27 mar. 2018

Dólares para seducir enfermeras

Empresas sanitarias estadounidenses ofrecen jugosos cheques y ayudas al alquiler para captar profesionales; el país necesitará más de un millón hasta el 2022 por las jubilaciones y falta de licenciados



El sector de la enfermería estadounidense no pasa por sus mejores momentos. El país está enfrentándose a una situación de escasez masiva de profesionales ya que ha coincidido, por un lado, que los trabajadores más experimentados están jubilándose y, por otro, que no hay suficientes licenciados que repongan la fuerza laboral. La situación repercute directamente en la sociedad, si además se tiene en cuenta el envejecimiento de la población que sufre EE.UU. Un problema creciente que, según la Asociación Estadounidense de Enfermeros, se traduce en una cifra muy llamativa: las tierras del Tío Sam necesitarán contar con más de un millón de nuevos profesionales hasta el año 2022 para así poder satisfacer las necesidades de atención médica en el país.

En este sentido, decenas de centros sanitarios estadounidenses han comenzado un ritual de cortejo que podría ser especialmente goloso no solo para la mano de obra nacional, sino también para la extranjera. «Para atraer profesionales se están ofreciendo subsidios de reubicación y bonificaciones de hasta 10.000 dólares», explica Kathy Howell, jefa ejecutiva de enfermería para UCHealth. Howell reveló además que también proporcionan 4.000 dólares para formación y ofrecen un programa llamado Travel RN, que permite a los trabajadores hacer una rotación de 13 semanas en diferentes instalaciones de la empresa.

En paralelo, Inova Health System ha puesto en práctica una estrategia similar, ofreciendo a sus candidatos bonos de 20.000 dólares, así como reembolsos de matrículas universitarias para los trabajadores y sus hijos, o primas en alojamiento para quienes se trasladen a las cercanías de uno de los hospitales que demandan mano de obra.

Buena parte de los medios nacionales se han hecho eco de los incentivos y las ventajas ofrecidas, sin perder de vista, eso sí, que la actual mano dura de Donald Trump en política migratoria podría ser perjudicial a la hora de atraer talento extranjero. Y es que en aras de su America first, el presidente de EE. UU. apoya una reforma migratoria en la que varios tipos de visados para trabajadores extranjeros desaparecerían. A la espera de que las negociaciones al respecto tomen forma en Capitol Hill, la situación de escasez masiva de enfermeros estadounidenses recuerda a la vivida en Reino Unido en los últimos años. Un problema que supuso que la isla fuese, junto a Alemania, uno de los clásicos en lo que a reclutamiento sanitario español se refiere.

Galicia, por ejemplo, sufrió un éxodo de médicos y enfermeros que decidieron emigrar por las excelentes condiciones laborales que los británicos les ofrecieron desde el año 2001: búsqueda de piso, clases de inglés y mucho mejores salarios que en España. Todo ello supuso que, por ejemplo, según The Times, solo en los últimos cuatro meses del año 2015 una media de 797 profesionales del sector de la enfermería firmasen contratos cada mes para trabajar en Reino Unido.

La situación, eso sí, cambiará irremediablemente cuando se haga efectivo el brexit y la consecuente ruptura con Europa, una derivada que ya se ha visto reflejada en los números. Según los datos de los colegios oficiales de enfermería de las cuatro provincias gallegas, en el 2014 solicitaron trabajo en el extranjero 106 profesionales. Dos años después, las solicitudes cayeron a menos de la mitad: 46. El 2017 fue toda una declaración de intenciones con tan solo ocho solicitudes registradas en la primera mitad del año.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Era una accion complementaria a la Ley de Ocaña

Hace 6 años, muchos enfermeros de diferentes organizaciones habiamos concensuado estos supuestos minimos para una legislacion nacional de en...