13 ago. 2012

Faltos de insumos, los hospitales impulsan el "club del trueque" y hasta reutilizan guantes


24/07/2012 Algodón, suero, jeringas y gasas brillan por su ausencia en centros de salud. Insumos que una entidad aún tiene en stock son canjeados por otros que le faltan. En el Norte se reciclan materiales. Mendoza acumula 400 cirugías en lista de espera. ¿Cómo es el panorama en Capital y Gran Buenos Aires? 
Por Patricio Eleisegui

El estado del sistema de salud en Argentina no deja de agravarse a causa de las trabas a la importación.

A principios de este mes, iProfesional.com dio cuenta de operaciones que deben ser reprogramadas y de la persistencia en el faltante de vacunas que sufren hospitales públicos y privados por el bloqueo aduanero. 

Semanas después, este medio pudo constatar que la situación ha cambiado, pero siempre para peor.

Así, en estos últimos días el desabastecimiento de materiales básicos que evidencian los nosocomios en lo que hace a materiales básicos como hilos de sutura, suero, placas radiográficas e, incluso, algodón, se profundizó de tal manera que directivos de estos centros de salud han tenido que apelar al "ingenio" para sortear un faltante que, por ahora, dista de tener una solución inmediata.

De ahí que varios hospitales, principalmente de la provincia de Buenos Aires, armaron su propio "club del trueque" a fin de dar con los insumos básicos más requeridos a través de este mecanismo de "permuta".

En territorio bonaerense, según fuentes gremiales, el faltante de materiales se profundizó en los últimos dos meses, aunque la escasa disponibilidad de elementos se da de manera despareja.

Desde el Ministerio de Salud provincial confirmaron que "se intenta resolver el problema apelando al intercambio entre nosocomios".

Incluso desde la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) reconocieron ante iProfesional.com que "dicho intercambio surgió de forma espontánea y ante la necesidad de responder a la falta de elementos".

Desde el ámbito oficial no faltan las voces que reconocen lo dramático del cuadro.

En esa dirección, Claudio Ortiz, titular de la dirección de Hospitales del ministerio de Salud de la Provincia, declaró que "frente a la crisis de insumos el intercambio de stocks es un instrumento de gestión necesario que se está utilizando".

Ortiz aseguró que los problemas de aprovisionamiento que atraviesan los nosocomios persisten y remarcó que desde la dirección de hospitales se solicitan reposiciones que resultan críticas y se promociona el "trueque" entre los distintos centros.

"Es un mecanismo que ahora se hace nesario y lo ideal sería que las existencias de los distintos hospitales estuvieran informatizadas y disponibles", indicó.

Guantes que se lavan y no se tiran
Más allá de la opción del "trueque" a la que se ven obligadas a apelar las instituciones bonaerenses, lo cierto es que la situación se ha vuelto mucho más compleja en varias de las provincias del país.

Al respecto, la escasez de guantes de látex, jeringas, gasas y parches está llevando a los centros de salud a tomar medidas insólitas y propias de otros tiempos.

A continuación una infografía del diario El Día de la Plata que explica esta situación: 

En ese sentido, desde el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos aseguraron a iProfesional.com que en provincias como Jujuy, Chaco y Santiago del Estero, hospitales y clínicas "afrontan el faltante mediante la reutilización de insumos".

"Se vuelven a utilizar los guantes de látex. Se los lava y esteriliza y luego se los reutiliza, no en cirugías, pero sí en las revisaciones. Tuvimos notificaciones de que esta práctica ya es común en los centros de salud del Norte. De ahí a que se haga lo mismo con las jeringas hay un paso muy corto", alertó a este medio Marcelo Peretta, titular de la entidad.

"Que se reutilice material descartable habla a las claras del momento complicado que atraviesa el sector. Estas prácticas sólo se han visto en situaciones extremas. Los profesionales deben agudizar el ingenio para hacer rendir lo poco que tienen. Acá se mezclaron desde cuestiones de política económica hasta disputas políticas en sí mismas", señaló.

Listas de espera que se acrecientan
Las complicaciones no se agotan en estas situaciones, sino que además se reflejan en las largas listas de espera que engrosan quienes requieren intervenciones quirúrgicas.

A modo de ejemplo, en el hospital Paroissien de Mendoza se da el caso de más de 400 cirugías pendientes por falta de insumos.

En esa provincia, el efecto de las trabas oficiales ha generado tantos inconvenientes que el gobierno mendocino habilitó una línea 0-800 para ordenar a los pacientes que aguardan para ser atendidos.

El Estado provincial indicó, además, que esta opción también tiene como objetivo agilizar cualquier potencial cambio en "la grilla" de quienes esperan por el material importado necesario para cada operación.

En un comunicado de prensa publicado por el diario local Los Andes, la cartera de Salud de esa provincia indicó que con este accionar se trata de cuidar y respetar el lugar de cada mendocino y asegurar que nadie pierda su turno.

Por el contrario, agrega la notificación, permite adelantar "posiciones", en caso de que algunos interesados desistan de la intervención.

Los recién nacidos, complicados
En la Ciudad de Buenos Aires, los hospitales también sufren diversos inconvenientes.

Desde la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) su titular en Capital Federal, Rodolfo Arrechea, detalló a iProfesional.com el preocupante momento que enfrentan distintas áreas de los centros de salud porteños.

Por citar un ejemplo, Arrechea dio cuenta de que "el hospital Rivadavia está con un dramático faltante de insumos para el sector de los recién nacidos. Neonatología está pagando el precio de la barrera a los importados y la lucha política que mantiene el Gobierno nacional con el Ejecutivo porteño. Nadie se hace cargo de la situación".

Los dentistas, sin anestesia
La lista de afectados también incluye a los odontólogos. En dicho segmento, los profesionales están preocupados porque la falta de anestesia y otros insumos clave los obliga a reducir la atención a los pacientes.

Así, las trabas a la importación complican el ingreso de elementos clave para el trabajo diario de estos profesionales.

Entre los insumos que faltan se cuentan, además de la anestesia, moldes, limas para tornos, implantes y materiales para impresiones.

Hace pocos días, la comisión directiva del Círculo Odontológico de Rosario hizo pública su preocupación por un desabastecimiento que comenzó a notarse fuerte hace muy pocas semanas.

Demoras, listas de espera y reprogramaciones
En paralelo, las complicaciones continuan en Capital Federal. "No hay llaves de tres vías, que son claves para las transfusiones e intervenciones de alta complejidad. Faltan reactivos en los laboratorios", precisó Arrechea.

Y agregó: "Algo que resulta hasta insólito es que en el hospital Rivadavia falten hasta las cintas adhesivas especiales, que se utilizan para colocar tubos interbronquiales".

Arrechea aseguró que "los trueques entre hospitales todavía no llegaron a Capital, pero existen complicaciones en diversos nosocomios de la Ciudad".

"Un día falta un insumo, luego otro y así. El inconveniente es que ya no sólo se da en los hospitales públicos, sino que las complicaciones de reaprovisionamiento también se ven en los centros privados", dijo.

En esa dirección, y para mencionar otro caso, iProfesional.com pudo constatar que, por la falta de los reactivos, el hospital Alemán mantiene suspendidos los exámenes de celiaquía.

Este desabastecimiento tampoco pasa desapercibido para algunas de las principales entidades del área sanitaria.

Así, un relevamiento difundido a fines de junio por la entidad que nuclea a Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina, advirtió que la dificultad para conseguir suturas hace peligrar la continuidad de operaciones tales como laparoscopías, cirugías cardiovasculares, neurocirugías, tratamientos oftalmológicos y estéticos.

El informe, elaborado para ser elevado al Ministerio de Salud de la Nación, también alertó de la falta en el país de las mencionadas llaves de tres vías para aplicar sueros intravenosos.

Desde la misma entidad se aclaró que, si bien existe reemplazo nacional para este accesorio, lo producido a nivel local mostró fallas por lo que fue descartado como alternativa válida.

El relevamiento detalló, además, faltantes en lo que hace a productos de traumatología como clavos y accesorios oftalmológicos.

Una consecuencia directa del faltante que originan las trabas la importación radica en las operaciones que fueron reprogramadas y colocadas en situación de espera durante los últimos días, tanto en Capital Federal como en el interior del país.

"La falta de insumos complica hasta la realización de las cirugías comunes. Por citar un caso, por el desabastecimiento de materiales básicos en los hospitales porteños se suspendieron la mayoría de las operaciones de vesícula", ejemplificóArrechea.

"En las cirugías simples hay hasta seis meses de retraso. Ante una emergencia se opera, de eso no deben quedar dudas. Pero cuando se trata de procesos que se pueden programar con anticipación, como precisamente una operación de vesícula, entonces ahí directamente te colocan en una lista. Y a esperar...", recalcó.

Arrechea señaló otro ejemplo: "La reprogramación de las operaciones de amígdalas. Esto, que se entienda, no sólo sucede en los hospitales públicos. Instituciones como el Alemán también se encuentran con grandes complicaciones por la falta de insumos".

Las demoras en las operaciones también se dan en el interior. En la mayoría de los casos, con números que impactan.

Un ejemplo: por falta de sueros, en el citado hospital mendocino Paroissien sus autoridades tomaron la decisión de orientar el poco stock a casos de suma urgencia.

Al respecto, la prosecretaria del gremio que agrupa a los profesionales de la salud (Ampros) en ese distrito, Gladys Velázquez, afirmó que "no se puede dar menos suero del necesario para cirugías, la lista de espera aumenta el problema y se termina derivando a los pacientes, con los inconvenientes que esto acarrea".

"Los sachets son importados y no están entrando al país. Si anteriormente hubiéramos hecho licitaciones tendríamos mayor inventario; hay un importante retraso del pago a proveedores", expresó.

También San Juan enfrenta inconvenientes de insumos. Y lo mismo sucede en Salta, situación que se ve reflejada en los medios locales: 

"Los centros de salud hacen lo que pueden en el interior, porque llevan meses de complicaciones y la situación parece no mejorar", afirmó Peretta.

Para luego concluir: "A este ritmo, muchos de los que confían en la medicina y en su previsibilidad empezarán a hablar más seguido de milagros", pero no porque se pudo lograr mejoría en un tratamiento, sino porque aparecieron los insumos requeridos para poder llevarlo adelante.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario