Las enfermeras debemos creernos nuestro potencial

  • Crece el número de profesionales que crean sus propios negocios

Para dedicarse a la enfermería, uno ha de estar hecho de una pasta especial, la que permite que con los años uno sepa seguir sonriendo y dando lo mejor de sí mismo a pesar de la dureza del trabajo. Para emprender en plena crisis, teniendo 20 años de experiencia a las espaldas y un trabajo fijo en el sistema sanitario, más aún. Rosa esconde esa pasta especial tras su dulzura. Marta lo hace tras su manifiesta inquietud. Las dos tienen en común una cosa, además de ser enfermeras, se han embarcado en la aventura de cuidar al paciente de otra forma, ofreciéndole aquello que el propio sistema sanitario público no ofrece, pero siempre desde el prisma holístico.

«Detecté que cuando el paciente sale del hospital pierde esa persona de referencia a quien preguntar y que va muy desorientado» sobre el día a día de un enfermo, explica Marta Prats. De la misma manera se expresa Rosa Ródenas, a quien el proceso oncológico por el que pasó su madre le hizo descubrir la carencia en recursos estéticos para que los pacientes puedan vivirla con mayor dignidad. Y así nacen Nútrim y S.i.S.

Nútrim es, como detalla su ideóloga y fundadora Marta Prats, un centro dedicado a la educación de la salud cuyo leit motiv es «acompañar a las personas en su día a día para que sean más saludables». «Pretendemos que las personas se sepan curar y sean autónomas», matiza. No se trata de reemplazar al médico, ni de convertirse en una consulta, sino un punto de encuentro donde adquirir hábitos saludables de una forma dinámica y lúdica.

La clave de Nútrim ofrecer una atención a medida de los usuarios, sean empresas o particulares, e ir un paso más allá. Por ello, el equipo de Nútrim está formado por expertos de diferentes áreas de la salud con la dietética, la enfermería, la psicología o la fisioterapia, entre otras, que trabajan conjuntamente para ofrecer una atención mutidisciplinar y multidimensaional.

El equipo que ha formado Rosa Ródenas para dar vida a S.i.S también es multidisciplinar. Lo forman psicólogos, enfermeras, podólogos y peluqueras. Curiosa mezcla pero totalmente lógica. Y es que, S.i.S es una empresa de servicios integrales de salud que busca que los pacientes encuentren en el cuidado de su imagen una fuente de energía y bienestar. La empresa trabaja ya en 25 centros sanitarios, como el Hospital del Mar o el centro de salud mental Emili Mira. En el primero han creado un espacio en la planta de oncología donde los pacientes pueden asesorarse en pelucas y fulares, por ejemplo. En el segundo han instalado una peluquería donde los internos pueden cortarse el pelo o hacerse una permanente, por ejemplo. También es clave, en este proyecto, el trabajo en equipo. No se trata de cortarle el pelo a un paciente o de enseñarle la peluca que mejor le sienta, sino de conocerlo, así como sus necesidades y las de su entorno para facilitarle la vida en la enfermedad. Por ello, el trabajo del equipo S.i.S. no puede entenderse sin la estrecha colaboración con el equipo asistencial que vela por el paciente.

Ambas transmiten sentirse orgullosas de haber sabido sacar adelante una nueva forma de cuidar a las personas, pero admiten que no ha sido ni es fácil. Coinciden en señalar que su idea ha sido muy bien acogida, lo que las anima, pero que llamar a puerta fría es duro y que no hay que desfallecer al primer «no». La perseverancia es fundamental, pero esa es una de las virtudes de las infeemeras. «Las enfermeras tenemos mucho potencial pero falta que nos lo creamos», anima Ródenas.

Nuevas formas de cuidar

Rosa y Marta no son las únicas enfermeras que en los últimos años han creado su propia empresa. De hecho, las consultas y la participación en las actividades que organiza el Colegio Oficial de Enfermeras y Enfermeros de Barcelona (COIB) en el marco del programa «Emprendiendo por la salud» ha aumentado considerablemente desde que en el año 2010 se plantea la creación de un área específica para asesorar, dar visibilidad y facilitar el encuentro entre los profesionales que se lanzan al ejercicio libre. La duda de si una enfermera puede emprender sigue estando muy extendida entre el colectivo, explica Montserrat Bayego, responsable del área de Ejercicio Libre del COIB. Aunque, cada vez son más los profesionales van abriendo vías a través de las que cuidar de otra forma, añade.

Comentarios