30 abr. 2011

Barcelona, España.-

El Colegio Oficial de Enfermería crea un "Observatorio de los recortes"
http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=785571 
El secretario de la junta de Gobierno del Colegio Oficial de Enfermería de Barcelona, Josep París, ha anunciado, en declaraciones a EFE, la creación de un "observatorio de los recortes" para recoger datos sobre si las consecuencias de las medidas de ahorro y recorte presupuestario.

Josep París ha comentado que decidieron crear este observatorio después de que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, pidiera ayer a los profesionales sanitarios que fueran sus "aliados".

El dirigente del Colegio de Enfermería ha subrayado, por otra parte, la importancia de contar con los profesionales para hacer reformas estructurales del sector.

También ha afirmado que hace años que los trabajadores del sector realizan un sobre esfuerzo y la ratio enfermeras es muy inferiore a la del resto de países de Europa, con lo que los recortes "podrán afectar a la seguridad de los ciudadanos y de las propias enfermeras".

Ante esta situación, el colegio ha decidido crear un "observatorio de los recortes" para detectar las "bolsas de ineficiencia", conocer qué está pasando y aportar ideas concretas, ajustadas a la realidad de cada centro.

Los resultados obtenidos por el observatorio serán analizados, y se pondrán en conocimiento de los colegiados y del conseller, para comprobar si la información que se proporciona desde el Govern se corresponde con la realidad y, a partir de ahí, decidirán si promueven o no acciones concretas

Quilmes, Provincia de Buenos Aires.-

En los hospitales de la Provincia faltan más de 5.500 enfermeras
http://www.quilmespresente.com/notas.aspx?idn=310848
De ese total, cerca de 900 se necesitan en los centros provinciales que funcionan en nuestra ciudad

Marcela Salmo ejerce una tarea que es vocación pura. Desde hace treinta años en el Hospital de Niños de La Plata, ella está siempre lista para alcanzar una tijera, conseguir gasas, dar el pinchazo justo para prevenir o curar, poner el cuerpo en las horas más bravas y dar una palabra de aliento si el paciente así lo necesita. Su importancia dentro del sistema de salud es casi tan crucial como la de cualquiera de los médicos con los que comparte escenario. Es un rol clave. Necesario. Pese a eso, sin embargo, su situación y la de tantas que cumplen con la misma labor parecería no corresponderse con la trascendencia de su tarea. Están desbordadas. Las manos a veces no alcanzan para tantos pedidos y las horas de descanso nunca son suficientes para reponer energía. Y lo que le sucede a Marcela y a sus compañeras no es una casualidad: según estimaciones oficiales, en los hospitales de la provincia de Buenos Aires están faltando actualmente unas 5.800 enfermeras, de las cuales unas 880 se necesitan hoy por hoy, ya mismo, en los centros bonaerenses que funcionan en La Plata.

"El problema es que se jubiló mucha gente en los últimos años y no hubo renovación -cuenta ella-. También hay que entender que durante muchos años a esta tarea no se la tomaba como una profesión, como algo serio y que debía ser respetado. Se la subestimaba. Ahora por suerte eso se revirtió. Hay un cambio de mentalidad. Se están formando más personas y se le da más importancia al trabajo cotidiano que realizamos".

Lo que dice Marcela es cierto. En los años noventa, cuando el mapa de la salud en nuestro país evidenciaba un avance desmedido de los privados sobre el sistema estatal, el viejo prestigio de la enfermera comenzó a borrarse de la cultura hospitalaria y, consecuencia lógica, su devaluación generó desgano, altos índices de ausentismo y, lo que ahora se sufre, un desinterés enorme de las nuevas generaciones por encarar una capacitación asociada a la enfermería.

"Ahora hay que volver a poner las cosas en su lugar y revertir una carencia que se profundizó en los noventa -apunta Hilda Wynne, directora de Capacitación de Técnicos de la Salud de la cartera sanitaria bonaerense-. Para eso estamos formando actualmente a 5 mil estudiantes en toda la provincia. La tarea que encaramos a través del programa Eva Perón tiene una causa bien clara: en el 2008 estimamos que en suelo bonaerense había un déficit de 3.800 enfermeras, pero tuvimos en cuenta además que durante 2009 y 2010 se iban a jubilar, entre auxiliares y profesionales, unas dos mil personas del cuerpo de enfermería, lo que implicaba una carencia real de 5.800. Ahora estamos en esos números pero la perspectiva es otra y más alentadora. La capacitación dura tres años y, por lo tanto, los que comenzaron a formarse con el nuevo plan se van a estar recibiendo entre fines de este año y principios del que viene. A partir de ese momento, sin duda, el déficit se va a ir solucionando paulatinamente".

UN SECTOR OLVIDADO

Las estadísticas confirman algo que todo el mundo sabe: más del 80% de las enfermeras que trabajan en nuestro país son mujeres. Y hay que discriminar en este universo tres categorías bien marcadas: los auxiliares (que necesitan nueve meses de formación y pueden no tener secundario); los enfermeros terciarios (cuyo estudio demanda tres años); y los licenciados en enfermería. El problema de la falta de formación queda expuesto en las estadísticas que plantean las propias normas internacionales, según las cuales un hospital debería tener en su cuerpo de enfermería al 60% de auxiliares y al 40% de profesionales.

En La Plata ocurre algo muy distinto: los hospitales municipales de nuestra región tienen en su planta un cuerpo compuesto por el 86% de auxiliares y apenas el 8% de profesionales. Los organismos internacionales establecen además que debiera haber un médico cada 3 enfermeras. Esta relación, en nuestra región y el resto del país, es exactamente inversa. Actualmente hay unas 82 mil enfermeras en todo el suelo argentino y debiera haber, según estimaciones del propio ministerio de Salud de la Nación, directamente el triple.

"Para revertir esto -apunta Wynne- tiene que haber un Estado que tome la decisión firme de hacerlo. Es por eso que estoy segura que el déficit que venimos sufriendo desde hace años se va a revertir en un futuro cercano. Son 5 mil los estudiantes que estamos preparando y eso sólo representa un hecho inédito. Los nuevos planes de capacitación no sólo buscan solucionar la falta de personal, sino también cambiar una mentalidad que históricamente dejó a la enfermería en un lugar casi de ostracismo, abandonada y sin la atención que merece tener".

Lo que dice Wynne entra en sintonía con las palabras de Marcela Rojas, otra enfermera que lleva 25 años trabajando en La Plata. "La falta que se sufre ahora se la debemos a las políticas de los últimos años -dice-. Aquí durante mucho tiempo nadie se ocupó del recurso humano, y las consecuencias de esa mirada están a la vista. Terminar con décadas de abandono, inevitablemente, va a llevar su tiempo".

PRIMEROS AUXILIOS

De los 5 mil estudiantes que actualmente se están formando en suelo provincial, 970 lo están haciendo en los hospitales de La Plata. "Hay que fortalecer la atención primaria del sistema de salud y para eso es clave jerarquizar el rol de las enfermeras -insiste la directora de Capacitación de Técnicos de la Salud-. Para eso es clave promover incentivos, profesionalizar a las universitarias y a las licenciadas y organizar programas de capacitación para mejorar la formación de los planteles. Hay que tener en cuenta que se trata de un drama que no nos afecta únicamente a nosotros, sino que es una tendencia mundial que se ha vuelto crónica en los últimos tiempos".

El promedio de edad de una enfermera en nuestra provincia y buena parte del país es de 50 años, y muchas tienen problemas de salud por la sobrecarga de tarea, del desgaste físico y de las malas condiciones de trabajo. Y es lógico. Con tres turnos, las enfermeras pasan 24 horas en un hospital y establecen un tipo de contacto con el paciente que no tiene ningún otro profesional de la salud. Son ellas las primeras que contienen al paciente cuando llega y las que saben todo sobre él. Si el médico para, dicen muchos, la situación es muy complicada. Pero si la enfermera no trabaja, se especula, el hospital debe cerrar.

La crisis, para quienes la analizan, tiene aristas diversas. El congelamiento de vacantes que sufrió el sector durante años, la falta de incorporación de personal que se vivió a lo largo de casi toda la década del noventa y la pereza burocrática al momento de los reemplazos, en parte, pueden explicar el problema. "Pero no son las únicas causas -sostiene Salmo desde la trinchera sanitaria que protege desde hace treinta años en el hospital de 14 y 66-. Aquí hubo una mentalidad que nos dejó totalmente relegadas. Nadie nos veía como profesionales de la salud. Y si bien las primeras enfermeras fueron empíricas, está claro que se trata de una profesión que debe ser jerarquizada y tenida en cuenta como lo que es: algo fundamental para el sistema de salud".

Costa Rica.-

Ayer presentó Política Nacional del ramo para 2011-2021
Colegio señala débil servicio de enfermeros en hospitales
http://www.nacion.com/2011-04-30/ElPais/NotasSecundarias/ElPais2762722.aspx
Los pacientes que ingresan a hospitales públicos y privados del país se topan hoy con una atención de enfermería debilitada e impersonal, lo cual genera quejas e insatisfacción entre los usuarios.

A esta conclusión llegó el Colegio de Enfermeras y Enfermeros al concluir la elaboración de la Política Nacional de Enfermería 2011-2021, que se presentó oficialmente ayer.

Dicho documento tardó ocho años en elaborarse y pretende establecer estrategias concretas para fortalecer el ejercicio de la enfermería en Costa Rica, a partir de principios como la equidad, la universalidad y la calidad.

Los principales problemas que aquejan al gremio son el incumplimiento de los estándares básicos de enfermería y la deshumanización del servicio, según la presidenta del Consejo Nacional de Enfermeras y coordinadora de la Política, Ligia Murillo.

“Hemos detectado debilidades en la atención directa y en la aplicación del proceso de enfermería. Además, se siente una deshumanización; la enfermera dejó de hacer actividades como las visitas domiciliares”, declaró.

Asimismo, advirtió que existen grandes inconsistencias en la formación de los profesionales, que pueden reflejarse en servicios de menor calidad.

“Si bien se supone que hay estándares nacionales que establecen parámetros de formación en Enfermería y cuáles son los mínimos necesarios, en la realidad hay diferencias importantes de horas-teoría y horas-práctica entre el sistema público y privado”, afirmó la profesional.

Durante el proceso, también se determinó que la normativa nacional en ese campo está obsoleta.

La presidenta del Colegio, Marlen Calvo, lamentó que la formación de los enfermeros se haya ido “debilitando y mercantilizando”.

“Hablamos de derecho y principio de justicia social, pero la salud del pueblo costarricense no es igual en calidad y oportunidad para todos. Enfermería se compromete a que esa prestación de cuidado sea oportuna, equitativa y humanizada”, insistió.

En el transcurso de mayo, el Colegio de Enfermeras y Enfermeros realizará seminarios para determinar la aplicación de la Política. Unos 800 profesionales participaron en el análisis.

Alicante, España.-

Reino Unido se lanza a captar más médicos y enfermeras en la bolsa del paro en Alicante
Alemania no logra desbancar como destino a Inglaterra, que ofrece sueldos entre 25.000 y más de 70.000 euros, por la dificultad del idioma
http://www.lasprovincias.es/v/20110429/alicante/reino-unido-lanza-captar-20110429.html

LOS SUELDOS
Enfermería. Hospitales de Reino Unido están ofreciendo a enfermeras sueldos de 24.000 euros al año. La diferencia no es tanta con la autonomía pero, según Satse, muchas enfermeras sólo logran empleos para cubrir sustituciones y bajas.
Medicina. Se buscan médicos de familia y urgencias. Los sueldos oscilan entre los 51.000 y más de 70.000 euros. El base en la autonomía está en 44.000, a los que hay que sumar complementos.
Puntuaciones. Desde mayo del año 2007, en las oposiciones cuenta el tiempo que se ha trabajado en servicios de salud públicos (0,30 puntos por mes), lo que también anima a las profesionales a la hora de emigrar.

El alboroto y la expectación que generó la cancillera alemana, Angela Merkel, cuando a principios de año aterrizó en España con un talonario de contratos en busca de trabajadores cualificados no está generando tanto interés como en principio se pensaba entre los sanitarios de la provincia (uno de los colectivos que se demandaba). Así se ha podido comprobar. No se ha registrado un éxodo de profesionales del sector.
De hecho, médicos y enfermeras prefieren emigrar a uno de los destinos clásicos como es Reino Unido, cuyos servicios de salud público están lanzando nuevas ofertas para captar a más sanitarios con sueldos nada despreciables y, sobre todo, dando una estabilidad laboral que aquí no encuentran.
La dificultad del idioma es uno de los principales motivos a la hora de que estén descartando Alemania como destino, insisten desde el Sindicato Médico de la Comunitat Valenciana (CESM-CV).
Además, Inglaterra cuenta con una experiencia en el mercado internacional avalada desde el año 2001 cuando inició las primeras búsquedas, por lo que el profesional siente seguridad a la hora de declinarse por este país, apuntan desde el Sindicato de Enfermería de la autonomía (SATSE-CV). Ninguno de los colectivos ha detectado un movimiento hacia Alemania. «No se escucha nada de médicos que quieran emigrar y eso que nos movemos por hospitales de la provincia. Puede haber algún caso particular, pero hay que tener en cuenta que el alemán es difícil y tienes que contar con un buen nivel», explica el presidente del sindicato médico, el doctor Pedro Plou, quien insiste en que Inglaterra, además de Portugal y Francia, son los destinos donde hoy por hoy siguen marchándose.
Igual ocurre con las enfermeras. «Nosotros no gestionamos las salidas, pero normalmente recibes información de enfermeras que se van a marchar, te preguntan o te hacen alguna consulta. La oferta de Alemania se abrió hace unos meses, pero por lo que estamos viendo no parece que haya un 'boom'», afirman desde el Satse, que apunta que no existe ningún registro donde se pueda conocer de forma oficial estas impresiones.
Con el consultado alemán en Alicante ha sido imposible contactar y en la embajada tampoco se ofrece este tipo de información sobre las ofertas.
Puntos para opositar
En el caso de Reino Unido, una enfermera puede ganar 24.700 euros brutos al año. Esta es la oferta que, este mismo mes, ha lanzado el servicio nacional de salud. El horario mínimo es 37,5 horas semanales y se exige un año de experiencia laboral, además de contar con un nivel de inglés fluido.
Según reconocen desde el sindicato, la diferencia respecto al sueldo base en la Comunitat no es tan dispar si se tiene en cuenta las tablas retributivas de 2011. El sueldo base para una enfermera de consultas externas en la autonomía está en los 25.400 euros, a los que hay que sumar complementos (entre 200 y 300 euros más).
Ahora bien, estas cifras hay que cogerlas con 'pinzas' y tampoco se puede obviar que muchas profesionales están trabajando sólo quince días y después pasan meses esperando a que les vuelvan a llamar para cubrir una baja. «Para estar así prefieren marcharse a Reino Unido porque aprenden bien el idioma, les ofrecen muchos cursos para progresar y después te lo convalidan. Hay enfermeras que se han sacado la carrera de matrona», señalan las citadas fuentes.
El hecho que desde mayo de 2007 en las oposiciones de la Conselleria de Sanidad se cuenta el tiempo trabajado en servicios públicos de salud del extranjero -a razón de 0,30 puntos por mes cubierto- ha llevado a muchas enfermeras a animarse a la hora de emigrar ya que la bolsa de empleo del Consell se activa más para las sustituciones de verano y, el resto del año lo tienen complicado para 'meter cabeza'.
En el sector privado la última oferta recogida es similar a la pública, con salarios de 24.000 euros al año para servicios sanitarios de Reino Unido e Irlanda.
En el caso de los facultativos, una de las propuestas está destinada para médicos de familia (una de las especialidades que clásicamente más emigra) para ir a trabajar al norte de Londres y con sueldos entre 65.000 y 90.000 libras anuales (el mínimo son más de 70.000 euros).
Otra, que está colgada en el Colegio de Médicos de Alicante, se mueve en las mismas cifras. En esta ocasión se buscan médicos de urgencias, con destino también en hospitales del servicio de salud público (el salario es de 65.000 y 70.000 libras al año) y con un horario que no excederá de las 48 horas a la semana, según se detalla en la oferta.
Antes las dificultades para conocer cuánto cobra un médico en la Comunitat Valenciana (varía también en función de complementos, según apuntan), las tablas retributivas muestran un sueldo base de cerca de 44.000 euros para un facultativo especialista.
«Ahora mismo se está resolviendo la última OPE -oferta pública de empleo-, y se esperarán a conocer los resultados. Seguro que habrá gente, de los que se queden fuera, que se marche a Inglaterra donde ganan más dinero», reconocen desde la CESM.

BUENOS AIRES.-

Hospital Borda, el patio trasero de la salud pública en la Ciudad
http://sur.elargentino.com/notas/hospital-borda-el-patio-trasero-de-la-salud-publica-en-la-ciudad

Todos unidos. Los pacientes participan de las movilizaciones junto a los trabajadores de mantenimiento, los médicos y los enfermeros del histórico hospital. (TELAM)
  • Al recorrer los pabellones del Hospital Borda se perciben fuertes contradicciones. Sectores clausurados por el Ministerio de Salud de la Ciudad –violentando claras disposiciones judiciales, como el pabellón 14-22, destinado a pacientes con padecimientos severos– o las alas laterales del edificio central vacías y al borde de la clausura. Al mismo tiempo, servicios en plena actividad y compromiso profesional, como los pabellones Siglo XXI y XXIII, el Hospital de Noche y el pabellón Amable Jones.
  • Faltan enfermeros. También insumos. Y control sobre la limpieza. Faltan turnos. Sobran pacientes. Un tema viejo que no encuentra solución. La muerte de tres bebés en el hospital Piñero y la denuncia de 30 fallecimientos durante 2010 en el Argerich a causa de infecciones intrahospitalarias pone de manifiesto el deficiente sistema de salud de la Ciudad de Buenos Aires. Estas muertes retumbaron días atrás entre las filas opositoras en la Legislatura porteña. Pero para el oficialismo, se parecieron más al graznido de un pato: no hicieron eco.
  • En la Capital Federal, el legislador socialista Jorge Selser, que preside la Comisión de Salud de la Legislatura porteña, alertó sobre la aparición de una cantidad de ejemplares de alacranes venenosos en Constitución.
  • Tener la razón otorgada por la ley ya no alcanza en la ciudad de Buenos Aires. Y como muestra alcanza con revisar la situación altamente conflictiva que se vive en el Centro de Salud Mental N°3 “Arturo Ameghino” generada desde el Ministerio de Salud porteño y que llevó, el miércoles pasado, al corte de calles en la puerta del hospital, ubicado en avenida Córdoba y Agüero, con una asamblea abierta en reclamo de la restitución del Dr. Rubén Slipak como director, la plena vigencia de la Ley 448 de desmanicomialización progresiva y un sistema de concursos que sea legal y legítimo.
  • El 24 de noviembre, en la Cámara de Senadores se debatirá el proyecto de Ley de Salud Mental y Derechos Humanos que cuenta con media sanción de Diputados. La iniciativa prevé tratamientos sanitarios para las personas que padecen sufrimiento mental y establece la internación del paciente como último recurso.
    La norma a debatirse cuenta con la adhesión de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Federación de Psicólogos de la República Argentina (Fepra) y la Asociación Trabajadores del Estado (ATE).
  • Lo hago moral, política y penalmente responsable de la salud de mi madre”, terminaba el e-mail que recibió en su casilla personal el ministro de Salud porteño, Jorge Lemus, hace poco más de un mes. Un breve texto lo hacía cargo del futuro de una paciente con un tumor maligno en la vesícula, cuya operación de urgencia había sido postergada tres veces en el Hospital Durand por no haber disponibilidad en la Unidad de Terapia Intensiva.
Diez días sin gas, graves problemas edilicios, falta de insumos y trabajadores en conflicto es la realidad que padecen sus 800 pacientes
Decir que la gestión macrista es una cosa de locos, a esta altura, es un chiste que ya ha sido ampliamente superado por la realidad. El hospital de salud mental José T. Borda (sus casi ochocientos pacientes, el personal médico, el profesional, el de enfermería y el de mantenimiento) poco a poco fue quedándose sin los servicios básicos y ya lleva diez días sin gas. Por eso, ayer, los trabajadores del centro de salud hicieron un paro y volverán a reunirse el lunes para decidir, en base a la respuesta oficial, cuáles serán los próximos movimientos para defender a la histórica institución psiquiátrica.
En principio suena como seguro que el martes habrá una manifestación de trabajadores de todo el campo de la salud porteña a la sede de la Jefatura de Gobierno, en apoyo a los trabajadores del Borda. Esa actividad deberá ser coordinada con otra. Ese día la Comisión de Salud de la Legislatura porteña citó para las 13.30 a las autoridades de la cartera sanitaria y del área de Salud mental, para que se presentara a dar explicaciones. También se convocó a los trabajadores del nosocomio para que presenciaran la interpelación.
El jueves pasado, cuando se realizó la asamblea que decidió la medida de fuerza de ayer, los trabajadores se habían reunido con legisladores que fueron convocados para recorrer el estado de las instalaciones y encontrar una solución al conflicto. Es que reina la desconfianza de parte de la gente del Borda. La marcha atrás con el anunciado proyecto cívico del macrismo, con el consecuente cierre de los hospitales neuropsiquiátricos, no parece ser tal, la sensación es la de que el gobierno del PRO lo va a seguir intentando, pero por otros medios. La legisladora del bloque Encuentro Popular para la Victoria, Gabriela Alegre, confió a este semanario que hay denuncias de trabajadores que, cuando aún había gas, vieron a una cuadrilla que se dio a la fuga ante la aparición de una cámara de televisión. Luego de este hecho extraño empezó a sentirse el olor a gas que justificó el corte.
“Cada vez que empiezan a trabajar aparece una nueva pérdida”, cuenta Alegre. “Tanto los trabajadores, como después el director, con quien nos reunimos también, nos dijeron que es poco creíble, porque hace muy poco tiempo se inauguró la obra de gas del pabellón central y hace dos años, la del Amable Jones, uno de los pabellones más grandes, y en ambos casos hubo que verificar toda la extensión de gas desde la calle, por eso existe la sensación de que en verdad es una excusa para ir deshabilitando partes del hospital, para ir cerrando de a poco”.
Alegre, junto a su compañero de bloque, Juan Cabandié, se encargaron de uno de los pedidos de informes que se le hace al Gobierno de la Ciudad, y que se suma a los presentados por el diputado nacional, Juan Carlos Dante Gullo, el del presidente de la Comisión de Salud de la legislatura, el socialista Jorge Selser, y el de la legisladora de Diálogo por Buenos Aires María Elena Naddeo.
La prueba de la desconfianza, además de la falta de luz, agua potable y gas, también la encuentran en el reciente cierre del pabellón 14-22, que estaba dedicado a personas con adicciones, y cuyos pacientes hoy contradicen cualquier consejo médico amontonados con el resto de las patologías psiquiátricas.
El diputado nacional Dante Gullo dijo a Miradas al Sur que no hay que meterse en las especulaciones en torno de las intenciones repecto de los terrenos en los que están apostados, además del Borda, el Moyano y el Rawson. Se mantiene firme en que “el Gobierno de la Ciudad tiene que arbitrar todos los recaudos para de forma rápida restablecer los servicios a los 800 internados”. Gullo fue uno de los que se espantaron en la recorrida que hicieron los legisladores, y aseguró a este dominical que el gigante hospitalario “se está manteniendo gracias al hombro que ponen todos los trabajadores, ya sean médicos, enfermeras, mantenimiento, en fin, si no es un abandono total”. En la recorrida, los legisladores hablaron de una clara desidia, que incluye olores cloacales en los lugares de cocina, y por eso se presentaron informes para que se brinde información sobre “la falta de suministros básicos como agua, luz y gas” y sobre la “gravísima situación de desamparo” de los internos que “no pueden bañarse, que no cuentan con calefacción y que carecen de la provisión de comida adecuada”.
Para Alegre, “lo que más me impacta es la falta de sensibilidad por la situación de los casi 800 internos, la de los trabajadores, y la de los enfermeros, que trabajan solidariamente, porque si no sos solidario en esos lugares no podés estar, bañando a los pacientes calentando agua en una jarra eléctrica”.
Jorge Selser (Proyecto Sur) también habló con Miradas al Sur y explicó que el edificio “no ha tenido mantenimiento durante muchos años y que, desde la gestión Macri, concretamente, hay un abandono absoluto del nosocomio. Hay áreas que están prácticamente sin funcionar, están cerradas, salas de internación, y esa situación pone en peligro la vida de los internos”. Respecto de las versiones de cierre, Selser levanta la apuesta: “Difícilmente pueda cerrarse porque la comunidad hospitalaria se va a movilizar en torno del Borda y esto va a ser un nuevo escándalo en el gobierno de Macri. Lo mejor es que lo resuelva porque si llega a haber un intento de este tipo, la verdad es que no le va a ir bien”. De todos modos, el legislador no es optimista: “Creo que esto va a ser una lucha para largo, por cómo se está moviendo el Gobierno, lo veo mal, esperemos que se solucione lo antes posible por los internos y por la gente que trabaja ahí”.
Nadie quiere arriesgar, pero la coincidencia absoluta es que en el trasfondo de la cuestión hay fuertes intereses inmobiliarios. “Calculá que todo el complejo que forma el Borda, el Moyano y el Rawson, es de unas 20 hectáreas en un lugar privilegiado”, recuerda Gullo.
Los trabajadores del hospital Borda no bajan los brazos. En la oportunidad anterior en que faltó el gas, la jueza Alejandra Dana había dictado un amparo, que el Gobierno de Mauricio Macri apeló, como de costumbre, pero entonces las obras se hicieron y la causa quedó durmiendo en la Cámara de Apelaciones. Los trabajadores del hospital decidieron retomarla, entendiendo que los problemas que excusan la falta del actual suministro son parte del mismo entramado que constituye el objeto de esa causa. Quedará por ver cómo sigue el próximo capítulo, qué decide la asamblea de trabajadores y si alguien del Gobierno, el subsecretario de Salud, Néstor Pérez Baliño, o el de Administración del Sistema de Salud, el puertista Rafael Ralph Kirby, a quien señalan como el poder detrás del ministro Jorge Lemus, se presentan a la cita con la Comisión legislativa.
 

Disfrutá en el Caribe y en muchas cuotas

Pagalo en cuotas y viajá a donde quieras publicidad 0810-555-7077 VUELOS | HOTELES | PAQUETES ...