La plantilla del hospital denuncia "falta de previsión laboral"

Trece trabajadores se enteran "con unas horas de antelación" de su traslado al complejo de Zamora


La Junta de Castilla y León ha vuelto a repetir los modos, ya denunciados públicamente por los trabajadores, y algunas de las enfermeras afectadas por el cierre de la primera planta del hospital de Benavente aseguraban al mediodía de ayer que nadie les había comunicado oficialmente cuál era la situación laboral. La negativa de familiares de enfermos de la primera planta a trasladar a los enfermos ha hecho, no obstante, dar marcha atrás a la Administración que al menos durante el fin de semana y hasta nuevo aviso mantendrá en sus puestos de trabajo a los profesionales afectados. 

En el hospital de Benavente trabajan 16 enfermeras, 18 técnicos en cuidados auxiliares de enfermería, además de los celadores. La mitad de esta plantilla mantiene sus puestos en la primera planta que hasta ayer tenía abiertas 18 camas. Ya se han ido cerrando algunas puesto que no todas estaban ocupadas y además se ha producido al menos un alta, según los empleados. 

El anuncio, sin previo aviso, del cierre de la primera planta a las diez de la mañana de ayer, y que ha tenido que echarse para atrás, fue recibido por los afectados con gran indignación, sobre todo, por las cinco enfermeras, las seis auxiliares y dos celadores a los que se les anunció a través de wasap su traslado a Zamora. "Para ellos solo somos números", señalaba una de las enfermeras que no sabía cuál sería su puesto de trabajo el próximo lunes, tras enterarse del cierre. "Hoy tenía que incorporarme a las tres de la tarde a trabajar y me acaban de avisar que no venga, pero lo mismo hicieron ya cuando se abrió la planta en enero y me avisaron a las diez de la mañana que a las tres me incorporaba", señalaba otra. 

Han pasado apenas dos meses desde que la Junta decidiera abrir 18 de las 26 camas existentes en la primera planta. Y si el cierre fuera efectivo mucho se temen los trabajadores que la planta se vuelva a abrir hasta después de la temporada estival. 

"No les puedes avisar el mismo día para que modifiquen los turnos. Señor gerente cómo trata a su personal. Los trabajadores son personas a las que hay que darles un margen de tiempo para que cuando surja una necesidad así se dé tiempo prudencial para poder conciliar la vida familiar con la laboral. Ya se pidió por escrito. Y lo peor es que de llevarse a cabo dudo que la vayan a abrir para el verano. Para qué se reformó este hospital tan estupendo, para que esté vacío, para que nos quiten a los profesionales", sentenció Inés Mateos, del sindicato UGT. "Se está jugando con la vida de las personas. Como trabajadores tenemos una vida y ya está bien con jugar con ella", señaló la representante de CSIF. 

La representante de SATSE y de la junta de personal, criticó también la falta de información a la plantilla por parte de la Administración regional con quien mantuvieron a las dos de la tarde una reunión. "A fecha de hoy no tenemos ninguna información por parte del gerente de lo que se iba a hacer con este hospital ni en cuanto a la gestión de camas hospitalarias como al trato del personal", señalaba por la mañana. "Ni sabemos por cuánto tiempo. Muchas veces nos planteamos para qué se invierte tanto dinero en un hospital, si no se va a sacar un rendimiento de ello".

Comentarios