No Hay Enfermería Sin Enfermer@, por Sandro Ortega




De la facultad o del  un centro de estudio al mercado laboral, la dura realidad del enfermer@ recién recibido.
L@s enfermer@s que egresan, se enfrentan a la hostil realidad del mercado laboral de una forma que podríamos definir como violenta, traumática o sorpresiva.
l@s enfemer@s  que egresan solo la mitad de quienes se reciben lograr insertarse en un sistema laboral formal,  un cuarto de la mitad comenzara a su vida como trabajador en un contexto en el cual serán un numero mas a pesar de ser el sostén del sistema: No Hay Enfermería Sin Enfermer@, y los colegas restante abandonaran la profesión.
Los estudiantes de enfermería sueñan con el día en que se les entregará el diploma y creen que las puertas se les abrirán para ejercer la profesión en condiciones que finalmente distan mucho de la actual situación del ejercicio de la enfermería, deben afrontar una coyuntura que no tenían prevista. Ven derrumbarse sus proyectos laborales, invirtieron ilusiones, esfuerzos, ganas, muchos de ellos soñaron siempre con ser enfermer@ y cuando se aproxima el momento de graduarse deben asimilar una realidad que incluye luchas por un sueldo acorde a la responsabilidad que asumen y condiciones dignas de trabajo.
Conocen el mundo de un mercado laboral con empleadores que los menosprecian, que los maltratan, que le pagan mal y no les garantizan espacios  desempeño apropiados, para subsistir tienen que predestinar tanta cantidad de horas al ejercicio de la  enfermería (naturalizando el doble empleo ) que pierden vida trabajando, que pierde su vida familiar, y social. La frustración es tan grande que muchos abandonan la enfermería  precozmente.
Saludos cordiales  Sandro Ortega 

Comentarios