¿Conviene que te revise un médico asistente?



Si no estás seguro de que recibirás la mejor atención de un enfermero profesional o de un médico asistente, lee esto
En  todo el país, los profesionales del cuidado de la salud que no son médicos, generalmenteprofesionales en enfermería (nurse practitioners, NP) y asociados médicos (physician assistants, PA), están surgiendo en una variedad de entornos médicos.

Solemos ver a estos proveedores de práctica avanzada (advanced practice providers, APP) en prácticas de atención de salud primaria y de medicina familiar, pero también trabajan como especialistas en hospitales y clínicas en establecimientos minoristas, entre otros. En zonas rurales, ellos pueden ser los únicos proveedores de atención médica disponibles regularmente.

Sus filas están creciendo rápidamente. En los últimos 10 años, el número de NP con licencia en Estados Unidos prácticamente se ha duplicado, alcanzando los 205,000. Entre 2003 y hoy, el número de PA aumentó de aproximadamente 43,500 a más de 102,000.

¿Una de las principales razones? La demanda de médicos, especialmente médicos de cabecera e internistas, está superando la oferta. La Asociación Estadounidense de Colegios Médicos(Association of American Medical Colleges, AAMC) espera una escasez de hasta 31,100 médicos de atención primaria y hasta 63,700 médicos de otras especialidades para el 2025.

Los APP pueden compensar ese déficit. Pero, ¿pueden brindarte la atención que necesitas? Y, ¿cómo se compara con la atención que recibirías de un doctor en medicina (M.D) o un doctor en osteopatía (O.D.)?

Lo que hacen y lo que no hacen

Los PA y NP profesionales están manejando muchas tareas que alguna vez fueron del dominio exclusivo de los médicos: pueden recetar medicinas en todos los estados. En 21 estados y el Distrito de Columbia, los profesionales de enfermería pueden practicar de manera autónoma. Algunos asociados médicos y profesionales de enfermería sustituyen a los residentes en centros académicos médicos.

Pero sí hay diferencias entre los APP y los médicos. Ésta es una diferencia que los distingue. Lo que los APP tienen permitido hacer legalmente puede variar de un estado a otro e incluso de un hospital a otro. Por ejemplo, los NP no pueden recetar sustancias o medicamentos controlados en Florida. En algunos estados, un médico supervisor debe estar presente en el sitio en que te trate un NP; pero en otros estados, esto no es necesario.

En todo el país, la autoridad que tengan los NP y los PA para hospitalizarte dependerá del hospital.

Su entrenamiento también difiere. Los médicos y los PA entrenan bajo el llamado modelo médico (si bien los médicos de atención primaria tienen aproximadamente 23,000 horas de educación y capacitación y los asociados médicos tienen aproximadamente 3,000). Esto les enseña a los médicos a "trabajar a través de un proceso de diagnóstico que dirige las preguntas que haces, el examen médico que realizas, los estudios de diagnóstico y los tratamientos", indica el doctor Reid Blackwelder, M.D., presidente de la mesa directiva de la Academia Estadounidense de Medicina Familiar (American Academy of Family Physicians). Los profesionales de enfermería están educados bajo el modelo de enfermería que hace énfasis en la promoción de la salud y la educación.

En última instancia, lo que un NP o un PA hacen en el consultorio médico depende de su experiencia, el entorno y su especialidad, según señala Marc J. Moote, PA-C, asistente médico certificado en jefe del Sistema de Salud de University of Michigan en Ann Arbor. "A menudo, cada equipo de médicos, PA y NP, decidirá cuál es el mejor uso de las habilidades de cada uno en el equipo de atención de salud, y esto puede variar de una práctica a otra", añadió.

6 grandes beneficios

Los PA y NP son indispensables para el manejo diario de problemas de salud como dolores de garganta o infecciones del tracto urinario, lo que permite a los médicos de atención primaria manejar afecciones más complejas, según comenta el doctor John Santa, M.D., asesor médico de Consumer Reports.

También pueden preexaminar a los pacientes, hacer las rondas en el hospital, ofrecer atención de seguimiento, tratamientos menores, manejar afecciones crónicas y tener también un lugar en los cuidados médicos especializados. "Pueden ser muy buenos para tomar y registrar las historias clínicas, revisar los historiales de los pacientes y coordinar todo lo que necesita el especialista", añadió Santa.

caduceo

Lo que es más, muchos asistentes médicos trabajan como asistentes quirúrgicos. Si bien acudir con un APP probablemente no reducirá tu copago, puede ayudar a reducir los costos totales del cuidado de la salud. Otros beneficios pueden incluir:

Esperas más cortas para las citas médicas. Merritt Hawkins, un despacho de búsqueda y consultoría de atención médica, encontró que en 15 áreas metropolitanas, los nuevos pacientes esperan, en promedio, 18.5 días para una cita con cardiólogos,  dermatólogos, médicos de cabecera, obstetras y ginecólogos o cirujanos ortopédicos. Pero, con más proveedores de atención en el despacho, los asistentes médicos y profesionales de enfermería pueden atender a un paciente si el médico no puede hacerlo.

Un enfoque de equipo. Tener a un PA o a un NP en el personal hace que algunos aspectos de la atención médica basada en equipos sean más viables. Ellos pueden echar un vistazo a un caso de tos, una cortada o un esguince y asegurarse de que las vacunas se apliquen y se lleven a cabo estudios de presión arterial y colesterol. Una revisión en 2013 de la revista científica Journal for Nurse Practitioners encontró niveles comparables de presión arterial y glucosa en la sangre en personas atendidas por NP que entre las personas atendidas por médicos.

Atención conveniente. El personal de muchas clínicas sin citas previas en farmacias está compuesto por profesionales de enfermería o por asistentes médicos. Así que, si desarrollas una infección del tracto urinario, por ejemplo, puedes recibir la atención que necesitas cuanto antes.

Tratamiento más rápido en la sala de emergencias. Unos investigadores canadienses encontraron que en las salas de emergencias donde había NP y AP de guardia, las personas con síntomas que no ponían en riesgo la vida, tenían el doble de posibilidades de recibir atención médica en un lapso de 15 a 60 minutos.

Ayuda con enfermedades crónicas. Una vez que tú y tu médico elijan un tratamiento, un asistente médico o un enfermero profesional pueden asegurarse de que todo marche en orden, por ejemplo, de que tus niveles de glucosa en sangre estén bien controlados.

Los APP son particularmente útiles para personas mayores con padecimientos crónicos. Un estudio de la Revista de la Sociedad Estadounidense de Geriatría (Journal of the American Geriatrics Society) remarcó que los pacientes mayores manejados tanto por un NP como por un médico al mismo tiempo tuvieron una atención de mejor calidad para la demencia, las caídas y la incontinencia urinaria que quienes fueron atendidos por un médico solo.

El manejo conjunto "es más adecuado para afecciones que requieren mucha vigilancia cercana, interacción con el paciente y educación", indicó el coautor del estudio, el doctor David B. Reuben, M.D., director de la división de geriatría en la escuela de medicina David Geffen en UCLA.

Menor riesgo de reingreso al hospital. Los pacientes con leucemia que están en el hospital para recibir quimioterapia redujeron sus hospitalizaciones por aproximadamente 6 días y tuvieron menos probabilidades de ser reingresados luego de 14 días cuando recibieron atención de PA en lugar de médicos en entrenamiento, de acuerdo a un pequeño estudio que apareció en la revista médica Journal of Oncology Practice.

Un estudio de 2013 en la revista Journal of Thoracic and Cardiovascular Surgery encontró que cuando los PA hacen visitas domiciliarias a pacientes que se sometieron a cirugías cardíacas como parte de un programa de atención domiciliaria por parte de asistentes médicos, los reingresos a 30 días se redujeron en un 25%.

Cuándo optar sólo por el médico

Es necesaria más investigación para determinar definitivamente cuándo consultar a un médico podría ser preferible que ver a un enfermero profesional o a un asistente médico. Los APP cuentan con el conocimiento para jugar un papel principal en el diagnóstico y tratamiento de malestares comunes y un papel auxiliar en el manejo de males complejos, según el doctor  Marvin M. Lipman, M.D., asesor médico en jefe de Consumer Reports. "Los médicos son preferibles para tratar a ese 5 a 10% de los pacientes cuyos síntomas no tienen sentido y requieren investigación más detallada", señaló.

Los NP y los PA dicen que pueden manejar más que sólo las tareas de rutina. "Es un error asumir que no pueden realizar diagnósticos o manejar atención compleja", opina Moote.

doctora
Dicho esto, algunas investigaciones sugieren que los médicos son más hábiles en ciertas áreas. Por ejemplo, un estudio de 2013 encontró que los médicos de cabecera que refirieron pacientes a un centro médico entendían mejor lo que los síntomas podrían indicar y tenían más probabilidades de solicitar las pruebas correctas que los NP y los PA. Las derivaciones médicas (cuando un doctor refiere a un paciente con un especialista) mostraron "una aproximación mucho más lógica", según el doctor William Mundell, M.D., profesor asistente de medicina en la Mayo Clinic de Rochester, Minnesota. "Los médicos estaban más cerca de un diagnóstico acertado".

Otra pregunta clave: ¿Cuántos exámenes están solicitando los distintos tipos de proveedores?Una investigación reciente en la revista médica JAMA Internal Medicine encontró que los profesionales de enfermería y los asistentes médicos tienden a solicitar una cantidad ligeramente mayor (menos de 1%) de exámenes de diagnóstico por imágenes que los médicos de atención primaria para pacientes similares de Medicare.

Conclusión: Todos estos proveedores de cuidados de salud tienen un lugar importante en la atención médica. Asegúrate de consultar al proveedor correcto para ti en el momento correcto.

Quién es quién entre los proveedores de atención médica

Lo que necesitas saber sobre certificaciones, entrenamiento y más para algunos profesionales entrenados que puedes ver durante una visita al consultorio o el hospital.

Título: Doctor en medicina (M.D.)

Lo que hacen: Diagnosticar, tratar, recetar, ordenar exámenes y, de ser cirujanos, realizar cirugías.

Entrenamiento: Tras la universidad, 4 años de escuela de medicina y de 3 a 7 años o más de residencia. Algunos añaden otro entrenamiento especial de 1 a 3 años (subespecialización [fellowship]). Todos deben aprobar el examen de certificación de un estado o jurisdicción; muchos son certificados por la Junta Estadounidense de Especialidades Médicas (American Board of Medical Specialties), lo que garantiza el conocimiento, habilidades y experiencia en una o más especialidades. La mayoría de las certificaciones de la junta deben renovarse cada 6 a 10 años.

Título: Doctor en medicina osteopática (D.O.)

Lo que hacen: Puede hacer todo lo que hace un doctor en medicina. Cerca de 60% trabaja en atención de salud primaria.

Entrenamiento: Al igual que un M.D., un D.O. debe completar la universidad y la escuela de medicina y hacer una residencia, además de que muchos hacen una subespecialización. Ellos pueden recibir certificaciones de la junta en especialidades y ser certificados por el estado. Un D.O. recibe entrenamiento adicional sobre el sistema musculoesquelético. Muchos osteópatas usan las manos para ayudar a obtener un diagnóstico y manipulan las articulaciones y los músculos.

Título: Asistente médico (PA)

Lo que hacen: Diagnosticar, tratar, recetar, hacer rondas en el hospital, solicitar e interpretar exámenes y ayudar durante la cirugía.

Entrenamiento: Aproximadamente 26 meses de educación médica tras la universidad y 2,000 horas de rotación clínica, a menudo junto con los residentes, en medicina familiar, medicina interna, obstetricia, ginecología, pediatría, cirugía, medicina de emergencia y psiquiatría. Es necesario aprobar un examen nacional para convertirse en un Asistente médico certificado o PA-C. Para conservar la certificación, debe completar 100 horas de educación médica continua cada dos años y realizar un examen cada 10 años.

Título: Profesional de enfermería (NP)

Lo que hacen: Diagnosticar, tratar, recetar, hacer rondas en el hospital, solicitar/interpretar exámenes y asesoría. Énfasis en prevención de enfermedades y manejo de la salud.

Entrenamiento: Estos enfermeros registrados con licencia (RN) han obtenido una maestría y/o un doctorado. Tienen educación avanzada en farmacia, evaluación física y procesos de enfermedad, acumulan de 600 a más de 1,000 horas de entrenamiento clínico y la mayoría aprueba un examen de certificación nacional. Los NP deben completar 1,000 horas de práctica clínica o realizar un examen cada 5 años para conservar la certificación.

Título: Enfermero anestesista

Lo que hacen: Administran anestesia sin necesidad de un anestesiólogo supervisor. La necesidad de supervisión por parte de un médico varía según el estado.

Entrenamiento: Es necesario ser un enfermero registrado (RN) con al menos un año de experiencia en cuidados críticos, obtener una maestría de un programa de enfermería anestesiológica acreditado y acumular casi 2,500 horas de entrenamiento clínico. Es necesario aprobar un examen de certificación nacional, conservar la certificación y contar con una licencia por parte del estado.
 
Título: Enfermera clínica especialista

Lo que hacen: Normalmente atienden a pacientes con ciertas afecciones o trabajan en unidades de un hospital, como en cirugía. En muchos estados solicitan exámenes y equipo y pueden recetar medicamentos.

Entrenamiento: Es necesario ser un enfermero registrado con licencia (RN) y obtener una maestría o doctorado y un certificado en una disciplina, como gerontología o manejo de la diabetes.

Para el mejor cuidado, haz lo siguiente

  • Revisa las acreditaciones y la formación. Igual que investigarías el entrenamiento de un médico y si han sido sancionados, revisa los antecedentes de otros proveedores de salud. Para revisar a los médicos y asistentes médicos, ve al sitio web de la junta médica de tu estado o del departamento de salud pública. (Para encontrar el tuyo, ve a fsmb.org/state-medical-boards/contacts.) Para revisar a los profesionales de enfermería contacta a la junta de enfermería de tu estado. Para un listado, ve ancsbn.org/contact-bon.htm
  • Busca la opinión de un médico. Si tus síntomas empeoran o el tratamiento no ayuda, tiene sentido acudir a un médico. Los PA y muchos NP a menudo trabajan en consultorios manejados por médicos. Si algo te preocupa, pregunta si lo pueden consultar con el médico a cargo. Si tu APP es independiente, le puedes pedir que te refiera con un médico.
  • Conoce los privilegios de admisión hospitalaria. Los asistentes médicos pueden admitir pacientes a un hospital en todos los estados, por sí solos o en colaboración con un médico. Si un enfermero profesional puede admitirte o no depende del hospital, así que pregúntale a tu NP. Si no te puede admitir al hospital, pregunta quién lo puede hacer.
  • Busca una segunda opinión cuando la necesites. "Si has visto a un proveedor de atención médica más de una vez y las recomendaciones no te están ayudando o no están encontrando la causa de tu problema, busca la opinión de otro proveedor de atención médica", sugiere William Mundell, M.D., de la Mayo Clinic Rochester, Minn.

Comentarios