28 mar 2014

«Seguimos sufriendo la falta de personal y de recursos»

«Seguimos sufriendo la falta de personal y de recursos»

Gabriel Lozano Molinero es enfermero titular en el centro de salud Profesor Antonio García de Molina de Segura desde hace 31 años. Este molinense, de la pedanía de Los Valientes, terminó sus estudios de enfermería en Dusseldorf (Alemania), donde residió en el periodo comprendido entre 1965 y 1981. En breves fechas recibirá el reconocimiento de sus compañeros porque se jubila y dejará de trabajar el 9 de abril. Pero también ha obtenido el reconocimiento del pueblo de Molina a través del premio Francisco Guirado, en categoría individual, que se le entrega en el marco de la VIII Semana de la Salud de Molina de Segura. En la categoría colectiva, el galardón va a parar a manos de la junta local de la Asociación española de lucha contra el cáncer (AECC).

-¿Qué representa este reconocimiento para usted?

-Es un reconocimiento a mi trayectoria como sanitario local en Molina de Segura y lo recibo con mucho agradecimiento a los colectivos sanitarios y las personas que han votado por otorgármelo. Me ha sorprendido gratamente

-Más de treinta años en Molina...

-El 17 de mayo cumpliría los 31 años en el centro de salud, si bien al principio no existía como tal, sino que era un ambulatorio que estaba en la calle Mayor.

-¿Cómo estaba la sanidad en Molina hace treinta años?

-Yo empecé como interino de la Asistencia Pública Domiciliaria (APD) y luego aprobé una oposición. Entonces no se había desarrollado la sanidad universal y estábamos todavía con la beneficiencia. Estábamos otro compañero y yo; soy el último que queda porque somos una especie a extinguir. La Consejería de Sanidad ha ido amortizando estas plazas y se van reconvirtiendo en personal estatutario del Servicio Murciano de Salud (SMS); antes éramos funcionarios

-¿Pero la asistencia sanitaria a domicilio se sigue realizando?

-Sí, claro, se sigue prestando. Lo que ocurre es que en aquel entonces también se hacía la asistencia domiciliaria de la beneficiencia; para la gente que no tenía asistencia sanitaria de la Seguridad Social existían médicos y enfermeros APD.

-¿De qué manera se ha notado la mejora de recursos humanos y técnicos durante las tres últimas décadas?

-Ha mejorado muchísimo, antes todo era muy rudimentario. No existía la diversidad de materiales para hacer curas y tratamientos tópicos como existe hoy en día. Se ha diversificado mucho, se ha avanzado bastante y hay una mejor asistencia. Hay más personal, pero la demanda también se incrementa.

-¿Se están notando los recortes de estos últimos años?

-Se está notando y seguimos sufriendo las consecuencias de la crisis por la falta de personal y de recursos.

-¿Cuál ha sido uno de sus peores momentos como profesional de la sanidad pública?

-¿De los peores? Cuando uno empieza a trabajar y comprueba que no tiene los medios adecuados. No se disponía de material, apenas se ponían inyectables, curas se hacían muy pocas&hellip Eso era frustrante

-¿Y la mayor satisfacción en sus más de treinta años de vida profesional?

-El desarrollo de la profesión y la promoción a nivel interno. La formación continuada ha avanzado mucho a través del SMS. Ello te proporciona gran satisfacción al desarrollar plenamente tu actividad en condiciones óptimas para atender a las personas, a diferencia de lo que ocurría al principio. Además, se han llevando a cabo programas de salud que son relevantes para la población, como los de diabéticos, de hipertensión, de obesidad&hellip Hay una cartera de servicios que antes no existía. De hecho, Enfermería no tenía consulta y hoy día podemos atender esos programas. Me siento muy gratificado por la población.

-¿A cuántos pacientes habrá atendido a lo largo de su carrera?

-(Ríe) Es casi imposible saberlo&hellip Calculando una media de treinta pacientes al día, habría que multiplicar por muchos años&hellip

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin enfermera/os No Hay Cuidados en Salud

Sin enfermera/os no hay cuidados de la salud", la falta de personal en un número adecuado y las bajas condiciones de trabajo dignas, y ...