27 abr. 2016

Condenan en Argentina a ocho años de prisión a mujer por abortar


Buenos Aires, 25 de abril 2016.- Una mujer de 27 años fue condenada a ocho años de prisión en Argentina por haber sufrido un aborto, lo que provocó el inicio de movilizaciones para impugnar una decisión judicial plagada de irregularidades.

La joven fue detenida hace dos años en un hospital de la provincia de Tucumán, en el norte del país, a donde llegó con dolores abdominales y un abundante sangrado.

Belén, seudónimo otorgado a la víctima para resguardar su identidad, tuvo un aborto espontáneo, pero ella ni siquiera sabía que estaba embarazada.

Mientras se recuperaba, trabajadores del hospital encontraron un feto en un baño, lo llevaron con la mujer y dijeron que era de ella, lo que dio inicio a su tortura.

"Un enfermero me trajo el feto en una cajita y me insultó por lo que le había hecho, yo le decía eso no era mío y me decía 'mira éste es tu hijo'", contó la joven durante el juicio.

Sin ningún análisis genético de por medio que comprobara la relación filial entre el feto y Belén, médicos y policías la denunciaron por abortar, lo que aquí todavía es considerado como un delito penal.

Después de dos años de estar detenida, un tribunal integrado sólo por hombres, Dante Ibáñez, Néstor Macoritto y Fabián Fradejas, la condenó a ocho años de prisión.

Integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito exigieron en un comunicado la nulidad del proceso y la inmediata excarcelación de la víctima.

Explicaron que las autoridades violaron de modo absoluto el derecho de Belén a la salud, a estar libre de torturas y malos tratos, su derecho a la confidencialidad, a la no violencia y al debido proceso.

También recordaron que, como cualquier paciente, toda mujer que llega con un aborto en curso o que tiene un aborto, sea provocado o espontáneo, está protegida por la confidencialidad de la relación profesional con su médico.

"Sin embargo, en el caso de Belén, algunos profesionales de la salud decidieron usar esa relación para violentarla y denunciarla a la policía. Médicos la interrogaron como si fueran jueces, enfermeros le acercaron en una caja con el feto y personal de policía la insultó y degradó revisando sus partes íntimas", señalaron.

Entre las múltiples regularidades que hubo, la causa que se inició contra Belén fue caratulada primero como "aborto" y luego como "homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía", pese a que no existió en la etapa de investigación prueba de ADN que demuestre la filiación.

Suspenden otras once intervenciones en el tercer paro del 'Código Infarto

Los portavoces de los trabajadores tienen previsto reunirse hoy con el director gerente.
La tercera jornada de huelga convocada por el Satse en la plantilla adscrita al Código Infarto supuso ayer la paralización de tres quirófanos de Hemodinámica en el Hospital Virgen del Rocío y de otros tres en el Hospital Macarena; lo que se tradujo en la suspensión de once intervenciones.   Los servicios mínimos garantizaron durante toda la jornada la asistencia a los enfermos en Urgencias y Emergencias. 

 
"El 100% de la plantilla secundó la huelga, sólo trabajó el personal en servicios mínimos", explicó ayer Reyes Zabala, portavoz del sindicato de Enfermería Satse en Sevilla. 
El Código Infarto es un protocolo asistencial ideado para dar una respuesta ágil a personas que sufren una parada cardiorrespiratoria, al facilitar la aplicación del tratamiento más eficaz ante un infarto de corazón, la angioplastia primaria. Este procedimiento requiere de salas especializadas de Hemodinámica y de personal cualificado, que tiene que permanecer de guardia localizada las 24 horas. El protocolo del Código Infarto reconoce desde 2006 la presión asistencial que supone su aplicación. Los trabajadores han visto aumentar la presión asistencial en torno a un 30% o un 40%, desde la puesta en marcha de este protocolo, y denuncian que esta mayor carga de trabajo no es reconocida por el SAS. Tras más de un año de reivindicaciones, los trabajadores afectados han optado por la huelga para exigir a los responsables sanitarios este reconocimiento, que se traduce en incentivos salariales. Las plantillas adscritas al Código Infarto en otros hospitales (Valme, hospitales de Granada y Málaga) sí están recibiendo estos incentivos,  de modo que los trabajadores del Macarena y del Virgen del Rocío se siente discriminados por el SAS.
 
Durante la jornada de paros que se celebró ayer, desde las ocho de la mañana hasta las tres de la tarde, los representantes de los trabajadores fueron recibidos por responsables hospitalarios del Virgen del Rocío y del Macarena con los que tienen previsto reunirse hoy martes. Los trabajadores afectados,  25 profesionales, continuarán con las movilizaciones hasta lograr una respuesta inmediata que les reconozca el trabajo extra que desarrollan desde hace seis años.

En 30 días no se le realizó la cura»


Los inspectores de la Junta detectaron faltas «graves» en el cuidado de las dos ancianas que fallecieron tras sufrir gangrena en una residencia de Chiclana

El caso de dos ancianas que fallecieron tras recibir presuntamente una negligente atención médica en un centro de mayores de Chiclana conmovió a la opinión pública. Sus familiares relataron la «agonía» que ambas sufrieron por la falta de cuidados, lo que les provocó a ambas gangrena y, posteriormente, una grave infección generalizada tras la que fallecieron. Los detalles de lo que les ocurrió impactaron por su dureza al conocerse que una de las enfermeras se llegó a encontrar «miles de gusanos» en el pie de una de ellas al destaparle un apósito. R. M., el médico que les atendía en la residencia y al que señalan los familiares de las víctimas como el presunto responsable de lo ocurrido, se encuentra en busca y captura. Él y seis enfermeros más están siendo investigados por un delito de lesiones por imprudencia.

Milagros Selma fue una de las ancianas que falleció. Su caso llegó al Servicio de Inspección de Servicios Sociales cuando, ya muy grave, fue trasladada al hospital. Allí el servicio médico le aconsejó que pusiera una reclamación al ver el estado en el que había ingresado su tía. Así el Servicio de Inspección de Servicios Sanitarios de la Junta tuvo conocimiento del caso y ordenó a sus inspectores que investigaran qué había ocurrido y si era procedente abrir un expediente e informar al juzgado competente.

LA VOZ ha tenido acceso al informe que redactaron dichos médicos y sus conclusiones son demoledoras. Tras hacer un repaso cronológico por la atención que recibió Milagros Selma, una de las ancianas fallecidas, en el que se habla de dolores «intolerables» e «inhumanos», los inspectores determinan que no se siguieron las curas diarias prescritas por el hospital, lo que le provocó la infección de las úlceras. Así llaman la atención acerca de que tras la primera visita al hospital donde ya se les recomendó al servicio médico de la residencia dichas curas en sacro y talones, en el centro se le realizaron 27 de estas curas de un total de 57 días, por lo que concluyen que «en 30 días no se le realizó la cura».

Los inspectores entienden que la situación tuvo que ser atendida antes. «Consideramos que deberían de haber remitido a la paciente al hospital previamente y con mayor frecuencia con objeto de que se realizara un seguimiento de sus lesiones». Según constatan, allí se le realizaron las curas bajo anestesia para evitar así el «extremo» dolor que le producían.

Como también aseguran en dicho informe la situación tuvo que ser «suficientemente grave» ya que, tras valorarla, un médico de urgencias tramitó ante el juzgado de guardia de Chiclana un parte de lesiones por un «presumible maltrato a personas ancianas». La situación de la paciente también motivó que otro doctor expusiera en la hoja de evolución:«no es un caso que se asocie a la higiene y curas diarias, sino a problemas de falta de atención».

Muy similar fue el caso de V. E., la otra residente cuyo fallecimiento se pudo deber a la negligencia del mismo médico. Su defensa, representada por el bufete de José Luis Ortiz, asegura que la muerte de ambas ancianas se debió a la falta de cuidados que padecieron.

Mientras el caso sigue su curso en los juzgados, la Junta comunicaba recientemente a la empresa que estuvo encargada de la gestión de la residencia hasta el 30 de diciembre de 2015 que ha iniciado un expediente sancionador.

Sufrió un aborto espontáneo y la condenaron a ocho años de prisión

Una joven de 27 años fue condenada a ocho años de prisión tras sufrir un aborto espontáneo en el hospital Avellaneda de San Miguel de Tucumán.

Belén llegó al hospital Avellaneda el 21 de marzo de 2014 con un aborto en curso. Entró a la guardia con mucho dolor abdominal, junto a su mamá. El personal médico la atendió, le dio un analgésico por vía oral y fue derivada por el doctor Jorge Molina del Servicio de Ginecología a causa del abundante sangrado.

Tanto las y los médicos como enfermeras y enfermeros comenzaron a interrogarla. Ya en el área de Ginecología del Hospital Avellaneda fue atendida por la enfermera Verónica Ledesma quien le hizo un interrogatorio acusatorio, según sus propias palabras, sobre su hemorragia: "Me preguntó si me puse algo porque no era normal el sangrado", contó Belén al medio APA, ella le respondió a la enfermera que había ido al baño con un poco de sangre.

En ese momento un médico le informa que tuvo un aborto espontáneo y que estaba con 20 semanas de embarazo. Belén no sabía que estaba embarazada, lo dijo en su momento en la camilla del hospital y lo dice ahora, desde la cárcel.

Según cuenta la madre de Belén, una policía salió del baño y dijo que encontró el feto, al cual identificaron de inmediato como el "hijo" de la joven, aún cuando en ningún momento se hizo un estudio de ADN que lo compruebe.

Belén permaneció internada durante cinco días. Cuando se despertó en la Sala de Partos comunitaria con la Policía rodeándola, y médicos forenses que la "revisaban abajo" como dice ella misma ante el juez. Además agregó: "Un enfermero me trajo el feto en una cajita y me insultó por lo que le había hecho. Yo le decía eso no es mío y me decía 'mira este es tu hijo".

Las escenas relatadas por la joven incluyen procedimientos que son considerados "formas de tortura y tratos degradantes" por los tratados de derecho internacional.

Belén está presa desde hace dos años y un mes, cuando fue condenada de hecho (sin una sentencia firme) por profesionales de la salud del hospital Avellaneda de San Miguel de Tucumán, por efectivos de la Guardia Policial y por integrantes del sistema judicial de esa ciudad.

El 19 de abril de este año, los integrantes de la Sala III de la Cámara Penal de Tucumán, Dante Ibáñez, Néstor Macoritto y Fabián Fradejas, condenaron a la joven a ocho años de prisión. La causa que se inició contra Belén fue caratulada como "aborto" y luego como "homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía".

Desde que se conoció la sentencia diferentes organizaciones y movimientos políticos y sociales expresaron su total repudio al fallo de la corte tucumana. Desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito exigen "la excarcelación inmediata de Belén hasta tanto haya condena firme; que la Corte Suprema de Justicia de Tucumán revise en Casación la condena y deje sin efecto la sentencia ya que la investigación es producto de la violación del secreto médico; a la ministra de Salud de la provincia que inicie el sumario administrativo para determinar la responsabilidad de las y los efectores de salud en este caso; y la Oficina de la Mujer y la Oficina de Derechos Humanos de la Corte Suprema capacite a sus funcionarios/as y magistrados/as de para que no haya más presas por aborto".

Frente a esto, convocaron a una concentración frente a la casa de la provincia de Tucumán, ubicada en Suipacha 140 de la Ciudad de Buenos Aires, el jueves 28 de abril a las 12 hs. Con la consigna #LibertadParaBelén sostienen: "Por la liberación de Belén, condenada a 8 años de prisión, exigimos la despenalización y legalización del derecho al aborto en nuestro país".

Rocío Varela – @rociovarelac

Futuros médicos y enfermeros residentes conocen la oferta docente del hospital


El gerente regional de Salud en Castilla y León y ex gerente del hospital de Salamanca, Rafael López, ha mantenido un encuentro con los alumnos de último curso de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca. El hospital volverá a ofrecer 85 plazas y la próxima promoción MIR pasará a la historia por ser la primera que actúe en el nuevo Complejo Asistencial

El gerente regional de Salud, Rafael López, ha inaugurado en la tarde de este martes la jornada de orientación profesional para estudiantes de Medicina y Enfermería que ha tenido lugar en el Hospital Universitario de Salamanca. En la misma ha presentado la oferta docente que ofrece el hospital salmantino a los alumnos del último año de la Facultad de Medicina, un total de 52 especialidades médicas para distintas ramas más seis de enfermería.

A día de hoy, en Castilla y León, el censo de estudiantes MIR alcanza los 1.632. De ellos, una buena parte se formará en el complejo asistencial de la capital del Tormes. "Un hospital con futuro", subrayó el gerente, recordando que los MIR que inicien su formación este año serán la primera promoción que estrene el nuevo hospital que se está construyendo en la actualidad. "Pasarán a la historia como la primera promoción de residentes del nuevo hospital", recalcó.

Desde un punto de vista asistencial, Rafael López indicó a los todavía pupilos que el hospital de Salamanca cuenta con servicios de referencia tanto a nivel regional como a nivel nacional e incluso internacional. Y como aspectos investigadores, apuntó y valoró de buena manera contar con institutos acreditados como el IBSAL "donde también poder desarrollar la carrera investigadora con unas instalaciones y con unos profesionales adecuados".

Por último, y ante la prensa, el también ex gerente del hospital recordó que se ofertan un total de 85 plazas que a buen seguro se cubrirán al 100% como ha sucedido en los últimos cinco años. "Estamos cubriendo todas las expectativas formativas que tenemos aunque todavía no se han acabado de adjudicar las plazas. También hay que destacar que hemos mejorado la oferta de cardiología y dermatología, que ya han sido cubiertas".

En cuanto a las becas que se dan a los mejores residentes, próximamente un tribunal evaluará los proyectos que presenten los MIR y en esta ocasión se contratará a un total de 13 de ellos "para que puedan seguir desarrollando sus actividades asistenciales, docentes e investigadoras". "Es la segunda edición y sin duda es otro atractivo a lo que ya ofertamos en Castilla y León", concluyó no sin antes hablar del futuro profesional lanzando un dato alentador: "En atención primaria, de los residentes que acaban terminan con nosotros más de un 95% y en atención hospitalaria alrededor del 60%".


Necesita 3.500 enfermeros para igualarse a la media del resto de España

La provincia es la penúltima del país en el número de estos profesionales por cada 100.000 habitantes, según el Consejo General de Enfermería


Málaga está situada en la penúltima posición en España en cuanto al número de profesionales de enfermería por habitantes. La provincia ocupa el puesto 51 de un total de 52, con una ratio de 328 enfermeros por 100.000 habitantes (sumando los de la sanidad pública y los de la privada). Sólo Granada está por detrás, con una ratio de 325 profesionales. La media española es de 546 enfermeros por cada 100.000 personas. Esos datos aparecen en un informe del Consejo General de Enfermería de 2015 en el que se analizan los recursos humanos sanitarios en España y en la Unión Europea (UE). Esto quiere decir que Málaga necesitaría 3.559 enfermeros más para igualarse a la media española.

El estudio deja bien clara la pésima posición de Málaga que, en relación a Europa, necesitaría 8.115 enfermeros más (en 2015 disponía de 5.357 entre la sanidad pública y la privada) para llegar a la ratio del resto del continente, que es de 825 por cada 100.000 habitantes.

«La situación de la enfermería malagueña es mala, porque está infravalorada en cuanto a recursos humanos se refiere. Estamos a la cola de España y de Andalucía. Es necesario que haya un aumento de las plantillas para poder hacer frente con garantías a las necesidades de la población», afirmó ayer a este periódico el presidente del Colegio de Enfermería de Málaga, Juan Antonio Astorga. En términos parecidos se expresó el secretario provincial del Sindicato de Enfermería (Satse), Juan José Sánchez. Los dos consideran que es imprescindible llevar a cabo un aumento de la dotación de enfermeros tanto en la sanidad pública malagueña como en la privada.

Labor encomiable

En el citado informe del Consejo General de Enfermería se dice que el Sistema Nacional de Salud español está considerado como el séptimo mejor del mundo. «Sin embargo, tal y como se demuestra en este análisis, la ratio de enfermeros por cada 100.000 habitantes en España está muy lejos de la media de los países de nuestro entorno. Esto da una idea muy clara de la encomiable labor que están desarrollando los enfermeros españoles, poniendo todo lo que está en su mano, e incluso más, para poder ofrecer a los ciudadanos una asistencia sanitaria excelente».

Todas las provincias españolas, salvo Navarra, están por debajo de la ratio europea, una circunstancia que en el caso de Málaga es especialmente negativa, ya que ocupa el penúltimo lugar. Ese dato confirma la necesidad que tiene la provincia malagueña de ser dotada con un incremento de profesionales de enfermería. Pese a ese déficit, los recortes aplicados en los últimos años han rebajado las plantillas, denunció el Satse. Según datos facilitados por el citado sindicato, extraídos del portal de transparencia de la Consejería de Salud, en el tercer trimestre de 2015, un total de 3.837 profesionales de enfermería trabajaban en Málaga en la sanidad pública, lo que suponía 453 enfermeros menos que en 2012.

«Los centros sanitarios públicos malagueños cuentan con unas plantillas muy disminuidas. Los recortes han hecho mucho daño. Además, no se cubren las bajas laborales ni los permisos de corta duración», aseguró Juan José Sánchez. La suma de esos factores provoca una sobrecarga de trabajo en los hospitales y en los centros de atención primaria y pone en riesgo, en algunos servicios, la atención que se da a los pacientes», manifestó el secretario provincial del Satse. A su juicio, es imprescindible adecuar las plantillas a las cargas reales de trabajo. Por eso, el Satse considera que la sanidad pública de Málaga necesita con urgencia 800 enfermeros más para que se produzca una equiparación con la media andaluza.

Paradójicamente, mientras que Málaga está a la cola de España en el número de enfermeros, muchos profesionales malagueños se ven en la necesidad de irse al extranjero en busca de una salida laboral que aquí no se les ofrece. «Si el talento se marcha fuera y nos quedamos sin gente muy bien preparada, nos encontramos ante un fracaso», significó Juan Antonio Astorga, en referencia a los 800 enfermeros malagueños que solicitaron al colegio un documento para poder ejercer en el extranjero (un centenar en 2015), en su mayoría en Reino Unido. A ese respecto, el Colegio de Enfermería está buscando alternativas para favorecer el regreso de los que emigraron para poder trabajar. Según Astorga, es una la vergüenza que haya profesionales de enfermería fuera, porque no encuentran trabajo en Málaga, a pesar a estar muy bien formados.

Estabilidad del empleo

Por su parte, la Consejería de Salud, a preguntas de SUR, señaló que «es una prioridad la estabilidad del empleo y la recuperación de derechos perdidos en la sanidad pública andaluza». Salud indicó que «se trabaja permanentemente por la estabilidad en el empleo, por la incorporación de nuevos profesionales a la plantilla y por la recuperación de derechos perdidos como consecuencia de la crisis económica y de las medidas adoptadas en esta materia por el Gobierno de la nación». En ese sentido, la consejería puso como ejemplo que la última oferta pública de empleo aprobada para el SAS en 2016 contempla 1.481 plazas de enfermería, de las que 1.138 serán para personas que se incorporarán al sistema sanitario público. Las 343 restantes son plazas que, al ofertarse por el sistema de promoción interna, permitirán mejorar la situación laboral de trabajadores actuales del SAS. Esa OPE también oferta 49 plazas de matronas: 38 libres y 11 de promisión interna.

Salud precisó que con esa oferta de plazas, cuyo decreto fue publicado el pasado 22 de marzo en el BOJA, se alcanza por primera vez en tres años el cien por cien de la tasa de reposición, «que ha estado sometida en estos últimos años a restricciones marcadas por el Gobierno de la nación». Así, queda cubierta toda la capacidad de creación de plazas de carácter fijo que tenía la Consejería de Salud. Asimismo, se refirió a que el pasado mes de enero se realizaron los exámenes de las tres ofertas de empleo público (2013, 2014 y 2015) del SAS, en las que se convocaron 831 plazas de enfermería y 746 de auxiliar de enfermería.

Las enfermeras reclaman más tiempo libre y más autonomía para investigar

El Col·legi Oficial d'Infermeria (COIBA) apuesta firmemente por dar mayor autonomía y tiempo de trabajo a las enfermeras para investigar...