7 may 2011

«La enfermería es como la luz y el agua: la valoras cuando falta»

María Sabater Sánchez lleva 34 años trabajando en el Chuac, desde 1984 como supervisora del medio centenar de enfermeras del servicio de Cardiología. Estos días el trabajo del colectivo está siendo objeto de análisis en el congreso nacional de la Asociación Española de Enfermería en Cardiología, que por primera vez se se celebra en A Coruña con la participación de medio millar de profesionales. Ella se ha encargado de organizarlo.

-¿Qué temas han llegado al congreso?

-El programa es muy variado, con cursos de formación sobre temas como la sexología en el cardiópata, y en las mesas redondas nos centramos en tres temas fundamentales y muy actuales: la seguridad del paciente, la mujer y la enfermedad cardíaca, y la educación para el autocuidado.

-¿Ha evolucionado mucho el trabajo de la enfermería en estos años?

-Ha habido un cambio muy profundo. Recuerdo que cuando empecé buscaba cómo trasladar a los pacientes, a Santander o a Madrid, y hoy es al contrario: recibimos enfermos. Además, se ha vivido un cambio importantísimo en gestión, antes era asistencia pura, ahora damos una atención integral al paciente y ha habido un aumento muy relevante en nuestra área, con la creación de unidades y la incorporación de procesos.

-¿Y el trato con el paciente?

-La proximidad de la enfermera con el paciente no ha variado. El paciente cambia con la sociedad, con el hospital, pero al final todos somos personas con un rol en un determinado momento. La enfermera con el paciente siempre tendrá la misma relación, aunque el futuro va a pasar por la gestión de las patologías crónicas y la educación para el autocuidado, fundamental en cardiología.

-¿Además de cuidar, tienen que formar?

-Las enfermeras estamos ya educando al paciente, y al familiar, porque en Galicia hay mucha población mayor muy dependiente y es fundamental el autocuidado, porque se evitan ingresos. Somos el apoyo y la referencia en las dificultades, siempre planificamos los cuidados en función de las capacidades del paciente.

-¿Se sienten un colectivo reconocido?

-Siempre digo que la enfermería es como la luz y el agua: solo la valoras cuando te falta. Es verdad que ha sido muy invisible en el sistema sanitario, pero cuando se conoce, ya no se la pierde. Cuando el paciente tiene un problema y establece contacto, ya no la deja, y a partir de ahí ya no solo la defiende, sino que es fácil que la integre en su circuito de confianza para consejos y vigilancia. La sanidad también tiene que avanzar en esto, hasta ahora éramos bastante invisibles, pero la enfermería está al pie del cañón, sigue el ritmo, es dinámica y es imprescindible.

-¿Cree que la crisis puede tentar a recortar en recursos humanos?

-Ha habido recortes, por ejemplo en los sueldos, pero creo que todavía están por venir otros. Claro que tiene su repercusión, pero el sistema sanitario está acostumbrado a solucionar en el contexto que le toca, y si hay crisis, tendrá que resolver igual.

María Sabater supervisora del chuac

http://www.lavozdegalicia.es/coruna/2011/05/06/0003_201105H6C8991.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

De la Universidad al Éxito

 Historias Reales que te Motivarán🌟 En LiderEs Enfermeros, creemos en el poder de las historias inspiradoras para transformar vidas. 🌱✨ Ho...