28 oct 2011

ESPAÑA, REINA SOFIA

El gerente del hospital Reina Sofía arremete contra la enfermería, eliminando subdirecciones

José María Cerezo inicia una ofensiva en contra de la Enfermería en un intento de justificar su buena gestión, desconociendo que la división de enfermería organiza el 80 % de los recursos humanos, además de que ejerce un gran control en la gestión del gasto.
Una decisión injusta, partidista y sin criterio deja a la dirección de enfermería sin subdirecciones, mientras, el gerente mantiene las tres subdirecciones médicas, entre ellas, personal sin plaza dentro del sistema sanitario.
Los profesionales de enfermería al frente de sus direcciones y subdirecciones son piezas clave en el servicio, fundamentales en el sistema sanitario actual. Esto no ha sido un logro casual ni arbitrario, ya que se ha ido gestando con el trabajo de muchos años y su progresiva formación. Una estructura tan sólida y necesaria no puede ser modificada o eliminada por la intervención interesada de un gerente que al parecer se quiere perpetuar en el cargo.
Desde SATSE lamentamos que se pretenda prescindir de las subdirecciones de enfermería, cuando este colectivo es el que gestiona el 80% de los recursos humanos y materiales de la gerencia.
El nerviosismo de los gerentes. En los tiempos que corren de recortes y crisis todos los gestores están muy nerviosos, pero para asegurarse la permanencia en el despacho no dudan en convertirse en liquidadores de recursos de enfermería, y si puede ser a costa de esta u otra profesión, mejor. De este modo dejará indemne el camino de vuelta a su puesto de trabajo, no habiéndose creado enemigos de profesión, no sea que mañana se les retire la confianza y el mismo que lo nombró lo envíe al centro de salud o al hospital. Para entonces el daño ya estará hecho.
El fracaso del modelo. Hay que reconocer el fracaso de ciertos gerentes de área que después de muchos años no han sabido poner orden en la misma, y hacer bien su trabajo, buscar la productividad y eficacia de los recursos de los que dispone, detectando los puntos de ineficiencia, que los hay, implicándose de una vez por todas en algo tan sencillo como que todo el mundo cumpla con su horario. Para ello, es preciso dejar el control de la gerencia a quien está libre de embargos, y que sepa administrar. Una persona alejada del corporativismo, limitando así la hipertrofiada potestad directiva que se ha dado a los gerentes. Ello implica hacer una apuesta seria por la idoneidad, eliminando la versión casera del nombramiento a dedo.
Si los gerentes actuales -algunos de ellos llevan en el cargo más de 12 años- no han sido capaces de controlar el ahorro, generando cada vez más gasto, ¿cómo el gerente del S.M.S. sigue manteniéndolos en sus cargos?
Ya está bien de hacer creer que la buena gestión es eliminar recursos de enfermería, cuya línea de mando es depositaria de un profundo conocimiento de la organización y su funcionamiento, con un alto grado de implicación en el trabajo, con demostrada responsabilidad frente el usuario, sobre todo con una visión holística de la organización, amparada en el hecho de organizar y coordinar el 80% de los recursos humanos del área, y probada eficacia en el ahorro.
SATSE denuncia estos hechos como una grave agresión al colectivo al aplicar una tijera indiscriminada de la que ha hecho gala, buscando un protagonismo que huele a olla podrida, obedeciendo a intereses espurios, y un corporativismo exacerbado.
La primera consecuencia será la de sobrecargar de trabajo a unos directivos de enfermería para quienes el horario siempre se les queda corto. Esta medida podrá "ahorrar" algo, pero si quieren que esto merezca la pena, deben actuar sobre aquellos pozos de ineficiencia que como gestores deben conocer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿cree que cualquier profesional de la ciencia de la salud debe formar al personal de enfermería ?

La sociedad (los usuarios utilizadores del arte de los cuidados de enfermería) tiene una  apreciación de las enfermeras y enfermeros clara...