Motochorros le gatillaron a la jefa de emergencias del San Roque

LE APUNTARON A LA CABEZA Y LA BALA NO SALIO

Bajaba del auto, en 19 entre 507 y 508. Le robaron 15 manuales destinados a médicos residentes


La jefa de Emergencias del hospital San Roque, Graciela Badin, salvó su vida de milagro. "Esos manuales no les sirve a quienes se los llevaron", dijo y pidió que los devuelvan

El viernes pasado, la jefa de Emergencias del hospital de GonnetGraciela Badin, fue aCapital Federal para retirar de la Sociedad Argentina de Cirugía 15 manuales destinados a médicos que harán un curso de capacitación en trauma, en ese centro asistencial, los días 13, 14 y 15 de mayo.

A las 20.15 de ese día estacionó su auto en 19 entre 507 y 508, a unos 50 metros del San Roque, donde tenía previsto ir para dejar el material. Pero dos jóvenes motochorros se lo impidieron.

La interceptaron en esa cuadra apenas bajó del auto y uno la encañonó con un arma, sin dejar de amenazarla, una y otra vez.

Le quitaron el bolso donde guardaba los manuales, certificados de un curso médico internacional del año pasado y también su reloj pulsera, pero lo peor de todo fue los segundos en los que supuso que iban a matarla.

"TE QUEMO LA CABEZA"

En diálogo con EL DIA, la jefa de Emergencias del San Roque todavía lamentaba ayer que los delincuentes la hubieran despojado de esos valiosos manuales médicos.

"Es que son para el curso de mayo que los médicos ya tienen pago y deben recibir estos manuales un mes antes, porque cada uno tiene 400 páginas", explicó desconsolada. Comentó que el viernes quiso dejarlos en el hospital suponiendo que allí estarían "más seguros".

Antes de que los motochorros escaparan con sus pertenencias, Badin tuvo que sortear una situación límite. "Estaba en el auto cuando vi venir hacia mí a dos pibes en moto. Uno tenía unos 16 años y el otro entre 18 y 19. Eran delgados y llevaban gorras con visera", los describió.

Consciente de que podían asaltarla, "tiré mi cartera y el celular debajo de un asiento, activé la alarma del auto y arrojé las llaves al pasto". La tensión iba en aumento.

"El más grande de los dos me apuntó con un arma y me dijo que no era broma, que me iba a quemar la cabeza, que pensaba matarme", reveló la profesional. Lo más terrible es que el delincuentes dio muestras de estar hablando en serio.

"Me gatilló con el arma varias veces", dijo, pero "gracias a Dios la bala no salió".

De nada sirvió que Badin intentara explicarles a esos dos jóvenes que no tenía nada de valor para darles. "Hasta llegué a ofrecerles que se llevaran muestras gratis de leche que iba a donar a un comedor infantil. Pero no quisieron", reflejó.

La médica cree que lo que le salvó la vida fue que, al encontrar la llave del auto que ella había tirado al piso, "uno de ellos abrió el baúl y se activó la alarma. Se asustaron y se fueron por calle 508", comentó.

Badín luego radicó la denuncia en la comisaría de Gonnet.

"Estos manuales no les sirven para nada a quienes se los llevaron, pero les ruego que reflexionen y los devuelvan al hospital porque se trata de material de capacitación en trauma para médicos de emergencias, en su mayoría residentes que abonaron el curso haciendo un enorme sacrificio para capacitarse con sus magros sueldos. Si alguien los ve tirados por la calle, si intentan venderlos, si algún familiar de estos pibes encuentra estos manuales en su casa, les ruego un minuto de reflexión. Capacitamos para salvar vidas. En algún momento podrían ser sus propias vidas", reflexionó.

Comentarios