15 nov. 2012

Denuncian cierre de la sala de Enfermedades Infectocontagiosas del Santa Rosa


Publicado el 15 nov 2012. Archivado bajo Provinciales.

Enfermeros de la sala de Enfermedades Infectocontagiosas del hospital Santa Rosa, de Villaguay, denunciaron a AIM el cierre del ala, ya que "querrían poner en ese lugar a los residentes de la Fundación Favaloro para que realicen sus prácticas". La problemática es a dónde irán a parar los pacientes. Para pedir una solución al conflicto, los trabajadores enviaron nota al municipio y al ministerio de Salud provincial.

Hospital Santa Rosa, en Villaguay.

Enfermeros de la sala de Enfermedades Infectocontagiosas del hospital Santa Rosa, de Villaguay, se reunieron en asamblea para discutir la problemática que enfrenta el ala. Según denunciaron a AIM, la decisión se debería a que "quieren poner en ese lugar a los residentes de la Fundación Favaloro para que realicen sus prácticas".

La noticia llegó "de un día a otro", cuando "nos comunicaron que iban a cerrar la sala de arriba".  Los enfermeros de ese lugar "trabajan seis horas y realizan tareas muy diferentes al resto del hospital, es como si fuera un mundo aparte".

En ese sentido, "no podes mandar a los agentes de Enfermedades Infectocontagiosas  a trabajar a otras salas". Por eso, "mandamos nota al municipio local y al ministerio de Salud provincial", añadieron los enfermeros a AIM.

Otro problema que "tuvimos que afrontar es que se hizo cargo el nuevo director pero no le llegaba el nombramiento y tuvo que abandonar".

Los pacientes de la sala
Según estadísticas, "en 2011, ingresaron de cinco a siete pacientes con tuberculosis y este año se registraron de cuatro a cinco casos".

"Nuestra preocupación es qué sucederá con los enfermos; algunos no se pueden dar el alta, porque el tratamiento es largo"; sin embargo, "según dicen, van a mandar a un abuelo a geriatría y a otro a clínica de hombres".

Lo que los empleados sugieren es que "al ser un ala grande, se trabaje en el fondo y que adelante realicen sus tareas los residentes". Por eso, "pedimos que se reduzca el espacio pero no nos saquen".

Multa de 840 euros por hacerse pasar por enfermera para trabajar

Ejerció como ATS durante seis meses en una residencia de ancianos de Manzaneda

15 votos

Ejerció durante seis meses como enfermera en una residencia de ancianos de Manzaneda, sin tener la titulación y por ello Gemma Pérez Blanco, de treinta años, tuvo que comparecer ayer ante el Juzgado de lo Penal número dos de Ourense. La fiscal solicitaba en su escrito de acusación una multa de doce meses por un delito de intrusismo, pero finalmente hubo conformidad, no se celebró el juicio y la acusada aceptó una pena de siete meses, a razón de cuatro euros por día.

La acusada tenía el título de técnico de laboratorio y había cursado estudios de enfermería, con 19 asignaturas aprobadas, pero le faltaba superar seis materias para obtener la titulación.

En enero del 2008 fue contratada como ATS para trabajar en la residencia de la tercera edad Gabino García Fernández, en Manzaneda, de titularidad pública. Su contrato se prolongó hasta julio del mismo año y durante este tiempo realizó labores de enfermera, tales como «administrar fármacos a los ancianos, curándoles heridas de distintas clases, curándoles úlceras, poniendo insulina a los ancianos, cambiándoles vendajes, realizándoles pruebas de glucemia, dando instrucciones a los auxiliares sobre las curas y la administración de medicación a los ancianos, quitando grapas de las heridas o realizando pedidos de material sanitario, incluidos fármacos, al Sergas», según consta en el relato de acusación del Ministerio Fiscal.

Sin perjudicados

Sin embargo, la Fiscalía aceptó una reducción de la pena solicitada al considerar que no hubo perjudicados ni denuncia alguna por su praxis. La acusada señaló, a la salida del juzgado: «Los que me contrataron sabían mis condiciones» y relacionó la imputación de intrusismo, por la que fue detenida en febrero del 2009, con unas cartas amenazadoras contra el exalcalde en funciones de Manzaneda, Herminio Cereijo, recibidas en septiembre del año anterior.

La Fiscalía sostenía, no obstante, que para ser contratada como ATS se hizo pasar «ante la Consellería de Traballo e Benestar como persona cualificada como enfermera, al igual que ante el director de la residencia de la tercera edad donde trabajó y ante el Concello que la contrató».

Aventurando el posible origen de la acusación de intrusismo, Gemma Pérez explicó que, a raíz de la investigación de las amenazas al exalcalde por parte de la Guardia Civil, saltó también el caso de su trabajo como enfermera en la residencia de ancianos. La acusada aseguró que en el interrogatorio tras su detención le preguntaron durante tres horas por las cartas sin hacer referencia alguna al intrusismo. Apuntó también que en el pueblo había aparecido un cartel con el mensaje «alcalde mentiroso, falta título» como posible referencia a su caso.

El abogado de la acusada, David Fernández, manifestó en su descargo que nadie quería el puesto ocupado por si clienta por la lejanía de Manzaneda y que no era un centro de personas mayores que precisasen cuidados especializados.

Día a día realizamos nuestras tareas con el mayor grado de conciencia

Sabemos lo que significa y nos sentimos parte del sistema de salud, a la que dedicamos todo nuestro esfuerzo. Día a día realizamos nuestra...