Trece enfermeros gallegos asumen ya mejorar el descanso en los hospitales



Se adhieren a una campaña estatal que se impulsará en noviembre en A Coruña

Ocho de cada diez pacientes hospitalizados indican alguna interrupción del sueño, y uno de cada tres afirman tener muchos problemas para conciliarlo, concluye una investigación publicada el año pasado. Estudios como este son la base de la campaña SueñOn, realizada por profesionales de enfermería y dirigida a toda la sociedad, para promover el descanso de las personas hospitalizadas. Comenzó en julio, promovida por el Instituto de Investigación Carlos III. En 39 días consiguió la participación voluntaria de casi 1.200 enfermeros, 13 de hospitales gallegos. La campaña se impulsará en un encuentro internacional, del 15 al 18 de noviembre en A Coruña, indica Teresa Moreno, de la Unidad de Investigación en Cuidados de Salud (Investén-isciii) de ese centro estatal, que organiza la reunión científica.

El objetivo es abordar una situación con la que se encuentra cualquier persona que pase alguna noche en un hospital «poniendo en marcha algunas soluciones que puedan ayudar a mejorar este problema y que son de fácil implantación», se indicó en la reciente presentación de la campaña, en Madrid. Enfatizaron estudios que advierten que dormir menos de 5 horas cuadruplica el riesgo de muerte para las personas ingresadas.

Los profesionales de enfermería que se adhieren a esta iniciativa simbolizan su compromiso con el respeto al sueño y al descanso de las personas hospitalizadas que cuidan con la firma de un documento que incluye cinco condiciones. Las dos primeras contemplan evitar la iluminación innecesaria, y el ruido ambiental, en las habitaciones y en las zonas comunes de los unidades y servicios de los hospitales durante el tiempo de descanso.

Además, asumen programar en la medida de lo posible sus tareas para permitir el descanso de las personas hospitalizadas; preguntar y tener en cuenta las preferencias de esas personas internadas respecto a su descanso; y finalmente leer y mantenerse al día sobre los beneficios del descanso en la salud de ese colectivo.

Eso supone aceptar medidas como tener apagadas las luces del control de enfermería que no sean necesarias para el trabajo habitual entre las 23.00 y las 7.00 horas; cerrar las puertas de las habitaciones, para evitar que entre exterior que despierte a las personas ingresadas; y subir ligeramente las persianas entre las 7.00 y las 8.00 de la mañana.

Con estas actuaciones se pretende contribuir a reducir la estancia hospitalaria, las complicaciones médicas y quirúrgicas, y la morbi-mortalidad de pacientes, según resalta la campaña.

Luz, ruido, cuidados y dolor, los mayores obstáculos para dormir

Diferentes estudios confirman entre los factores que alteran el sueño de los pacientes en un hospital el despertarse y acostarse más temprano de lo habitual; las interrupciones nocturnas, que suelen deberse a la luz excesiva; las rutinas y cuidados de enfermería a las personas ingresadas, o a quienes les acompañan; al ruido; a que la cama no sea cómoda y la temperatura de la habitación; y al dolor, la fatiga, el miedo o la preocupación. Influyen asimismo las siestas diurnas propiciadas por el tiempo que permanecen las personas internadas en la cama, o sentadas, sin mayor distracción.

Datos científicos apuntan que los factores que más influyen en no poder dormir fueron despertarse temprano (en el 55,6 %), sueño interrumpido (52,1 %), iluminación excesiva (32,4 %), recibir cuidados de enfermería (33,3 %) y dolor o fatiga (26,5 %).

En cuidados intensivos la calidad del sueño fue calificada de mala o muy mala por el 59 % de pacientes, en comparación con el 24 % que reconocían esa situación en el hogar. Las causas que citaron como más frecuentes para el empeoramiento fueron el ruido, el dolor, la luz, hablar en voz alta, y los catéteres intravenosos. Otros trabajos apuntan a que suelen tener más despertares los varones; y se dan más disrupciones del sueño en jóvenes.

El Grupo Español de investigación en cuidados en el envejecimiento y la fragilidad, y dos grupos ilerdenses (el Colegio Oficial de Enfermería y el Instituto de Investigación Biomédica) promueven también esta campaña.


Comentarios