España ha perdido 20.000 empleos en enfermería»

Manuel Cascos, ante la sede del sindicato profesional de la enfermería Satse en Córdoba. - MANUEL MURILLO

Manuel Cascos Fernández, nacido en Belalcázar hace 58 años, ha ejercido durante más de dos décadas como secretario provincial del sindicato profesional de la enfermería Satse Córdoba y desde hace un mes ocupa la presidencia nacional de este colectivo. Satse es la primera fuerza sindical en la sanidad cordobesa, con 3.500 afiliados, y y también en la española, con 112.000 afiliados. Este sindicato ha ganado en Córdoba de forma ininterrumpida todos los procesos electorales desde 1987.

-¿Qué balance hace de su etapa al frente de Satse en Córdoba?

-Ha sido una etapa de mi vida profesional tremendamente ilusionante y llena de satisfacciones. He tenido la gran suerte de compartirla con un grupo de compañeros que me han permitido representar y defender con firmeza los derechos y garantías de los profesionales de enfermería. Hemos pasado de ser una profesión dependiente a tener plena autonomía y capacidad de decisión en la dirección, planificación y evaluación de los cuidados, algo impensable hace años, y seguimos consolidando espacios como la enfermería de enlace, cirugía menor, triaje en Urgencias o los programas de salud.

-¿Qué evolución ha adquirido la profesión de enfermería?

-Nuestra profesión ha alcanzado cotas inimaginables de desarrollo profesional. Hoy la enfermería aborda con plena autonomía programas de salud como la diabetes, la hipertensión, el colesterol, niño sano, entre otros. Por otro lado, afronta diariamente el triaje en las Urgencias o resuelve con solvencia multitud de situaciones adversas de los pacientes, con plena garantía de calidad y seguridad, a pesar de la enorme falta de recursos que sufren hospitales y centros de salud. Enfermería tiene capacidad acreditada para abordar con autonomía aspectos sociosanitarios, seguimiento de pacientes pluripatológicos, cirugía menor u hospitalización a domicilio. Pero todo ello necesita de los recursos necesarios para hacerlo con seguridad para el paciente y es una responsabilidad de la Administración que a fecha de hoy no asume, lo que dificulta seriamente mejorar la atención y cuidados a los ciudadanos, a través de excelentes profesionales como los enfermeros, fisioterapeutas y matronas.

-En Córdoba su sindicato ha venido denunciando la pérdida de unos 400 empleos de enfermería durante los años de la crisis. ¿Y a nivel nacional cuántos han sido?

-En toda España se han perdido más de 20.000 puestos de enfermeros y enfermeras, matronas y fisioterapeutas. Empleos que siguen sin recuperarse, perjudicando seriamente la seguridad del paciente.

-¿En qué nivel se encuentra Córdoba en cuanto a dotación de profesionales de enfermería y camas por habitante?

-Córdoba está a la cola de camas por habitante, también de profesionales de enfermería por habitante. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece una ratio de 1,2 enfermero/cama y el propio Ministerio de Sanidad una ratio de 10 pacientes por enfermero/cama en los hospitales. Sin embargo, en Córdoba solo existen 0,80 enfermero/cama y una sola enfermera es responsable de hasta 18 pacientes. Eso es una barbaridad. España tiene 5,2 enfermeros por cada mil habitantes y Córdoba solo la mitad. Lo cual afecta negativamente a los pacientes y ciudadanos.

-¿Cumplirá la Junta su palabra cuando afirma que afrontará con fondos propios la construcción de unas nuevas consultas externas materno infantiles en el hospital Reina Sofía?

-Creo en la voluntad de hacerlo, pero no en los compromisos políticos. Hace más de 20 años también dijeron el consejero de Salud y el presidente de la Junta de entonces que el Reina Sofía contaría en 5 años con un Plan Director y llevamos más de dos décadas esperando su cumplimiento.

-¿Qué otras infraestructuras y recursos humanos son necesarios en el Reina Sofía y resto de la provincia?

-Córdoba necesita transformar el hospital de Los Morales en un hospital para pacientes pluripatológicos, con un importante componente sociosanitario. También considero fundamental contar con un hospital del Servicio Andaluz de Salud en Palma del Río; un nuevo centro de salud en Huerta de la Reina y otro en Villanueva de Córdoba, más un tercer punto de Urgencias en la capital. Sin olvidar que se aborde con seriedad el Plan de Modernización de Reina Sofía, con prioridad para el Materno Infantil. En cuanto a recursos humanos es una emergencia asistencial recuperar los 400 puestos de enfermería destruidos durante la crisis, si queremos garantía de calidad y riesgo cero para la seguridad del paciente.

-¿Existe mucha vocación de trabajo en Córdoba si se tiene en cuenta que máximos cargos sanitarios en España y Andalucía están ocupados por cordobeses, como el suyo propio, el del presidente de la Organización Médico Colegial, el de los presidentes nacional y andaluz de colegios de Enfermería o los puestos de la consejera y viceconsejera de Salud de la Junta?

-Córdoba es tierra de compromiso y de trabajo, no solo en el sector sanitario. Quizás las circunstancias han provocado que varios cordobeses tengan la responsabilidad de intentar mejorar la sanidad del país. En lo que afecta a mi responsabilidad directa (la mejora y desarrollo positivo de las condiciones laborales, profesionales y retributivas de miles de enfermeros, matronas, fisioterapeutas y enfermeras especialistas), labor que para mí es todo un honor, la afronto con responsabilidad, firmeza e ilusión.

-¿Cuándo contará Córdoba con una dotación de matronas similar a la de otras provincias?

-Es impresentable que Córdoba solo disponga de 3 matronas para cerca de 100 localidades y aldeas por la insensibilidad de la Junta, mientras que ciudades como Málaga, Sevilla y Granada cuentan con 60, 50 o 40 matronas.

-Los estudiantes de enfermería que se gradúan en Córdoba y en otras provincias ¿qué expectativas laborales tienen?

-Las expectativas serían muy positivas si el SAS respetase lo fijado por la OMS, el Ministerio de Sanidad o lo que avalan estudios científicos en cuanto a la dotación de profesionales de enfermería, necesaria para no poner en riesgo la seguridad del paciente. Sin embargo, la frivolidad del SAS provoca que todos los años cientos de profesionales tengan que emigrar de su tierra para buscar trabajo. Satse está trabajando con firmeza por corregir esta situación y poco a poco está aflorando más empleo, con medidas como la vuelta a las 35 horas, la estabilización de personal eventual, la vuelta de los contratos del 75% al 100%, o la mejora, aunque todavía lenta y escasa, del índice de contratos para sustituciones del personal que cae enfermo, tiene una reducción de jornada o disfruta de sus vacaciones.

-El Gobierno central anunció primero recurso contra la decisión de la Junta de volver a la jornada de 35 horas, aunque después ha planteado la posibilidad de volver a ese horario. ¿Cómo valora Satse que pudiera anularse la jornada de 35 horas en Andalucía?

-Si finalmente prospera el recurso lamentaría la poca sensibilidad del Consejo de Ministros con los profesionales de la sanidad pública, especialmente castigados por los recortes y la precariedad. No debe olvidar el Gobierno central que se recoge lo que se siembra. Por eso, quiero apostar más por el compromiso del Ejecutivo de España de estudiar y posibilitar la vuelta a la jornada laboral de 35 horas en todos los ámbitos del sector público, incluido el sanitario. En este último sentido, Satse ofrece diálogo y negociación.

Comentarios