Los enfermeros tachan de «dictatorial» el pacto de Valcárcel con los médicos

El secretario general del Satse, José Antonio Blaya, denuncia que el presidente del Gobierno regional y los facultativos «se han saltado la mesa sectorial y no respetan las reglas del juego»

05.10.2013 | 22:36
 
José Antonio Blaya. gloria nicolás

José Antonio Blaya.









RAQUEL GALLEGO Los enfermeros temían que hubiera un acuerdo bajo la mesa de los médicos de la Región con el presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, y eso es precisamente lo que ha ocurrido. «Nosotros también estábamos en contra de la bajada de horas de los eventuales, con su correspondiente bajada de sueldo, pero lo que no se puede hacer es saltarse las mesas sectoriales. No respetar las reglas de juego y que el presidente de la Comunidad acabe desautorizando a la consejera de Sanidad y al gerente del Servicio Murciano de Salud», explica

secretario general del Sindicato de Enfermería (Satse) de la Región de Murcia, José Antonio Blaya. Una decisión que, encima, «repercute a todos los servicios sanitarios», apunta.
Para él, no es coherente que los médicos se presenten en la puerta del Palacio de San Esteban y que Valcárcel lleve a cabo «una forma de trabajar dictatorial», en la que no tiene ni siquiera en cuenta la opinión de la consejera de Sanidad y del gerente del SMS, que han sido elegidos por él mismo para encargarse de la Sanidad Pública.
En cuanto a las listas de espera quirúrgica, las crean, según el secretario general de Satse, «los médicos. Nosotros trabajamos las 24 horas administrando cuidados a los pacientes. Cumplimos nuestra jornada laboral completa. Mientras otros, de una jornada de ocho horas, trabajan cuatro». Además, Blaya señala que, «los quirófanos a veces están vacíos y no se hace uso de ellos. Al paciente le da igual operarse a las nueve de la mañana que a las ocho de la tarde. Debería de estar en funcionamiento mañana, tarde e incluso si es necesario noche». «El problema insiste Blaya es que no se están gestionando bien los recursos que tenemos. Y, o nos ponemos todos firmes, o en enero estaremos intervenidos por Montoro y n

Comentarios