11 jun. 2016

Los enfermeros sortean obstáculos en el hospital para exigir sus derechos


El sindicato Satse reprodujo una carrera simbólica para que vuelvan a reconocerles la carrera profesional

La paz habitual que se vive en la entrada del Hospital do Barbanza fue reemplazada durante la mañana de ayer por gritos a coro de «Feijoo roñoso, devólvenos o noso!». Mientras, una mujer que estaba siendo trasladada en camilla levanta el brazo saludándoles en señal de solidaridad. Al otro lado están las enfermeras y enfermeros del sindicato Satse.

La causa por la que luchan los dueños de aquellas consignas no es otra que el reconocimiento a la formación y la atención al paciente continuadas, conocida como la carrera profesional y que fue retirada en el año 2010 -junto a los complementos salariales que conlleva- a todos los profesionales del Sergas, en un contexto de austeridad, con amplios recortes en materia de Sanidad.

Aquella fue la duodécima protesta, en tan solo cuatro meses, de un circuito que está colocando a los profesionales de enfermería a las puertas de los grandes complejos hospitalarios y de los comarcales de todo el territorio gallego. Y que reproduce una carrera de obstáculos en la que sus corredores esquivan carteles que contienen palabras como «precariedad» o «recortes».

Excepción gallega

«Todas las comunidades autónomas han comenzado a reactivar los acuerdos de la carrera profesional, excepto Galicia», explicó Carmen García Rivas -secretaria general autonómica del sindicato Satse- sobre una situación que deja a un segmento del sector sanitario gallego que sí ha podido acceder y a otros que no han tenido ni la oportunidad o se han quedado a mitad del camino.

Se da la casualidad de que, en el pasado, Galicia fue la última en formalizar ese acuerdo que establece cuatro grados, con una bonificación de 150 euros mensuales. Cada 7 años (hasta 25) se progresa en uno según méritos, como la actualización de conocimientos, la colaboración en la formación de futuros trabajadores o la calidad del trato al paciente, es decir «el valor añadido que aporta el profesional».

A pesar de que los enfermeros simbolizan la punta de lanza de estas protestas, también afecta a todo el personal sanitario, en el que se incluyen médicos y auxiliares técnicos de enfermería. En cifras afecta a más de 3.000 profesionales. «Buscamos visibilidad para que se abran las negociaciones, sabemos que esto no va a ser posible en un año, pero no toleramos que nos digan que no es prioritario», además García también advirtió: «Nosotros no somos de huelga, pero si no queda más remedio la habrá».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

RE:

Federal Bureau of Investigation (FBI) J. Edgar Hoover Building Building in Washington, D.C., United States of America Attention "BENE...