Galicia, España.-

«Intentó echarme la mano al cuello»

http://www.lavozdegalicia.es/vigo/2010/01/15/0003_8228116.htm

testimonio | Ruth | Enfermera que sufrió agresiones

Tantos años trabajando como enfermera, más de 30 ya, y nunca había tenido un problema serio con un paciente. Lo menos que imaginaba Ruth -el nombre es supuesto, porque prefiere ocultar su identidad- era sufrirlo por algo tan simple como una cita mal dada. El hombre había sido convocado para una hora a la que ya estaba citado otro paciente y le dijeron que volviera al día siguiente.
No se trataba de algo urgente. Pero el agresor intentó entrar en la consulta. Forcejeó una puerta y fue sobrepasando varias zonas. Hasta que llegó frente a ella, frente a Ruth, vociferando, insultándola. «Yo me planté y le dije que no podía pasar», cuenta. «Entonces, él intentó echarme la mano al cuello», pero se escabulló, entró en una consulta y se metió detrás de una cortina hasta que el médico avisó a seguridad. Por suerte, estaba en un hospital, donde hay esos guardias.
Tiempo después -el hecho sucedió hace aproximadamente tres años-, acabaría cambiando de lugar de trabajo para trasladarse a un centro de salud. Pero le quedaba todavía un largo calvario. Lejos estaba de imaginarse que a ella, una persona con una larga experiencia, pudiera afectarle tanto el acoso de un paciente.
Pero vaya si le afectó. Estuvo un tiempo de baja. «Aun hoy, cada vez que lo recuerdo, estoy varios días con mal cuerpo», explica. Porque después de intentar agredirla, el paciente inició una campaña de acoso, pasando partes continuos en atención al paciente, quejándose del trato que le daba la enfermera, pidiendo que la trasladaran, que la echaran incluso.
La situación llegó a tal extremo que ella acabó denunciando por vía penal a su agresor. La sentencia lo condenó. «Y me quedé tan liberada...», dice. No es que la pena fuera grande, pero a ella le dio seguridad y consiguió aparcar un tema que no le dejaba dormir ni trabajar tranquila. «Estaba obsesionada», reconoce.
Pero también pone el acento en que queda mucho por hacer: «En los centros de salud estamos muy desprotegidos».

Comentarios