9 may. 2018

Las enfermeras reivindican su profesión frente a médicos y farmacéuticos



A sólo cinco días del Día Internacional de las Enfermeras, que se celebrará este sábado, 12 de mayo, este colectivo profesional ha reivindicado su papel sanitario y social, frente al "yugo" tradicional de los médicos y el acaparamiento de servicios por parte de los farmacéuticos.

Esta doble denuncia, junto a otras realizadas en la sede del Consejo General de la Enfermería (CGE), se llevó a cabo durante la jornada titulada 'Caminando juntos hacia el liderazgo de las enfermeras', que conmemorarán su Día Internacional bajo el lema 'Tu enfermera deja huella'. Acompañaron a este importante colectivo profesional representantes de las compañías Olympus, Aldo Unión, Striker, Hollister, 3M, Bayer, B Braun, Becton Dickinson, BSN Medical, Cinfa, Coloplast, Mölinkher, ConvaTec, Smith & Nephew, Inibsa, Johnson & Johnson, Laboratorios Indas, Urgo y Novartis, empresas que recibieron un diploma como firmas elegidas por el Monitor de Reputación Sanitaria (MRS), en calidad de compañías proveedoras de productos con gran reputación en Enfermería.


Florentino Pérez Raya

Liderazgo con voz propia

El presidente del CGE, Florentino Pérez Raya, aprovechó para recordar que la salud es un derecho humano al que vive consagrado el colectivo profesional de las enfermeras, desde la convicción de que la mejor atención depende de un buen entorno de trabajo en términos de retribución, formación y reconocimiento.

Recalcó el máximo representante de esta corporación sanitaria de ámbito nacional la necesidad de ejercer un adecuado liderazgo en este ejercicio profesional acompañado de la mejor toma de decisiones, un liderazgo que, en su opinión, debe tener siempre voz propia.

Con un símil aeronáutico, Florentino Pérez Raya habló de un punto de inflexión en el mundo asistencial que dé todo su protagonismo a los cuidados de la enfermera, tras superar tics paternalistas y caducos. En esa línea, reivindicó también un cambio del actual modelo farmacéutico que permita la atención domiciliaria como parte fundamental de la asistencia sanitaria.

Como reconocimientos, Pérez Raya dio la encomienda al mérito enfermero con categoría de oro al histórico secretario del Colegio de Albacete, Antonio Moricillo Lucas, y a Fidel Rodríguez, quien es el presidente del Colegio profesional de Ávila, al que le entregó la Gran Cruz de Enfermería de Oro. Además, destacó como las tres compañías más reputadas en la creación y comercialización de productos para Enfermería a B Braun, 3M y Coloplast.

Pilar Fernández Fernández

La hora de los cuidados

Llegada la era y la hora de los cuidados, el presidente del CGE defendió los cuatro años de formación universitaria y los cuatro adicionales que llevan al Doctorado, como plataforma para reforzar la Atención Primaria. Ello dentro de un cambio de paradigma que transita del hospital al ámbito comunitario, como una urgencia por el alto número de pacientes polimedicados y el "suicidio" demográfico al que se aboca el país.

Cuidar en todo lugar

En palabras de Pérez Raya, la profesión debe llevar sus cuidados a todas las esferas humanas, incluidos los territorios de la investigación y que deje de ser percibida como una profesión eternamente emergente. Para ello, apeló a las palabras del director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Ghebreyesus, según las cuales, las enfermeras están llamadas a impulsar el cambio en la salud que el mundo necesita.

Concluyó el máximo exponente del CGE su intervención con los emocionantes acordes del himno de Enfermería, con un sentimiento compartido en el que le acompañaron la vicepresidenta del CGE, Pilar Fernández Fernández, y la vicepresidenta tercera, Raquel Rodríguez Llanos.

Íñigo Lapetra

Contra la ludopatía

Tras la mesa inaugural, moderó la mesa sobre liderazgo enfermero el director de Comunicación del CGE, Íñigo Lapetra, quien además, elogió a la primera ponente por su iniciativa parlamentaria destinada a evitar la publicidad de apuestas recreativas en partidos de fútbol televisados en horario infantil, dado el preocupante avance que tiene la ludopatía como adicción social.

Ver niños morir de sida

La primera en hablar fue la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, la enfermera Victoria Begoña Tundidor. En su semblanza bioprofesional, evocó sus 30 años de experiencia como enfermera, dentro de responsabilidades crecientes, entre las que le cupo abrazar con dolor a muchos niños enfermos de sida, en el momento de su muerte.

Victoria Begoña Tundidor

Considera Victoria Begoña Tundidor que la sociedad actual está demasiada medicalizada y la profesión enfermera no recibe un justo reconocimiento a las altas cotas de satisfacción que expresan periódicamente las encuestas ciudadanas. De igual modo, denunció que el alto grado de feminización de la Enfermería no tiene su traslado en la asunción de puestos de responsabilidad.

Reforzar la imagen profesional

También criticó la diputada socialista las series y películas de ficción que ofrecen una visión injusta de las enfermeras, sin destacar la carga vocacional y de sacrificio de un colectivo que es la columna vertebral de todo el sistema asistencial.

En otros aspectos, Tundidor echó de menos en los medios publicitarios españoles anuncios que dignifiquen la población enfermera, a diferencia de lo que ocurre en otros países de Europa. De igual modo, criticó que los laboratorios financien la formación de médicos y no la de las enfermeras.

En ese sentido, la socialista argumentó que estos profesionales tienen pocas ocasiones de defender un póster explicativo en los congresos científicos. Para ella, y según experiencias propias, la profesión enfermera está todavía sojuzgada por la médica. Todavía queda mucho trecho por andar en ese terreno, explicó.

Rosa María Salazar de la Guerra

Dirigir a personas entregadas

La directora gerente del madrileño Hospital de Guadarrama, la enfermera Rosa María Salazar de la Guerra, compartió con los presentes su titánico esfuerzo realizado hasta ocupar su actual responsabilidad, algo que fue posible por haber sido justamente apoyada en momentos clave, a diferencia de otras enfermeras, con el mismo grado de compromiso y entrega que no lo lograron, por falta de respaldo a sus méritos.

Ganar en responsabilidad

Reivindicó Rosa María Salazar de la Guerra la vocación y el esfuerzo, además de un espacio para asumir parcelas crecientes de responsabilidad. Destacó también la importancia de saber rodearse de un gran equipo humano, como tarea directiva más difícil.

Además de la autoexigencia y el mando ejercido desde la crítica equitativa, Salazar de la Guerra deseó que su etapa al frente de un hospital de la importancia del de Guadarrama deje el poso de haber hecho las cosas aceptablemente bien, en beneficio de los pacientes porque, aseveró, lo que no mejora, siempre empeora. Además, animó a sus colegas de Enfermería a levantar la mano y "morder" cuando sea necesario a la hora de reivindicar espacios justos de responsabilidad y respeto.

María Soledad Ochandorena

Defensa de la Atención Primaria

La directora asistencial de la Dirección Asistencial Noroeste de la Gerencia de Atención Primaria, la enfermera María Soledad Ochandorena, puso en valor el contrato programa que potencia la ejecutoria científico-técnica, la calidad y la seguridad de los cuidados. También celebró poder contar con herramientas con las que encauzan el trabajo enfermero, como la historia clínica en la que ya deja huella.

Ante la creciente demanda de cuidados por el envejecimiento poblacional, María Soledad Ochandorena animó a sus colegas de profesión a lograr que el 40 por ciento de la población conozca la verdadera aportación que hacen las enfermeras a la salud y la calidad de vida de las personas.

Para Ochandorena, la vocación y la exigencia de gran formación alejan a veces a las enfermeras de los puestos directivos o de responsabilidad política. En ese sentido, "prescribió" a sus colegas ser más proactivas para aprovechar la "alfombra roja" que supone el abordaje de la cronicidad, para lo que será necesario salir de la zona de confort, reflexionó. Con esta proactividad, auguró, será posible superar el bloqueo que padece el colectivo en los centros asistenciales.

Julio Fernández Garrido

Liberarse del "yugo" médico

El presidente de la Conferencia Nacional de Decanos de Enfermería, Julio Fernández Garrido, recordó sus 18 años como enfermero y 12 como profesor universitario, solapados parte de ellos. Para romper el hielo, rememoró la figura de aquel barbero de su barrio que ofrecía los cortes de pelo, con o sin conversación y con o sin controversia, como expresión de la calidez humana.

Después de muchos años de debate sobre el liderazgo de las enfermeros, el decano comparó su profesión con la de un bombero, un futbolista o un político del siglo XXI. Lo hizo para expresar que, a día de hoy, se ignora como será esa enfermera según se avance la presente centuria, porque ni la gente ni los propios profesionales saben cuales son las funciones reales y deseables para este perfil asistencial.

Julio Fernández Garrido considera que la culminación de la titulación de enfermera no define su horizonte profesional, como una brecha en comparación con otros colectivos. Achacó esta realidad al "yugo" ejercido desde la profesión médica, que las enfermeras no han sabido quitarse de encima. Esto es evidente, afirmó, porque los laureles del sanar siempre van para los galenos y raramente para los enfermeros.

Machismo culpable

Aprovechó también el decano para acusar por triplicado al "machismo" como causa de que una profesión tan numerosa como la enfermera no ocupe los puestos que le corresponderían proporcionalmente en la política y la Sanidad. Sobre la abundancia de médicos en política, estima que muchos son menos vocacionales que las enfermeras, las cuales también son postergadas en su etapa fértil.

Julio Fernández Garrido

Más marketing

El técnico de la Subdirección General de Humanización de la Asistencia Sanitaria, el enfermero Pedro José Soriano Martín, resumió su periplo profesional, en el que también incluyó su etapa en el Reino Unido, en la que finalmente logró trabajar de enfermero, después de haber fregado muchos platos.

Pedro José Soriano Martín defendió el punto 10 de la normativa de humanización de la Comunidad de Madrid. Dentro de esta doctrina, situó la construcción de una posición de valor en la línea de vida de pacientes de enfermedad de Crohn, sida o cáncer, a través de la Escuela Madrileña de Salud (EMS), Sobre el claroscuro que a veces rodea al trabajo del colectivo profesional, el enfermero propuso "hacer más marketing".

Vocaciones tempranas

La secretaria general del sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) en Andalucía, y también enfermera, Carmen Castilla Álvarez, aseguró que hablar de la era de la igualdad le supuso algún cese que otro, desde responsabilidades adquiridas con responsabilidad y esfuerzo.

Carmen Castilla

Enfermera vocacional desde que vio poner inyecciones a su padre, enfermo de cáncer de pulmón, Carmen Castilla Álvarez, defendió la fuerza sindical como escudo de una profesión tantas veces soslayada. Además, alabó la denuncia del CGE, cuando actuó contra la serie 'Centro Médico', de Televisión Española, en uno de cuyos capítulos las actrices que hacían de enfermeras actuaban con lencería provocativa, mientras los médicos lo hacían con sus batas blancas.

La sindicalista denunció también los 200.000 euros de brecha salarial que existe a lo largo de la vida laboral de las mujeres, colectivo profesional que solo ocupa el 9 por ciento de los puestos directivos, sin que las mujeres sean conscientes todavía de la imperiosa necesidad de formarse en competencias y profesiones digitales.

Un debate muy animado

El debate que siguió a las intervenciones individuales de los ponentes estuvo muy animado. Entre otras personas que participaron desde el auditorio del CGE, el presidente de la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC), José Ramón Martínez Riera acusó al PSOE y a Unidos Podemos de no haber recibido en el Congreso de los Diputados a su colectivo profesional. Esta apelación fue inmediatamente contestada por Tundidor quien emplazó al representante enfermero a una muy próxima visita institucional.

Raquel Rodríguez Llanos

Adiós a la nutrición

Otras preguntas y reflexiones realizadas desde el público incidieron en la pérdida del liderazgo de las enfermeras en materias tan sensibles como la nutrición sanitaria, además de afear que todavía se postergue a estos profesionales en un mundo demasiado aquejado todavía de galeno-centrismo y en un siglo en el que los médicos pueden operar a miles de kilómetros con un robot, pero no se puede prescindir de la caricia de una enfermera en el hombro del paciente, siempre acompañada de una sonrisa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El colectivo de la enfermería en voz alta expresa basta de femicidio, de violencia de género

El colectivo de la enfermería en voz alta expresa basta de femicidio, de violencia de género, tod@s l@s enfermer@s tenemos una empatía espec...