9 abr. 2013

Enfermeros y héroes

La mayor parte de los internos de los centros del IASS son personas mayores y grandes dependientes. | DA

La mayor parte de los internos de los centros del IASS son personas mayores y grandes dependientes. | DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Cerca de un centenar de pacientes por solo un enfermero; problemas de gasas, vendas, toallas o sábanas; edificios que se caen a pedazos; enfermedades propias de otra época que reaparecen en brotes epidémicos. Este es el panorama -hoy, que se celebra el Día Mundial de la Salud- que presentan en la actualidad algunos de los centros sociosanitarios de Canarias, considerados por sindicatos y profesionales como los "grandes olvidados del sistema".

En el caso de Tenerife, la mayor parte de las instalaciones dependientes del Cabildo insular salen adelante gracias a la implicación y el esfuerzo del medio centenar de enfermeros que trabajan en ellos. Estos, pese a los recortes, han logrado que la calidad asistencial no se resienta, como explica a este periódico Alejandra Sánchez Barrera, delegada del Sindicato de Enfermería (Satse) en el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) de la Corporación.

"Por las características de estos centros, en los que la mayor parte de los pacientes son crónicos y grandes dependientes, priman los cuidados, -argumenta- y si el enfermero es el encargado de estos cuidados, es necesario que haya más personal".

En términos generales, desde Satse estiman que estos hospitales deberían contar con el doble de profesionales de los que hay ahora, para llegar a unos "mínimos exigibles". "Aun así, tampoco cumpliríamos las ratios que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS) para los centros de agudos y grandes dependientes" recuerda Alejandra Sánchez. En los cinco centros que gestiona el IASS en la Isla el trabajo está estructurado en tres jornadas: mañana, tarde y noche, pero solo hay dos enfermeros por planta hasta el mediodía; en el resto de los turnos solo hay uno. "También debemos atender a los familiares y allegados de los usuarios, y hay que lidiar con todo tipo de personas. Se trata de enfermeros muy profesionales, a los que les gusta mucho su trabajo, porque si no fuera por su disposición sería imposible ofrecer un servicio de calidad", arguye la delegada de Satse.

La asistencia sociosanitaria que se ofrece en estas instalaciones es diferente a la que se da en los hospitales y centros de salud. Se trata de pacientes que requieren mayores cuidados que los denominados agudos, que reciben el alta en cuanto se les soluciona el problema. Sin embargo, en el caso de centros como el Febles Campos, el Hospital de Los Dolores o La Trinidad hay personas que llevan meses y años ingresados, aunque en la mayoría de los casos sus patologías hacen que fallezcan en poco tiempo. "Por eso, estas situaciones son muy complicadas de sobrellevar, porque no las enseñan en las escuelas de Enfermería", subraya Alejandra Sánchez, quien deja claro que "el cariño y una sonrisa, no se paga con dinero".

"En la Especializada el trabajo es más técnico e inmediato. Las actuaciones son más explícitas, mientras que en Primaria los cuidados requieren de valoración y se tratan en fases iniciales", relata la enfermera tinerfeña, quien expone que "en el caso de los pacientes crónicos y geriátricos, los cuidados deben ser continuados y además demandan un control y un seguimiento diario". En estos aspectos, la enfermería lleva años reclamando su importancia, porque estos cuidados son muy complejos y suponen una vigilancia continua. En este sentido, en muchas ocasiones los profesionales de los centros sociosanitarios se consideran "maltratados" por el sistema, que no dota a estas instalaciones del presupuesto que necesitan. "Las competencias en materia sociosanitaria están transferidas a los cabildos, por lo que los presupuestos son inferiores a los que pueden llegar el Estado o la comunidad autónoma". Eso hace que en algunos casos haya una alarmante falta de personal y de materiales básicos, como ha denunciado en varias ocasiones el comité de empresa del IASS.

"Algunos centros tienen problemas de mantenimiento, porque son instalaciones antiguas que llevan años sin ser remodeladas. El propio personal de mantenimiento hace todo lo que puede, pero no hay dinero. Por eso, echamos en falta un mayor apoyo de las administraciones", concluye Alejandra Sánchez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Trabajo Diario del Personal de Enfermería

Si podemos decir los que estamos en la trinchera, como sujeto real de la evidencia de nuestro trabajo, que nos está pasando, día a día. Vem...