28 abr. 2020

Menos aplausos y más condiciones laborales


Por Ana Cecilia Becerra *
Le preguntan a alguien: ¿cómo definiría la labor enfermera? Y ese alguien contesta: "Enfermería es entrega, pasión, amor por el prójimo y mucha paciencia. Los enfermeros, para mí, reúnen todas las virtudes de una madre". Tradicionalmente se ha asociado la enfermería con el papel femenino en la sociedad, especialmente el rol de una mamá y su simbología del amor incondicional a los demás. Se asocia también y de forma muy marcada con valores del cristianismo como humildad, abnegación y sacrificio por los demás.

Grandes teóricas norteamericanas recalcan estas características: "La empatía es la esencia de una enfermera". Las escuelas de formación lo tienen como impronta curricular que se replica implícitamente a través de currículos formales y ocultos y que transmitimos a través de conductas, también aprendidas de nuestras maestras.

En consecuencia, nos encontramos tradicionalmente con problemas muy marcados en el reconocimiento de lo que hacemos. Es decir, en las escuelas de enfermería no se nos enseña cuánto puede costar un cuidado, ya que se supone que el cuidado es un acto de amor, y el amor… no se cobra y aparte de eso es incondicional.

Salimos de las escuelas con eso metido en el ADN y, por tanto, la huella del origen doméstico marca unas condiciones que ponen en riesgo nuestro bienestar, salud y hasta la vida. Condiciones como salarios, ratio por enfermera (número de pacientes a cargo en un turno), pérdida de autonomía y condiciones de seguridad, entre otros aspectos que afectan la vida de los enfermeros en el país.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), "la mayoría de los trabajadores del cuidado se ocupan en el sector educación, salud y trabajo social, representando el 6,5 % del empleo total mundial en 2018. En el caso de enfermería y partería, constituye el mayor grupo profesional en el sector salud, además de ser la ocupación más feminizada del sector, con condiciones laborales precarias, salarios bajos, búsqueda de múltiples empleos y aumento de sus horas extraordinarias, entre otras situaciones que menoscaban la calidad de los cuidados y tiene un impacto negativo en la calidad de vida" (OIT, 2018).

Las denuncias del personal de enfermería por atraso en el pago de salarios de tres o más meses son continuas, y los empleadores no cumplen con el suministro de insumos, dotación personal y elementos de protección obligatorios. La deslegitimación de los derechos de los trabajadores en el ámbito de la enfermería es evidente y caótica; así se potencia la realización de un cuidado en condiciones adversas, en detrimento de la calidad de atención a los sujetos de cuidado, que desmotiva y perturba la calidad de vida y el desarrollo humano del personal de enfermería.

El Convenio 149 y la Recomendación 157-77 de la OIT —sobre empleo, condiciones de vida y trabajo del personal de enfermería— han sido ignorados de manera sistemática por los gobiernos en Colombia, que no los han acatado ni incluido jamás en sus planes de desarrollo.

La Veeduría Ciudadana de Enfermería Nacional es un mecanismo democrático de representación, que permite a los ciudadanos hacer vigilancia, fiscalización y control a la administración pública y privada del manejo de recursos públicos y desarrollo de actividades de interés público, como proyectos, contratos o prestación de servicio público (Carta política, art. 1, ley 850 de 2003).

Como veedores ciudadanos de enfermería, estaremos especialmente atentos durante la pandemia del COVID-19, observando, escuchando, denunciado y tramitando casos ante los entes reguladores para que los enfermeros y sus familias no se vean afectados por las ya conocidas debilidades del sistema de salud.

No queremos héroes ni heroínas que entreguen su vida a cambio de un sistema de salud debilitado, queremos trabajadores del cuidado remunerado en igualdad de condiciones con cualquier otro profesional y con las garantías suficientes para ejercer nuestro trabajo sin arriesgar la vida ni la de nuestra familia.

¡La Veeduría Ciudadana de Enfermería está contigo!

*En nombre de la Veeduría Ciudadana de Enfermería Nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Enfermería Exige ser parte Reconstrucción Social y Económica de nuestro País

Con todo el reconocimiento social y político recogido hasta ahora hacia las enfermeras y enfermeros, ¿cómo se puede entender que, llegado ...