3 oct. 2012

Los enfermeros de Laguna abandonan la gestión de recetas y altas por los recortes

Es una clara costumbre en los centros de salud de la comunidad que, para agilizar el ritmo de las consultas, sean los enfermeros los que realicen el seguimiento de las recetas de prescripciones repetitivas, aunque las firme el médico, las gestiones de los partes de altas y bajas laborales o quienes den los resultados de determinadas pruebas rutinarias, que no precisan indicación facultativa, como en el caso de los pacientes anticoagulados para el control del Sintrón. Los enfermeros del centro de salud de Laguna de Duero han abandonado estas funciones que no consideran que les corresponda de forma estricta sino que responden más a un voluntarismo de que las consultas funcionen con efectividad y evitar añadir tiempo burocrático al médico. Diligencia en definitiva válida para este colectivo cuando el camino es de ida y vuelta; pero ahora, a su entender, se ha roto este equilibrio ante el exceso de recortes «que sufrimos como empleados públicos. Al ser una profesión a la que no se le reconoce en condiciones, con fuertes cargas asistenciales y ahora con los recortes hemos visto empeorar nuestras condiciones laborales y dadas las dificultades de hacer llegar nuestro mensaje de protesta con la huelga, los enfermeros hemos visto adecuado incorporar otra forma de protesta», explica Silvia Saéz Belloso, secretaria general del sindicato profesional Satse en Castilla y León.
Y ésta es la de limitarse a las funciones estrictas de la enfermería. Por ello, cuando un paciente pide cita para recetas o partes de confirmación de incapacidad laboral, se suma esta tarea a la agenda del médico del ambulatorio que ve incrementada de golpe su actividad y disminuido su tiempo asistencial. El primer efecto no se ha hecho esperar, ahora la demora para este tipo de gestiones es de seis días cuando habitualmente se atendía «de un día para otro», indica este sindicato. El facultativo tiene más demanda y los usuarios más demora porque además ha sido la plantilla de enfermería al completo, los 14 profesionales, los que han llevado a cabo este sistema de queja que ya ha empezado a resultar contagioso y a extenderse aunque de forma más individual por otros centros de salud. Satse prevé que esta rebeldía que comenzó el pasado día 26 de septiembre, jornada de la primera huelga, y que al menos se prolongará hasta la segunda, el día 11 de octubre, se lleve a cabo en más centros asistenciales.
Para la presidenta autonómica de Satse, Silvia Sáez, «es una forma de que, al menos, se nos vea y se nos escuche, que apoya a la huelga y a las caravanas de protesta. Creemos que es lo que hay que hacer y que no son fuciones propias de la enfermería. Más cuestionable sería –reconoce Sáez– en los casos del paciente con una consulta programada para enfermería donde se revisa por ejemplo su hipertensión y este control conlleva nueva receta porque es una atención que nos han metido, aunque sea discutible, en nuestra cartera de servicios; pero fuera de estos casos de revisión de recetas no parece cuestionable nuestro derecho a no hacer laborase administrativas». Añade la portavoz sindical que, además, «no tenemos desde 2009 el registro de actividad de enfermería. se ha potenciado la receta electrónica, las guías asistenciales, la coordinación informática entre Primaria y Especializada... todo esto nos parece muy bien pero no podemos registrar nuestro trabajo, algo que sería fundamental en nuestras reivindicaciones ni siquiera tenemos identificadas nuestras tarjetas sanitarias».
Caravanas informativas
El sindicato Satse mantiene un calendario de movilizaciones contra los recortes y recuerda que, cuando la Junta aprobó el aumento de la jornada laboral a los empleados públicos de la Administración autonómica hasta las 37,5 horas semanales, la Consejería de Sanidad anunció «que en Castilla y León se había optado por aumentar la jornada laboral para no reducir las retribuciones ni las condiciones laborales de los empleados públicos». Algo, asegura el sindicato, que se ha incumplido. De ahí no solo los dos días de huelga programados, el próximo para el día 11 de octubre, sino las caravanas informativas que visitan los distintos hospitales, ayer estuvo en León, mañana llega a Ponferrada; el 4 de octubre viajará al Virgen de la Concha de Zamora; el día 5 se trasladará a Salamanca; el 8, a Ávila; el 9, a Segovia y el día 10, a la Consejería en Valladolid.
Dsede Sacyl
Los enfermeros de Laguna abandonan la gestión de recetas y altas por los recortes

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más del 80% del personal de enfermería

Debemos fortalecer la visibilidad de este protagonismo histórico de las enfermeras y los enfermeros, no solo visto ahora con Nursing Now 2...