14 nov. 2012

Se avecina escasez de médicos en EE.UU.


El desafío ahora para EEUU es hacer suficiente la cantidad de médicos, enfermeras y terapeutas.
E desafío ahora para EEUU es hacer suficiente la cantidad de médicos, enfermeras y terapeutas.
Foto: Archivo / La Opinión

Ahora que el presidente Barack Obama ha sido reelecto y que su reforma del sistema sanitario no será revertida por el otro partido, viene otro desafío para los Estados Unidos: tener suficientes médicos, enfermeras y terapeutas físicos para atender no sólo a las comunidades que recibirán cobertura sino a la población que envejece en los Estados Unidos.

No será fácil.

La escasez de profesionales de la salud se ha vuelto crónica en los Estados Unidos, por una combinación de recortes a la educación y a los programas públicos de residencia de medicina que hace muy difícil llenar las necesidades a nivel doméstico.

Un ejemplo del por qué no existen suficientes de estos profesionales: falta de programas educativos. Según la Asociación Americana de Colegios de Enfermería, en un año típico 50 mil solicitantes son rechazados por programas de enfermería, principalmente porque no hay suficientes profesores. En ciertos colegios comunitarios, hay listas de espera de hasta dos años para tomar cursos de esta especialidad.

Sin embargo, este es uno de los pocos sectores profesionales que se expande en estos momentos y lo ha hecho durante la recesión: los trabajos en este sector han aumentado en 1.2 millones durante estos años y los salarios superan los 50,000 dólares para un enfermero novato. La incorporación de 32 millones de personas adicionales a las listas de los seguros de salud gracias a "Obamacare" no hará sino aumentar esta demanda.

Según la Asociación Americana de Colegios Médicos, para el año 2015 habrá una escasez de 63,000 doctores que aumentará a 130,000 para 2025. El problema es aún peor en los enfermeros, se espera que para 2030 habrá escasez de casi un millón de enfermeros y enfermeras en EEUU.

A esto se añade un sistema de visas que hace muy difícil la inmigración de estos profesionales y que limita los cupos hasta el punto en que toma un mínimo de 5 años para un enfermero que está en el extranjero obtener el permiso para trabajar en Estados Unidos.

Un reporte publicado ayer por la Fundación Nacional de Política Americana aborda este tema en detalle. El mismo señala que las restricciones a la inmigración de doctores, enfermeros y terapeutas hacia los Estados Unidos se hará más crítica en la medida que pase el tiempo y más personas busquen y tengan cobertura médicas y se hagan mayores, como ocurrirá con la generación de los "baby boomers", que ahora empiez a retirarse.

Los "boomers" son unos 74 millones de personas nacidas entre la segunda guerra mundial y 1964 y los más mayores ahora empiezan a retirarse, lo que seguirá ocurriendo en los próximos 20 años. Muchos de ellos mismos son médicos y enfermeras.

"El Congreso de los Estados Unidos y el Ejecutivo no han establecido políticas migratorias que permitan la entrada de un número suficiente de doctores, enfermeras y otro personal médico para trabajar en Estados Unidos", señala el reporte. "En momentos en que hay una necesidad tremenda de estos servicios, el sistema migratorio está diseñado para prevenir, no facilitar, la entrada de estos profesionales".

El abogado Carl Shusterman, cuya firma representa a unos 100 hospitales, casi todos en California, dijo que el problema viene desde hace años, pero que los intentos para resolverlo con cambios a las leyes de inmigración no se han materializado.

"Hace once años testifiqué ante el Congreso sobre la necesidad de hacer cambios, expandir cupos para residencia de médicos, continuar con las visas temporales para enfermeras", dijo Shusterman, quien antes de tener su práctica privada fue fiscal de inmigración.

"A mediados de los años noventa existían esas visas y las eliminaron por presión de los sindicatos. Ahora hay una escasez de enfermeras pero la lista de espera para una visa es de varios años. No tiene sentido alguno".

Las asociaciones y sindicatos de enfermeros critican el énfasis en traerlos de otro país indicando que no sólo constituyen una fuga de cerebros para esos países sino que deprimen los salarios de enfermeros en los Estados Unidos. No obstante, los partidarios de hacer todo lo que se pueda para aumentar la presencia de estos profesionales en este país alegan que es muy tarde para soluciones parciales.

"Para mí, las visas para doctores y enfermeras no deberían ser profesionales", dijo Shusterman. "A estas alturas, no se trata solo de tener más programas educativos, ya no hay tiempo, hay que hacer las dos cosas. Ampliar los programas educativos y facilitar las visas para médicos y enfermeras".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más del 80% del personal de enfermería

Debemos fortalecer la visibilidad de este protagonismo histórico de las enfermeras y los enfermeros, no solo visto ahora con Nursing Now 2...