Enfermeros, Empujados al destierro

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

buscó en Inglaterra oportunidades laborales. | DA

buscó en Inglaterra oportunidades laborales. | DA

Con una ratio que se sitúa en los 5,3 profesionales por cada 1.000 habitantes,España es junto a Polonia el país con menos enfermeros por pacientes de laOrganización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), según refleja el último informe publicado por esta organización. Dicho informe, además, revela que la media europea supera los 9 profesionales por cada 1.000 habitantes, similar a la ratio mínima que exige la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ante esta situación, y dada la falta de oportunidades que ofrece el mercado laboral isleño, muchos enfermeros canarios deciden buscar fuera la estabilidad que no encuentran en el Archipiélago, donde hace más de ocho años que no se convocan oposiciones para sanitarios.

En concreto, según datos aportados por elSindicato de Enfermería (Satse) en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, solo el año pasado al menos 400 profesionales formados en las Islas se marcharon en busca de una oportunidad laboral, fundamentalmente a países como Inglaterra, Portugal, Italia y, en menor medida, a Noruega y Finlandia.

Uno de ellos fue la tinerfeña Carolina Armas Díaz, que durante un año estuvo ejerciendo en el Lancashire Teaching Hospital de Preston, una localidad situada al norte de Manchester. Junto a ella, una veintena de enfermeros españoles se incorporaron a este centro público británico, que periódicamente ofrece plazas para profesionales extranjeros cualificados.

Carolina deja claro que en su caso se marchó al extranjero "porque la situación laboral en Tenerife era muy mala". "Me fui por necesidad, aunque es cierto que luego también es positiva la experiencia por el tema del idioma, a nivel profesional, por los contactos y amigos que haces,… Pero nadie se va de su casa porque sí, porque como se vive aquí no se vive en ningún sitio", subraya la enfermera tinerfeña, de 38 años de edad.

Tras colegiarse en el Reino Unido, un requisito de obligado cumplimiento para los sanitarios foráneos, una empresa de Valencia fue quien la asesoró sobre la documentación necesaria y le ayudó con las traducciones y los temas burocráticos, aunque el propio hospital le facilitó mucho las cosas. "Nos dieron un mes de alojamiento gratuito en una residencia universitaria, y luego nos ayudaron a encontrar vivienda. El sueldo eran unos 1.900 euros al mes, mucho mejor que el que se gana en cualquier hospital de Canarias, aunque en Inglaterra pagas muchos impuestos y tasas, porque la vida allí es bastante más cara que aquí", recalca Carolina Armas, quien asegura que "fuera demandan constantemente profesionales españoles por nuestra formación, preparación y habilidades técnicas". "Nos formamos en España y luego nos tenemos que marchar fuera para desarrollar nuestros conocimientos, de los que se aprovechan otros", subraya.

A nivel profesional, confiesa que su experiencia fue "muy buena", porque la enfermería en el Reino Unido está orientada hacia los cuidados básicos, y "casi todas las habilidades que tenemos los enfermeros españoles apenas se tocan, aunque si quieres desarrollarte en un ámbito o una especialidad concreta tienes muchas más posibilidades, para con el tiempo ir mejorando en tu categoría profesional". "Lo peor es la distancia con la familia, la pareja, los amigos, etc, pero nos trataron muy bien y nos dieron muchas facilidades", denota Carolina, quien no obstante insiste en que "no me habría marchado, bajo ningún concepto, si aquí la situación estuviera mejor".

"En España no hay voluntad política para dotar de más recursos al ámbito sanitario, y quizá no tendríamos problemas como la saturación en Urgencias, las listas de espera,… En Inglaterra el Gobierno no se la juega en estas cuestiones, y hay suficientes recursos, centros de crónicos, residencias de mayores, etc", concluye la enfermera tinerfeña.

Comentarios