20 nov. 2018

21N, Enfermería Presente en el Plaza del Congreso de la Nación

Iniciamos la construcción del camino que tiene como único destino cambiar la historia de enfermería. será un camino lleno de obstáculos, muy difícil de transitar si trabajamos aislados, pero con un proyecto y obrando colectivamente, con unidad y acción, el camino hacia la fundación de una nueva historia será triunfal.

será necesario entre todos comenzar el aprendizaje de la realidad para transformarla a través del afrontamiento, manejo y solución integradora de los conflictos, tanto internos de la profesión, como los de la profesión con su relación con el medio.    

Insistir con lo conocido y con la ineficacia de las recetas conocidas para salir de una situación indigna y arbitraria que nos provoca frustración, es condenarnos a consolidar nuevamente al fracaso.

Con la queja habitual no avanzamos, nos paralizamos. por eso hay que darle forma de protesta transgresora, porque la transgresión puede fundar la toma de conciencia y transformar a nuestra comunidad de enfermería, que está muy mortificada, acobardada y tratada de forma esclavizante. en una comunidad consciente y decidida a defender sus derechos como clase de trabajadores de la salud enfermer@s.


Razones vitales para cambiar la vieja historia:

la vieja historia, (sobre todo el origen de la profesión) nos condena a la subestimación social y profesional.

la vieja historia nos quiere perturbar y hacer vivir bajo la lógica de la dominación hasta enfermarnos o asesinarnos trabajando

la vieja historia, es el argumento constante que hace referencia a nuestra poca intelectualidad, por lo tanto, nos descalifica para la toma de decisiones, impidiendo autoritariamente todo intento de autonomía.

la vieja historia relaciona a la enfermería como tareas innatas de las mujeres. de lo que se desprende que ambas, mujeres y enfermeras, tienen la obligación de ser "calladitas, sumisas y agradecidas" tolerando "naturalmente" ser víctimas constantes de la violencia familiar y laboral.

la vieja historia dice y define que enfermería no es pasible de autonomía, por lo tanto, debe ser subordinada y oprimida, no solo por los médicos sino por la mayoría de los integrantes del sistema sanitario. cumplir órdenes es el sentido de nuestra existencia.

la vieja historia demuestra nuestra incapacidad para unirnos y organizarnos. por lo tanto otros (gremios, partidos políticos, o líderes iluminados) lo hacen "generosamente" por todos nosotros.


La nueva historia romperá la tendencia a estar estáticos (que significa estar "muertos" e impulsará el cambio (que significa estar "vivos") tenemos que adaptarnos activamente, asumiendo una actitud para transformar la realidad.

Debemos adueñarnos del proceso de cambio y crecimiento, La Marcha Comenzó, Continuará, Se Extenderá Y Triunfará, Lic. Sandro Ortega  

No hay comentarios:

Publicar un comentario