Las enfermeras denuncian que no dejarles recetar afecta a los pacientes

Salud obliga al usuario a pedir otra cita al no haber desarrollado el decreto de prescripción enfermera

08.08.2013 | 06:30
Las enfermeras ya asumen en la actualidad muchos cuidados de los pacientes crónicos.
Las enfermeras ya asumen en la actualidad muchos cuidados de los pacientes crónicos. Diario de Mallorca

i. Olaizola Palma El decreto autonómico 55/2011, de 20 de mayo, fijó para esta comunidad la posibilidad de que las enfermeras pudieran recetar a sus pacientes material sanitario y todos aquellos medicamentos no sujetos a prescripción médica, esto es, aquellos que cualquier ciudadano puede adquirir libremente en las farmacias.
Este decreto, en vigor desde el día después de su publicación en el Boib, el dos de junio de 2011, llevaba la rúbrica del todavía conseller de Salud socialista, Vicenç Thomàs. Como se recordará, la arrasadora victoria electoral del PP en las urnas el domingo 22 de mayo propició un cambio en todas las instituciones públicas de las islas. Y la conselleria de Salud, al mando entonces de la ibicenca Carmen Castro, decidió no desarrollar este decreto con las órdenes o el reglamento correspondiente para su aplicación.
Este hecho, en opinión de Rosa María Hernández, presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Balears (COIBA), está perjudicando a los pacientes y ocasionando más gastos e ineficencias en la sanidad pública de las islas.
Y lo explica: "Un paciente al que se le ha extirpado parte del colon y ha de llevar una bolsa de colostomía, ¿adónde acude?, a su enfermera, que es la que controla cómo se coloca esta bolsa y cuál es la más adecuada para el enfermo. Una vez que ha consultado el catálogo de productos sanitarios, decide aconsejarle uno. Pero no puede prescribírselo ni incluirlo en su receta electrónica. Así que le apunta la referencia del material sanitario en un papel y el paciente debe volver a iniciar todo el proceso, esto es, volver a pedir cita con su médico de cabecera para que éste incluya en su receta electrónica el material sanitario como podría haber hecho la enfermera mucho antes, sin tantos preámbulos", revela la presidenta.
Hernández añade que, además, en muchas ocasiones, el facultativo se equivoca al consignar el código del producto en la receta electrónica, lo que provoca que al paciente se le entregue un producto erróneo en la farmacia con el consiguiente gasto añadido y retraso en el proceso asistencial. "Hemos tenido muchas denuncias en este sentido", recalca la presidenta de las enfermeras del archipiélago balear.
Preguntados por esta circunstancia, desde Salud se responde que los pacientes aquejados por este tipo de patologías, por norma general, son crónicos, y que la prescripción en estos casos se hace normalmente por un año, por lo que las molestias no son tantas para el paciente.

Decreto nacional
Sobre los motivos por los que no se ha desarrollado el decreto de prescripción enfermera vigente en esta comunidad, señalan que hay un informe jurídico que recomienda no hacerlo hasta que se promulgue un decreto nacional sobre este mismo asunto que serviría como pauta para desarrollar el autonómico. Al mismo tiempo, aseguran que ya han mantenido reuniones sobre este asunto con la presidenta del COIBA a las que han asistido representantes de la dirección asistencial y la subdirección de enfermería así como el propio conseller Martí Sansaloni.
Rosa María Hernández recuerda asimismo que el decreto promulgado por la anterior conselleria de Salud fue recurrido por el Consejo General de Enfermería (referente nacional para la profesión de enfermería que representa a un colectivo de más doscientos mil colegiados) y que el Tribunal Superior de Justicia de Balears lo desestimó. En estos momentos, el Consejo General ha interpuesto un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.
Entre los argumentos esgrimidos por el Consejo presidido por Máximo González para recurrir el decreto balear se encuentra el hecho de que se promulgara el 20 de mayo de 2011, dos días antes de las elecciones que propiciaron un drástico cambio colocando al frente del Ejecutivo autonómico a otra opción política.
Una "premura" que, pese a que ha sido denostada por los actuales responsables políticos, Hernández asegura que se sustanció varios meses antes. "Este decreto (el balear) tiene un trabajo de varios meses detrás. Desde que la nueva directiva del COIBA emanada de las urnas nos reunimos con Vicenç Thomàs para impulsarlo", matiza la presidenta colegial.

Comentarios