6 mar. 2014

Enfermeros identifican barreras para hablar de tabaquismo

Enfermeros identifican barreras para hablar de tabaquismo con padres de niños hospitalizados

Un estudio demuestra que los enfermeros son mucho más propensos a hablar con los padres de niños hospitalizados sobre la exposición al humo de segunda mano (HSM) si así lo exige la evaluación para la internación.

Sin embargo, una minoría significativa de enfermeros pediátricos de esos hospitales no hacían esas preguntas y apenas un 15 por ciento de los enfermeros de los hospitales que no exigen la información sobre el HSM hablaba sobre ese tema.

"Queda mucho por mejorar", dijo el autor principal, Kevin Blaine, del Hospital de Niños de Boston, sobre los resultados publicados en Preventive Medicine.

El equipo de Blaine asegura que la internación de un hijo es un momento oportuno para preguntarles a los padres y la familia sobre la exposición al HSM "por una mayor motivación para reducir la exposición de los hijos al HSM y mejorar la salud del hijo enfermo".

Este enfoque podría alcanzar a cientos de miles de fumadores porque existen unos seis millones de internaciones pediátricas por año en Estados Unidos y un cálculo "conservador" indica que el 20 por ciento de los niños hospitalizados tiene por lo menos uno de sus padres fumador.

En el 2008, el equipo de Blaine le envió una encuesta a los integrantes de la Sociedad de Enfermeros Pediátricos y 888 la respondieron. El 63 por ciento dijo que su hospital incluía preguntas obligatorias en las historias clínicas sobre la exposición de los niños al HSM. La mitad trabajaba en hospitales que les proporcionaban información impresa a los fumadores.

El 39 por ciento de los participantes había indagado sobre la exposición de los niños al HSM, el 43 por ciento había informado a los padres sobre las fuentes de exposición al HSM, el 29 por ciento había orientados a los padres sobre los riesgos de esa exposición y el 25 por ciento había aconsejado a los padres contar con un hogar libre de humo.

Los enfermeros de los hospitales que exigían indagar sobre el HSM eran cuatro veces más propensos que los que trabajaban en los hospitales que no tenían esa política a orientar a los padres sobre los riesgos de la exposición al HSM. Lo mismo ocurría con los que trabajaban en los hospitales que entregaban material impreso.

Las principales barreras para conversar con los padres sobre el tabaquismo eran la resistencia de los padres a hablar del tema (81 por ciento), la poca duración de la internación (63 por ciento) y la atención sin criterios unificados (56 por ciento).

Los enfermeros que mencionaron la falta de entrenamiento dentro de esos obstáculos (48 por ciento) eran un 50 por ciento menos propensos a orientar a los padres sobre el HSM.

Un análisis con variables múltiples mostró que las políticas hospitalarias (incluida la exigencia de preguntar sobre la exposición al HSM y la entrega de información impresa) y la visión de que la falta de entrenamiento es una barrera menor entre los enfermeros eran los dos factores que estaban asociados con el aumento de la posibilidad de que un enfermero pudiera conversar con los padres sobre la exposición al HSM.

"La relación que establecen (con las familias) es realmente fundamental y si pudiéramos diseñar módulos de entrenamiento y otras estrategias para que los enfermeros conversen con los padres, podríamos mejorar significativamente la salud de los niños y, quizás, las conductas tabáquicas de los padres", agregó el autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Enfermería un pilar fundamental en la toma de decisiones en la Emergencia Sanitaria

En estos meses que lleva la emergencia sanitaria por Covid-19, en muchos lugares del País el sistema de salud se encuentra en crisis, las ...