24 ago. 2015

Enfermeros a la mínima expresión


Taller de cuidados cardiovasculares organizado por Satse con motivo del Día de la Enfermería.
Que la sanidad pública andaluza no vive su mejor momento es bien sabido por usuarios y profesionales. Unos sufren la tardanza de las listas de espera o un trato que no siempre es el ideal debido a la saturación, y otros sueñan con dar abasto para atender a todos sus pacientes en las horas que marca su jornada laboral. Todas las categorías han sufrido los recortes pero, sin duda, ha sido la Enfermería una de las grandes perjudicadas. 

En 2011 el Servicio Andaluz de Salud (SAS) comenzó los ajustes en la plantilla de Enfermería, entonces formada por unas 2.800 personas, mientras que en la actualidad, según los datos de la propia Junta del primer trimestre de 2015, son 2.020. Esta disminución ha hecho que en la provincia no se cumpla "ni uno solo de los parámetros y ratios establecidos por numerosos organismos e instituciones" competentes en materia sanitaria, tanto en hospitales como en centros de salud, según denuncia el Sindicato Profesional de Enfermería (Satse) tras realizar un estudio. 

Para ello ha tomado como referentes los valores establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Banco Mundial y la Organización Médica Colegial (OMC); así como estudios científicos que "evidencian las consecuencias para los pacientes y los profesionales que conlleva que los hospitales y centros de salud estén muy por debajo de los estándares mínimos establecidos" en dotación de personal de Enfermería, lo que incluye enfermeros, matronas y fisioterapeutas. 

Según los datos de plantilla que ofrece el SAS, la provincia solo dispone de 2,52 enfermeros por mil habitantes, mientras la media europea es de 9,4 y la española es de 5,3. 

En cuanto a la situación de matronas, Satse señala que sólo hay dos profesionales para los centros de salud de toda la provincia, "cuando las necesidades establecidas por el propio SAS son de una por cada 400 nacidos vivos". Esto contrasta con el número de mujeres en edad fértil que hay en Córdoba, unas 280.000, lo que refleja "un déficit de 36 matronas, según lo establecido por el propio SAS". 

En relación a los fisioterapeutas, el sindicato de enfermería indica que hay uno por cada 30.000 habitantes, si bien lo establecido por la OMS es de uno por cada 1.200. Sobre la enfermería de enlace, el estudio de Satse refleja que en la provincia sólo hay un profesional por cada 30.000 habitantes, cuando el ratio debería ser de uno por cada 10.000 ciudadanos. 

Por otro lado, la falta de enfermeros también se manifiesta al comparar esta plantilla con la de médicos. Según destaca el estudio, el Banco Mundial determina que lo ideal es que haya cuatro enfermeros por cada galeno, sin embargo Córdoba "la situación es de 1,2 enfermeros por médico". Otro parámetro para analizar la calidad en el empleo y asistencia sanitaria está en los centros de salud. La OCDE establece para la Atención Primaria un ratio de siete enfermeros por 1.000 habitantes, mientras que la provincia sólo dispone de uno por cada 1.800 ciudadanos, según Satse. 

A todo ello hay que añadir que "la provincia de Córdoba es la primera de Andalucía en cuanto a envejecimiento de la población", con más de 145.100 mayores de 65 años, es decir, el 18,15% del total de población. Se trata de personas con "un alto índice de necesidades sanitarias y cuidados de enfermería". 

Las consecuencias de esta "alarmante, irresponsable y temeraria situación impuesta" por la administración sanitaria de la Junta de Andalucía "no son pocas ni tampoco irrelevantes". Tras la consulta de varios estudios científicos, Satse asevera que el riesgo de fallecimiento tras procesos quirúrgicos es mayor en hospitales con déficit de enfermeros. Además, apunta que "por cada paciente extra que se añade a las cargas de trabajo de un profesional de Enfermería, se incrementan un 7% las posibilidades de fallecimiento en el mes posterior a la intervención quirúrgica". 

Por otra parte y según los estudios consultados por Satse, con un número adecuado de enfermeros "se podría evitar hasta el 80% de enfermedades crónicas, las cuales causan el 61% de las muertes". Además, puntualiza que asignar ocho pacientes a un enfermero puede tener una sobremortalidad del 31%, sin embargo, en los hospitales cordobeses "hay habitualmente un profesional por cada 18 pacientes y, con muchísima frecuencia, uno por cada 26". 

El aumento de la mortalidad se debe a que una plantilla deficitaria de enfermeros puede ocasionar que en los pacientes ingresados haya "un incremento de infecciones urinarias, de heridas quirúrgicas y nosocomiales, además de úlceras por presión y complicaciones del Sistema Nerviosos Central". 

Para finalizar, según diversos estudios consultados por Satse, con una plantilla estable y sin rotación se disminuye la estancia del paciente en 1,7 días, mientras que el aumento de turnos "incrementa los costes hasta un 36%".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Jornadas: La enfermería en Argentina: Continuidades y rupturas entre el pasado y el presente de la profesión

El Instituto de Estudios Sociales en Contextos de Desigualdades (IESCODE) de la Universidad Nacional de José C. Paz (UNPAZ), en el marco...