2 oct. 2016

Gratificante y rica experiencia de los “Enfermeros por su tierra”

Los jóvenes que están a punto de recibir su tecnicatura en el ISEE viajaron a realizar su trabajo de campo a las zonas afectadas por las inundaciones en Entre Ríos. Fueron acompañados por profesores y profesionales.

Por Natalia Miguel/nmiguel@lanueva.com

Sumamente gratificante resultó la experiencia de campo para los jóvenes que están cursando el tercer año de la tecnicatura de Enfermería en el Instituto Superior de Estudios Especializados.

Se trató de un viaje hacia la provincia de Entre Ríos, más precisamente a Villa Paranacito y las islas de alrededores, una zona afectada por las inundaciones de los ríos Uruguay y Paraná.

Los 17 alumnos, acompañados por profesores y profesionales de la Salud, tuvieron la posibilidad de trasladar a la práctica, más allá de la labor que están realizando desde hace dos años en los hospitales, los conocimientos teóricos adquiridos en las aulas.

Asistieron a 240 personas, de todas las edades, y entregaron 108 pares de anteojos. Los mayores inconvenientes que detectaron en aquella población están relacionados con patologías como la diabetes y la hipertensión, y también problemas en la piel.

El licenciado en Enfermería Jorge Vargas, quien ejerce la docencia en distintas instituciones, dijo que tuvo la oportunidad de experimentar un proyecto de ayuda comunitaria con los alumnos de tercer año de la carrera de Enfermería del ISEE.

"La propuesta se basa en el trabajo integral de los alumnos para solventar los costos del viaje y la comunidad se hace partícipe con donaciones y cooperación con los eventos sociales. Lo más costoso es el traslado".

"Respecto a las donaciones como medicamentos, útiles escolares, ropa y víveres no perecederos, se reciben de la población puntaltense que siempre colabora mucho. Es más, quedó parte del material sin trasladar por una cuestión de capacidad del transporte", dijo.

Al contingente, compuesto en total por 23 personas, se sumaron en forma desinteresada el médico clínico Rodolfo Quiroga y la pediatra Mónica Funes.

"Fueron desbordados de trabajo. Estuvimos en seis puntos, guiados por dos coordinadores. Fuimos a dos escuelas, llegamos a las islas mediante lanchas y pudimos así cumplir con la experiencia sanitaria. En cuanto a las donaciones, se encargaron los coordinadores quienes conocen las necesidades reales", indicó.

Vargas sostuvo que en el lugar están marcadas las secuelas de la inundación.

"La comunidad sufre muchas alteraciones de la piel, por las aguas estancadas, la proliferación de insectos y la época del año. Está cubierta en cuanto a la nutrición y vestimenta. Tiene un sistema sanitario muy limitado por la distribución poblacional y las políticas de la provincia. En el hospital, el director es el médico que hace guardias pasivas y la atención queda a cargo del enfermero", sostuvo.

Lo positivo, continuó, es que los estudiantes tuvieron la oportunidad de experimentar y relacionar cómo funciona el sistema de salud en Entre Ríos en comparación con lo que existe en Coronel Rosales.

"La gente de allí se mostró interesada, respetuosa y concurrió a recibir nuestra atención. La población asistida consume mucha carne e hidratos de carbono. Por eso las patologías que se detectaron. Y es importante remarcar que entregamos 108 pares de anteojos con aumento".

"Esos habitantes entrerrianos tienen la imposibilidad, por la distancia y los recursos, de trasladarse a la ciudad donde podrían contar con la atención de un oftalmólogo. Gualeguaychú , que sería lo más cercano, está a varios kilómetros por tierra y por agua", comentó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Travel Days especial Brasil! Disfrutá el verano con súper ofertas

Pagalo en cuotas y viajá a donde quieras publicidad 0810-555-7077 VUELOS | HOTELES | PAQUETES ...