20 ago. 2012

Alumnas de Enfermería de la UCAV reciben en Camerún toda una lección de vida

Tres alumnas del Grado de Enfermería de la Universidad Católica de Ávila (UCAv), junto a tres profesionales de la medicina, han participado en un viaje de voluntariado durante tres semanas a Camerún, donde han ayudado en el Hospital San Vicente de Paúl, situado en la ciudad de Dschang.

Tres de ellas, que hablan para EFE en nombre del resto, aseguran haber vivido una experiencia irrepetible desde el punto de vista personal y profesional, no solo en este centro de las Hermanas de la Caridad, sino en las diferentes acciones realizadas en aquel país africano entre el 6 y el 27 de julio.

Además de atender a los enfermos, han recibido toda una lección de vida, al valorar aspectos que la vorágine de la vida diaria en España pasan desapercibidos como el tiempo, la paciencia, el rato sin prejuicios a cualquier paciente con enfermedades muy duras...

Todo ello han podido constatarlo las tres alumnas de segundo en el Grado de Enfermería en la UCAv: Cristina Sánchez, de El Barco de Ávila (Ávila); María oreja, de Salamanca; y Laura Senderos, de Miranda de Ebro (Burgos).

Junto a ellas, también viajaron la mirobrigense Esther Pérez, terapeuta ocupacional y trabajadora en el Hospital Provincial de Ávila; Mercedes Sánchez, médico y profesora en la UCAv; y Raquel Hernández, enfermera y profesora del Grado en Enfermería.

Todas ellas participaron en un viaje irrepetible, que se gestó a partir de las tareas de voluntariado en este país, a través del instituto Secular Cruzadas de Santa María, gestor de la Universidad Católica de Ávila, tras la petición de una chica camerunesa.

Durante el tiempo que permanecieron en el hospital de Dschang las alumnas de la UCAv rotaron por los servicios de medicina interna, maternidad, consulta prenatal y los programas DREAMS para pacientes con sida.

Además, realizaron "puestas médicas" en diferentes localidades de la zona, donde ofrecieron un servicio gratuito de consulta de atención primaria, ya que en Camerún "se paga todo y nadie les costea nada", como ha explicado a EFE María Oreja.

Este tipo de servicios, junto a otros como las visitas a enfermos en sus domicilios, la dispensación de medicinas en prisión, los encuentros universitarios con jóvenes y la colaboración con los programas de la zona se producían por las tardes, ya que de 07.30 de la mañana a 14.30 permanecían en el centro hospitalario.

A Oreja le llamó la atención el hecho de que para los cameruneses "el tiempo no sea un problema", ya que se les cita a las 07.30 para la consulta y, si son atendidos a las 13.00 horas, "nadie protesta".

En esta impresión también coinciden Esther Pérez y Cristina Sánchez, que están de acuerdo igualmente en el hecho de haber aprendido a ser "más pacientes", ya que allí "el ritmo de trabajo es más lento".

Sánchez subraya el hecho de que las Hijas de la Caridad "se ocupen de la gente de la que nadie se ocupa", de ahí la importante labor social que realizan en ese rincón de África.

Tanto Cristina Sánchez, como Esther Pérez y María Oreja vuelven a coincidir en que esta experiencia personal y profesional también les ha servido para aprender a "tratar a la gente sin ningún tipo de prejuicio", que probablemente en España sí podrían haber tenido al tratar a pacientes con sida, sarna o malaria.

"Cuando ves a un niño enfermo, se te olvida todo eso", asegura Oreja, quien está dispuesta a repetir un viaje de estas características, incluso a un lugar "más duro", porque en su opinión la zona en la que han estado era "bastante civilizada".

Tras el retorno, todas ellas recuerdan a personas que dejaron en Camerún, aunque no las echan del todo de menos, ya que mantienen contacto a través del correo electrónico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bajo el lema “Tu Enfermer@ deja Huella”

Con motivo del Día Nacional  de la Enfermería , que se celebra  próximamente en el mes de noviembre , lanzarnos una campaña a nivel naciona...