4 abr. 2012

Sin médicos ni enfermeros, pero tampoco hubo pacientes

Sin médicos ni enfermeros, pero tampoco hubo pacientes

El paro dispuesto por Ampros y ATE Salud tuvo un elevado acatamiento ayer en la provincia. Tal vez deduciendo que la atención sería casi nula en los consultorios, mucha gente prefirió no concurrir. Sí hubo guardias mínimas y atención de cirugías de urgencia.

Edición Impresa: miércoles, 04 de abril de 2012
Sin médicos ni enfermeros, pero tampoco hubo pacientes

El sector de espera en el Notti refleja el acatamiento del paro de la salud. (Marcos García)

Andrea Pellicer

Desde los gremios aseguraron que el acatamiento fue del 95 por ciento. Los pacientes prefirieron no asistir a los hospitales. Las guardias, las cirugías de urgencia y los servicios de alta complejidad funcionaron normalmente.

Los principales hospitales del Gran Mendoza mostraron un panorama desolador en la jornada de ayer. Los delegados gremiales de los distintos nosocomios acordaron en establecer que el acatamiento fue entre el 90 y el 95 por ciento tanto de médicos como de enfermeros.

El personal que se hizo presente estuvo abocado a la atención de guardias mínimas, cirugías de urgencias y servicios de alta complejidad. "La atención es como la de fines de semanas y feriados; se han realizado sólo cinco cirugías de urgencias pero están garantizados los cuidados en terapia intensiva, unidad coronaria y servicios afines" explicó Daniel Ibaceta delegado de ATE del Hospital Central.

Debido a esta situación, el nosocomio reprogramó las 25 cirugías que se tenían previstas ayer y derivó los turnos de consultorio. "Luego de que el jueves se supiera la noticia del paro, los pacientes comenzaron por su cuenta a cambiar de día sus citas. Esta vez la gente estuvo muy bien informada y no ha habido inconvenientes" aseguró Ibaceta.

Testimonios

Por su parte, la atención en internación fue normal según explicaron familiares de los pacientes. "Mi marido está internado desde ayer (por el lunes). El médico lo visitó temprano y las enfermeras lo han medicado. La atención realmente es muy buena", comentó Yolanda de González mientras esperaba el parte médico de su esposo en el segundo piso del Hospital Central.

"Mi hermana y mi sobrina están internadas desde el domingo. Hay pocos médicos, pero ya las han visto a las dos, esperemos que mañana les den el alta cuando todo se normalice" explicó Alejandra Castro, quien cuidaba a su hermana que acababa de dar a luz en el Lagomaggiore. Este hospital también prestó atención a los pacientes oncológicos que tenía turno.

En cuanto al hospital Notti, abrió sus puertas pasada las 9 y aún al mediodía sus pasillos se encontraban desiertos. "Sólo se han atendido dos urgencias en oftalmología, el resto de los servicios de consultorio están afectados por el paro en un 100 por ciento. Se está asegurando el servicio de farmacia y la guardia. En este momento sólo hay un quirófano abierto para urgencias", detalló Antonio Miranda y Marisa Quiroga, delegados de ATE en el hospital.

En tanto, en las guardias también se puedo observar una escasa cantidad de personas. "Tuve que venir porque el nene se metió una piedra en la oreja, se están tardando en atender pero hace sólo media hora que estoy esperando" explicó Yémina Adaro mientras aguardaba la asistencia de un pediatra en el centro asistencial Notti.

Si bien la jornada se desarrolló con tranquilidad en cuanto a la atención de los pacientes, los delegados gremiales de ATE y Ampros no tardaron en expresar su malestar ante el conflicto laboral y , sobretodo, ante los comentarios realizados por el gobernador Francisco Pérez. "El empleado de la salud con el sueldo que tiene no se puede ir de vacaciones como dice Pérez. Tenemos que trabajar en dos o más lugares para poder vivir" enfatizó Ibaceta.

Además, Ibaceta señaló que el paro no se debe tan sólo al reclamo salarial: "Queremos que también se conozca la situación que vivimos en los hospitales en cuanto a los insumos. Por ejemplo no tenemos gasas, analgésicos e, incluso, hasta nos falta alcohol. Todos los días la farmacia pasa la lista roja de lo que le falta y el gobernador se da el lujo de decir que no queremos trabajar...".

"En paritarias comenzaron a faltarnos el respeto y después el gobernador nos lo volvió a faltar. La verdad es que lo que se dijo no cayó bien en los trabajadores por eso si mañana no prosperan las negociaciones las medidas se endurecerán" explicaron Miranda y Quiroga.

ARGENTINA, BUENOS AIRES

Inicio del ciclo lectivo 2012
Sindicato profesionaliza enfermeros y pretende reconocimiento salarial a futuro
Así lo enfatizó Miguel Zubieta, hombre fuerte del Sindicato de Salud Pública de la Provincia. Este sábado se dio el puntapié inicial del año en curso para los estudiantes de La Plata del vínculo formativo que FATSA posee con la universidad ISalud. "No somos un gremio que se queda sólo en la protesta, sino que buscamos ayudar al Gobierno a generar políticas de Estado en salud", enfatizó Zubieta.
Enviar Ver Comentarios ( 0)
Bookmark and Share
Dirigentes sindicates del SSP, Miguel Zubieta y Julio Reynoso, en diálogo con ANDigital.
Dirigentes sindicates del SSP, Miguel Zubieta y Julio Reynoso, en diálogo con ANDigital.

LA PLATA-BUENOS AIRES, Abril 03 (ANDigital) Este sábado se inició formalmente el Ciclo Lectivo 2012 de los programas de capacitación universitarios en La Plata, que parten del convenio nacional rubricado por la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA) y la Universidad ISalud, y que busca profesionalizar a los actuales trabajadores auxiliares y transformarlos en profesionales de enfermería.

En ese marco, ANDigital dialogó con Miguel Zubieta, uno de los hombres fuertes del Sindicato de Salud Pública de la Provincia de Buenos Aires (SSP), que integra FATSA, quien informó que "en la Provincia tenemos 4.800 auxiliares de enfermería, que si vamos a la fría letra de la ley, ellos sólo deberían realizar higiene y confort dentro de los hospitales, con lo cual se incrementaría el déficit en recursos humanos que hoy tenemos, cosa que a través de este tipo de políticas, que lleva adelante a nivel nacional el compañero (secretario general de FATSA, otrora titular del SSP) Carlos Mario West Ocampo y nosotros adherimos en Provincia, queremos y buscamos achicar".

Por esto, Zubieta sostuvo que "somos un sindicato que reclamamos permanentemente, y si hay que cortar calles o parar, lo vamos a hacer, pero no nos quedamos sólo en el reclamo, sino que también ayudamos a generar políticas para que estas cosas se solucionen", e informó que "en La Plata estamos transformando a 230 auxiliares de enfermería en enfermeros universitarios", y agregó que "tenemos centros de capacitación en Quilmes, en la Zona Norte, en Bahía Blanca, vamos a abrir en Carmen de Patagones y posiblemente también en Mar del Plata, y queremos abrir en toda la Provincia, porque queremos terminar de una vez por todas con este gran déficit que tenemos".

Esos enfermeros, que terminarán siendo universitarios "no están transformándose desde cero, sino que se trata de gente que ya está trabajando en hospitales. Por esto, queremos que en algún momento el Estado los reconozca como profesionales, y dejen de integrar el agrupamiento técnico, con lo cual tendrían mejoras salariales".

"Esto se hace con los recursos propios de los trabajadores, sin ningún tipo de subsidio por parte del Estado, que tampoco queremos tener, sino que buscamos ayudar al Gobierno a generar políticas de Estado en el área de la salud", concluyó Zubieta.

Por su parte, el titular del Instituto para la Formación e Investigación Médico Hospitalaria, que pertenece al SSP, Julio Reynoso, también dialogó con este medio, y enfatizó que "lo importante es que esto se realiza con el dinero que aporta el afiliado, y a través de los gremios se devuelve una capacitación hacia el futuro, como lo es poder tener un título universitario".

"Acá lo importante es que los gremios están haciendo lo que el Estado no hace: capacitar al trabajador de la salud", destacó Reynoso. (ANDigital)

Más hombres estudian enfermería

Bookmark and Share

 

El exalbañil Sergio Álvarez está feliz como enfermero en el hospital Kaiser Permanente de Harbor City.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinion

 

Los Angeles.- Sergio Álvarez estaba cansado de la inestabilidad en su trabajo como albañil. A veces tenía clientes, a veces no. Si llovía no podía trabajar. Su empleo estaba a merced del clima y del tipo de proyecto, hasta hace siete años cuando optó por un trabajo estable, con beneficios y en donde podía ayudar a la gente.

Álvarez, quien ahora tiene 44 años de edad, se enorgullece de ser enfermero registrado y de haber tomado la decisión de regresar a la escuela.

"Mi situación ha ido mejorando, comencé como enfermero vocacional (LVN)", contó Álvarez. "Hace tres años me convertí en enfermero registrado y ahora tengo un buen trabajo en la unidad quirúrgica del hospital [Kaiser Permanente en Harbor City]".

Él no es el único. Muchos hombres están cambiando tareas de construcción o de transporte de mercadería por el uniforme de enfermero. Aunque aún no representan ni una tercera parte de la fuerza laboral, esta es una profesión que está atrayendo cada vez más a hombres que hacían otros trabajos típicos masculinos.

Hasta hace una década, la enfermería era una profesión casi exclusivamente femenina. Pero las estadísticas están cambiando. Según el Departamento del Trabajo, del 2002 al 2009 la cantidad de hombres en esta profesión ha incrementado del 6 % a casi el 10%.

En algunas zonas de Estados Unidos, la prevalencia de enfermeros es aún mayor. Por ejemplo, en Kaiser Permanente en el sur de California, el 13% del personal de enfermería son hombres.

Cuando Daniel Hudson, enfermero y jefe del área de cirugía cardiovascular del Hospital Keck de la Universidad del Sur de California (USC), se graduó de la escuela de enfermería hace siete años, él era uno de tres hombres de su promoción que habían optado por esta carrera. Actualmente, casi el 50% de los estudiantes son hombres, dijo Hudson.

"Tradicionalmente las mujeres han sido enfermeras, hoy todo está cambiando. Muchos hombres que quieren trabajar en el área de la medicina están optando por enfermería", dijo Hudson.

Alicia Solís, reclutadora de enfermería de la cadena de hospitales Kaiser Permanente para el sur de California, es testigo de los cambios en la carrera.

"La cantidad de candidatos hombres para enfermería ha incrementado en los últimos años. Nosotros escogemos a la persona con base en sus calificaciones. La mejor persona para el trabajo obtiene el puesto… sin embargo, uno de nuestras metas es diversificar nuestra fuerza laboral con base en la población a la que servimos, esto incluye contratar a enfermeros [o enfermeras] bilingües", dijo Solís.

El salario es uno de los atractivos principales. El ingreso promedio a nivel nacional es de 33 dólares por hora. En el sur de California el promedio es de 36 dólares por hora para un enfermero recién graduado y entre 50 a 60 dólares por hora para alguien especializado, es decir, más de 100,000 dólares al año.

"Es un buen sueldo, pero la motivación debe ser sentir satisfacción cuando ayuda a las personas. Es algo muy especial cuando se ayuda a al paciente en su momento más crítico y uno se convierte en testigo de su mejoría", dijo Hudson.

Según el Departamento del Trabajo, la enfermería es una de las profesiones con más demanda. Se espera que la demanda crezca en un 22% entre 2008 y 2018.

"Cada zona de Estados Unidos es diferente. Aquí en California necesitamos enfermeros y enfermeras bilingües para atender a la enorme cantidad de personas que requieren asistencia en otro idioma, principalmente en español", aseguró Solís.

Pero no todos los pacientes ven a los enfermeros con buenos ojos. Algunas personas se sienten incómodas al ser atendidos por hombres.

"Ya me ha pasado que la paciente pide que la atienda una mujer enfermera... Creo que es porque no están acostumbrados a ver a hombres en este tipo de trabajo", dijo Álvarez, quien asegura que no se ofende cuando esto sucede, sino que trata de complacer la petición del paciente.

Para Hudson, en un lugar de trabajo de alta responsabilidad y estrés como son los hospitales, se necesita el balance que dan los empleados de ambos sexos. Él considera que se requiere de la sensibilidad y naturaleza cariñosa de las mujeres y de la fortaleza y fuerza física de los hombres.

La carrera de enfermería ofrece una amplia selección de especialidades para quienes están interesados en este tipo de trabajo. Los hombres tienden a gravitar hacia trabajos en las salas de emergencias y cirugías, en donde se requiere que actúen y piensen con rapidez, y en la sala de cuidados intensivos, acotó Solís.

Que necesita hoy en día la enfermería?


PARTE III
ENFERMERÍA EN EXTINCIÓN
¿Qué diferencia la Profesión de Enfermería de las profesiones afines especialmente de la médica en el Campo clínico y del trabajo social y similares en el área comunitaria y social.
  • El profesional de enfermería no está para ayudar a potenciar la práctica de las profesiones afines, sino que está en función del sujeto que recibe su cuidado: persona humana, familia, comunidad, colectivo social;
  • El profesional de enfermería, independientemente del servicio donde se halle, hospitalario o comunitario, siempre debe manejar simultáneamente aspectos clínicos y  sociales;
  • La atención de enfermería, aunque se proporcione con el enfoque de Especialista , no desintegra la persona humana de su realidad bio-síquica-social-cultural-espiritual indivisible, ni la separa de su contexto personal, familiar y comunitario;
  • Cualquiera sea el trabajo que desempeñe, está frente al proceso cíclico de la vida humana: bienestar salud  enfermedad.
Esto la diferencia sustancialmente de la práctica médica y afines que se centran en la "enfermedad" y de las profesiones sociales que se enfocan en la "dinámica de las relaciones sociales".
Que necesita hoy en día la enfermería?

Una jornada laboral de 30 o 36 hs semanales, una jubilación por tarea riesgosa por estar expuestos a contraer enfermedades profesionales como por ejemplo hepatitis B,C, HIV. Lo más reciente fueron las colegas que murieron por H1N1 (GRIPE A) dónde sus familias quedaron sin cobertura.



Además enfermedades osteomusculares por sobrecarga laboral y también debemos nombrar la violencia laboral que se vive por parte del sistema utilizador y los usuarios. Muchos compañeros enfermeros han perdido la vida en su puesto de trabajo por estar siempre dispuesto a atender al paciente mas allá de sus propias necesidades, como por ejemplo dormir, comer, descansar, etc.

Se necesita también una reducción en la edad jubilatoria con el 82% móvil.

Se necesita también estar dentro de la carrera hospitalaria.

Se necesita desarrollar aún más las medidas para prevenir, reducir o eliminar el riesgo de la salud del personal de enfermería, lo cual incluye una política nacional exhaustiva sobre salud laboral, establecimiento de servicios de salud laboral, acceso al control de la salud, compensación económica para aquellos que están expuestos a riesgos particulares y participación en todos los aspectos de las disposiciones de protección.
Hay que estar presente en la mesa discusión de políticas de salud con voz y voto.

Creemos que con éstas medidas se podría ir mejorando la situación laboral de la enfermería y volvemos a repetir que con el hecho de disminuir los años de formación o implementar una nueva curricular de enfermería no se resuelve el problema.
Saludos atte. Sandro Ortega



Descubrí Europa y Destinos Exóticos a precios increibles

Pagalo en cuotas y viajá a donde quieras publicidad 0810-555-7077 VUELOS | HOTELES | PAQUETES ...