La enfermera de atención primaria, fundamental en la prevención y la promoción de la salud


Es una realidad que, en Catalunya, alrededor del 25% de los ciudadanos tienen una doble cobertura sanitaria (DC). Es decir, tienen suscrita una póliza de seguro privado además de la cobertura sanitaria pública (CSP). En España, el porcentaje de ciudadanos con DC es bastante menor, alrededor del 10%.

Se constatan perfiles sociodemográficos y de salud diferentes entre las poblaciones con cobertura pública únicamente y con doble cobertura. La población con DC tiene un perfil concreto: más joven, mayor nivel de estudios, pertenecen a clases sociales más favorecidas, declaran mejor estado de salud percibido, presentan menos enfermedades crónicas y discapacidades.

Además, se utiliza un patrón muy distinto de utilización de los servicios según se tenga DC o únicamente CSP. Los primeros frecuentan sobre todo la atención médica especializada. Los segundos frecuentan prioritariamente tanto la consulta del médico de familia como la de la enfermera de la Atención Primaria.

No olvidemos la eficaz labor de prevención y promoción de la salud que se hace desde la Atención Primaria Pública y, concretamente, desde la consulta de la enfermera. Los profesionales de enfermería tienen una amplia cartera de servicios que incluye: seguimiento y control del paciente crónico; promoción de la salud del usuario sano y enfermo; educación para la salud; seguimiento en domicilio; monitorización y seguimiento del paciente vulnerable...

Sin menospreciar la DC ni la sanidad privada, es justo reconocer que desde la atención primaria se tiene un enfoque global del paciente y se coordinan el resto de servicios sanitarios y sociosanitarios. El seguimiento del paciente es desde un punto de vista holístico y no pone el acento en los órganos y las especialidades médicas. En cierto modo, la DC no es garantía de mejor asistencia sanitaria; al contrario, se deja de lado la visión del médico de familia y de la enfermera en la salud y el seguimiento global del paciente.

El engranaje del sistema sanitario es complejo, y para ser eficientes y resolutivos, desde la Atención Primaria se debería llevar el timón y la coordinación de todos los procesos asistenciales. Es garantía de optimización  y seguridad clínica.

La sanidad privada, concretamente la especializada, desafortunadamente relega a un segundo plano el papel imprescindible de la enfermera en la promoción y la prevención de la salud. Infinidad de estudios justifican y argumentan la necesidad de un sistema nacional de salud liderado desde las consultas de médicos y enfermeras de la atención primaria. El paciente, el usuario, es un todo que se beneficia del seguimiento periódico por parte de los equipos de atención primaria. De ese modo se optimizan tratamientos, se coordinan los recursos, se garantiza la educación sanitaria  y se hace un buen uso del sistema sin riesgos para el usuario.

Expliquemos a los usuarios la relevancia del seguimiento médico y enfermero en los centros de Atención Primaria.

Comentarios