5 ago. 2012

ENFERMERIA SIGLO XXI


Egresa 163 licenciadas en enfermería la UAT

María Luisa Vázquez Rojas para Alianzatex
Publicada: Agosto 05, 2012

Se gradúan 163 nuevas licenciadas en Enfermería. FOTO ARCHIVO UAT | APIZACO HOY

Apizaco, Tlaxcala.- (Texcoco Mass Media).- Autoridades de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT) presidieron la graduación en el Teatro Universitario, de 163 egresados de la generación 2008-2012 de la Licenciatura en Enfermería que se imparte en la Facultad de Ciencias de la Salud.

En representación del Rector, Víctor Job Paredes Cuahquentzi, Rubén Reyes Córdova, coordinador de la División de Ciencias Biológicas, habló del significado del código internacional de enfermería:

"Es el que rige a las enfermeras y tiene que ver con respetar y cuidar a la vida, así como a los derechos humanos, manteniendo una conducta honesta y leal en la atención de las personas, otorgando cuidados de enfermería libres de riesgo".

A su vez, Constantito Vicente Quiroz Pérez, director de la Facultad de Ciencias de la Salud, expresó la importancia que tiene esta graduación al ver cristalizados los esfuerzos de sus estudiantes, quienes culminan una serie de aspiraciones, sueños y anhelos, al convertirse en los nuevos egresados de esta licenciatura.

Asimismo, recalcó la noble tarea que realiza una enfermera en una institución de salud: "La labor de una enfermera es digna de alabar y de reconocer pero, sobre todo, de agradecer porque siempre está al lado de nuestros enfermos, escuchándoles, tolerándoles, auxiliándoles y muchas veces ayudándolos a nacer o a morir".

Finalmente, invitó a los graduados a no olvidarse de su Universidad, porque "no sólo llevan la firma en un diploma, en un certificado o en un título, hoy creo que van a tatuar su alma porque esta Institución les permitió lograr el título de licenciados en Enfermería, por eso a la Universidad que nos dio esa gran oportunidad se le ama, respeta, defiende, apoya y se es solidario con ella. Egresan de una universidad con una carrera acreditada a nivel de cualquiera de las mejores universidades en México", dijo.

Colombia Y La Enfermeria

LA ENFERMERIA EN COLOMBIA.

Desde la época de los setenta se siente una tendencia a la oficialización de la medicina, en este tiempo se intenta implementar la atención comunitaria, puesto que los costos estaban en ascenso, paralelamente se destaca la formación de la medicina privada por medio de la Ley 100 de 1993, este tipo de atención va tomando cada vez más fuerza y poco a poco amplio su cobertura a través de los seguros privados, los cuales captan nueva clientela, esto siguió un proceso y para la época de los ochenta ya se encontraban formadas empresas privadas muy importantes formadas por médicos e instituciones financieras las cuales se hicieron llamar medicina prepagada, las primeras en llegar a formarse fueron Colseguros y Colsanitas, en esta época podemos encontrar   varias formas de ver la medicina:
  * Medicina de alta tecnología que solo los grupos pudientes pueden costear.
  * Atención de salud de condiciones tecnológicas aceptables dada por la seguridad social, a la cual solo tienen acceso los trabajadores de grandes empresas.
  * Para el resto de la población existen los servicios de salud oficiales, los cuales buscan alternativas baratas para poder prestar atención primaria, educación y participación de la comunidad.
En 1987 el país tuvo un retroceso importante en la calidad de vida y la seguridad ciudadana, esto provoca q se acentúen ciertas tendencias como:
  * La formulación de la planificación en salud, enmarcada dentro de los Planes Nacionales de Desarrollo.
  * Política de regionalización para prestación del servicio.
  * Ampliación de cobertura, ya que antes solo se centraba en materno – infantil.
  * Establecimiento de año rural o servicio social obligatorio para enfermeras.
  * La ampliación de cobertura de los seguros sociales, tomando asi a los trabajadores independientes.
  * Establecimiento de la ley 100 de 1993.
Entre finales de la década de los ochenta y comienzo de los noventa, prácticamente todos los paíse

Primera Jornada Docente Asistencial de Enfermería Comunitaria

Primera Jornada Docente Asistencial de Enfermería Comunitaria
seminario


El encuentro, realizado el jueves 2 de agosto, se enmarcó en el trabajo permanente de la Escuela de Enfermería orientado a enriquecer la relación y coordinación con las/os profesionales de los campos clínicos. Se quiso enfatizar el compromiso que tiene la Escuela, Facultad y Universidad de Chile con la Salud Pública, la Atención Primaria de Salud y, en especial con la enfermería comunitaria, con el propósito de que las futuras profesionales que se formen en la Casa de Bello respondan a las necesidades en salud que el país requiere.

 

En ese sentido, fue importante conocer qué necesidades tienen las enfermeras guías en los centros de salud para ejercer la docencia, así como identificar las líneas de investigación que sean pertinentes y prioritarias para el desarrollo de la profesión al servicio de la salud que pide la comunidad.  Todo lo anterior desde la perspectiva de los derechos en salud y sus determinantes sociales.

En esta primera jornada docente asistencial se invitó a todas las  enfermeras guías de las Internas de Enfermería Comunitaria para compartir en un espacio de reflexión, análisis y camaradería. Participaron también las enfermeras docentes de enfermería comunitaria, algunas enfermeras consejeras y el equipo directivo de la Escuela.

Abren en Enfermería de Chilpancingo 30 espacios para rechazados

Chilpancingo, 4 de agosto. La Federación Estudiantil Universitaria Guerrerense (Feug) logró que se ampliara el espacio para 30 aspirantes más en la Unidad Académica de Enfermería de la UAG en Chilpancingo, y acusaron al movimiento de rechazados en Acapulco de estar manipulado por trabajadores que piden recategorizaciones.

Janet Inés Carbajal Casarrubias, integrante del bloque de la Feug que identifican como institucional y que incluso el viernes pasado se reunió con funcionarios de la administración central para buscar espacios para los rechazados de la UAG, dijo que han avanzado, incluso, comentó que ubicarán a algunos en el Instituto Tecnológico de Chilpancingo (Itech).

Explicó que en el caso de Enfermería de Chilpancingo, la propuesta entre los funcionarios, líderes estudiantiles y la dirección de la unidad académica, es que 30 de los estudiantes ya admitidos, que lleven bachillerato con perfil de las áreas de la salud, serán ubicados en un grupo especial avanzado.

Los espacios que dejan en la lista de admitidos, los recorrerán para que ingresen 30 más. La dirigente estudiantil estimó que quedan entre los rechazados quienes tuvieron entre 1012 y 1045 de puntaje, también aclaró que no pueden rebasar los 30 espacios porque Enfermería está en un proceso de acreditación.

Aseguró que todavía mantienen la mesa de diálogo con los funcionarios de la UAG, para utilizar todos los espacios disponibles.

Mencionó que es posible que en la Unidad Académica de Odontología de Acapulco, también abran un grupo especial, pero les falta esperar.

La dirigente deslindó a la Feug del movimiento en Acapulco en demanda de espacios en las carreras del área de salud, incluso aseguró que son protestas respaldadas por egresados y trabajadores de la UAG que piden recategorizaciones.

Aun cuando los estudiantes movilizados se identifican como miembros de la Feug, Carbajal Casarrubias los desmintió, y los identificó como integrantes del Movimiento Académico Social Alternativo del Sur (Masas), el mismo grupo que el año pasado protestó por espacios en esas unidades académicas.

Se “crucifican” rechazados en Enfermería en espera de que la autoridad los llamen

Pese a protestas no hay respuesta a la demanda de espacios, señala una integrante de Masas

SUSANA GARCÍA GUTIÉRREZ

La estudiante Yuleni Nazareno Abarca, integrante del Movimiento Académico Social Alternativo del Sur (Masas), aseguró que va una semana sin respuesta por parte de las autoridades correspondientes para solucionar el problema de los rechazados por la Unidad Académica de Enfermería, por lo que representaron una crucifixión de jóvenes estudiantes en el Zócalo de la ciudad.

Nazareno Abarca, rechazada por la facultad de Enfermería, expresó su desacuerdo con "las autoridades que han acabado con la educación, dejando de ser gratuita como lo marca el artículo 3 de la Constitución".

Los estudiantes colocaron tres cruces de madera en el quisco del Zócalo de la ciudad y en ellos colocaron a tres de sus compañeros, quienes estuvieron parados hasta las 2 de la tarde, acto que captó la atención de algunos curiosos que caminaban por el lugar y se detenían.

Nazareno Abarca aseguró que el acto de crucifixión reflejó el estado emocional en el que se encuentran los jóvenes que no obtuvieron oportunidad de ingresar a las facultades y de otros que llevan años tratando de entrar en una de las escuelas del sector Salud.

Nazareno Abarca añadió que ninguna autoridad de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), ni el gobernador del estado, Ángel Aguirre Rivero, han mostrado interés en llamarlos para llegar a un acuerdo, pues "nosotros estamos abiertos al diálogo, ya lo dijimos en los medios, pero no nos han llamado".

Explicó que la representación de la crucifixión expresan las ilusiones que mataron los directivos de las unidades académicas y "reflejan cómo han crucificado a la educación".

Añadió que su puntaje fue de 928 y que "los hijos de los trabajadores de la UAG mostraron un mínimo de 834", por lo que decidieron realizar actividades que manifiestan su inconformidad contra el sistema de selección de los aspirantes.

La Unidad de Hospitalización a Domicilio se consolida con casi 2.000 en 2012

La Unidad de Hospitalización a Domicilio del Departamento de Salud Alicante-Hospital General, continúa siendo un referente, junto a Castellón, de la asistencia domiciliaria de la Comunitat Valenciana. Prueba de ello son las cifras que arrojan el primer semestre del año 2012, un total de 1.945 altas, 169 más que el mismo periodo del año anterior.
Respecto al número de pacientes a los que presta asistencia domiciliaria esta unidad, los primeros meses de 2012 han supuesto un incremento de 45 personas, lo que se traduce en 1.062 pacientes nuevos. Estas cifras se traducen en 16.647 estancias y 19.905 consultas telefónicas.
Durante estos primeros meses del año, 328 pacientes fueron procedentes de Urgencias y 211 del Servicio de Oncología, mientras que 390 fueron derivados de Atención Primaria. Estos servicios son los que más pacientes derivan a la UHD aunque esta unidad trabaja con pacientes procedentes de todas las especialidades.
La UHD de Alicante ya cuenta con 22 años de historia desde su puesta en marcha. Una trayectoria con un gran esfuerzo y dedicación al paciente y que ha ido mejorando a través de los años.
Esta unidad que traslada el hospital al domicilio de los pacientes está compuesto por un amplio equipo humano. Así, un total de seis médicos, un coordinador médico, dos enfermeros de enlace, doce enfermeros, un supervisor, una auxiliar de clínica, un trabajador social y un persona de administración a tiempo completo más otra administrativa a tiempo parcial, hacen posible la difícil tarea de trasladar los cuidados individualizados a cada uno de los pacientes en su hogar.
"Comenzamos la mañana con una reunión donde organizamos el trabajo, una vez terminamos con la sesión clínica nos distribuimos las tareas según las zonas de Alicante y comenzamos la labor asistencial. No es hasta final de la jornada cuando volvemos al hospital para realizar el trabajo administrativo y de pedir pruebas diagnósticas", explica David San Inocencio, coordinador de la UHD.
Una colaboración estrecha con la enfermería de gestión hospitalaria y la de gestión comunitaria
La Unidad de Hospitalización a Domicilio colabora con los dos nuevos perfiles de enfermería que se crearon hace unos años con el fin de agilizar el flujo de pacientes. Se trata de las enfermeras de gestión comunitaria y las de gestión hospitalaria, así como de la colaboración estrecha con Atención Primaria.
Esta metodología de trabajo es la que se deriva del Modelo Integrado de Atención Domiciliaria, una alternativa al ingreso hospitalario con un circuito multidisciplinar para que el usuario no pierda el seguimiento de los cuidados en caso de recibir el alta en la unidad.
Las enfermeras de gestión hospitalaria se encargan de identificar a los pacientes llamados complejos, es decir, aquellos que requerirán de cuidados domiciliarios en las Unidades de Hospital a Domicilio o un seguimiento en los programas de Atención Domiciliaria en Atención Primaria.
Además, estas enfermeras de gestión hospitalaria, captan tanto a los pacientes como a sus cuidadores principales, planificando el alta del paciente ya en el hospital antes de que esta se produzca. En ese período que suele durar alrededor de 10 días antes de que se produzca el alta hospitalaria, la enfermera de gestión hospitalaria contacta con la enfermera de "gestión comunitaria" para el seguimiento del paciente y valorará también a su cuidador con el objetivo de que se produzca una continuidad asistencial.
Aunque no son personal perteneciente a las unidades de Hospital a Domicilio físicamente están cerca de estas unidades y realizan un seguimiento telefónico y son capaces de gestionar o decidir ingresar a un paciente en estas unidades de HAD si fuera necesario.
Por su parte, la enfermera de gestión comunitaria realizará la continuidad asistencial en el ámbito de la Atención Primaria, si se trata de un paciente complejo (con úlceras, pluripatológico, plurimedicado, con oxigenoterapia, en silla de ruedas, por su contexto socioeconómico sin recursos, etc). Estos pacientes pueden recibir asistencia por parte de las enfermeras de gestión desde días hasta meses, hasta que se organiza y planifica todo lo que es necesario para su atención.

"Si se desmantela la sanidad pública de calidad se abre una nueva vía de negocio"

El responsable de Satse defiende que los sindicatos y los partidos no funcionen con subvenciones, sino con las cuotas de sus afiliados y si no les alcanza, "cierren" · Rechaza la exclusión de los 'sin papeles' de la asistencia
zoom


Eugenio Pérez dirige el Sindicato de Enfermería desde hace nueve años.

zoom


El secretario provincial de Satse, en la sede sindical de la calle Regente.

zoom

-¿Va a ser un otoño caliente en la sanidad?

-Sí, por supuesto. La entrada del verano ha sido muy caliente con el decreto de la Junta y el decreto ley del Estado, que han recortado derechos históricos. Se han recortado descanso, se ha incrementado la jornada, se han rebajado sueldos, se ha quitado la paga extra. A ver cómo echan la Navidad los funcionarios, que no ganan como los altos cargos. La horquilla salarial de muchos funcionarios oscila entre los 1.000 y los 1.500 euros. A ver este año los Reyes quién los pone. El sueldo de las enfermeras es en algunos casos el único que entra en muchas familias malagueñas.

-¿Cuánto ha perdido en los últimos años un enfermero de media?

-Un 25% del salario, cuando nunca han sido excesivamente altos. Con la burbuja inmobiliaria había gente en la obra que ganaba 3.000 euros al mes, la enfermera ganaba 1.500. Hemos estado a las duras. Y ahora que siguen igual de duras, encima se nos recorta, se nos aprieta y se nos machaca. Se incrementa la jornada, no se sustituyen a los que están de baja o vacaciones, se cierran plantas con lo que las están abiertas están más saturadas y hay más cargas de trabajo. El ambiente es de desesperanza. Trabajar en contacto con el sufrimiento de los demás e incluso con la muerte requiere de un alto nivel de vocación y de predisposición de servicio al prójimo. Somos vocacionales, pero no somos samaritanos. Estamos contentos de hacer lo que nos gusta, pero se nos tiene que retribuir dignamente.

-¿Con quién estáis más molestos, con la Junta o el Gobierno?

-Con la Junta, que es la que nos paga. Ha utilizado la excusa de los recortes del Estado para recortarnos más a nosotros cuando la Junta no está obligada a recortar el sueldo a los sanitarios, podría haber aplicado otras medidas. El Estado está obligando a las comunidades a no pasarse del techo de gastos, pero es la comunidad la que decide dónde recortar. Había otros sitios donde recortar antes que en las retribuciones de los trabajadores.

-¿Qué hubiese recortado?

-En subvenciones a sindicatos y a partidos políticos; las tendrían que haber quitado. Deben funcionar con las cuotas de sus afiliados y si no, cerrar. En gastos de protocolo, de representación, en coches oficiales, en publicidad institucional, en empresas paralelas... Se han creado en Andalucía un montón de empresas que no son de funcionarios, sino de gente que ha entrado a dedo. En asesores, en altos cargos. En todo eso habría que recortar antes que en el sueldo de los trabajadores. Si después de todo eso hay que recortar en el sueldo de los trabajadores, también. Pero a los que más tienen, no a los que menos cobran.

-¿Ve la luz al final del túnel?

-Hay que verla porque antes o después tendremos que salir de esta crisis. Lo que no sabemos es cómo saldremos. Hay que tener esperanzas, pero el panorama es oscuro, casi negro. Por ejemplo, si ahora por los recortes hay funcionarios que no se van de vacaciones, el hotel tiene que cerrar y la limpiadora del hotel también va a la calle... es un círculo. Al final, una medida de ahorro se transforma en una medida de más paro y más pobreza. Entendemos que de donde hay 10 no se deben gastar 12. Eso es lo que han hecho nuestros políticos durante los últimos años. Se ha vivido en una falsa opulencia y había que hacer la obra más faraónica. Cualquier familia que funcione bien es porque si le entran 10, gasta 9. La previsión de cualquier enfermera es que tenía 10 para gastar, iba a gastar 9; pero el problema es que ahora tiene 8.

-¿La sanidad pública, universal y gratuita se ha acabado?

-Aún no, pero si no ponemos solucione puede que se acabe. Nos podremos encontrar con una sanidad de primera y otra de segunda. Los de rentas más se están sacando seguros privados. Las grandes empresas están invirtiendo en hospitales privados porque ven negocio. Si la gente se saca seguros privados es porque la calidad de la sanidad pública está disminuyendo a pasos agigantados. Se está produciendo un desmantelamiento de la sanidad pública. Lo que no sabemos si es en connivencia con los políticos. Pasada la burbuja inmobiliaria, a lo mejor ahora toca la burbuja sanitaria y lo que se pretende por parte de los políticos es que estas empresas que han dejado de ganar dinero con la especulación inmobiliaria lo hagan con los hospitales privados. Si se desmantela la sanidad pública, si se quita calidad, se abre una nueva vía de negocio. Málaga es la provincia de todo el Estado en la que en los últimos años más ha crecido la cama hospitalaria privada y es porque hay negocio. Habrá una sanidad de primera para los que tienen y de segunda, que será la pública, para los que no tienen, que será la mayoría.

-¿Qué le parece la exclusión de los sin papeles de la sanidad?

-Otro gran error, achacable al Gobierno central. Entre los errores del Gobierno del PP y los de la Junta, de PSOE e IU, el pato lo pagamos todos. Tenemos mala suerte porque en una situación de gran crisis, no tenemos a los mejores políticos. Tenemos a políticos de segunda, que están dando soluciones de segunda. Quitar la sanidad a los inmigrantes sin papeles es un gran error porque al final se saturarán las urgencias. Si no se les cura, son posibles focos de proliferación de enfermedades. Si alguien con tuberculosis no se cura, esa tuberculosis se disemina y al final es más el coste que el ahorro. Es más barato invertir en prevención que en curación. ¿Que hay que controlar la inmigración? Por supuesto, hay una situación de crisis. No podemos tener un país de puertas abiertas. El efecto llamada ya ha desaparecido porque no hay trabajo ni para los españoles. A la inmigración hay que controlarla y habrá que limitar el acceso de extranjeros a España. Pero todos los que están dentro, mientras estén dentro tienen que ser tratados exactamente igual que los españoles, por lo menos a nivel sanitario y educativo.

-¿Y qué le parece que no se permita abortar por malformaciones del feto?

-Lo veo muy mal. Tenemos una ley que cumple las necesidades de las mujeres españolas y cambiarla en ese sentido es un atraso. Las personas con minusvalías tienen todos los derechos, requieren del mayor apoyo de la sociedad. Pero estamos hablando del derecho de la madre. Es un no nacido con graves malformaciones, incluso con posibilidades de fallecimiento. La madre tendrá que afrontar esa gran carga y es justo que sea la madre la que decida. Que el PP aproveche su mayoría absoluta para modificar leyes de consenso es un gran error; un error del que están en contra incluso gran parte de los votantes del Partido Popular.

-¿Los enfermeros están emigrando con la crisis?

-Sí, pero desde hace años. No es de ahora. La profesión sufre el paro desde hace unos 20 años y más agudizado en las últimas promociones. Hay enfermeros de 35 años que no tienen empleo estable. Por eso, llevan años yéndose a Italia, Francia, Portugal, Irlanda, Gran Bretaña. Y en los últimos tiempos a Alemania y Noruega. Esta crisis es más de lo mismo. La enfermería española está muy valorada en el resto de la Unión Europea y los reciben con los brazos abiertos. Y paradójicamente en Málaga hay un déficit de enfermeros, pero no hay dinero para pagarlos. Y menos ahora con la crisis. Calculamos que en la provincia hacen falta unas 1.000 enfermeras para ajustarnos a la ratio de la UE. En el sistema sanitario público andaluz debería haber 1.000 enfermeras más. Si estas 1.000 enfermeras estuvieran trabajando, no habría paro.

-Ahora se van. ¿Pueden faltar enfermeros más adelante?

-La edad media de las enfermeras es cada vez más alta. En 10 o 15 años habrá muchas jubilaciones y faltarán enfermeras. Puede ocurrir que ahora invirtamos en la formación de universitarios que estamos exportando y dentro de 15 o 20 años tenemos que importar enfermeras de países con un nivel formativo más bajo para que cuiden a nuestros mayores o a nosotros. Sería un sinsentido.

-Se han eliminado 10 cargos intermedios de enfermería en el Clínico para ahorrar. ¿Cómo lo ve?

-Es un error porque se perjudica la calidad de la asistencia. La enfermería no es solo la enfermera que está a pie de cama. Hay otros que su función es coordinar al resto del equipo y quitar de golpe a 10 cargos de enfermería entendemos que es un error. ¿Que hay que recortar? Por supuesto, pero 10 de golpe y de enfermería... Esperemos que del resto de las categorías se hagan los mismos recortes.

-El hospital del Guadalhorce está acabado y no se abre. ¿Qué opina?

-Es una pena que no se haya inaugurado cumpliendo los plazos y desgraciadamente la situación actual de crisis económica hace la previsión de apertura no sea real, cuando es fundamental para toda la comarca.

-¿Y el megahospital?

-Fue una respuesta de la Consejería de Salud a las protestas que se iniciaron en Málaga por parte de sindicatos y de diversas organizaciones sociales ante la falta de camas y antes de que los malagueños se echasen a la calle la respuesta fácil fue vender algo que al final se ha demostrado que era solo humo.

-¿Alguna vez con tantos recortes y conflictos ha sentido ganas de tirar la toalla?

-Sí, por supuesto. Todos los trabajos son difíciles. El mío no más que otros, pero en esta situación a veces es ingrato ser sindicalista. A todos se nos mete en el mismo saco y no todos somos iguales. No obstante, estoy orgulloso de representar a esta organización, de representar a mis compañeros y a todo el colectivo. No sería justo en un momento tan crítico como el que estamos pasando abandonar el barco.

-Más de una protesta en las últimas semanas se ha salido del recorrido autorizado. La Policía lo ha identificado. ¿Le han llegado multas?

-No. La Subdelegación del Gobierno creo que entiende que la situación es desesperada para muchos y está siendo considerada y hasta el momento no ha llegado ninguna sanción firme. De tráfico sí tengo alguna, por correr con el coche para no llegar tarde a alguna reunión en Sevilla.

-¿Su mayor satisfacción profesional?

-Mis tiempos de la UCI del Carlos Haya y el Clínico. Tengo grandes recuerdos de todos los compañeros y del agradecimiento de familiares de pacientes.

-¿Y la mayor frustración?

-El paro. Entiendo a la gente que está en paro porque es desesperante [Cuenta que le pilló la crisis de 1992 con la carrera recién acabada y que trabajaba tres o cuatro meses al año]. No entendía cómo después de haberme preparado para hacer lo que yo quería no encontrara trabajo. Entiendo lo mal que se pasa en el paro. Afortunadamente yo en aquella época no tenía cargas familiares.

-El juicio de Malaya ha acabado. ¿Qué espera de la sentencia?

-Que sea ejemplar. El Código Penal debería cambiar y a cualquier trabajador de lo público que metiera la mano habría que sancionarle de forma dura porque no es justo que los que están llamados para gestionar lo público se aprovechen de ello, se lucren y no sean condenados.

-El Metro también está sufriendo los efectos de la crisis. ¿Superará los obstáculos?

-Seguro que sí. Es cuestión que el Ayuntamiento de Málaga y la Junta de Andalucía hagan el mayor de los esfuerzos porque es una infraestructura muy necesaria para Málaga que facilitará la comunicación, disminuirá el número de vehículos y al final será un gran avance para todos los malagueños.

-¿Es futbolero?

-No soy futbolero, pero soy del Málaga.

-¿Y eso cómo se explica?

-Porque soy de las cosas que son importantes para mi ciudad. Y más el Málaga, que mejora la imagen de Málaga, potencia el turismo, la llegada de visitantes y es uno de los motores de la economía malagueña. Ojalá el jeque haga todo lo posible para continuar en el Málaga si puede seguir afrontando los pagos y si no, que haga todo lo posible para que el nuevo comprador del Málaga lo mantenga en la honrosa situación en la que se encuentra, que vamos a jugar Champions.

-¿Qué le falta a Málaga?

-Que los malagueños nos demos cuenta de una vez que vivimos en una de las mejores ciudades del mundo, que el que viene de fuera no se va y que depende de todos cuidar a nuestra ciudad y cuidar a nuestras instituciones.

Rafaela Cuadrado: «Donde haya un enfermo allí estaré»

A punto de entrar en la recta final de la jubilación, aún encara su oficio con inusitado entusiasmo. Un mérito más que sumar a la larga lista que le ha hecho acreedora del reconocimiento unánime

Día 05/08/2012 - 11.23h
Rafaela Cuadrado: «Donde haya un enfermo allí estaré»
ROLDÁN SERRANO

Click here to find out more!
Click here to find out more!
Click here to find out more! Lo primero que esta enfermera con unos cuantos trienios suelta por la boca es su pasión indisimulada por los enfermos. Podríamos decir sin pecar de exageración que vino al mundo para plantarse una cofia en la cabeza y ayudar a los desvalidos. Lo cierto es que desde que alcanzó la mayoría de edad no ha hecho otra cosa. Es entonces cuando nos asalta una pregunta inevitable: ¿Qué placer encuentra usted en ello? Y Rafaela Cuadrado, decana de las enfermeras de Medicina Preventiva de España, contesta: «Es una vocación que he tenido siempre. Para mí es importantísimo tratar con los enfermos. No sólo atenderlos bien, sino tener siempre una palabra de cariño y escucharlos». Ahí está el sencillo «vademecum» de esta profesional de la sanidad que acaba de recibir el reconocimiento unánime de su especialidad.

-¿Qué hay que tener para ser una buena enfermera?

-Vocación, vocación y vocación. Que te gusten los enfermos, ser humana y una adecuada cualificación. Ya está.

Rafaela Cuadrado: «Donde haya un enfermo allí estaré»

Así de simple. La misma simpleza con la que Rafaela Cuadrado (Montoro, 1948) decidió abandonar su pueblo con 17 años para estudiar Enfermería en Jaén. ¿Por qué precisamente Enfermería? «No lo sé. Tal vez lo heredé de mi madre, que hizo un curso de joven pero los avatares de la guerra le impidieron ponerla en práctica». El caso es que concluyó la diplomatura en 1971 y de inmediato se incorporó en el hospital de entonces, el Teniente Coronel Noreña, que luego durante larguísimas décadas se convirtió en un edificio fantasma en medio de la nada. Su estreno en el hospital Noreña, no obstante, no fue lo que dijéramos un día para recordar. «Fue horrible», declara sin paños calientes. «Salíamos bien preparadas de la Escuela de Enfermería de Jaén pero teníamos un problema: no estábamos familiarizadas con la documentación clínica. Afortunadamente teníamos a gente mayor que nos enseñó mucho y en seguida nos pusimos al día».

-¿Qué le impactó?

-Sentirme ya titulada. Que podía decidir y tomar determinaciones sin depender de otras personas. Era todavía muy joven: apenas tenía 21 años de edad.

El Noreña era un hospital de otro tiempo. Condicionado por precarios medios materiales y una medicina en pañales comparada con los avances tecnológicos de las últimas décadas. Las habitaciones eran de cuatro y seis camas, las agujas y las jeringas se hervían para ser reutilizadas y las gasas venían en pequeñas bombonas herméticas cuya esterilización era de dudosa fiabilidad. «Un día ingresó una chica de la Cerca del Lagartijo que acababa de tener un grave accidente de tráfico», rememora Cuadrado. «Creían que estaba muerta. Entonces no había UCI y teníamos que estar vigilando a los pacientes con medios muy artesanales: hacer electros, auscultar y la llamada prueba de la cerilla, que le acercábamos a la nariz para saber si respiraba o no. Le curé la cara, le quité los cristales de la piel y la lavé».

A los seis días, avisaron a Rafaela Cuadrado y le dijeron que la joven la estaba llamando. «¿Cómo que me está llamando?», preguntó extrañada de que una enferma en aparente estado crítico pudiera reconocerla. Entró en la habitación y la chica le dijo: «Señorita Rafi, ¿no me va a saludar?». «La chica me estaba viendo mientras yo le curaba y vio cómo lloraba mientras lo hacía».

-¿Usted lloraba?

-Yo lloraba de pena de cómo veía a aquella mujer tan joven.

-¿Puede uno implicarse emocionalmente?

-Muchísimo. Yo me voy con los problemas a mi casa.

-¿Y eso es conveniente?

-No sé hasta qué punto. Pero cuando se es profesional lo eres desde que te levantas hasta que te acuestas. Yo tengo esa forma de ser. Quizás no sea bueno y tendría que aprender a desconectar.

-¿Hay que protegerse contra el dolor?

-No lo sé. Yo no podría hacerlo: no sería yo.

36 años en la brecha

Años después, cuando estaba embarazada y había solicitado que la retiraran temporalmente de planta, el jefe de Medicina Preventiva le dijo: «Voy a empezar los exámenes de salud. ¿Te quieres venir conmigo?». Esa noche no durmió pensando que se iba a desvincular de los enfermos. «Pero luego he visto», subraya Cuadrado, «que desde la Medicina Preventiva también puedo estar atendiéndolos de forma indirecta y haciéndoles mucho bien». Desde ese día han pasado ya 36 años, los mismos que lleva trabajando con el doctor Fernández-Creuhet.

-Acaba de ser premiada por la Sociedad Andaluza de Medicina Preventiva. ¿Cuáles son sus merecimientos?

-Según me dijeron, soy la enfermera más antigua de Medicina Preventiva, un referente a nivel de toda España.

-¿Qué se aprende de los enfermos?

-(Silencio) Nos dan muchísimas lecciones sin que nos demos cuenta. Te enseñan a ser persona. Lo importante es hablar con ellos y escucharlos.

-¿Sabemos escuchar?

-Una enfermera que se precie debe saber escuchar. Yo he visto muchas.

-¿Quién cuida al cuidador?

-Eso es un problema. Quién cuida al que cuida. Ahora se están haciendo muchas terapias de grupo porque nos hemos dado cuenta de que los cuidadores están hechos polvo.

-Dígame las virtudes del buen supervisor.

-Tiene que saber llevar un buen equipo, tener humanidad, empatía y conocimientos específicos. Yo tengo uno muy pequeño, que es como mi familia. Y hay que saber comunicarse con los supervisores de otras unidades, a los que debemos asesorar, a veces, de cuestiones comprometidas.

-¿La salud empieza por la medicina preventiva?

-Pienso que sí. No solamente aquí en el hospital, sino en cualquier otro lado. La obesidad, por ejemplo, es un riesgo para la salud.

-¿Y estamos preparados para prevenir?

-Por regla general, aquí en el hospital ponemos remedio a las cosas antes de que sucedan. Precisamente por esa comunicación que tenemos entre supervisores y médicos, muchos problemas se atajan antes de que aparezcan.

-Póngale nota al Reina Sofía.

-Yo le pondría un nueve y medio por no ponerle un diez.

-¿Por dónde peligra el sistema de sanidad?

-A mí no me toque ese tema porque me pongo mal y no voy a llevar la entrevista adelante. Yo como dijo Umbral: «He venido a hablar de mi libro» (risas).

-¿Pero peligra?

-No lo sé. Hemos pasado otras crisis y creo que esta también se solucionará.

-¿Estamos ante un resfriado o una neumonía?

-Esto es una neumonía, pero hemos pasado otras crisis. Yo he conocido tres muy gordas y hemos salido. También saldremos de ésta. ¿Cómo? No lo sé. Con mis años, lo único que me preocupan son mis hijos y toda la gente joven que está trabajando aquí.

-¿Sanidad pública o privada?

-Pública siempre. A mis amigos siempre les aconsejo la sanidad pública. Los recursos que hay aquí no los hay en la privada.

-¿Qué dice nuestro sistema de salud de la sociedad en que vivimos?

-Mire: desde la integración del hospital de la Diputación y la Seguridad Social, aquí se trata lo mismo a alguien con mucho dinero que a un indigente.

-Póngale un pero.

-Quizás las habitaciones dobles por aquello de la intimidad. Pero en alimentos, higiene, atenciones y necesidades está muy bien.

-¿El copago es inevitable?

-Si se pagara algo, quizás no estarían tan colapsadas las urgencias y otros servicios. Los ancianos van mucho al médico y tienen cantidad de medicamentos almacenados. Pero me da mucha pena porque muchos tienen una paga muy pequeña.

-¿Tenemos la mejor sanidad posible?

-Creo que sí. Yo estoy muy orgullosa de mi hospital. Ahí están los resultados y los buenos profesionales.

-Hay quien dice que tenemos la mejor sanidad del mundo. ¿Exageran?

-A la vista de lo que hay en América o Inglaterra creo que no. En Inglaterra, he visto lo que es ponerse uno enfermo y la cantidad de problemas que se tienen hasta que te ve un médico. Es horroroso. Otros sitios no he conocido. Pero leo la prensa y, de hecho, los americanos van a copiar nuestro modelo, ¿no?

Para la entrevista, habíamos seguimos el protocolo acordado. La jefa de la Unidad de Comunicación del Reina Sofía, Rafaela Belmonte, nos espera en la puerta principal del Edificio de Gobierno y nos acompaña amablemente hasta la entrada del servicio de Medicina Preventiva. En apenas unos minutos, Rafaela Cuadrado sale a recibirnos. Lo primero son las fotos de rigor: en el laboratorio, en los pasillos, en la sala de espera con los pacientes al fondo. Rafaela Cuadrado se presta sin rechistar a las indicaciones del fotógrafo. Acto seguido entramos en su despacho. Cuadrado le ruega a la jefa de Comunicación que se quede en la entrevista. Para sentirse más segura.

-En febrero próximo se jubila. ¿Qué echará de menos?

-Al hospital y a mis compañeros.

-¿Y los enfermos?

-Yo no voy a romper el vínculo con ellos. Donde haya un enfermo allí estaré echando una mano.

Un pequeño trozo de historia

Enfermeros denuncian el pago de 900.000 euros a directores

El Sindicato de Enfermería, Satse, ha denunciado que la Consejería de Salud ha repartido entre los directores de unidades de Gestión Clínica de los centros sanitarios de Almería pertenecientes al Servicio Andaluz de Salud (SAS), alrededor de 900.000 de euros en concepto de incentivos y por tanto al margen de sus sueldos habituales.

El Sindicato de Enfermería, Satse, ha denunciado que la Consejería de Salud ha repartido entre los directores de unidades de Gestión Clínica de los centros sanitarios de Almería pertenecientes al Servicio Andaluz de Salud (SAS), alrededor de 900.000 de euros en concepto de incentivos y por tanto al margen de sus sueldos habituales. El sindicato ha destacado el Complejo Hospitalario Torrecárdenas con 300.000 euros; el Hospital La Inmaculada con 186.000 euros; el Distrito Almería con 180.000 euros; el Distrito Poniente con 150.000 euros y el Distrito Levante Alto Almanzora con 89.000 euros. Desde Satse han recordado que los 900.000 euros que han sido repartidos como incentivos entre los directores, no proceden de ningún presupuesto especial, ni adicional, sino de generar beneficio económico en la gestión de cada unidad clínica, y que a día de hoy están utilizando dos formulas para generar dicho beneficio. Una, no sustituyendo ni contratando lo necesario, y la otra es recortando en servicios y recursos materiales que han de estar al servicio del paciente. Todo esto ocurre, según Satse, "mientras miles de personas no llegan a final de mes, la tasa de paro sigue creciendo, se cierran camas, no se contrata al personal de enfermería necesario poniendo en riesgo la seguridad del paciente, se bajan los sueldos a los trabajadores en su nomina habitual y se elimina la paga extra de diciembre, se está cuestionando la sostenibilidad del sistema sanitario y un largo etcétera".
zoom


El Hospital Torrecáredenas de la capital almeriense.


Enfermeros: sin avances tras cinco meses; analizan historias clínicas


Investigación. Los informes de los peritos forenses serán claves en el caso

Los peritos forenses comenzaron a analizar las más de 200 historias clínicas que serán evaluadas por el caso de los enfermeros homicidas. A pesar de que transcurrieron cinco meses desde los procesamientos, el caso no ha tenido avances.

El 18 de marzo Uruguay fue noticia en todo el mundo: un día antes habían sido enviados a prisión dos enfermeros que reconocieron haber asesinado a 15 pacientes mediante la aplicación de inyecciones de aire y medicación no indicada por los médicos tratantes.

Los enfermeros Marcelo Pereira (que trabajaba en el Hospital Maciel y en la Asociación Española) y Ariel Acevedo (que trabajaba solamente en la mutualista) justificaron su accionar en que no querían que los pacientes ni sus familiares siguieran sufriendo.

Desde marzo, el expediente que ahora está a cargo de la jueza Dolores Sánchez (inicialmente intervino Rolando Vomero, que luego ascendió al cargo de ministro de Tribunal de Apelaciones) no ha tenido mayores avances salvo las declaraciones de algunos testigos, como el exdirector del Hospital Maciel, Raúl Gabús, y del titular de la Unidad de Cuidados Coronarios (UCC) de ese centro asistencial, José Pedro Patritti, a quien el Ministerio de Salud Pública (MSP) le abrió un sumario administrativo.


"Los enfermeros no han vuelto a declarar ni tampoco se pidió prueba", comentó a El País el abogado Humberto Teske, defensor de Pereira. El profesional indicó que el trámite de la causa está dentro de la "normalidad" por tratarse de un caso muy complejo.

Por otro lado, fuentes de la Dirección General de Crimen Organizado e Interpol, unidad que tuvo a su cargo la investigación policial del caso desde fines de 2011, dijeron a El País que de su parte la indagatoria se encuentra en stand by a la espera de nuevas directivas de la jueza Sánchez.

El fiscal Diego Pérez pidió en su momento que el MSP aportara a la investigación todos los antecedentes administrativos que tuviera en su poder.

La investigación administrativa realizada por el MSP sobre los homicidios registrados en la UCC del Hospital Maciel concluyó que hace más de un año se había advertido de la situación a "toda la escala jerárquica" del centro asistencial.

Por otra parte, la secretaría de Estado denunció en abril los casos de otros seis pacientes de la Asociación Española que murieron en circunstancias consideradas dudosas.

HISTORIAS. Una de las claves de la investigación está en lo que concluyan los peritos del Instituto Técnico Forense (ITF) que analizarán cerca de 200 historias clínicas de pacientes fallecidos en las unidades del Hospital Maciel y la Asociación Española en las que trabajaban Pereira y Acevedo.

El forense Domingo Mederos -que actuará junto a sus colegas Domingo Perona y Hugo Rodríguez- dijo a El País que el equipo "recién está empezando a leer las más de 200 historias clínicas".

El médico del ITF indicó que se trata de una tarea compleja por la cantidad de documentación que se debe evaluar y porque "hay que mirar hasta el más mínimo detalle". Por ese motivo, Mederos explicó que no tienen un plazo previsto para desarrollar la tarea.

Al declarar en el juzgado, Patritti, que dirigió la UCC del Hospital Maciel hasta que las autoridades cerraron esa dependencia debido al caso de los enfermeros homicidas, dijo que una vez que se detectó el aumento en la mortalidad y se decidió analizar las causas, hubo "historias clínicas que se perdieron y nunca aparecieron".

Los informes que elaboren los forenses serán la pieza clave que permitirá determinar si Pereira y Acevedo terminaron con la vida de otros pacientes además de los 15 que reconocieron. Los enfermeros, cuando declararon en el Juzgado, dijeron que no recordaban cuántas personas mataron.

Por otro lado, las historias clínicas permitirán evaluar la posible responsabilidad de los médicos de guardia, ya que de los documentos surgirá el detalle de su actuación.

Convocan al MSP

El senador colorado Alfredo Solari planteará el martes en la Comisión de Salud de la Cámara Alta la citación de las autoridades del MSP para que informen los avances en el marco del plan de seguridad del paciente, impulsado por la secretaría de Estado tras el caso de los enfermeros.

El País Digital

Enfermeras del Ejército y de la Policía anuncian paro nacional

Las profesionales de la salud indicaron que realizarán una paralización este miércoles 8 de agosto en demanda de mejoras salariales y laborales.


El Sindicato de Enfermeras del Ejército del Perú (Sineep) y el Sindicato de Enfermeras Civiles de la Policía Nacional (Sinecpol) anunciaron que acatarán un paro nacional este miércoles 8 de agosto.

La medida de fuerza de las profesionales de la salud busca que se mejoren las condiciones laborales y salariales, además de que no se sancione al personal que hace notar las carencias en los hospitales.

En esa línea, el Sineep acusó a los mandos militares y policiales de usurpación de funciones y de maltratos contra el personal en algunos hospitales. Además, denunciaron que los miembros de los sindicatos son hostilizados.

"Somos 724 enfermeras del Ejército a nivel nacional que acataremos el paro nacional para exigir el cumplimiento de nuestra plataforma de lucha. En caso que no se solucionen nuestros pedidos, *nos veremos obligadas a convocar a una huelga nacional indefinida*", expresó Melissa Ygnacio Castañeda, secretaria general del gremio.

Por su parte, el Sinecpol, que agrupa a 290 profesionales, exige incentivos económicos de alimentación y asistencia nutricional, así como la nivelación automática según el tiempo de servicios de los enfermeros civiles.

RE:

Federal Bureau of Investigation (FBI) J. Edgar Hoover Building Building in Washington, D.C., United States of America Attention "BENE...