6 ago. 2012

El hospital de Alcalá avisa a los pacientes: sólo tiene una enfermera por planta

El hospital de Alcalá avisa a los pacientes: sólo tiene una enfermera por planta y 130 camas menos tras los recortes de Aguirre



Los médicos, enfermeros, auxiliares y celadores del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá se han plantado ante los recortes sanitarios de Esperanza Aguirre y han decidido avisar a los pacientes de los peligros que este 'tijeretazo' supone para su salud. Los trabajadores de este centro han colgado unos carteles en los que informan de las consecuencias de las medidas de la 'lideresa'.

Los recortes sanitarios de la presidenta de la Comunidad de Madrid han puesto en jaque al hospital de Alcalá. Así lo aseguran los empleados de este centro sanitario, que a través de carteles colgados por toda la clínica avisan de la verdadera envergadura del 'tijeretazo': "se han quitado 130 camas del hospital" y "se han dejado plantas con una enfermera y una auxiliar por turno", lo que hace "imposible asegurar la asistencia a los pacientes".

Los profesionales de este hospital avisan también de que "las plantas se han mezclado. Hay pacientes de todo tipo de enfermedades en cualquier unidad", y "esto es un riesgo para su seguridad". Asimismo, en estos carteles aseguran que "los pacientes de Urgencias y UCI no pueden ingresar en planta por no haber camas para ellos".

El equipo sanitario ha llevado a cabo esta iniciativa para advertir a los pacientes de que "están desmantelando su hospital" y que las medidas de Esperanza Aguirre ponen en "riesgo" la salud de los pacientes del hospital.

A principios del mes de junio, la Comunidad despidió a 90 trabajadores de este centro. La 'lideresa' decidió no renovar los contratos de 42 enfermeros, 35 auxiliares, 7 celadores, 3 técnicos de laboratorio, 2 matronas y 1 mecánico, todos ellos empleados eventuales que iban encadenando contratos, en algunos casos desde hace más de cinco años. También decretó una reducción del número de camas.

Unas medidas contra las que ya ha empezado a protestar la plantilla, que considera que se trata de una nueva agresión a la Sanidad que ahonda en el deterioro de los servicios públicos emprendido por el Gobierno regional, y de las que ya son conscientes los pacientes, que se echan "las manos a la cabeza", según han indican en Twitter, donde circula como la pólvora el cartel que ha aparecido en el hospital de Alcalá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario