30 jul. 2016

Profesionales creen que la sanidad pública está ante "su peor verano"


El Sindicato Médico advierte que el presupuesto sanitario andaluz para contrataciones estivales ha caído a la mitad desde el año 2008
Estamos ante el peor verano y el peor momento de la sanidad pública malagueña debido a las restricciones en la contratación". La rotunda afirmación de un trabajador del Hospital Regional -palabra más, palabra menos- era compartida por cualificados profesionales y por dirigentes sindicales consultados


Las vacaciones estivales sin las correspondientes sustituciones no son más que la guinda de un déficit que le viene estallando a los gestores desde hace varios meses, que sobrecarga a los trabajadores y repercute en los pacientes. Desde mayo ya se vienen suspendiendo citas, pruebas y tratamientos por la falta de contratación de enfermeras. UGT denunció hace varios meses la anulación de citas a unos 60 pacientes en Neumología del Civil, luego Satse sacó a la luz que se habían suspendido pruebas de oídos para unos 30 niños en el Materno y un día después este mismo sindicato informaba que el área donde se rompen las piedras del riñón trabaja tres en lugar de cinco días hábiles a la semana porque no se sustituye a una enfermera jubilada. 

El déficit de recursos ha motivado dimisiones de al menos tres cargos intermedios, hartos de tener que hacer encaje de bolillos para mantener la asistencia con el grifo de la contratación cerrado. Incluso el anterior gerente de los hospitales Regional y Clínico, José Luis Doña, fue destituido por pedir más inversión. 

El responsable de Sanidad de CCOO en Málaga, Rafael González, admitía que las restricciones en los contratos son generalizadas en Andalucía, pero aseguraba: "Somos la provincia andaluza que está más al límite". La causa -según esgrimía- es que Málaga es la provincia con peor dotación en distintos parámetros asistenciales y a la vez la que tiene más población sin empadronar, que usa la sanidad pero no se tiene en cuenta para la asignación de recursos. 

"Es el peor verano [en contrataciones] desde que abrió el hospital", apuntaba un profesional del Clínico. "Es más, no sólo es el peor verano, sino la peor coyuntura", añadía. 

Coincidía con el representante de CCOO en que la sanidad pública malagueña está infrafinanciada; no sólo por la población no censada, sino porque está a la cola de Andalucía, que a su vez es la comunidad autónoma con el gasto sanitario per capita más bajo de España. La media es de 1.208 euros por habitante y año a nivel nacional. Andalucía -con 1.044 euros- es la que tiene la proporción más reducida. 

Antonio Martín, presidente del Sindicato Médico de Málaga, incidía en el mismo argumento: con menos presupuesto hay menos asistencia. Y según sus datos, de 2008 a 2016, los recursos destinados a la contratación estival han caído a la mitad. A nivel autonómico, la partida presupuestaria para afrontar las vacaciones estivales se ha recortado de 133 a 60 millones. 

"Y con la mitad del dinero no se puede dar el mismo servicio. Sin duda es el peor verano y el peor momento de la sanidad pública. Se está desmantelando", concluía. Martín denunciaba también la precariedad a la que están sometidos los trabajadores. Como ejemplo ponía los contratos al 33% para médicos de urgencias que luego son sobrecargados de guardias porque estas horas son más baratas que la jornada ordinaria. Así, afirmaba que se da la perversión de que un residente del último año cobra más la hora que un facultativo que ya tiene una especialidad pero que está en tiempo de jornada complementaria. 

Aunque la precariedad no sólo repercute en el bolsillo de los profesionales. También en su trabajo y en la atención que reciben los pacientes. Un cirujano explicaba que como los contratos no son prolongados en el tiempo, a veces llegan a quirófano enfermeros sin experiencia previa o sin formación específica en la especialidad. "Cuando sólo hay un enfermero nuevo no pasa nada porque los demás le enseñan, pero cuando todos son nuevos, la situación es dramática. Así, el hospital se va deteriorando. Y la causa es que no hay más dinero y punto", sostenía. 

Un profesional reconocía que en su servicio pueden "llorar con un ojo", pero denunciaba que -salvo contadísimas excepciones- no se cubren permisos, ni bajas maternales, ni jubilaciones. "Y ahora la Administración dice que ha abierto el Hospital del Guadalhorce; pero no se ha abierto nada porque las consultas que se pasan allí se han dejado de prestar en el Clínico". 

El representante de CCOO advertía que tras el verano "algún tipo de medida habrá que tomar" para responder a "tantos recortes". 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Día a día realizamos nuestras tareas con el mayor grado de conciencia

Sabemos lo que significa y nos sentimos parte del sistema de salud, a la que dedicamos todo nuestro esfuerzo. Día a día realizamos nuestra...