2 ene. 2015

Héroes de la Navidad: La vocación constante de los enfermeros


e



Globovision
 / Los Héroes de la Navidad son aquellos que tienen profesiones que les exigen trabajar constantemente sin importar fechas significativas o feriados. Este diciembre, Globovisión decidió hacer un reconocimiento a esos héroes que siempre acompañan a los enfermos y los atienden con dedicación: los enfermeros.

Las personas que trabajan tratando directamente con los paciente son profesionales con un gran vocación y gusto por lo que hacen. Ellos, muchas veces han tenido que dejar de lado otros compromisos para ayudar a aquellos que necesitan de sus conocimientos.

Franklin González es jefe de área de la emergencia de un instituto privado de salud de Caracas. Tiene 30 años ejerciendo enfermería y afirma que los médicos sin los enfermeros no pueden caminar.

Por otro lado, Lisbeth Barreto es enfermera en la emergencia pediátrica de la misma clínica, donde tiene 17 años trabajando. Esta carrera "de mucho sacrificio" es para ella una satisfacción y un orgullo al ver que su trabajo mejora la salud de sus pacientes

Cumplió 100 años una enfermera que trabajó más de 3 décadas

Cumplió 100 años una enfermera que trabajó más de 3 décadas en un hospital público de la Provincia
  
Elidia Perazzo junto a su familia.

Elidia Perazzo nació hace cien años en Santa Fe, un 17 de diciembre de 1914. La tercera parte de su vida trabajó en el Policlínico de La Plata, donde fue distinguida tiempo atrás por el doctor José María Mainetti como la mejor enfermera de ese hospital provincial. Y tuvo el honor, como peronista que siempre fue, de ser abanderada en el funeral del ex presidente Juan Domingo Perón

La semana pasada celebró su cumpleaños número 100 junto a su hija Miriam Angélica, sus dos nietos, siete bisnietos y dieciséis tataranietos, algunos de los integrantes de las cuatro generaciones de su familia. La acompañaron, además, amigos y familiares que viajaron especialmente para verla desde Rosario y San Juan. 

El ministro de Salud de Scioli, Alejandro Collia, también saludó y felicitó a Elidia en nombre de todo el gobierno de la Provincia. Dijo que "las enfermeras y enfermeros forman parte del recurso más valioso que tiene el sistema público de salud, que es el humano", y agregó que "buscamos formar muchas Elidias más a través del plan Eva Perón, con el que ya incluimos 5.000 nuevos profesionales de enfermería a nuestros hospitales". 

Elidia empezó a trabajar a los 18 años en el hospital, donde encontró su vocación como enferma. En la sala 11 de Cirugía General ayudó a miles de pacientes desde que ingresaban hasta su recuperación. En ese servicio tuvo como jefe a una de las eminencias de la medicina del país, José Maria Mainetti, quien la nombró como la mejor enfermera de su servicio. 

Y si bien la distinción le provoca orgullo, es su pasión por Gimnasia y el peronismo la que anima la charla de esta mujer tan centenaria como coqueta, que recuerda como si fuera hoy cuando participó como abanderada del sepelio de Juan Domingo Perón en el Congreso, en julio de 1974.  Allí, acompañó y asistió a algunas de las 135 mil personas que desfilaron ante el féretro. 

Elidia nació en la localidad de Pavón de Arriba, en el departamento Constitución de Santa Fe, que cuenta con 1.834 habitantes según el último censo de 2010. A los ocho años se mudó junto a su familia al barrio El Mondongo en La Plata, en donde se hizo hincha fanática de Gimnasia. 

A su buen humor y hábitos sencillos se les podría atribuir la cantidad y calidad de los años vividos: escucha música, canta, descansa y se alimenta sin excesos ni reparos. Para Elidia no hay secretos, tampoco recetas. Pero cada día se levanta con un poco más de ganas de ver al Lobo campeón.

El Colegio de Enfermería critica que los administrativos clasifiquen a las pacientes

El Materno informa de que esto sucede cuando no hay matronas disponibles y que este personal no las valora
El Colegio de Enfermería de Málaga ha criticado que el personal de administración del Hospital Materno Infantil haga las labores de triaje o clasificación de pacientes a consecuencia de la falta de personal de enfermería.

Según denuncia la institución, desde la semana pasada las mujeres que acuden a las urgencias del centro sanitario con problemas obstétricos o ginecológicos están siendo clasificadas según su dolencia por personal administrativo. «Esta medida va en contra de los principios de calidad asistencial y en detrimento de la salud del paciente», asegura el presidente, Juan Antonio Astorga, que explica que la supresión de la consulta para prestar este servicio en las urgencias afecta a la atención rápida, individualizada y profesionalizada de las mujeres. «Puede dar lugar a una inadecuada derivación o estimación de una persona que precise atención sanitaria y por tanto pueda tener efectos negativos en su salud», arguyó Astorga, que afima que este tipo de decisiones merman las garantías en la protección de la salud de los pacientes y van en contra de los propios postulados de la organización sanitaria en cuanto a competencias de sus profesionales. «Los manidos recortes están llevando a decisiones que como ésta confunden una tarea administrativa con una decisión que exige una cualificación propia de un profesional sanitario».

El área afectada no es otra que la primera «puerta» a la que llegan las pacientes. Normalmente las recibe una enfermera que les hace varias preguntas en función de la semana de gestación –en caso de esta embarazadas– así como antecedentes y síntomas. El triaje o clasificación ordena a los pacientes según la prioridad o urgencia en la patología que presentan. Este garantiza una atención individualizada a los enfermos.

Fuentes del centro sanitario explicaron que el documento que se ha remitido al personal de Atención Ciudadana de Urgencias Ginecológicas no es ningún protocolo asistencial, sino que se trata de un documento de órdenes internas para agilizar y complementar la atención a las gestantes que acuden a las urgencias ginecológicas cuando la consulta de triaje de matronas no esté disponible. «Lo que indica el documento es que el personal de atención ciudadana indiquen a las mujeres con más de 37 semanas de gestación que se dirijan a la consulta de matronas y las de menos de 37 semanas a la consulta de ginecología. El personal no sanitario no valora estado, ni sintomatología, ni gravedad de las gestantes», afirmaron

Unos 200 enfermeros muestran su rechazo a la gestión del Colegio profesional

Asistentes a la junta de enfermeros celebrada anteayer en Oviedo.

El rechazo de numerosos profesionales a la gestión llevada a cabo por la directiva del Colegio de Enfermería de Asturias quedó evidenciada anteayer, con la asistencia de unos 250 colegiados a una junta general ordinaria celebrada en Oviedo, en una fecha tan intempestiva como es el 31 de diciembre y que, en los años anteriores, apenas solía alcanzar las tres decenas de asistentes. Los 188 enfermeros que pudieron formalizar su presencia votaron mayoritariamente en contra de las propuestas planteadas por los dirigentes colegiales. La institución cuenta actualmente con unos 6.000 colegiados.

"Lo más llamativo es que los presupuestos de 2015 sólo recibieron nueve votos a favor, cuatro de ellos de los únicos miembros de la directiva (en total son dieciséis) que acudieron a la junta", explicó Antonio Vázquez, uno de los líderes del movimiento opositor a los actuales gobernantes colegiales y del grupo promotor de la denuncia que ha llevado ante los tribunales a Emilio Losa, presidente del Colegio, imputado por un presunto delito de apropiación indebida en la gestión de los fondos de la corporación.

Vázquez incidió en un dato relativo a la revista del Colegio, centro de atención de la denuncia que investiga la justicia, al constituir el eje de la presunta apropiación indebida: "El presupuesto de 2014 era de 215.000 euros, y el de 2015 ha bajado a 122.000, sin mediar explicación alguna".

Los enfermeros podrán prescribir recetas


Belén V. Conquero. 

Han pasado cinco años desde que se aprobó la ley del medicamento que regulaba la prescripción enfermera. No obstante, esta norma establecía la necesidad de, en un plazo máximo de un año, aprobar un real decreto que determine concretamente las competencias de estos sanitarios. «Llevamos cinco años de retraso injustificado», afirma Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería.

El Ministerio que lideraba Ana Mato parecía haberse olvidado de este compromiso, pero los primeros contactos con el nuevo secretario general de Sanidad y Consumo, Rubén Moreno –en sustitución de Pilar Farjas–, parece que van a cumplir con la eterna promesa, el pacto con el que hace año y medio se habían comprometido. «Se va a cumplir de forma estricta», aseguró Moreno en una visita al Consejo. La prescripción enfermera es una de las claves de ese acuerdo, en el que también participó el sindicato de enfermería Satse: «Es uno de los puntos irrenunciables y uno de los temas más urgentes por la relevancia y cobertura legal que supone para nuestra práctica clínica. Este tema depende únicamente del Ministerio, si hay intención real, puede ver la luz de forma inminente».

En el día a día de cualquier hospital o centro de salud, el papel del enfermero es el de un sanitario que trabaja de forma autónoma, que toma decisiones a cada instante y que, aunque no esté regulado legalmente, prescribe. Teresa Mateos es enfermera desde hace 30 años, lleva ocho trabajando en Atención Primaria y reconoce que «la prescripción forma parte de la cotidianeidad de cada día». La situación de irregularidad en la que trabajan día a día los enfermeros es lo que hace que puedan tacharles de intrusismo profesional, porque «el mero hecho de solicitar una analítica es una prescripción». Y es que como dice Mateos, «prescribir no es sólo recetar si no determinar qué cuidados debe seguir un determinado paciente. Les decimos qué dieta deben seguir o les mandamos un determinado anticoagulante». La sanitaria tiene claro que, en ningún caso, «queremos invadir competencias del médico, pero sí funcionar de una forma más eficiente. El coste-efecto de que nos dejen prescribir a nosotros es muy elevado, ya que el médico no tiene tiempo», e insiste: «Tenemos una capacitación bastante avanzada, sólo nos falta la cobertura legal».

El real decreto al que hace referencia la ley del medicamento se ha elaborado y reelaborado por los diferentes responsables que han llegado al Ministerio de Sanidad, pero ninguno ha sido capaz de aprobarlo. Y es que no se busca dar nuevas competencias a los enfermeros, sino darles seguridad jurídica en su trabajo diario. En el proyecto de real decreto, como indica la ley de 2009, se debe determinar cómo se acreditarán los profesionales de enfermería y qué cursos sobre medicamentos deben superar para dar la mayor seguridad posible a los pacientes. Como sostiene Gómez Jurado, el real decreto «establecería las reglas del juego de la prescripción con aspectos como quiénes y cómo deben desarrollar las guías de la práctica clínica para la prescripción de medicamentos con receta o los requisitos para acreditarse». Y es que no deja de sorprender que la guía de la práctica clínica para la prescripción de medicamentos con receta se elabora con el consenso de médicos y enfermeros, los dos profesionales implicados. No obstante, a pesar de la colaboración diaria de estos dos profesionales, la Organización Médico Colegial no ha puesto las cosas fáciles para regular esta situación hasta diciembre de 2013, cuando dieron su visto bueno al proyecto que presentó el Ministerio. En éste se incluyen las demandas del Consejo General de Enfermería y, además determina la creación de una comisión de protocolos, guías de práctica clínica y asistencial, que busca mejorar la elaboración de guías de práctica clínica y asistencial y los protocolos de uso y autorización en la dispensación de medicamentos.

Los enfermeros no buscan poder prescribir cualquier medicamento, pero «simplemente dar un paracetamol, un ibuprofeno o curar una herida con un apósito medicamentoso ya lleva consigo una prescripción», explica Ángela Ortega, enfermera que trabaja tanto en las urgencias de un centro extrahopitalario como en una ambulancia medicalizada. «Siempre trabajamos en equipo, pero cuando vivimos situaciones de colapso, actúo de forma autónoma, como cuando viene un paciente con una herida y se le tiene que dar anestesia local o cuando damos un alta», pero insiste en que «tomamos muchas decisiones diarias y necesitamos un respaldo legal. Prescribimos continuamente». Ella asegura que nunca ha tenido conflictos con un médico, pero también tiene presente que aunque «muchas veces el enfermo no pasa directamente por el médico, es a él al que acudimos ante cualquier duda». Su compañera de Atención Primaria afirma que la sociedad «desconoce el papel que realizamos. Regulamos las dosis de medicamentos, prescribimos antidiabéticos o, en función de su cartilla de vacunación, prescribimos alguna vacuna, como la del tétanos»



Leer más:  Los enfermeros podrán prescribir recetas - La Razón digital  http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/8315434/los-enfermeros-podran-prescribir-recetas#Ttt1N8y5I3h1b7qH
Convierte a tus clientes en tus mejores vendedores: http://www.referion.com

Las enfermeras reclaman más tiempo libre y más autonomía para investigar

El Col·legi Oficial d'Infermeria (COIBA) apuesta firmemente por dar mayor autonomía y tiempo de trabajo a las enfermeras para investigar...