Estudiantes de enfermería en apoyo a los trabajadores del Hospital Durand

En el marco del séptimo día de paro general por aumento salarial, los estudiantes de la Escuela Superior de Enfermería Cecilia Grierson brindaron su solidaridad a las medidas de lucha de los trabajadores.


Una veintena de estudiantes de enfermería se acercó al Hospital Durad al enterarse del paro que estaban haciendo los trabajadores por aumento salarial. Los y las futuras trabajadores de la salud se hicieron presentes apoyando la lucha, participando del corte de calle y de la carpa blanca que los trabajadores instalaron en el hall del Hospital.

A los estudiantes no les es ajena la realidad de vaciamiento de la salud pública que viene profundizando el gobierno de Cambiamos, este ejemplo lo demuestra. Además, los estudiantes también están sufriendo los costos del ajuste y los tarifazos, que para muchos significa abandonar las cursadas porque no les alcanza el dinero para pagar el colectivo. Además de que muchas son madres solteras sostén de hogar, para quienes es cada vez más difícil llegar a fin de mes.

La Izquierda Diario dialogo con algunos trabajadores presentes en la jornada de lucha, esto planteaban:

Christian, empleado administrativo: Junto con todos los escalafones como Enfermería, Administración, médicos residentes estamos en este momento cortando la calle, montamos una carpa en el hall central sosteniendo las medidas de paro general hace ya siete días para reclamar por salarios. SUTECBA como gremio mayoritario negoció con el Gobierno de la Ciudad los salarios en paritarias y a nosotros nos parece insuficiente porque solamente es del 14% para aplicarse en Mayo y Diciembre. No nos sirve esta negociación con la inflación anual que supera el 40% . Estamos en una situación realmente grave. Pedimos que se reabran las paritarias ya, queremos un aumento del 45%, basta de negociar a nuestras espaldas, queremos decidir en forma transparente, abierto a toda la comunidad trabajadora.

Suyay: Lo importante es que todos los hospitales tratemos de estar en unidad. Somos todos trabajadores y todos estamos peleando por el salario, invitamos a todos los hospitales a que nos acompañen, estamos cortando la calle repudiando la negociación del 14% de aumento hasta diciembre que SUTECBA firmó a nuestras espaldas y no lo podemos permitir, es una vergüenza es un manoseo constante de todos los años, por eso necesitamos la unión de todos los trabajadores de los hospitales.

El compañerismo y la lucha hacen a la fuerza

Los trabajadores del Hospital Durand, Htal Penna, Htal Gutierrez, Htal Garrahan, Htal Rivadavia y Htal Ramos Mejìa son un ejemplo, no sólo pelean por un sueldo digno sino también por brindar una salud pública y de calidad. Sufren terribles condiciones, trabajan horas extras sin dormir, en dos o tres trabajos diferentes en condiciones de insalubridad, de precarización laboral, tercerizados, perseguidos y con salarios que no les permiten llegar a fin de mes.
La jornada de lucha sentó una base de unidad y fuerza entre las estudiantes de enfermería y los trabajadores del Hospital Durand, un compromiso a seguir luchando en común.

La Izquierda Diario también dialogo con las estudiantes de enfermería presentes en la jornada de lucha, esto planteaban:

Jesica: Me agarró piel de gallina en algunos momentos de la protesta. Me gustó participar y apoyar a los trabajadores en sus reclamos y que se hagan escuchar.

Natalia: Como estudiante y futura trabajadora de la salud sentí la necesidad de estar bancando y reclamando junto a los compañeros, principalmente porque se está llamando a la unidad en la lucha que es algo que cuesta lograr. Es una necesidad participar como ser humano porque nos están arrebatando lo poco que nos queda. Es preocupante que la paritaria de la salud sea de las más bajas, lo que nos da la pauta de cómo este gobierno pretende cubrir los servicios que desde el Estado tiene que brindarle a la gente, lo mismo sucede con la Educación. Resalto que hay que lograr la unidad en la lucha sobre todo en el Sector de la salud.

Lorena: Yo tengo casi 46 años, pasé por mucha miseria en los 90, no teníamos para comer, le tenía que negar a mis hijos un par de zapatillas, pagaba el alquiler y a los diez días ya no tener para comer y andar pidiendo préstamos para comer o pedirle a una vecina. En mi casa se están pasando momentos malos porque no queremos volver a la miseria, por eso estamos en la lucha con mi marido, vamos a las marchas que podamos porque no queremos volver para atrás y no estamos de acuerdo con todo lo que está pasando.


Comentarios