Vecinos niegan supuestas agresiones a enfermeros

El presidente del centro vecinal, Osvaldo Romano, dijo que el problema real es la falta de atención a la noche y fines de semana.

EL CENTRO DE SALUD
EL CENTRO DE SALUD "RENE FAVALORO" DEL BARRIO SAN JORGE.

El presidente del Centro Vecinal de Barrio San Jorge, Osvaldo Romano, desmintió las denuncias del personal del puesto sanitario "Dr. René Favaloro" que denunciaron que no podían atender después de las tres tarde por las constantes agresiones que sufrían los enfermeros por parte de las patotas de dicho barrio.

La falta de horas cubiertas por enfermeros y médicos en este puesto sanitario dejó sin atención a cientos de pobladores. Los profesionales argumentaron que dejan el servicio por las amenazas y agresiones que se producen en la tarde y noche en este sector. "Ni siquiera ingresa la ambulancia del Hospital en las noches, a sacar enfermos porque es apedreada", aseguraron.

De este polémico tema habló Romano. "No es cierto lo de las agresiones; hablé con las enfermeras y me lo negaron en mi cara. Es imposible que hayan sido agredidas en la tarde cuando salían del puesto. Los vecinos los hubiéramos corrido a los patoteros. Necesitamos la atención".

Por otro lado el dirigente barrial sentenció: "Los médicos atienden dos o tres horas y se retiran. Lo mismo ocurre con las enfermeras. No hace falta seguridad, lo que hace falta son especialistas y más horas de cobertura en el puesto sanitario".

Con respecto a la ambulancia que fue apedreada, Romano explicó que "es la excusa para responder a la falta de atención a los llamados de emergencia. Se murió un niño hace pocas semanas esperando una ambulancia. Y no fue porque la apedrearon. Fue porque no llegó nunca el móvil".

"Nos discriminan por pobres"

Romano agregó: "Niego rotundamente sobre estos hechos de violencia reclamados por el hospital. No podemos enfermarnos después de la tres de la tarde, está prohibido enfermarse después de ese horario. Nuestro centro de salud aún no está terminado. Quise hablar sobre este teman con el gobernador Urtubey cuando vino a un acto en mi barrio y no me dejaron. Me dijeron que no hiciera líos. Porque somos pobres discriminan a nuestro barrio", dijo visiblemente emocionado a un canal local.

Otros vecinos también opinaron sobre el tema. Algunos aducen que la situación no es de agresión, sino de falta de atención y que los problemas de patotas no afectan la atención del puesto de salud.

"Quieren hacer ver a nuestro barrio como un lugar de drogas y violencia. Yo vivo a metros del puesto sanitario y no observo que ocurran estos hechos de amenazas y agresiones. Lo que sí se puede ver es la mala atención y las pocas ganas de trabajar que tienen las enfermeras", explicó a El Tribuno Walter Alarcón.

Los vecinos también señalaron que el puesto de salud no posee una sala de Odontología totalmente equipada, como aseguran los funcionarios.

La palabra del gerente del hospital

La problemática fue abordada en el Concejo Deliberante en una reunión de comisión. Allí estuvo el gerente del Hospital "Joaquín Corbalán", Domingo Zorrilla, quien ratificó las agresiones que sufrió el personal de enfermería.

"Los problemas de inseguridad en este puesto de salud no son cosa nueva. Hace mucho tiempo que sufrimos estos percances cuyas consecuencias son la reducción de horas de atención en el puesto. No hay personal de enfermería que quiera trabajar hasta las ocho de la noche porque temen por su integridad", ratificó Zorrilla.

"La solución sería el funcionamiento de la Comisaría que se construye a metros del puesto sanitario. La única manera de parar esta violencia es acelerar su edificación".

La propuesta, que no depende del Concejo Deliberante, ni de las autoridades sanitarias ni del municipio, está lejos de concretarse en lo inmediato, ya que la obra está a la mitad.

Comentarios