La enfermera, clave a la hora de recomendar la vacunación frente al neumococo

Alejandro García defiende que todavía queda mucho camino que recorrer en inmunización en adultos

Redacción. Cáceres
"El trabajo del profesional de Enfermería en la recomendación activa de la vacunación resulta fundamental para mejorar las tasas de inmunización entre la población adulta, sobre todo en el caso de los pacientes crónicos, que resultan mucho más vulnerables al contagio de patologías tan graves como puede ser la enfermedad neumocócica". Esta ha sido una de las principales conclusiones que Alejandro García, enfermero comunitario del Centro de Salud Mejostilla (SES), ha esgrimido durante su intervención en la mesa 'La vacunación como parte del cuidado global del paciente crónico', celebrada en Cáceres con motivo de las VIII Jornadas Nacionales de la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC) y el III Encuentro Nacional de Tutores y Residentes de Enfermería Familiar y Comunitaria.
Este encuentro en Cáceres ha servido para destacar el papel relevante que tienen los profesionales de Enfermería a la hora de recomendar vacunarse a la población adulta. Y es que por su contacto directo y continuado con el paciente, el profesional de Enfermería resulta un agente tan importante como el facultativo médico a la hora de concienciar sobre la importancia de una adecuada inmunización. "Todavía mucha gente piensa que las vacunas son solo cosa de niños. Los enfermeros debemos concienciar de la importancia que también poseen para los adultos, donde aún queda mucho camino por recorrer", ha comentado el enfermero del Centro de Salud Mejostilla.

En este sentido, se ha incidido sobre la enfermedad neumocócica, la patología prevenible por vacunación que más muertes genera en el mundo. Para combatir la incidencia de esta enfermedad, causada por el neumococo, los profesionales de Enfermería reunidos en Cáceres han destacado la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente (Prevenar 13, de Pfizer) como una buena medida de protección, también en el caso de los adultos.

"El Gobierno central ha fijado la obligatoriedad de que todas las Comunidades Autónomas incluyan en sus calendarios infantiles la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente antes de que termine 2016. Sin embargo, mientras que en el caso de los niños nos parece algo capital, en el de los adultos no lo contemplamos necesario. Y esta visión debe cambiar en todo el conjunto de la sociedad", ha remarcado Alejandro García.

Concienciación en adultos mayores de 65 años y pacientes crónicos

Asimismo, los profesionales de Enfermería han insistido en el relieve que alcanza la vacunación antineumocócica en el caso de los adultos mayores de 65 años. "En este sector de la población la tasa de fallecimientos ocasionados por una enfermedad neumocócica, cuando es invasiva, puede llegar al 30%. De ahí la importancia de concienciar a la sociedad sobre el uso de la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente para frenar la incidencia del neumococo entre población adulta", ha asegurado Alejandro Cremades, enfermero de Salud Pública (Generalitat Valenciana).

Así, la eficacia de esta vacuna constituye una de las principales ventajas que subrayan los profesionales de Enfermería para recomendar su administración en adultos, especialmente en aquellas personas que presentan condiciones especiales que aumentan la probabilidad de padecer la enfermedad y/o sufrir complicaciones en caso de contraerla. Pero no resulta la única, ya que en esta reunión también se ha destacado su importancia como medida coste-efectiva. "Con una única dosis, la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente ofrece protección frente a los serotipos de la bacteria del neumococo más prevalentes en España. Con ello, además de los beneficios para la salud de la población, se pueden generar importantes ahorros, sobre todo en lo que se refiere a la disminución de las estancias hospitalarias", ha señalado el enfermero de Salud Pública de la Generalitat Valenciana.

Finalmente, esta reunión también ha servido para remarcar la necesidad de aumentar la recomendación de vacunación entre las personas que cuentan con alguna patología de base, como es el caso de los pacientes crónicos. "Por su condición, los pacientes crónicos son mucho más vulnerables ante el contagio de la enfermedad neumocócica. Por ello, junto con los profesionales médicos, los de Enfermería debemos también recomendarles la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente", ha concluido Cremades.

Comentarios