4 oct. 2012

Denuncia Enfermera del IMSS padecer “maltrato y negligencia médica”

Denuncia Enfermera del IMSS padecer "maltrato y negligencia médica"
-Y está internada en la Clínica del Seguro Social en Agua Prieta 


Agua Prieta, Sonora.- Los casos de negligencia médica, mal trato, falta de infraestructura o medicamentos, o simplemente indolencia por parte del personal del Instituto Mexicano del Seguro Social en esta frontera, son más frecuentes de los que quisiéramos como sociedad admitir; mas de los que publican los medios y más de los que los usuarios mismos denuncian…o se atreven a denunciar.

¿Pero qué pasa cuando la denunciante es una enfermera del mismo IMSS?

La historia de Alejandra Murillo

Alejandra como muchas otras personas, llego a esta ciudad proveniente de su natal Sinaloa.

Con ahincó y tesón se abrió paso, ganándose el respeto y cariño de muchos, pues su perseverancia la llevo a que ya casada y con 3 hijos, se diera la oportunidad de estudiar y concluir la carrera de enfermería.

Ya con su titulo consiguió una plaza dentro del IMSS, donde lleva trabajando 16 años.
La asignaron a Cananea, a la Clínica Centro de Salud.

Por tratarse de una ciudad minera, el trabajo de Alejandra era visitar las instalaciones, campamentos e incluso los tiros de las minas bajo tierra.

Esta pesada labor Alejandra la realizó con gusto, trasladándose diariamente de Agua Prieta a Cananea en su modesto automóvil. Durante ese tiempo de laborar en Cananea, tuvo 3 percances viales… pero solo uno de graves consecuencias.

Un día como muchos otros, Alejandra concluyó su turno y se dispuso a regresar…fue cuando el dolor entró a su vida…y nunca más se fue.

Accidente

El 5 de junio de 2010, Alejandra conducía por la carretera federal número dos de poniente a oriente.

De pronto y sin saber exactamente de donde salió, un enorme neumático se incrustó en su parabrisas.

La llanta despedazó el parabrisas y causó pérdida total del automóvil, que por fortuna Alejandra conducía a baja velocidad.

Así mismo el destino quiso que la enfermera no sufriera heridas graves, aunque en el impacto, las vertebras cervicales se afectaron seriamente.

Fue tan grave la lesión, que hubo necesidad de operarla en varias ocasiones, e injertarle placas de titanio con tornillos del mismo material en la base del cráneo.

Alejandra estuvo en terapias, utilizó collarín durante 6 meses y se sometió a dolorosos procesos de recuperación.

Aun así y siendo que está bien identificado el hecho de que el accidente de Alejandra es "accidente de trabajo, cubierto por presentarse durante el traslado del trabajador a su casa" dice Alejandra, el IMSS comenzó a poner trabas y objeciones para la atención medica y el pago de las debidas incapacidades.

"Usted no tiene nada"

Después del accidente, Alejandra no presentó de inmediato síntomas de una lesión mayor, más que dolor.

Se traslado a Nogales y Cd Obregón para ser atendida, sin que los médicos le diagnosticaran correctamente.

Fue hasta el 23 de junio de 2011, un año después de vivir con un intenso dolor y así tener que asistir a trabajar, cuando el cuerpo de Alejandra no pudo más.

Sus vertebras cervicales cedieron y tuvieron que operarla, en el IMSS por supuesto, un doctor de apellidos Rodríguez Navarrete.

Este médico injerto el titanio en los huesos de Alejandra, sin considerar antes, que pasaría si el paciente fuera alérgico al material… lo cual ocurrió lamentablemente.

Sin embargó médicos y terapistas negaron la atención médica necesaria a Alejandra y solo extendieron a regañadientes incapacidades, de mayo de 2011 hasta febrero de 2012, donde hubo una recaída.

El dolor y el rechazo del cuerpo de Alejandra al material injertado, le imposibilitan el movimiento.

Pero esa es solo una de varias malas noticias: Alejandra está perdiendo la sensibilidad en la mitad de su rostro; no puede moverse, el dolor es constante y la depresión esta atacándola.

Sin embargo, la psiquiatra Dra. Rodríguez del IMSS de Nogales, le reprendió y negó atención pertinente y extender la incapacidad de la enferma, porque según le dijo "usted no tiene nada" y se marchó.
Y lo mismo le hizo la terapeuta Patricia Godínez; la encargada del departamento Clínico Alicia Tolosa; el responsable del Área de Salud en el Trabajo Efrén Chavez y su indolente medico de turno el Dr. Moroyoqui.

Cuando el médico familiar de Alejandra quiso intervenir a su favor, fue amenazado, reprendido y castigado…nada menos que por el director de la Clínica del IMSS Agua Prieta Dr. José Carlos Reza.

Venganza Médica

Alejandra es una mujer valiente, se enfrenta a la vida, los problemas y el dolor, sin impórtale consecuencias.

Por ello denuncia ante los medios de comunicación y hace del conocimiento público, la falta de atención, la indolencia, las carencias y arbitrariedades que observa desde la cama misma de hospital.
Alejandra no soporta el dolor y tuvo que ser hospitalizada.

Sin embargo, ocupa una cama en el hospital y no recibe atención médica adecuada.

Hay en contra de ella un clima de hostilidad por parte de la dirección del hospital.

Alejandra va a cumplir 23 días hospitalizada, sin que nadie le resuelva su situación, le den tratamiento para el dolor adecuadamente, sin que detengan el deterioro de las secuelas de la operación con titanio, es más: sin que su médico de turno pase a visitarla.

Está amenazada, mal atendida, y su situación dentro del IMSS muy inestable, todo por atreverse a denunciar.

Por decir que los baños tienen hongos; que el personal es déspota; que la comida es mala y escasa, como el 15 y 16 de septiembre pasado, que no hubo quien diera de comer a los enfermos, y los que estaban a dieta medica, comieron pozole, burros o tacos que les llevaron sus familiares.

Alejandra ya tiene estragos por tanta raditidina y soluciones salinas que le ponen, ya que es todo lo que le administran, salvo algún calmante.

23 días, que han llevado a Alejandra a demandar al IMSS por secuestro laboral, ya que no resuelven su situación y se niegan a extender una incapacidad por más tiempo.

Alejandra solita únicamente del director del Hospital , un dictamen medico de un especialista por escrito donde autoricen su alta, a lo que el Dr. Reza se ha negado.

Lo que es el colmo, en lugar de atenderla como es debido, el Dr. Reza prefirió enviarla a Nogales con una psiquiatra, como si se tratara de un caso de enfermedad mental.

Alejandra comenzó su estadía en el Hospital dentro de un cuarto aislado y ahora comparte el cuarto con tres pacientes más, por órdenes de la dirección.

23 días y contando…


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más del 80% del personal de enfermería

Debemos fortalecer la visibilidad de este protagonismo histórico de las enfermeras y los enfermeros, no solo visto ahora con Nursing Now 2...