

Sin concesiones
Los autoconvocados reiteraron su reclamo de pleno cumplimiento del acta acuerdo suscripta con el Gobierno a fines del año pasado, que permitió la normalización de la atención en los centros de salud. E insistieron en criticar la negativa del gobernador, José Alperovich, a aceptar la reanudación de la mediación encarada por el arzobispo, monseñor Luis Héctor Villalba.

"Estamos de acuerdo con que se abran instancias de mediación, como la encarada por el Colegio Médico, pero es el gobernador quien no quiere sentarse. Por el contrario, cada día aumentan la persecuciones contra los autoconvocados, como acaban de denunciar los compañeros del hospital de Bella Vista y ha pasado en otros centros asistenciales, pese al compromiso de no tomar represalias", remarcó el dirigente del Centro de Salud, Carim Asus. Aclaró que nadie está autorizado a negociar por ellos y que cualquier propuesta que se haga será analizada en asamblea de trabajadores.

En señal de protesta, el Centro de Salud estuvo ayer por la mañana con las luces apagadas, en reivindicación de Teresa Baigorria, sobre quien recayó una decisión administrativa (luego revocada) de ser relevada del cargo de jefa de Mesa de Entradas.

Consignas
"Alperovich: segunda dictadura disfrazada de democracia", se podía leer en una de las pancartas. Precisamente, entre las consignas más coreadas estaban las que cuestionaban la postulación del gobernador a un tercer período de Gobierno.

"Bicentenario sin salud", era el título de uno de los volantes que se distribuyeron en la marcha de ayer, con denuncias contra el titular del Poder Ejecutivo. En otro, las consignas iban dirigidas a la sociedad en su conjunto. "Amigo de siempre: usted sabe de nuestra relación humana y profesional; usted sufrió conmigo por su hijo enfermo; usted contó conmigo en la tristeza de su padecimiento. Hoy quieren separarnos y romper nuestra relación enfrentándonos", se leía en su encabezado.

Feliz dia de la Enfermería

El personal de enfermería jamás abandonado sus tareas sin importar con qué tipo de dificultades se encontrara. Constantemente se ha brindado...