7 oct. 2012

El 84% de las enfermeras sufre estrés por la sobrecarga de trabajo

El sindicato SATSE ha encargado un informe para conocer cómo repercuten la crisis y los recortes en la salud del colectivo

El 84% de las enfermeras sufre estrés por la sobrecarga de trabajo

«A más recortes, peor salud para todos». Este es el mensaje que el Sindicato de Enfermería (SATSE) lanzó ayer tras presentar un estudio sobre el estrés en este colectivo, integrado mayoritariamente por mujeres. El informe -realizado por encargo de la central a una empresa de sondeos en base a una encuesta realizada a 1.173 enfermeras de hospital de toda España-, pone de manifiesto que el 84% se siente estresada y lo que aún es peor, un 62% dice haber llegado ya al punto de sufrir el síndrome «del quemado».
El informe fue presentado ayer de forma simultánea en varias ciudades, entre ellas, Bilbao. La responsable de Salud Laboral de SATSE Euskadi, Carmen Vide, no dudó en responsabilizar de esta situación a los recortes de gasto llevados a cabo por todos los servicios de salud, que «acarrean una sobrecarga de trabajo», dado que la práctica habitual es no «cubrir las bajas laborales».
Según la encuesta, la situación de presión se manifiesta de igual manera en todos los grupos, ya que no hay diferencias en función del sexo ni la edad. A consecuencia del estrés, la inmensa mayoría de los encuestados (el 97%) padece problemas osteomusculares; un 93% presenta problemas de nervios, temor o angustia; el 86% trastornos del sueño y el 43% alguna disfunción sexual.
A la vista de estos datos, Vide consideró que las condiciones de trabajo que padecen los profesionales de enfermería superan «los límites razonables» porque a la sobrecarga laboral en sí, se añade la cada vez mayor presión de los pacientes o de su entorno.
Más episodios violentos
En este punto, Carmen Vide resaltó que el «creciente descontento ciudadano» repercute en el trato que reciben las enfermeras por parte de los usuarios de la sanidad. «Como la gente está más crispada, la paga con quien tiene delante, que son las enfermeras». Esta percepción de la sindicalista está respaldada por un informe de Osakidetza que pone de manifiesto cómo en los últimos cinco años se han triplicado los episodios violentos, ya sea en forma de insulto, agresión física o amenaza, hasta contabilizar 371 ataques físicos o verbales en 2011. «Pese a ello, no se ha reunido ni una sola vez el observatorio para el estudio de la violencia en el ámbito sanitario que se creó en 2008», denunció.
El informe de SATSE pone también de manifiesto la percepción que las enfermeras tienen de la atención que reciben los pacientes. El 51% piensa que la calidad ha empeorado. ¿La razón principal? «No hay personal suficiente». Esto es lo que contesta el 80% de las encuestadas. Para reafirmar esta apreciación, la mitad del colectivo asegura que tiene que alargar su jornada (sin remuneración) para realizar actividades que no ha podido llevar a cabo en horario laboral. También el 51% comenta que en numerosas ocasiones tiene que trabajar en unidades que desconoce para suplir ausencias. Esta suma de circunstacias lleva a nueve de cada diez profesionales a decir que «en algún momento se ha sentido superado».
A juicio de SATSE, es preciso «poner remedio a esta situación» por lo que supone de deterioro de un servicio básico. Por ello, van a remitir el informe a todas las admininistraciones con competencias en materia sanitaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Jornadas: La enfermería en Argentina: Continuidades y rupturas entre el pasado y el presente de la profesión

El Instituto de Estudios Sociales en Contextos de Desigualdades (IESCODE) de la Universidad Nacional de José C. Paz (UNPAZ), en el marco...