Enfermera con alma de teatrista

Enfermera con alma de teatrista
Estudió enfermería sólo para darle un título a su papá, pero su pasión es el teatro. Ella es Laura Francisca Garcés Yazpeck.

martes, 29 de octubre de 2013

Estudió en México danza contemporánea, luego en Monterrey con Felipe Barón —que fue quien le enseñó el contorsionismo— danza antillana y africana; esto fue en el año 1979, cuando tenía 17 años de edad.

Al año siguiente empezó a trabajar y lo hizo en el Teatro Blanquita de la ciudad de México; después de la danza estudió dramaturgia y ambas disciplinas las alternó al mismo tiempo.

A Saltillo llegó en busca de un espacio para actuar en teatro, pero los grupos que hay están muy cerrados y se puso a trabajar en lo que estudió profesionalmente: la carrera de enfermera, porque su papá quería un título, no una artista.

"Cuando empiezo a trabajar como enfermera, veo el lado amable del teatro y conozco a Jesús Valdés, me invitó y no había las posibilidades por falta de presupuesto, se quedó en veremos y veremos.

"Continúo trabajando como enfermera, Cirilo Recio es quien me da la oportunidad y empiezo a hacer cosas con él, obviamente poética, y luego con Homero Craig en teatro, a quien lo conocí por Alejandro Santíes, con Danzas de la Calle", explica Laura.

Platica que después de eso se pensionó como enfermera y se metió de lleno al teatro, por lo que ahorita trabaja casi con todos los actores de Saltillo, como José Palacios, Gustavo García, Juan Antonio Villarreal y Jesús Valdés, entre otros.

Por Jesús Robledo

Comentarios