22 nov. 2011

ARGENTINA, NEUQUEN

Asamblea en el hospital: sigue el paro hasta el miércoles

El panorama en el hospital se podría resumir así: enfermeros, médicos y choferes no están prestando servicios y atienden sólo las emergencias; hay atención en farmacia, no se dan turnos para consultorio y en el laboratorio atienden de 11 a 14.
La asamblea del hospital de Complejidad VI decidió esta mañana continuar con el paro hasta el próximo miércoles a las 6 de la mañana.
Como es conocido, la Legislatura provincial intentará tratar el proyecto de modificación a la ley de remuneraciones de salud este martes. Este tema divide aguas en el hospital: los profesionales apoyan y el resto del personal se opone.

ARGENTINA, BUENOS AIRES

Asesinan a enfermera de 19 puñaladas.FOTO:ESTA ES LA VICTIMA. Gladys Irén, acompañada por su ex marido (Pablo Villán). Apareció sobre una cama, atada, amordazada y con el rostro destrozado, en su casa de Lanús. La víctima fue agredida por tres delincuentes, quienes saquearon el lugar y luego se fugaron. Uno de los hampones sería un sobrino de la mujer, informa Crónica. El cadáver de una enfermera de 49 años apareció sobre una cama, amordazado, atado de pies y manos, y con 19 cuchilladas, en un escalofriante asesinato sucedido en la vivienda de la víctima, en la localidad bonaerense de Monte Chingolo, en el partido de Lanús. La mujer fue agredida con fines de robo por tres delincuentes que le sustrajeron numerosos objetos de valor y que ahora son buscados por los efectivos policiales. Los voceros revelaron que el macabro hallazgo se produjo en las últimas horas de la tarde del domingo pasado en el interior de una finca situada en la calle Cavia al 1200, donde fue encontrado el cuerpo sin vida de Gladys Irén, de 49 años. Trascendió que la infortunada víctima, que yacía amordazada sobre una cama, tenía las manos y los pies atados con cordones. La enfermera presentaba 19 puñaladas, que le habían ocasionado la muerte. La mayoría de los puntazos estaban en el rostro. Aparentemente, los marginales entraron a la casa, golpearon a Gladys, la ataron a la cama y después le ocasionaron los cortes para que muriera desangrada. Pero, antes de torturarla, para impedir que se escucharon los gritos, los peligrosos hampones resolvieron colocar música, a elevado volumen, entre las 19 del sábado y 2 del domingo pasados. Vecinos del lugar narraron que, precisamente en la madrugada del domingo, lograron ver a dos sujetos y a una muchacha que salían de la finca de la enfermera. Carlos Rubén Irén, uno de los siete hermanos de Gladys, dialogó con Crónica y dijo que de la casa habitada por su hermana faltaban una bicicleta, una cámara fotográfica, una computadora, dos aparatos de telefonía celular y una suma de dinero. Gladys se desempeñaba desde hacía 30 años en el Hospital Vecinal de Lanús. Trascendió que la víctima tenía que concurrir a trabajar en la jornada del domingo. A raíz de su ausencia, sus compañeros del centro asistencial se comunicaron telefónicamente con una vecina de la enfermera. Esta mujer, al ser informada de la situación, ingresó muy preocupada al inmueble habitado por la víctima, oportunidad en la que observó el cuerpo destrozado. Ahora los pesquisas policiales destinados en la comisaría de Monte Chingolo (6ª de Lanús) procuran esclarecer lo sucedido. Los investigadores opinan que Irén conocía a los criminales. Al respecto, tanto los miembros de la seccional como los parientes de la mujer opinan que uno de los autores del asesinato sería un sobrino de Gladys. Este individuo, de 32 años, se habría fugado el 24 de julio pasado de la cárcel de Campana. En esta causa, que fue caratulada "Homicidio", tomó intervención el doctor Domingo Ferrari, fiscal de la Unidad Funcional Nº 8 del departamento judicial de Lomas de Zamora.22-11-11

ESPAÑA, CASTILLA

Según el sindicato Satse, en la región hay un déficit de profesionales de Enfermería

En Castilla-La Mancha hay un déficit de 12.750 profesionales de Enfermería, según un estudio realizado por el sindicato Satse sobre los recursos humanos en el ámbito de la Sanidad de la región. El responsable del Departamento de Investigación del sindicato en Ciudad Real, Juan Carlos Muñoz, presentó los datos de este informe en el IV Congreso de Investigación de Satse, que indican que en las plantillas de los hospitales de la región hay un total de 5.304 profesionales de enfermería y 4.008 médicos, lo que supone un ratio de 1,28 enfermeras por médico, «una cifra muy alejada de la media de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, que es de 3,1 enfermeras por médico», informó el sindicato. El déficit supone que los profesionales de enfermería que trabajan en los centros «deben soportar la carga del personal que falta y produce un aumento de mortalidad, puesto que hay relación entre la cantidad de enfermeros y los resultados obtenidos con los pacientes».

El estudio refleja igualmente que en Castilla-La Mancha la media por turno es de una enfermera por 14 pacientes, «una cifra muy alejada de las recomendaciones de los organismos internacionales que la cifran entre cuatro y seis pacientes por enfermera». Por ello, Satse pidió «una mayor participación de los profesionales de enfermería para acordar medidas de ahorro y de contención del gasto sanitario».

Por otro lado, el Congreso sirvió para entregar los premios de investigación otorgados por el sindicato, siendo los tres primeros para profesionales del Hospital General «La Mancha Centro» de Alcázar de San Juan. Los trabajos premiados fueron «Análisis de la concordancia en pacientes con cataratas en cuanto al biómetro, el operador y las visitas» elaborado por las enfermeras de la Consulta de Oftalmología del Hospital José Martín-Serrano. El segundo galardón fue para «Tasas de abstinencia tras una terapia de deshabituación tabáquica y capacidad predictiva de los tests», llevado a cabo por Josefina Montero, enfermera de la Consulta de Deshabituación tabáquica del hospital alcazareño. Y el tercer premio, fue para la «Eficacia en la cura del cordón umbilical con agua y jabón» realizado Sergio Amores.


URUGUAY, MACIEL

Nacional

Maciel: advierten "riesgo médico legal"

Salud Pública. El Servicio de Cirugía alertó que falta personal e infraestructura edilicia

FEDERICO CASTILLO

El Departamento de Cirugía del Maciel advirtió que es "dramática" la falta diaria de camas de CTI y "alarmante" la escasez de enfermeros. En una carta enviada a ASSE se denunció que el ámbito laboral es "frustrante" y que hay "riesgo médico legal".

Los médicos del Hospital Maciel se sumaron al coro de quejas y denuncias sobre las condiciones laborales en los centros asistenciales públicos que en las últimas semanas enarbolaron los enfermeros de los servicios de emergencia.

En una carta firmada por todos los jefes de Servicio del Departamento de Cirugías del Maciel, los profesionales describen primero un escenario complejo, con carencias varias, para concluir después que el hospital "no cuenta con la infraestructura adecuada ni proporcional a la demanda asistencial" del mayor centro quirúrgico del Uruguay. También advierten que "existe un creciente riesgo médico legal, vinculado al manejo de los pacientes en tiempos y formas que no son los establecidos en la práctica clínica habitual".

La carta - a la que tuvo acceso El País- fue remitida el lunes 7 de noviembre, unos días antes que enfermeros y nurses de las puertas de emergencia de los hospitales Maciel, Pasteur y Español, coordinaran un "faltazo" masivo a sus puestos de trabajo para denunciar escasez de personal y recursos materiales.

Los médicos califican como "dramática" la falta diaria de camas del Centro de Terapia Intensiva (CTI) para los pacientes que se operan en coordinación.

Agregan que esta situación se ve "agravada" por el cierre de dos camas de CTI, más cinco de Cuidados Intermedios y el funcionamiento de "solo cuatro camas para pacientes quirúrgicos con alta dependencia de cuidados".

También advierten que hay una "alarmante" falta de recursos humanos de enfermería "en todas las áreas del hospital". Dicen que el "exceso de trabajo y la sobrecarga laboral de quienes permanecen en los cargos" conlleva "obligatoriamente" al "descenso en las posibilidad de brindar a los pacientes el trato que merecen".

Los enfermeros y nurses de todos los servicios de emergencia también han denunciado esta situación.

Hace unas semanas se había logrado instalar una mesa de negociación en el Ministerio de Trabajo, pero no hubo avances. Además, todo empeoró cuando la propia Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), que representaba a los trabajadores en la negociación, se desentendió de las reivindicaciones del personal de emergencia, cuestionando la medida de "faltazo" masivo.

En la carta, que fue redactada días antes de esa medida, los médicos ya advertían que hay un "ambiente de conflictividad permanente" que "satura la capacidad de respuesta asistencial". Argumentan que esto es producto de la "falta de soluciones estructurales para revertir los problemas".

Los jefes de servicio de Cirugía describen a su ámbito de trabajo como "agotador y frustrante". Y dicen que en ese contexto "la trama de relacionamiento social se continúa deteriorando en forma progresiva y repercute sobre el compromiso y rendimiento laboral de todos los actores del equipo de salud".

Acciones. La misiva que redactaron los médicos fue enviada al directorio de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE). A ese organismo es que le reclaman medidas para enfrentar la situación que denuncian.

Luego de describir el contexto laboral actual, los profesionales señalan que es "imprescindible" que las autoridades de ASSE adopten "decisiones políticas" para definir el "rol de los Servicios de Cirugía del Hospital Maciel como centro de referencia nacional".

Y reclaman que se realicen "las previsiones pertinentes para dotarlo de infraestructura edilicia, organizativa y de gestión que permita cumplir con la demanda asistencial de alta complejidad en condiciones asistenciales y técnicas adecuadas".

Los médicos concluyen que frente a los "riesgos crecientes" debe quedar establecida "la absoluta responsabilidad de ASSE" para revertir este panorama.

Obras en el Maciel

El lunes 14, las autoridades del Maciel inauguraron obras edilicias y resaltaron que lo hacían para descongestionar el área de CTI y gestionar mejor las camas de cuidados intensivos. Se construyeron cinco salas para tres pacientes cada una, un área de cuidados intermedios para pacientes respiratorios críticos y una unidad de egresos de pacientes de CTI.

El País Digital

ESPAÑA, MADRID

Día Internacional de los Niños Prematuros

Los cuidados neonatales y el apoyo a los padres son clave para el desarrollo y crecimiento de los bebés prematuros


Suelta De Globos En La Celebración Del Día Internacional De Los Niños Prematuros
Foto: HOSPITAL DE LA PAZ

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La Asociación de Padres de Niños Prematuros (APREM) ha conmemorado este sábado el Día Internacional de los Niños Prematuros en el Hospital Universitario de la Paz con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre la necesidad de los cuidados neonatales en los bebés prematuros.

   La celebración del Día Internacional de los Niños Prematuros ha consistido en una jornada simbólica para homenajear a los bebés que nacen de forma prematura y que ha servido como punto de encuentro entre padres, familiares, asociaciones de padres, profesionales sanitarios (neonatólogos y enfermeros) y voluntarios que se encargan a diario de velar por la protección y el cuidado de estos bebés.

   El acto ha sido presentado por la presidenta de APREM, Carmen Fernández Etreros, y en el que han participado una enfermera del Servicio de Neonatología del Hospital La Paz y el doctor Jesús Pérez Rodríguez del Servicio de Neonatología del mismo hospital. Además, en este evento ha contado con la colaboración del ex jugador de baloncesto Juanma López Iturriaga, padre de un niño prematuro que ahora tiene 12 años.

   Bajo la campaña internacional "En el mundo, 1 de cada 10 niños nace prematuro", este año y por primera vez todos los países se han unido y lo han celebrado organizando la misma actividad a nivel europeo

   El acto ha tenido como protagonista una gran cuerda de ropa en la que se han ido colgando calcetines en recuerdo simbólico de cada niño prematuro. Padres voluntarios y cientos de participantes han querido colgar calcetines infantiles, intercalados con calcetines de bebés prematuros, previamente donados por sus familias desde países como Jerusalén o Argentina, pasando por las diferentes comunidades autónomas y personalizados con el nombre real del bebé, la edad gestacional y el peso con el que nació.

   Además esta celebración ha servido de plataforma para expresar mensajes de apoyo a los niños prematuros, a sus padres y a sus familias, así como para concienciar a nuestra sociedad y poner de relieve las necesidades asistenciales, de cuidado y tratamientos que requieren los bebés prematuros desde el momento del nacimiento y su estancia en la UCI de cuidados neonatales hasta que por fin pueden volver a casa.

   Igualmente este encuentro ha permitido que los más pequeños pudieran disfrutar con actividades lúdicas, como los juegos de magia del mago Alfonso V, así como de un futbolín hinchable. Como última actividad de la jornada se concluyó con una emotiva suelta de globos en homenaje, una vez más, a los protagonistas del Día Internacional de los Niños Prematuros.

ARGENTINA, SALTA

Enfermeros concursan cargos jerárquicos en capital y el interior

El Ministerio de Salud Pública, a través del Programa de Enfermería, informó que se puso en marcha el proceso para concursar la función jerárquica para el sector de enfermería en distintos hospitales de la provincia.


En el hospital Melchora F. Cornejo de Rosario de la Frontera se desarrollará hasta el viernes 18 de noviembre el concurso del cargo de Jefatura de Programa y Supervisión. En el Dr. Enrique Romero de El Quebrachal se concursará también la jefatura del sector, entre el martes 22 y el jueves 24.
 

En Orán, en el hospital San Vicente de Paul, se desarrollará el concurso de Supervisión del Programa de Enfermería, del 22 al 24 de noviembre. En capital, en el Hospital Público Materno Infantil se concursará del 28 al 30 de noviembre la Coordinación de Enfermería; entre el 1 y el 5 de diciembre el cargo de Supervisión y del 6 al 9 de diciembre el de Jefatura del sector.

Personal de enfermería espera que prórroga de intervención permita gestionar jubilaciones

Personal de enfermería espera que prórroga de intervención permita gestionar jubilaciones Imprimir E-Mail
escrito por Liévana Sánchez   

La prórroga de la intervención del Hospital Central de San Cristóbal es vista por algunos como algo positivo, ya que podría dar una oportunidad a los funcionarios del Ministerio para evaluar la situación del personal de enfermería que aún espera su jubilación

Diversas reacciones ha generado entre el personal la prórroga de 90 días de intervención del Hospital Central de San Cristóbal, mientras la colectividad espera que las obras sean culminadas en el menor tiempo posible para tener acceso a una atención médica oportuna y de calidad.

Joel Contreras, director General de este centro de salud, manifestó que a pesar de que el nivel central no sostiene ningún tipo de comunicación con las autoridades regionales, las obras van en pleno desarrollo y está previsto un plazo de seis meses desde que iniciaron para concluir los trabajos en su totalidad, de acuerdo con el cronograma presentado.

La prórroga se extenderá hasta el nueve de febrero y según Contreras, el anuncio puede ser positivo si la ministra Eugenia Sader toma en cuenta al personal de enfermería que aún se encuentra esperando su respectiva jubilación, "eso le da la oportunidad de jubilar a las 250 enfermeras, hay 250 huecos laborales en el Hospital Central, lo cual hace que en muchos servicios haya carencias, si en ese lapso se hacen los arreglos, podríamos estar satisfechos".

Con respecto al suministro de insumos, el Director del Hospital aseguró que cuentan con medicamentos, pero no en su totalidad, por ello, los pacientes aún se ven en la necesidad de adquirir lo que falta para completar sus tratamientos.

Por su parte, Melquiades Delgado, trabajador del sector salud, comentó que en ningún momento se negaron a la visita de los funcionarios del Ministerio del Poder Popular para la Salud (Mpps), sin embargo, acotó que las remodelaciones forman parte de los trabajos inconclusos que quedaron pendientes en la gestión de Ronald Blanco La Cruz.

A su juicio, el tema de los insumos y la seguridad económica y social de los trabajadores deberían ser puntos principales en la agenda del nivel central, en vista de que llevan años exigiendo un salario justo, acorde con el trabajo desempeñado en función de brindar bienestar a los pacientes que acuden a diario a este centro hospitalario.

Además, Delgado destacó que Lotería del Táchira ha sido el único ente regional que se ha abocado a resolver de manera constante la crisis de insumos, pero acotó que es importante unirse en una sola causa para satisfacer la demanda de los trabajadores y de los pacientes que acuden a este centro, sin caer en protagonismos políticos.

Obras en desarrollo

De acuerdo con los trabajadores del Hospital Central de San Cristóbal, las obras y remodelaciones avanzan con total normalidad, según el plazo indicado por la ministra Sader en el mes de septiembre, durante su visita en la entidad. Sin embargo, aún esperan algunas reivindicaciones salariales que les permita mejorar su calidad de vida.

INGLATERRA, LONDRES

Por los recortes

Sindicatos ingleses denuncian que peligran 50.000 puestos de trabajo del sistema sanitario


LONDRES, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Cerca de 50.000 puestos de trabajo están en peligro o ya han sido suprimidos del Servicio Nacional de Salud británico (NHS) a causa de los recortes implementados por el Gobierno de David Cameron, de acuerdo con las cifras estimadas por los sindicatos.

   El Real Colegio de Enfermería (RCN) ha alertado de que, en muchos de los casos, puestos de primera necesidad también se están viendo afectados, en el marco de las medidas de austeridad aplicadas en el NHS.

   Dichos 50.000 puestos de trabajo representan el 3,5 por ciento del total de 1,4 millones de trabajadores del NHS que hay registrados en la actualidad, o lo que es lo mismo, el cierre de cuatro hospitales.

   El colectivo de enfermeros ha esgrimido que la atención a los pacientes podría verse socavada, más si cabe cuando estas cifras pueden llegar a significar apenas la mitad del montante máximo que puede alcanzar. Por su parte, el Ejecutivo británico les ha acusado de ser "alarmistas".

   El RCN ha confirmado, además, que desde abril de 2010 lleva implementando recortes de personal y considera que, hasta marzo de dentro de cuatro años, no cesarán.

   El director ejecutivo del RCN, Peter Carter, ha afirmado que la dimensión de los recortes podría tener un "profundo y potencialmente impacto dañino en la atención a los pacientes".

   Carter ha argumentado que los recortes no deben de hacerse de "forma arbitraria", sino que debe partirse de una serie de "criterios clínicos rigurosos", según ha informado la cadena británica BBC.

   Asimismo, el 'número dos' de la Confederación del NHS, David Stout, ha respondido a estos reproches, alegando que dichos empleos no se perderán y que serán reubicados en otras áreas. No obstante, ha admitido que algunos sí que podrían verse afectados. "Necesitamos ser honestos con el público, los pacientes y los empleados", ha dicho, porque "no hay una opción exenta de dolor".

   A colación de estas declaraciones, el secretario de Estado para Sanidad, Simon Burns, ha defendido que debería ser posible realizar un ahorro eficiente al mismo tiempo que se mejora la atención al paciente. De esta forma, ha acusado al RCN de abanderar "el típico alarmismo sindical".

URUGUAY, MONTIVIDEO


Nacional

Caóticas jornadas en las emergencias

Hospitales públicos. Los pacientes que llegan a las emergencias sufren las consecuencias de conflictos y falta de recursos Crónica de guardias en las tres principales puertas de Montevideo

. RUGGIERO / F. CASTILLO

Las emergencias de los hospitales públicos funcionan al borde del caos, con personal insuficiente y a veces sin insumos para atender una demanda siempre alta. El personal convive entre pacientes psiquiátricos, drogadictos y reclusos.

Hace dos semanas, un grupo de funcionarios de las puertas de emergencias públicas dijo basta y coordinó con sus pares un "faltazo" a sus puestos de trabajo para demostrar que en verdad se necesita más personal, y para abrirle los ojos a las autoridades sanitarias sobre sus condiciones de trabajo.

Los enfermeros -que tienen un sueldo promedio de unos $ 12.500 con tiques de alimentación incluidos- hace meses que reclaman una mesa de negociación con el gobierno para exponer sus reivindicaciones. Dicen que trabajan en un clima de inseguridad permanente, al borde de la omisión de asistencia porque faltan funcionarios y mejor infraestructura.

El País recorrió, en diferentes días y turnos, las puertas de emergencias de los tres hospitales de referencia de Montevideo.

Pasteur. Un paciente que llega a la emergencia del Hospital Pasteur es recibido por enfermeros que lucen sobre su uniforme un poncho negro con un cartel impreso sobre una hoja blanca que reza: "Somos enfermeros, no somos asesinos". Lo hacen en respuesta a declaraciones de la presidenta de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), Beatriz Fajián, que tildó de "asesinato" la medida del "faltazo".

En las dos puertas que tiene la emergencia, hay colocadas pancartas que alertan al usuario del preconflicto de los enfermeros y explican que "no están dadas las condiciones para brindar una buena asistencia".

Detallan que "falta personal", hay "pésimo" equipamiento, "falta seguridad", está "constantemente la capacidad colmada", los traslados se realizan en "pésimas condiciones" y los salarios están "sumergidos".

El ingreso de pacientes a la emergencia es constante. El miércoles a la tarde todas las camas están ocupadas, al igual que los cinco sillones de reanimación. La mayoría de los pacientes son adultos mayores. El personal (enfermeros y médicos) camina rápido en los pocos metros cuadrados que quedan disponibles entre las camillas, sillones y enfermería. Llevan papeles de un lado al otro, trasladan medicación, tanques de oxígeno, aparatos para tomar la presión y termómetros.

Hablan con voz fuerte y hasta se gritan de una punta a la otra. Eso hace que por ejemplo no escuchen el quejido constante de una anciana que se revuelve de dolor en una camilla sin barras de seguridad.

Los diálogos entre los enfermeros giran en la disponibilidad o no de camas en otras áreas del hospital donde deben trasladar pacientes. Si bien afirman que hay disponibles, mencionan a menudo la palabra "provisoria".

Ese día la cantidad de funcionarios en la guardia estaba "bastante bien": se reintegraron los enfermeros que fueron sancionados con siete días de suspensión por participar del "faltazo y "aparecieron" funcionarios que tienen "contratos mentirosos". Se trata de personal traído como reemplazo por el propio gremio de Salud Pública. Fajián lo definió como una "guardia gremial solidaria".

"Aparecen un día, vienen dos o tres y después desaparecen, además no les pagan", comentó a El País una fuente de la emergencia del hospital que aseguró que el peor turno es el de la hora 0 a 6. "Nadie quiere trabajar en ese horario y a veces en vez de ser un enfermero cada cuatro camas, es uno cada seis o siete camas. Hay noches que no pasa nada, pero hay otras que te volvés loco", contó.

Los funcionarios están todos "asustados" porque dicen que los están "siguiendo de cerca".

"Está todo muy complicado", dijo un enfermero y agradeció que "por lo menos" ahora viene "el tiempo lindo".

Esto implica, en teoría, que la emergencia no esté tan saturada. "En invierno fue horrible, no se daba abasto. Además no teníamos lugar y las emergencias como no esperan más de dos horas te entran al paciente aunque vos no tengas dónde ponerlo", afirmó.

El otro problema que enfrenta el personal de la emergencia del Hospital Pasteur es que cada vez reciben pacientes "más agresivos".

"Acá llega gente de bajo nivel cultural: desde pastabaseros hasta todos los presos del Comcar", indicó otra fuente y reconoció que también hay gente que se enoja "con razón" porque terminan esperando cinco y seis horas para hacerse un estudio.

PEREIRA. En la sala de espera del Pereira Rossell, el griterío de algunos niños se entremezcla con el llanto de otros. La voz de una mujer suena, sin embargo, más fuerte que el bullicio general: "me llaman a esta botija porque está todo mal, vamo vamo". La frase continúa con varios insultos.

La mujer se dirigía a las funcionarias administrativas que reciben a los pacientes. La "botija" era una madre adolescente que tenía en brazos a su hijo con fiebre.

El ritmo de atención es rápido, la emergencia luce nueva y limpia y el personal responde amablemente a todos.

En la emergencia de maternidad la realidad es diferente. La sala de espera está en penumbra, es más sucia y también hay varios carteles que alertan del conflicto. Los enfermeros llevan remeras negras y el cartel con la frase prendido con un alfiler.

Hay dos enfermeros por turno y uno en las noches. Atienden unas 100 consultas diarias en cinco box de examinación y dos camillas. Los funcionarios afirman que las condiciones de trabajo no son las óptimas, lo cual se refleja en la atención.

Dicen que en materiales de trabajo "están bien" pero se quejan por ejemplo por la seguridad. "Hay hasta las 17 horas y en el portón de entrada porque en el ingreso a la emergencia lo que hay es que gente de una ONG que hace tareas de conserjería", aseguró un trabajador.

Maciel. El calor se hace insoportable en la puerta de emergencia del Maciel.

Es miércoles de tarde. Afuera, contra la ventana que da a la sala de espera, un hombre de mediana edad se tira agua con una botella y aúlla como un lobo. Está vestido con un buzo de lana y bermudas que dejan ver unas curaciones recientes en sus piernas. Su aspecto es el de un paciente psiquiátrico.

Las 21 personas que están en la sala, esperando atenderse, casi que ignoran el espectáculo y los gritos que vienen de afuera. Sentados en una banquetas esperan con caras largas el momento de ver a un médico.

Algunos están ahí desde hace tres horas. Una paciente saca un tupper y se pone a comer ahí mismo. Otros se acuestan sobre la banqueta e intentan dormir para matar la espera. Todos están en silencio. Hasta que el hombre que se mojaba afuera decide entrar y romper con la calma del lugar. Empieza a recorrer la sala a los gritos, se sienta, se para. Empieza a incomodar al resto que cruza miradas tensas. Minutos después aparece un guardia de seguridad privada y lo echa.

Entre los tantos carteles que advierten sobre lo irregular de las condiciones en la emergencia, casualmente hay uno que dice: "Prohibido circular o permanecer a individuos que ejerzan cualquier tipo de violencia que ponga en riesgo físico o psíquico al personal que aquí desempeña sus tareas".

Uno de los funcionarios comentaría luego que ese episodio es moneda corriente. "Asistimos distintos usuarios críticos, psiquiátricas, drogadictos, alcoholizados, reclusos de alta peligrosidad, todo sin custodia adecuada".

Dos días más tarde, el viernes, la emergencia del Maciel es un caos. En la sala de espera hay pacientes que llevaban cinco horas para ser atendidos y acompañantes que iban más de seis sin saber cómo estaban sus familiares. Esperaban aguantando el calor y el olor nauseabundo que salía de los baños.

Cada vez que se abre la puerta que separa la sala de espera con la emergencia aparece una "lluvia" de preguntas y reclamos. "Quiero saber cómo está mi marido porque lo entraron hace tres horas y no sé nada". "No puedo esperar que pasen 20 personas porque me siento mal, estoy mareada, me pueden tomar la presión acá parada aunque sea". "Mi madre no puede venir porque se tomó unas pastillas y mi tía no me dio bola ¿me pueden trasladar sola al Pereira Rossell?"

El enojo e indignación generalizada se distrae cuando de una camioneta blanca bajan a seis efectivos de la Guardia Republicana fuertemente armados. Se repartieron en el predio. Minutos después salió de la emergencia en una camilla uno de los presos que intentó fugarse el miércoles del Comcar.

"Qué color que le dan, mirá si necesita tanto teatro si está esposado y todo lastimado", comentó la mujer que pedía a gritos que le tomen la presión. "Hace cinco años acá y en un operativo similar mataron a un compañero, no es tan sencillo como parece", respondió un enfermero.

La situación de caos era similar puertas adentro. Trabajaban con el 50% del personal; deberían ser diez personas y eran cuatro: tres auxiliares y un licenciado. Las ocho camas disponibles -son 12 en total, pero cuatro fueron retiradas por los funcionarios como forma de reclamo- estaban ocupadas al igual que los sillones.

Entre los pacientes había tres reclusos: dos hombres y una mujer, acompañados por sus respectivas guardias. Los reclusos tienen prioridad, según explicó un funcionario a El País, porque llegan con la asistencia ya coordinada.

Lo mismo ocurre con los pacientes que llegan en ambulancia, aunque también deben esperar a menos que la vida esté en riesgo.

Jardines: la emergencia médica en un "garaje"

Los funcionarios del área de emergencias de la Policlínica de Jardines han sido de los más activos al momento de denunciar sus condiciones de trabajo. De hecho, mañana lunes pedirán al Ministerio de Salud Pública (MSP) que envíe una inspección para determinar si el servicio está en condiciones de seguir abierto o no. Si bien en marzo de este año se construyó un nuevo lugar físico para la emergencia, el servicio aún sigue funcionando en lo que los trabajadores definen como un "garaje". La foto (a la derecha) lo demuestra. Los trabajadores dijeron a El País que la emergencia nueva aún no se ha podido ocupar, tanto por falta de personal (administrativos y enfermeros) como de insumos médicos básicos. "El lugar en el que estamos ahora no es acorde, estamos en un garaje. Tenemos cortinas hechas por nosotros con sábanas descartables, y así se atienden a los pacientes. No hay un área apartada entre adultos y pediatría. Estamos con los galones de oxígeno al lado de los pacientes. Hemos pasado fines de semana enteros sin un monitor", relató un funcionario que prefirió el anonimato. Ahora esperan por las novedades que arroje la inspección.

Las cifras

4 Eran las horas de espera, promedio, que tenían los pacientes el viernes en el Maciel.

24 Son los funcionarios de emergencias que fueron sancionados por "indisciplina".

Usuarios y médicos apoyan

Los enfermeros y nurses de los servicios de emergencia no están solos en sus reclamos. Si bien ellos han sido hasta el momento la cara más visible del problema- protagonizando conflictos y denunciando la situación en los medios- tantos los usuarios como los médicos entienden que la reivindicación es justa y fundamentada.

Los médicos del servicio de Cirugías del Hospital Maciel, por ejemplo, emitieron hace unas semanas una carta al directorio de ASSE donde advierten una "alarmante" falta de recursos humanos de enfermería "en todas las áreas del hospital". Y hablan de un "exceso de trabajo" de los enfermeros que repercute en la atención. Ruben Bouvier, delegado de los usuarios del Maciel, coincidió que hay un "desgaste" de los trabajadores. Dijo que esto es producto del "ausentismo generalizado" que se registra por el "multiempleo" y la "desmotivación".


ESPAÑA, MÉDICOS Y ENFERMERAS EXPONEN SUS RECETAS PARA SALVAR EL SISTEMA SANITARIO

La bala de plata contra el copago


La bala de plata contra el copago

La sanidad se ha convertido en campo de batalla en la campaña electoral. (REUTERS)


Un rancio olor a fármacos lo impregna todo, tan denso que se posa sobre la ropa de las decenas de personas que abarrotan la sala de Urgencias del madrileño Hospital La Paz. No hay asientos para todos, así que esperan su turno en el pasillo, en las escaleras, en la salida de emergencia y hasta en la puerta de entrada al centro, ignorando la voz que por megafonía exige no bloquear el umbral. Es lunes, jornada tradicionalmente complicada en el servicio de urgencias, al igual que los domingos. Comenta una enfermera que se debe a que un buen número de pacientes acude por dolencias que no necesitan tratamiento inmediato. Los días de Champions, por ejemplo, o cuando el sol de verano invita al asueto, ocurre el milagro: pocos enferman. Pero hoy llegan por decenas, exponiendo desde las más graves hasta las más pintorescas dolencias. Como un tipo que asegura haberse tomado un Red Bull caducado, u otro que reconoce mantener relaciones sexuales de riesgo. También está Alberto García, con una fractura en el pómulo. Acaba de sufrir un accidente laboral y el golpe le ha hundido parte del mismo. El dolor de cabeza, asegura, es indescriptible. Lleva dos horas esperando y solo le han dado dos pastillas de Nolotill para mitigar las punzadas.

"El servicio de Urgencias se utiliza mal. Aquí vienen pacientes con un catarro. La gente se salta la medicina primaria, en vez de acudir al médico de cabecera vienen al hospital, porque aquí por nada te hacen una placa y te dan tratamiento. Si sufres un dolor en un brazo te hacen una radiografía y todo tipo de pruebas", explican fuentes que trabajan en La Paz, el primer centro de la Comunidad de Madrid que emite facturas virtuales para que el paciente perciba el coste de su tratamiento. Este es el meollo de la cuestión, porque el sistema sanitario público atraviesa una grave crisis pese a que absorbe una de las partidas más cuantiosas en los PGE (costó 70.000 millones en 2009). Su déficit a largo plazo asciende a 15.000 millones de euros (según la consultora AT Kearny), mientras que los pagos adeudados a empresas y proveedores de productos sanitarios se han disparado un 42% en un año hasta superar los 4.000 millones (según la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria). Aunque los partidos han sido vagos en propuestas, el derecho a la protección de la salud, recogido en la Constitución, se ha convertido en campo de batalla en la campaña electoral, sobre todo por los problemas de financiación que arrastra su cobertura. Y el copago ha sido la palabra maldita. Mencionarlo supone caer en desgracia.

La complejidad del asunto es de tal envergadura que solo ofrecen soluciones las voces más autorizadas: los profesionales de la medicina y la enfermería. No responden a cómo mantener sus empleos, sino a cómo salvar el preciado sistema actual, en el que cualquiera, sea español o extranjero, puede entrar en un centro público y recibir tratamiento de urgencias de primera calidad. En busca de fórmulas de ingreso y racionalización del gasto, El Confidencial ha departido con el Consejo General de Colegios de Médicos, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), el Consejo General de Enfermería, la Asociación de Economía de la Salud, el Departamento de CCOO de La Paz y la Asociación Española de Ginecología, entre otros. Sus declaraciones resultan reveladoras: rechazan, casi sin excepción, los recortes y el copago; exigen mucha más conexión entre las CCAA, transparencia en el gasto y un nuevo sistema retributivo que evalúe a los médicos por su trabajo; y, sobre todo, achacan la asfixia del sistema a la politización de la gestión hospitalaria y al exceso de demanda.

La bala de plata contra el déficit

Si existe una bala de plata contra el déficit del sistema, ésta es la racionalización del gasto. Los profesionales destacan tres puntos esenciales. En primer lugar, el gasto farmacéutico, muy superior en España a la media de la OCDE debido fundamentalmente a la escasa utilización de los genéricos. "La prescripción farmacéutica se hace con muy poco criterio coste-beneficio, se suele utilizar el medicamento más caro. Los profesionales adolecen de falta de información y la que reciben está canalizada por los laboratorios", señala Marciano Sánchez, portavoz de la FADSP. En segundo lugar, la sobre utilización de la tecnología (esto es, una radiografía, un TAC o una resonancia). Numerosos estudios avalan que alrededor de un 33% de su uso no es necesario, otro 33% es dudoso (es decir, no hay certeza de que el enfermo vaya a beneficiarse del mismo) y el 33% restante es útil. Por último, conseguir un sistema centralizado de compras en el Sistema Nacional de Salud, crear un organismo que adquiera en conjunto para abaratar los precios. "Este año, en la compra de las vacunas antigripales hubo un acuerdo entre ocho CCAA, Cataluña entre ellas, y el Ministerio de Sanidad para comprar en conjunto al laboratorio. Se han ahorrado 3,2 millones de euros", explica Sánchez.  

No menos grave para los profesionales de la medicina es la politización de la gestión hospitalaria. En época de recortes del presupuesto de la sanidad pública, la cuestión levanta ampollas incluso entre la ciudadanía. Sirva como ejemplo el ya desmentido fichaje de José Luis Carod-Rovira como asesor de la Red Social y Sanitaria Santa Tecla de Tarragona, que provocó un estallido de indignación en las redes sociales. Médicos y enfermeras definen los recortes acometidos como "palos de ciego", dado que no se cuenta con equipos interdisciplinares de expertos para su planificación y, en consecuencia, no se alcanzan conclusiones operativas. "Cuando la política se mezcló con la Sanidad empezó la enfermedad. Es maquiavélico que se la utilice como arma arrojadiza. La clase política ha reservado los puestos de gestión para sus expertos, gente sin experiencia, afín a sus ideas e incompetente. Así se han multiplicado los despachos y se ha acentuado la división entre profesionales. Actualmente, a los puestos de gestión se llega por criterios políticos", asegura Ana Isabel Salegi, una enfermera con 40 años de experiencia en urgencias y 20 de docencia a sus espaldas.     

La costosa 'medicina defensiva'

Subraya Salegi, como varios de sus colegas, que la sensación de indefensión entre los profesionales de la medicina multiplica las pruebas que se realizan a los pacientes, una suerte de 'medicina defensiva' "que no resulta efectiva" y cuya práctica varía según especialidades. "Hay miedo a que te denuncien, a que no te vuelvan a contratar", explica. "Ya no se acude a medicina primaria. Y el aumento que ha habido en el número de pacientes también explica la saturación en urgencias, porque la media europea es de 800 enfermeras por cada 100.000 habitantes y en España es de 530 a 350, varía según comunidades". Esto significa que solo superamos a Bulgaria, Grecia, Chipre y Rumania. El Consejo General de Enfermería advirtió ya en 2009 que tanto la asistencia primaria como la especializada están amenazadas. 

En periodos electorales ningún partido quiere asumir el riesgo del copago. Después, la cosa cambia. Para algunos las facturas virtuales de La Paz podrían interpretarse como un paso hacia el mismo, pero la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid niega la mayor. Desde el Partido Popular afirman que "Rajoy dijo rotundamente que no está a favor del copago. Es la postura razonable. No es necesario un copago en Sanidad. Estamos dedicando más de un 6% del PIB", señala Mario Mingo, diputado por el PP y médico. Los defensores de la sanidad pública sostienen que el copago castiga a los más débiles, a los enfermos crónicos y ancianos, y que la experiencia de Alemania y Francia al implantarlo no fue positiva. "El Colegio de Médicos de Madrid hace mucho tiempo que viene manifestándose en contra del copago", señala el doctor Ángel Oso Cantero.

Juan Oliva, presidente de la Asociación de Economía de la Salud (AES), señala que la dicotomía "copago sí o copago no es un debate equivocado. El tema es extraordinariamente complejo y existen múltiples alternativas, cada una de ellas con potenciales beneficios, pero también con riesgos para la salud y económicos a considerar. Pero, ¿y si instaurar un copago simbólico ayudase a frenar la demanda? En algunos países, cuando la visita a urgencias no se produce por la derivación del médico de atención primaria o del especialista y si ésta no conlleva el ingreso del paciente, se paga".


¡Travel Days especial Brasil! Disfrutá el verano con súper ofertas

Pagalo en cuotas y viajá a donde quieras publicidad 0810-555-7077 VUELOS | HOTELES | PAQUETES ...