5 mar. 2018

El Papa expresa su "estima personal" a la "insustituible" labor enfermera


El Papa Francisco ha expresado su "reconocimiento" y "estima personal" a la "insustituible" labor que llevan a cabo los profesionales de Enfermería. "Como ningún otro, el enfermero tiene una relación directa y continua con los pacientes, cuida de ellos cotidianamente, escucha sus necesidades y entra en contacto con el mismo cuerpo, al cual acude". Así lo ha indicado el Sumo Pontífice durante una audiencia con los miembros de la Federación de Colegios de Enfermeros Profesionales, Auxiliares de Salud y Asistentes de Guarderías de Italia celebrada el pasado sábado. Y es que no es la primera vez que el Vicario de Cristo aplaude el quehacer de la Enfermería.

"Es peculiar el aporte a la curación que realizan con sus acciones, encargándose íntegramente de las necesidades de las personas, con esa típica premura que los pacientes reconocen en ustedes, y que representa una parte fundamental en el proceso de curación y sanación", ha añadido el Papa. También ha hecho especial hincapié en que, estando con estos trabajadores y ejerciendo su profesión, los enfermeros "tocan a los enfermos y cuidan de su cuerpo". "Cuando lo hagan, recuerden como Jesús tocó al leproso: no de modo distraído, indiferente o con fastidio, sino atento y amoroso, que lo hizo sentir respetado y acudido", ha aclarado.


"Para la Iglesia, los enfermos son personas en quienes, de modo especial, está presente Jesús"


En lo que respecta al Código Deontológico Internacional del Enfermero, el Santo Padre ha recordado los cuatro pilares fundamentales de esta profesión: "promover la salud, prevenir la enfermedad, restaurar la salud y aliviar el sufrimiento".

Por otro lado, el Papa Francisco ha valorado el compromiso de las enfermeras y los enfermeros "cuidando de hombres y mujeres, de niños y ancianos, en cada fase de sus vidas, desde el nacimiento hasta la muerte". Ha dicho que "están comprometidos en una continua escucha, listos a comprender cuáles serán las exigencias de ese enfermo, en la fase que está atravesando".

Según ha explicado el Papa, para realizar este trabajo "no se necesita solamente un protocolo" sino también un "continuo esfuerzo de discernimiento y atención a cada persona". "Esto es lo que hace de su profesión una verdadera misión y de ustedes expertos en humanidad", ha matizado.

Para concluir su intervención, que se llevó a cabo en el Aula Pablo VI del Vaticano, el máximo representante ha expresado que la ternura es la "clave" para atender al enfermo, así como una "Medicina preciosa para su curación". En este sentido, ha querido remarcar que, para la Iglesia, los enfermos son personas "en quienes, de modo especial, está presente Jesús". "En todo su Ministerio, Jesús estuvo cerca de los enfermos, los acogió con amor y a muchos de ellos los sanó, tal como hizo con el leproso descrito en el Evangelio de Mateo, a quién donó no solo la curación física, sino también la del curación porque no fue curado en el cuerpo, sino también se sintió amado", ha cerrado el Papa

No hay comentarios:

Publicar un comentario