28 oct. 2018

Baleares está por debajo de la media europea en ratio enfermera y paciente



Hay 5,05 enfermeras por cada 1.000 habitantes frente a las 8,8 de Europa

Satse alerta de que se necesitan 3.534 enfermeras para estar en la media y pide una regulación de las ratios

«¿Crees que cinco enfermeras pueden cuidar a mil personas? Nosotros tampoco». Con este lema, el Sindicato de Enfermería (Satse) quiere abrir el debate sobre la ratio de enfermeras por paciente, como ya se hace en educación con los profesores y los alumnos, y va a recoger firmas para registrar una iniciativa legislativa popular -para la que necesita 500.000 apoyos- en el Congreso de los Diputados con la que pretende que se garantice un número máximo de pacientes por cada profesional.

En Baleares, la ratio de enfermera por cada 1.000 habitantes es de 5,05 mientras que en Europa es de 8,8. Eso significa que en las Islas se necesitarían 3.534 enfermeras (sanidad pública y privada) para aproximarse a la media europea. Sólo en la sanidad pública se requieren 2.371, de las cuales 1.953 en serían de Atención Especializada y 418 de Atención Primaria.

«Este déficit de profesionales repercute en la mortalidad y en la forma de enfermar», alerta Satse, que considera que con las ratios actuales «se está poniendo en peligro la seguridad del paciente. Amenos enfermeras, más mortalidad».

Según el estudio Análisis de la situación de los enfermeros y enfermeras en los centros sanitarios de España, realizado por un grupo de expertos y dirigido por el doctor en Enfermería Alfonso J. Cruz Lendinez, un profesional de enfermería de Baleares tiene a su cargo hasta 16 pacientes en un turno de noche en una planta de hospital, mientras que la ratio segura es de entre seis y ocho pacientes. «Por ello, se requeriría aumentar la actual plantilla hasta contar con más de 9.100 enfermeros y enfermeras», reclama el secretario general de Satse en Baleares, Jorge Tera.

En España no existe una legislación específica que regule la asignación del número máximo de pacientes por cada profesional. «Por ello, en cada región se establece el número de enfermeras de sus plantillas en función de criterios diversos en los que cuenta más el interés por el ahorro económico que mejorar la calidad y seguridad de los cuidados», se queja Tera, que pone como ejemplo a países como Australia y algunos estados de EEUU, que sí lo han regulado y que recomiendan un máximo de seis pacientes en turnos diurnos.

«Sin embargo, en España el Ministerio recomienda entre seis y 12 enfermos, en función del nivel de dependencia», recalca Tera, haciendo hincapié en que los máximos de estos países son los mínimos en España.

En la UCI, por ejemplo, se recomienda un paciente por enfermera pero en Baleares hay una para cada tres en la sanidad pública y hasta cinco pacientes en la privada, según los datos de Satse, que recalca que la situación de carga se agrava en la privada y, sobre todo, en las residencias de ancianos donde hay una enfermera por cada 100 usuarios.

«Esto deja claro la carga que asumen las enfermeras -ocho de cada diez aseguran que padecen estrés- y, sobre todo, repercute en la atención al paciente», destaca Tera, quien pide avanzar hacia un cambio de modelo donde la enfermera y los cuidados tomen un papel protagonista frente al modelo «medicalizado» centrado en el hospital.

El Sindicato de Enfermería entiende que, si se aprueba esta ley, los pacientes recibirán una atención más segura, humana y de mayor calidad, y serán tratados con los mismos niveles de cuidados independientemente del lugar en el que residan; los profesionales trabajarán con una menor carga laboral, lo que repercutirá positivamente en su salud y seguridad en el trabajo, y el Sistema Sanitario Español, además de mejorar la atención que presta, será más eficiente a nivel económico y social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario