4 ene. 2016

Enfrenta Guanajuato falta de enfermeros


Guanajuato enfrenta escasez de enfermeros, pues en promedio en el estado solo existen tres por cada mil habitantes, en vez de cinco o seis que recomienda la Organización Panamericana para la Salud.

Según cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI, al segundo trimestre del 2015, solo cinco entidades de la República Mexicana alcanzaron el promedio recomendado: Tamaulipas, Distrito Federal, Campeche, Colima y Coahuila.

La media nacional de enfermeras y enfermeros se encuentra en 3.9 por cada mil habitantes.

Los resultados de la ENOE muestran que son 10 las entidades federativas cuyo promedio de enfermeros está por encima de la media nacional, tres estados coinciden con la media y los demás están debajo de los estándares.

Guanajuato se encuentra por debajo de la media, al llegar solamente a los 3.5 puntos.

De cada 100 enfermeras y enfermeros que se desempeñan en el sector de servicios de salud y asistencia social, 76 se desenvuelven en instituciones públicas y los 24 restantes en el sector privado, como hospitales y consultorios médicos privados, empresas o negocios.


Vocación por servir

Para convertirse en enfermero se necesitan dos cosas: una fuerte vocación por ayudar al prójimo y sensibilidad ante las necesidades de la gente.

Esta fue la conclusión a la que llegaron enfermeras del Hospital Pablo de Anda, cuya vocación por el servicio supera sus ambiciones económicas, sus relaciones familiares y hasta el desarrollo personal.

La hermana Mayra Sánchez Graciano, además de llevar los hábitos religiosos, terminó la carrera de Enfermería y ejerce la profesión desde hace 10 años. Para ella, la Enfermería, más que una profesión, es un estilo de vida.

"Es un placer por servir a los necesitados. La Enfermería, además de una profesión, es una vocación a favor del hombre necesitado, es muy importante acoger a los pacientes, darles ánimos, tanto a ellos como a sus familiares", dijo Mayra.

Para la religiosa, la falta de enfermeros en el estado se debe a la carencia de valores necesarios para dedicar la vida al servicio de los demás de manera desinteresada y anteponer siempre las necesidades de la gente.

"Ser personas sensibles es la característica principal para ser enfermero, se dice que las enfermeras son frías, pero el contrario, yo digo que son las personas más cálidas que hay, porque son capaces de atender a quien sufre, de recibir la vida, de acompañar al enfermo en todo el proceso".


Ve falta de valores

Miriam Aranda, enfermera del Hospital Pablo de Anda, asegura que la falta de enfermeros en el estado se debe al creciente interés por la estabilidad económica por sobre todas las cosas.

"Hay una carencia por falta de vocación, la gente prefiere estudiar Medicina por el dinero, pero primero que nada te tiene que apasionar lo que haces, por eso hay carencia, no todos tienen esta pasión.

"La Enfermería es una profesión en peligro de extinción debido a la falta de valores, lo que la gente no sabe es que la Enfermería y la Medicina es un solo equipo en el cuidado de la salud, si uno no funciona, la salud del paciente se viene abajo", aseguró.


Reconoce labor

El director del Hospital Pablo De Anda, José Jaramillo Alvarado, reconoció el valor que tienen los enfermeros en el proceso de curación del paciente.

"Si el médico es el cerebro, el enfermero es el corazón de todo el hospital. El mismo paciente reconoce la labor de la Enfermería, la primera persona que te recibe en un hospital es la enfermera, es la que está 24 horas contigo. Sin ellos, la salud no estaría completa".

Jaramillo señaló que el gobierno debe trabajar en recuperar la cultura de servicio y humildad en las personas para poder aspirar a crecer como sociedad.

"El trabajo debe de ser sobre la sociedad, en la creación de valores, sobre la sensibilización, en el humanismo con el sufrimiento y con el dolor humano, para que los seres humanos se acerquen a los hombres necesitados", comentó el director del Hospital Pablo de Anda.


Disminuye mortalidad en menores de 5 años

Durante 2015, la Secretaría de Salud de Guanajuato (SSG) atendió a más a 228 mil 721 menores de 5 años por infecciones respiratorias agudas en en unidades médicas de todo el estado.

El secretario de Salud, Ignacio Ortiz Aldana, recordó que las enfermedades de las vías respiratorias son la principal causa de consultas médicas, y en segundo lugar las infecciones intestinales. En este rubro se registraron 7 mil 844 consultas.

La tercera causa fueron las infecciones de vías urinarias, la cuarta la otitis media aguda y la quinta causa está la conjuntivitis.

Ortiz Aldana destacó que en total se brindaron 392 mil consultas a menores de 5 años de edad en unidades médicas de todo el estado.

Detalló que la SSG mantiene un programa de Mortalidad Infantil, que está direccionado a salvaguardar la salud de los menores de 5 años y las enfermedades que principalmente les aquejan.

En México, la mortalidad en los menores de 5 años presenta una reducción de 66.4% al comparar la tasa de mortalidad en 1990 con la del 2013.

"En Guanajuato se han realizado capacitaciones al personal médico en la atención integral a la infancia, capacitación a las madres, padres y cuidadores de los menores sobre los signos y síntomas de alarma por enfermedad diarreica aguda e infección respiratoria aguda", explicó el funcionario estatal.

Enfermería promueven una huelga a la japonesa


Colegios y sindicatos de enfermería promueven una huelga a la japonesa

La Mesa de la Profesión ha enviado cartas a 247.000 sanitarios para que apliquen a rajatabla el decreto que les impide usar cualquier tratamiento sin que un médico lo avale

"No debemos aceptar órdenes verbales, y muy especialmente en lo relativo al uso de medicamentos sujetos a prescripción". Esta indicación que ha hecho llegar la Mesa de la Profesión Enfermera (los colegios y el sindicato SATSE) a los 247.000 profesionales de esta tarea sanitaria es la respuesta al real decreto aprobado el 23 de diciembre por el Ministerio de Sanidad en el que se restringía su capacidad de decidir por su cuenta qué fármacos o productos usar o recomendar a los pacientes. Es decir, se trata de una especie de huelga de celo o a la japonesa al seguir a rajatabla la nueva regulación.

La carta pone como ejemplos de las tareas que ya realiza el personal de enfermería y que, según el real decreto, no van a poder hacer más si no hay una orden por escrito de un médico. Por ejemplo, no podrán "vacunar bajo un calendario o protocolo de vacunación, utilizar o indicar determinadas pomadas para la realización de curas de heridas o úlceras por presión (por ejemplo, las colagenasas)" y tampoco les estará permitida "la utilización de todo tipo de heparinas para el mantenimiento de vías periféricas o centrales". La carta añade que hay, además, "tantas y tantas actuaciones que en el día a día veníamos realizando de forma autónoma o en aplicación directa de protocolos, que a partir de hoy dejan de tener vigencia, en tanto en cuanto no cumplan con lo establecido en el artículo 6 del real decreto".

El objetivo de la Mesa es demostrar que, si no se regulariza una actividad que afirman que realizan desde siempre sin que estuviera regulada, el sistema de atención sanitaria se va a resentir, al sobrecargar de tareas burocráticas a los médicos. De esta manera, además, serán los facultativos —los que más se han opuesto a que se regule el uso y recomendación de medicamentos por los enfermeros— los primeros que sufran las consecuencias del real decreto.  

Precisamente el hecho de que lo que se pida sea aplicar estrictamente la normativa es lo que da tranquilidad legal a la Mesa de Enfermería para proponer esta medida de presión. La justificación oficial es que si no se les permite "realizar las actuaciones, hasta ahora habituales", que desarrollaban "en relación a dichos medicamentos [los que necesitan receta]", podrían "incurrir en intrusismo profesional con las graves consecuencias que ello puede tener". El primero de estos efectos es que "todas las actuaciones que puedan incluirse en lo descrito anteriormente, de realizarse de forma autónoma por la enfermera, estarán excluidas de la cobertura" de su seguro de responsabilidad civil.

En la misiva no se indica una fecha para empezar la huelga de celo. El real decreto establecía que entraba en vigor el día siguiente a lapublicación de este en el BOE, lo que supone que rige desde el 24 de diciembre. Fuentes del sector de enfermería afirman que, de momento, se está "calentando motores", y que se hará una campaña después de Navidades.

El conflicto entre ambos colectivos profesionales se remonta a 2009, cuando el Congreso aprobó una modificación de la Ley del Medicamento que permitía que los enfermeros dispensaran, usaran y recomendaran fármacos (lo que se denominó prescripción enfermera) por su cuenta, siempre que se ajustaran a protocolos ya establecidos en los que había participado un médico. Pero el desarrollo de esta idea, su concreción, no se ha plasmado en un real decreto hasta ahora.

Los enfermeros afirman que se ha hecho a traición. El texto que revisó el Consejo de Estado respondía a esa idea de autonomía limitada. Decía que estos profesionales "podrán indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos sujetos a prescripción médica, mediante la correspondiente orden de dispensación". Pero el real decreto que se aprobó el Consejo de Ministros el 23 de octubre, y que se publicó dos meses después, llevaba un añadido: que el enfermero podría hacer todo eso "siempre que el correspondiente profesional prescriptor [el médico] haya determinado previamente el diagnóstico, la prescripción y el protocolo o guía de práctica clínica y asistencial a seguir". Es decir, el personal de enfermería perdía toda capacidad de decidir por sí mismo.

Esto último es lo que, por el contrario, defienden los médicos, ya que a ellos corresponde, según la ley, la prescripción de medicamentos, y el seguimiento del proceso asistencial.


  • Recomendar en Facebook
  • Twittear
  • Enviar a LinkedIn
  • Enviar a Google +

    Denuncia la falta de enfermeras en Pediatría


    El Sindicato de Enfermería, Satse, de Salamanca denunció este martes que las últimas decisiones tomadas por la gerente del complejo hospitalario salmantino, Cristina Granados, "pueden poner en riesgo la salud de los niños ingresados en el Área de Pediatría, por la falta de un número de enfermeras suficiente para garantizar la asistencia que precisan".

     

    Satse recuerda que en noviembre pasado, cuando se produjo unaexplosión en una guardería de Salamanca que ocasionó quemaduras a varios niños, algunos muy graves que tuvieron que ser ingresados en la UVI Pediátrica, se necesitó localizar enfermeras en su día de descanso y a otras del servicio de Neonatología para cuidar a estos niños porque no había enfermeras suficientes esos días trabajando. "Pero no ha sido suficiente la desgracia de los niños quemados en la guardería y la necesidad de personal enfermero que evidenció, sino que ahora esta gerente pretende dejar algún turno de tarde y/o de noche con solo una enfermera para 26 pacientes en la zona de hospitalización de Pediatría", afirma.

    Además, acusa a Granados de "bloquear" 6 cunas en la zona de hospitalización de Pediatría cuando las Urgencias de Pediatría se bloqueen, "sin saber a criterio de quién", y dejar solo a una enfermera con toda la zona de hospitalización.

    Actualmente, los días generados por el personal enfermero de esta unidad y del Complejo hacen que este personal "soporte doble carga de trabajo para que sus compañeros puedan coger los días libres que han generado, al asumir ese personal las bajas e incidencias que no ha contratado esta Gerencia", precisa Satse.

    Procesos estacionales

    En la zona de hospitalización de Pediatría no solo hay procesos estacionales como bronquitis por virus y cirugías programadas, sino también pacientes onco-hematológicos con pocos días o años de vida que necesitan unos cuidados de enfermería de calidad y esto se consigue con un número suficientes de enfermeras a su cargo.

    El Sindicato de Enfermería ha denunciado con anterioridad las políticas de recortes que ha llevado y pretende llevar esta gerente, "siempre bajo las órdenes del consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, no sustituyendo las bajas de las enfermeras, apostando por las Unidades de Gestión Clínica para ahorro económico, usando el criterio de índice de ocupación para no contratar y dejar al mínimo personal de enfermera. Todo esto provoca que si hay una incidencia no se podrá atender porque no hay enfermeras suficientes".

    Los enfermeros del Satse exigen más plantilla y denuncian "desorganización" en los quirófanos

    Los enfermeros del Satse exigen más plantilla en el Cunqueiro y denuncian "desorganización" en los quirófanos

    a pauta de fármacos y el seguimiento en los pacientes a los que se administra Sintrom, de los diabéticos y de los cardiópatas, la administración de vacunas o la simple colocación de un apósito -con componentes medicamentosos- a personas con úlceras por la inmovilización en una cama, sin previa receta del médico. Estas son algunas de las labores que las enfermeras ya no podrán realizar si se aplica el Real Decreto de prescripción enfermera, que el Gobierno publicó el 23 de diciembre. El Sindicato de Enfermería (Satse), que lo ha impugnado ante el Supremo, advierte del "colapso" que provocaría en la atención. Reclama a Sanidade que lo rechace, como ya han hecho doce comunidades.

    Su secretaria general en Galicia, Carmen García Rivas, explica que deja a los profesionales en una "inseguridad jurídica" si csiguen con las funciones que desempeñaban. Si no, alerta, "el trabajo de los médicos se va a duplicar y los cuidados, a retrasar". Pregunta qué harán los servicios sin facultativos, como las ambulancias.

    En un balance sobre el Álvaro Cunqueiro, la delegada en Vigo, Malules Carbajo, lamentó que el hospital siga en la misma situación. Con problemas en esterilización, desorganización en los quirófanos y escasez de personal, sobre todo, en hospitalización. Asegura que la Gerencia lo reconoce y se pregunta a qué espera para pedir más personal.

    Por otra parte, profesionales de Primaria han reunido más de 200 firmas contra la iniciativa de la Gerencia del área de que las enfermeras que extraen las muestras para los análisis de sangre en los centros de salud impriman también las etiquetas con las que se identifica la muestra y lo hagan en la propia mesa de extracciones. Hasta ahora, lo hacían los administrativos en el mostrador principal. Satse vaticina que con esta mayor carga de trabajo, la citación va a reducirse y aumentarán las demoras. El Sergas lo niega y defiende que supone una mejora en la seguridad de la identificación de las muestras y destaca que ya se realiza así desde hace años en el hospital. La medida se implantará a mediados de enero.


    ¡Ya llegó Travel Days! Súper promos para vos

    Pagalo en cuotas y viajá a donde quieras publicidad 0810-555-7077 VUELOS | HOTELES | PAQUETES ...